Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Innatismo en Ciencias Cognitivas: en Defensa de una Concepción Biologicista Perot

Innatismo en Ciencias Cognitivas: en Defensa de una Concepción Biologicista Perot

Ratings: (0)|Views: 2,293 |Likes:
Published by María
Publicado en Liza Skidelsky, Diana Pérez y Carolina Scotto (eds.) Cuestiones mentales. Debates filosóficos contemporáneos, ISBN 978-950-33-0764-9, Córdoba, Universidad Nacional de Córdoba, 2009, pp. 315-340 .
Publicado en Liza Skidelsky, Diana Pérez y Carolina Scotto (eds.) Cuestiones mentales. Debates filosóficos contemporáneos, ISBN 978-950-33-0764-9, Córdoba, Universidad Nacional de Córdoba, 2009, pp. 315-340 .

More info:

Published by: María on Nov 06, 2009
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

11/21/2012

pdf

 
Innatismo en ciencias cognitivas: en defensa de una concepción biologicista
*
María del Carmen Perot
Tenemos suerte de ser incapaces de volvernos pájaros porque eso deriva del hecho de que somos capaces de volvernos humanos Noam Chomsky
Introducción
Desde que la gramática generativa chomskiana vio la luz hacia finales de los ’60, el compromisocon el innatismo comenzó a propagarse hacia diversas áreas de estudio de la cognición humana.En la actualidad, se investiga el conocimiento innato subyacente a la percepción de objetos(Spelke 1998, 2000), nuestra psicología de sentido común (Baron-Cohen 1995), nuestrashabilidades matemáticas (Spelke 2000, 2003) y hasta nuestras intuiciones morales acerca de lo bueno y lo malo (Hauser 2006, Mikhail 2007). A pesar de ello, la concepción misma de la nociónde “innato” aún no está adecuadamente establecida dando lugar a una proliferación de distintasconcepciones, muchas de las cuales no parecen aplicarse a ciertas teorías cognitivas que postulanelementos innatos. En este trabajo, intentaré mostrar que la concepción innatista primitivista deR. Samuels (2002) no parece aplicarse a varias propuestas innatistas defendidas en la actualidad,mientras que la concepción biologicista de canalización de A. Ariew (1999), criticada por el primitivismo, parece ser más adecuada.En su artículo “Nativism in Cognitive Science”, Samuels propone caracterizar el innatismodefendido por los científicos cognitivos apelando al “primitivismo”, esto es, a una concepciónacorde con la cual una estructura psicológica es innata si no es adquirida por medio de un proceso psicológico. Intentaré sostener que el primitivismo de Samuels es demasiado débil parahacer justicia al innatismo defendido en ciencias cognitivas. Este último no puede caracterizarse,meramente, de manera negativa afirmando que son innatas aquellas estructuras psicológicas queno son adquiridas por medio de un mecanismo psicológico, sino que debe dársele un contenidomás sustancial.Una caracterización sustancial apropiada del compromiso innatista debe concebir las estructuras psicológicas innatas como propiedades de la especie, lo cual parece conducirnos a una elucidación biologicista del innatismo. Algunos consideran que entender al innatismo en términos delconcepto de canalización da lugar a una posición de tipo “invariantista”, en las que se consideraninnatas a aquellas estructuras psicológicas que son adquiridas en todo y cada uno de la ampliagama de entornos de desarrollo. Si bien, en cierta medida, coincido con las críticas que seesgrimen contra el invariantismo, no acuerdo en rotular como tal a aquellos enfoques que apelanal concepto de canalización, proveniente de la biología, para esclarecer el uso que en cienciascognitivas se hace del término ”innato”.De hecho, sostendré que existen elementos de peso en la obra de varios científicos cognitivos para afirmar que su innatismo debe ser interpretado a la luz del concepto de canalización (aunquerealizaré una aplicación del término sutilmente diferente de la que hace, por ejemplo, Ariew
 
1999) y que esto no sólo no acarrea los problemas atribuidos a las posiciones “invariantistas” delinnatismo, sino que además parece ser una concepción más acertada de lo que se quiere decir cuando se afirma en ciencias cognitivas que algo es innato.En el primer apartado, me detengo brevemente en los lineamientos generales que caracterizan alas teorías que postulan elementos innatos, con el fin de tener en mente los modelos concretosa los que debe ajustarse cualquier teoría del innatismo en ciencias cognitivas. En el segundoapartado, retomo los requisitos que generalmente se proponen en la literatura innatista paraevaluar las concepciones vigentes del innatismo, para luego analizar de qué manera los satisfacenel primitivismo y la teoría del innatismo como canalización. Concluiré que sólo esta última propuesta es capaz de satisfacer todos los requisitos estipulados, al mismo tiempo que evita los problemas atribuidos a los enfoques invariantistas.
1.Biologizando la mente
La revolución chomskiana en ciencias cognitivas consistió, fundamentalmente, en proponer unabordaje naturalista de nuestras habilidades cognitivas. En este sentido, podría entenderse alinnatismo contemporáneo como un movimiento que intenta “biologizar la mente” (Ariew 2006),esto es, estudiar a los seres humanos de la cabeza para arriba tal como se los estudia de la cabeza para abajo, analizando las facultades mentales como órganos dentro del cerebro encargados derealizar tareas específicas. Así como en biología es ampliamente aceptado que para poder extraer información del entorno, los órganos sensoriales se encuentran estructurados acorde con las propiedades de los estímulos que procesan, en ciencias cognitivas se defiende la idea de quedistintas clases de aprendizajes requieren órganos con información acerca de lo que tiene que ser aprendido y del tipo de experiencia a partir de la cual se aprenderá (Gallistel 2005).Desde esta perspectiva, los seres humanos, al igual que el resto de las especies, se encuentranequipados con sistemas de conocimiento, o módulos, limitados en cuatro aspectos: son de dominioespecífico, esto es, cada uno de ellos sirve para representar sólo un subconjunto de entidades;realizan tareas específicas, i.e., las representaciones construidas por cada sistema guían sóloun subconjunto de las acciones disponibles para un agente; se encuentran relativamenteencapsulados, esto es, el funcionamiento interno de cada sistema es en gran medida inaccesible para otras representaciones y procesos cognitivos; y, por último, estos sistemas se encuentranrelativamente aislados unos de otros, i.e., las representaciones construidas por distintos sistemasno se combinan fácilmente entre sí (Spelke 2003).En su estado inicial, cada uno de estos sistemas poseería información innata. En el caso de lafacultad del lenguaje (FL) serían innatos ciertos principios lingüísticos que darían cuenta de lascaracterísticas compartidas por diferentes lenguas naturales, por ejemplo, el hecho de que todaslas lenguas naturales permitan interpretar a los sustantivos en términos abstractos (
 Juan escribióun libro de filosofía
) o concretos (
 El libro pesa medio kilo
); el hecho de que las oraciones de todoslos lenguajes naturales tengan sujeto y predicado; que las reglas lingüísticas sean dependientes dela estructura -en todos los lenguajes naturales, las reglas operan sobre expresiones a las que se lesasigna una estructura determinada en términos de un jerarquía de sintagmas (Chomsky 1988, pp.32, 45, 52). Así, para convertir la afirmación
El unicornio, que está en el jardín, está comiendo flores
en la pregunta ¿
 Está el unicornio, que está en el jardín, comiendo flores?
debe aplicarseuna regla dependiente de la estructura que permita identificar el verbo principal de la oración y
 
colocarlo al comienzo de la oración interrogativa. Si los niños no aplicaran este tipo de reglas,deberían producir oraciones agramaticales tales como:
¿Está el unicornio, que en el jardín, estácomiendo flores?
, algo que no sucede en el transcurso del proceso de adquisición de los lenguajesnaturales.Acorde con algunos teóricos, los seres humanos, al igual que otros vertebrados, vendríanequipados con sistemas de conocimiento para la representación de objetos materiales. Los bebés poseerían sistemas para percibir objetos y sus movimientos, para completar las superficies y los bordes de un objeto en parte oculto, y para representar la continuidad de la existencia de un objetoque se encuentra totalmente fuera del campo de visión. Estos módulos poseerían una serie de principios innatos, tales como el principio de Cohesión (los cuerpos mantienen su cohesión ycontorno mientras se mueven), el de Continuidad (los cuerpos se mueven sólo en trayectoriascontinuas) y el de Contacto (los cuerpos interactúan sólo si entran en contacto entre sí) que permitirían explicar por qué los niños se sorprenden al ver dos esferas en movimiento que sefunden en una única esfera que continúa el mismo patrón de movimiento (violación del principiode Cohesión), o por qué se quedan mirando por más tiempo pantallas en las que dos esferasse mueven, desaparecen y luego continúan con el mismo patrón de movimiento (violación del principio de Continuidad) o por qué les llama la atención que una esfera que se mueve, deje demoverse sola en el mismo momento en que otra esfera cercana comienza a moverse (violación del principio de Contacto) (Spelke 2003).En el ámbito de teoría de la mente suele considerarse que subyacen a la capacidad de “leer mentes(
mindreading 
) una serie de mecanismos innatos tales como el Detector deIntencionalidad (DI), que es un mecanismo perceptivo que interpreta el movimiento de un agenteen términos de estados mentales volitivos primitivos, como deseo y meta; el Detector de Direcciónde la Mirada (DDM), que permitiría inferir que cuando la mirada de un organismo se encuentradirigida a algún objeto, el organismo ve ese objeto; y el Mecanismo de Atención Compartido(SAM) que, haciendo uso de los otros dos, permitiría utilizar información acerca del estado perceptivo de otra persona para construir representaciones triádicas del tipo “Tú y yo estamosmirando el mismo objeto”. Estos mecanismos, conjuntamente, permiten interpretar la direcciónde la mirada en términos de deseos y objetivos y, por otro lado, desencadenan el funcionamientodel Mecanismo de Teoría de la Mente (TOM) que permite atribuir estados mentales a partir de laobservación de la conducta (Baron-Cohen 1995).Una serie de experimentos ha permitido mostrar que desde muy temprana edad los bebés soncapaces de discriminar entre colecciones de dos y tres elementos: luego de mostrarle repetidasveces pantallas con dos puntos, los bebés se quedan mirando por más tiempo imágenes con tres puntos. Igualmente, bebés de cinco meses saben que uno más uno es dos y dos menos uno esuno. Para mostrar esto se realizó el siguiente experimento: se les mostró un escenario en el queaparecía un muñeco, luego se tapó el escenario y se colocó un segundo muñeco detrás del telón.Si al descubrir el escenario los bebés observaban dos muñecos, no se sorprendían y le prestabanla misma atención de siempre. Si por el contrario, al descubrir el telón los bebés veían un solomuñeco, se quedaban mirando el escenario por más tiempo.Para dar cuenta de estas habilidades, ciertos autores postulan una serie de capacidades innatas,entre ellas se encontrarían la habilidad de representar de manera exacta pequeños números deindividuos y poder realizar la adición o remoción de uno de ellos, y la habilidad de representar entérminos de conjunto grandes cantidades de objetos. Ambas habilidades son fundamentales para

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Angy Alcantar liked this
Krishna Kishore liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->