Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
17Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Innatismo vs. Empirismo en Adquisición del Lenguaje Perot

Innatismo vs. Empirismo en Adquisición del Lenguaje Perot

Ratings: (0)|Views: 3,746 |Likes:
Published by María
Publicado en Alicia E. Gianella, María Cristina González y Nora Stigol (eds.) Pensamiento, representaciones, conciencia. Nuevas reflexiones. ISBN 978-959-40-0237-6, Buenos Aires, Alianza, 2008, pp. 265-287.
Publicado en Alicia E. Gianella, María Cristina González y Nora Stigol (eds.) Pensamiento, representaciones, conciencia. Nuevas reflexiones. ISBN 978-959-40-0237-6, Buenos Aires, Alianza, 2008, pp. 265-287.

More info:

Published by: María on Nov 06, 2009
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

05/16/2013

pdf

 
Innatismo vs. empirismo enlaadquisición del lenguaje
*
Maria delCarmen Perot
 Deberíamos ser capaces de aceptar que no podemoshacer más que buscar las mejores teorías sin ningúnotro estándar independiente de evaluación más allá dela contribución al entendimiento Noam Chomsky
Introducción
Se ha suscitado un arduo debate en ciencias cognitivas respecto de qué clase de argumento esy qué puede probar el argumento de la pobreza del estímulo (en lo que sigue, APE). Debido aque el APE usualmente ha sido reconstruido –tanto por sus defensores como por sus detractores– como un argumento a favor del innatismo, el empirismo pasó a considerarlo parte fundamental eindispensable de la defensa del innatismo, transformándolo en el blanco favorito de sus críticas.En mi opinión, el empirismo ha sobredimensionado las pretensiones de este argumento, hasta el punto de considerar que es posible, no sólo desechar el innatismo, sino establecer el empirismocomo alternativa viable, mostrando que el APE no funciona (Cowie 1999, Scholz y Pullum 2002).A diferencia de lo que generalmente se asume, considero que el APE no es el mejor argumento adisposición del innatista para defender su posición –de hecho me parece que debe ser entendidomás bien como un argumento contra el conductismo. Es por ello que en el presente trabajo propongo una manera alternativa, y a mi juicio más eficaz, de defender el innatismo: unainferencia a la mejor explicación (en lo que sigue, IME) que muestre que el enfoque innatista posee un mayor alcance explicativo que el empirismo.Antes de comenzar, quisiera aclarar que la presente defensa de un modelo de adquisición innatistade la
gramática
de los lenguajes naturales es, en principio, neutral respecto de ciertasinvestigaciones de tinte empirista que podrían echar luz sobre la adquisición de
otros
elementosde los lenguajes naturales –e.g. léxicos o fonéticoshaciendo uso de modelos estadísticosde aprendizaje (Seidenberg
et. al.
1999 y 2002, Lewis y Elman 2001, Saffran 2003, Elman2005). Ciertas investigaciones parecen sugerir que, en efecto, ambos enfoques podrían resultar compatibles (Newport y Aislin 2000, Peña
et. al.
2002).El trabajo se estructura de la siguiente manera, en el primer apartado me detengo en el APE ylo distingo de la IME que propongo para defender la posición innatista. En el segundo apartadoenumero y caracterizo los fenómenos que toda teoría de la adquisición del lenguaje deberíaexplicar, para luego, en el tercer apartado, intentar mostrar de qué manera da cuenta de ellos elempirismo y el innatismo. Por último, realizaré algunas observaciones finales.
1.APE e IME
Dado que pretendo ofrecer una estrategia argumentativa diferente al clásico APE, quizás seaconveniente dedicar el presente apartado a establecer las diferencias entre el APE y la IME que propongo en el presente trabajo.
 
En términos generales, el APE es un argumento que comienza afirmando que existe una grandiferencia entre la pobreza de los datos lingüísticos primarios (
dlp
) que sirven como
input 
parala adquisición de una primera lengua
 ,
en comparación con la riqueza del correspondiente
output 
lingüístico, para concluir que es necesario recurrir a la estructura interna del organismo para dar cuenta del fenómeno de la adquisicón de una primera lengua (Chomsky 1980:34-36).Existe una gran oferta de reconstrucciones de este argumento y un arduo debate respecto de qué eslo que prueba o a qué tesis da apoyo (Cowie 1999, Mathews 2001, Pullum 2002, Collins 2003). Laversión estándar del argumento que brindan Laurence y Margolis (2001:221) podría, a mi juicio,ser reconstruida como la siguiente reducción al absurdo:1. Los niños son aprendices empiristas.2. Si los niños fueran aprendices empiristas no podrían arribar confiablemente a la gramáticacorrecta de su lenguaje. Esto es así dado que los datos necesarios para elegir entreun número indefinido de conjuntos de principios (todos ellos consistentes con lasregularidades encontradas en los
dlp
) no son, en muchos casos, los datos disponibles parael aprendiz empirista.3. Los niños arriban confiablemente a la gramática de su lenguaje.4. Pero las premisas (2) y (3) son contradictorias.5. Por lo tanto, la premisa de la que se parte debe ser falsa, i. e., los niños no son aprendicesempiristas.Toda la fuerza del argumento así reconstruido pareciera radicar en la premisa 2; esto es, paradescartar el empirismo como teoría de la adquisicn del lenguaje habría que mostraconvincentemente que los datos disponibles no son suficientes para que un aprendiz provistosólo de mecanismos de dominio general pueda adquirir la gramática correcta de su lenguaje. Así,habría que mostrar que un niño no es capaz de extraer, por ejemplo haciendo uso de análisisestadístico, los constreñimientos necesarios para restringir el número de hipótesis correctas acercade la gramática de su lenguaje. Para ello haba que establecer con claridad qué tipo deinformación se encuentra disponible en los
dlp
y cuál no, algo que, como dejan ver los desarrollosde Cowie (1999) y Pullum (2002), parece ser sumamente controvertido y que, al fin y al cabo, nohace más que desembocar en discusiones casi bizantinas acerca de la naturaleza de los
dlp
–por ejemplo, ¿puede considerarse como información disponible en los
dlp
oraciones provenientes deldiario
Wall Street 
o de la obra de Oscar Wilde
La importancia de llamarse Ernesto
? (Cowie1999:186). Así reconstruido el APE pasa de ser un argumento en defensa del innatismo, atransformarse en un argumento a favor de una concepción particular acerca de los
dlp
o delas dificultades del enfoque empirista de la adquisición del lenguaje. En lo que al innatismoconcierne, esta estrategia parece ser muy débil; lo que el innatista precisa es un argumentoque muestre sus virtudes frente al empirismo, no meramente las dificultades que poseería una propuesta empirista a la hora de explicar la adquisición de la gramática.Pero, aún si las premisas de las que se partieran fueran incontrovertibles, todo lo que se habríalogrado es poner en tela de juicio al empirismo, lo cual no constituye por sí mismo un argumento afavor del innatismo. Considero que esta manera de concebir el APE lo convierte en una estrategiaargumentativa bastante débil porque, al transformarlo en un argumento contra el empirismo, elque sostiene el APE se ve obligado a discutir cuestiones concernientes a las teorías empiristas envez de concentrarse en las virtudes del innatismo. Un innatista necesita, para defender su posición,un argumento que muestre que su enfoque es mejor que el empirista.
 
Llegados hasta este punto, podemos optar por la salida de Fiona Cowie y concluir con ella que elAPE no es capaz de dar fundamento al innatismo:El argumento de la pobreza del estímulo, en cualquiera de sus encarnaciones, ycontrariamente a lo que se asume en la literatura, es completamente incapaz dedar fundamento a cualquier forma de innatismo acerca del aprendizaje del lenguaje(Cowie 1999:177)O bien podemos optar por intentar reconstruir el APE de manera tal que sirva a los propósitosde defender una posición innatista. Antes de concluir apresuradamente que toda una tradición enlingüística ha estado equivocada, dando un argumento completamente irrelevante para lo que se pretende defender, considero conveniente analizar una reconstrucción alternativa del APE queconvierte a este argumento en un eslabón significativo de la estrategia argumentativa del innatista.Adoptando esta visión más caritativa, propongo reconstruir la estrategia argumentativa utilizada por los innatistas como compuesta por dos pasos: en primer lugar el APE permitiría ir desde los
dlp
al mecanismo interno encargado de la adquisición del lenguaje y, en segundo lugar, habríaotro argumento que permitiría sostener que la mejor teoría disponible de dicho mecanismo internoes la innatista. Así concebido, el APE sería una IME[1]en contra de un enfoque conductista y afavor de uno que podríamos denominar cognitivista, que sólo permite concluir que para explicar lariqueza del
output 
lingüístico es necesario apelar no tanto a los
dlp
–como tradicionalmente hacíael conductismo– sino al diseño del dispositivo interno a la mente que permite adquirir un lenguaje –tal como propone el cognitivismo. Así concebido el APE podría ser reconstruido de la siguientemanera[2]:1. Existe una gran diferencia entre la pobreza de los
dlp
que sirven como
intput 
encomparación con el correspondiente
output 
.2. De entre dos teorías rivales, el conductismo –que apela únicamente a
dlp
 – y elcognitivismo –que además apela al diseño interno de la mente–, el cognitivismo esla mejor teoría que da cuenta de 1, según los criterios correctos de elección entreexplicaciones potenciales –tales como los de mayor poder explicativo, simplicidad, parsimonia, etc.3. Por lo tanto, con toda probabilidad, el enfoque cognitivista es el correcto. Nótese que así reconstruido, el APE no es un argumento a favor del innatismo en tanto, como podrá observarse en el apartado 3, las teorías empiristas actuales también apelan al diseño internoa la hora de dar cuenta de la adquisición del lenguaje, sólo que la descripción que dan delmecanismo encargado de la adquisición es diferente de la que postula el innatismo[3]. Mientrasque para el empirismo, el mecanismo es de dominio general, para el innatismo, éste es de dominioespecífico; mientras que el primero defiende la existencia sólo de mecanismos innatos, el segundodefiende la existencia de representaciones innatas. Entonces, para dar un argumento a favor del innatismo es necesario agregar al APE, así reconstruido, algún otro argumento que permitadefender el innatismo frente al empirismo.Así, el APE reconstruido como una IME permitiría descartar el conductismo y un segundoargumento permitiría descartar el empirismo y defender un enfoque innatista en adquisición dellenguaje. Considero que ese segundo argumento puede, a su vez, reconstruirse como una IME,aunque con premisas diferentes que partan de los fenómenos que toda teoría de la adquisición debeexplicar y que permita concluir (obviamente, de manera no demostrativa) qué teoría es mejor: elinnatismo o el empirismo. Eso es lo que propongo hacer en este trabajo: ofrecer una IME que

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->