Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Howard Zinn - ''La historia es política''

Howard Zinn - ''La historia es política''

Ratings: (0)|Views: 108 |Likes:
Published by cantabriaoculta

More info:

Published by: cantabriaoculta on Nov 15, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/06/2012

pdf

text

original

 
Howard Zinn: "La historia es política"
Cien años del imperio estadounidense, 1898-1998, y esperanzas radicalespara el futuro
Obrero Revolucionario #987, 20 de diciembre, 1998
 La entrevista del OR: Una sección del Obrero Revolucionario para que nuestros lectoresse familiaricen con las opiniones de importantes figuras del arte, la música y la literatura,la ciencia, el deporte y la política. Los entrevistados expresan sus propias opiniones,naturalmente, y no son responsables por las ideas publicadas en las páginas de nuestro periódico.Howard Zinn es uno de los principales académicos radicales de Estados Unidos. Entresus muchos libros están la colección de ensayos
The Politics of History
(La política de lahistoria); sus memorias
You Can't Be Neutral on a Moving Train
(No se puede ser neutralen un tren en movimiento); una antología de ensayos escritos para periódicos y revistasdurante varios años titulada
The Zinn Reader 
; y el más famoso de sus libros:
 A People's History of the United States
(Historia popular de Estados Unidos).Ha sido antiimperialista militante desde hace muchos años. En la década de los 60 trabajócon el Comité Coordinador de Estudiantes no Violentos (SNCC) en el Sur y se destacó enel movimiento contra la guerra de Vietnam. Alice Walker, una de sus estudiantes, dijo deél "Es un alborotador con un corazón de oro". Zinn sigue denunciando los crímenes delimperialismo aquí y por todo el mundo.Es profesor emérito de ciencia política en la Universidad Boston.El 24 de noviembre de 1998, el economista político maoísta Raymond Lotta conversócon Howard Zinn sobre el centenario del imperialismo estadounidense y las perspectivasradicales para el futuro.RL: Howard, qué alegría conversar contigo; te agradezco por concedernos esta entrevista.HZ: El placer es mío.RL: Tus libros han influenciado a muchos estudiantes, activistas e intelectuales. Qué talsi nos cuentas cómo te hiciste historiador y cómo ves el papel del historiador.HZ: No me dediqué a la historia porque quisiera ser historiador, erudito ni académico, ni porque quisiera escribir artículos para revistas eruditas, ir a conferencias académicas ni presentar ponencias ante aburridos historiadores. Empecé a estudiar historia porque a los18 años ya era militante.Trabajaba en un astillero, estaba organizando a los trabajadores jóvenes. Ese fue mi primer roce con las ideas radicales; leí a Marx, a Upton Sinclair, a Jack London y el libro
 
Las uvas de la ira [de John Steinbeck]. Así que era un joven con conciencia política quetrabajaba en un astillero. Trabajé ahí tres años. Luego entré a la Fuerza Aérea, donde fui bombardero. Cuando salí tuve diferentes trabajos.Tengo muchas influencias: soy de una familia obrera... en mis memorias hay un capítulotitulado "Crecer con conciencia de clase", sí, me crié con conciencia de clase; esa es unaexpresión que no se oye mucho en Estados Unidos... así que mi conciencia de clase... miexperiencia en la guerra [II Guerra Mundial], mis complicadas reacciones a esa guerra, ladizque "mejor guerra", la "guerra buena"... el haber vivido con mi esposa en un barrioobrero y criado dos hijos en difíciles situaciones... estudié con ayuda del gobierno por ser ex combatiente mientras trabajaba en una bodega... fui miembro de diferentes sindicatos,me interesó el movimiento obrero y empecé a leer la historia de las luchas laborales.Cuando empecé a estudiar historia y a pensar en ser profesor y escribir sobre la historia,ya sabía que no sería un profesor neutral; no iba a ser simplemente un académico.RL: Tenías una idea clara sobre la clase de historiador que querías ser.HZ: Quería que lo que escribía y enseñaba sobre la historia fueran parte de la luchasocial. Quería ser parte de la historia y no simplemente un cronologista y maestro dehistoria. Así que ese criterio ante la historia, que la historia misma es un acto político, por decirlo así, es algo que siempre ha guiado lo que he escrito y lo que he enseñado. Desdeel momento que puse pie en un aula, sabía que no iba a ser uno de esos maestros a los quelos estudiantes al fin del curso o al fin del año les preguntan cuál es su posición. ¡Lo ibana saber desde el principio! Ese fue y sigue siendo mi modo de pensar.RL: ¿Cómo ves la posibilidad de tumbar las barreras que separan tu trabajo comointelectual en la universidad de lo que pasa en el resto de la sociedad?HZ: De dos maneras. Primero, llevando el mundo a las aulas, los temas actuales.Siempre, sin importar el curso que enseño, ya sea teoría política o derechoconstitucional... siempre hay que estar comparando y contrastando lo que dicen los libros,lo que demuestra la historia, el pasado y lo que está pasando en el mundo en esemomento. Así que para mí el aula siempre ha sido un terreno en el que se juntan elmundo de afuera y el mundo de la universidad.Pero eso no es suficiente; nunca pude limitarme a la vida académica, tenía que participar en el mundo de afuera. Si no hubiera participado en el mundo de afuera, el mensaje queles daría a los estudiantes sería [se ríe]: qué magnífico es pasar hablando de todas estascosas en el aula, es fabuloso, pero no tienen que tener ninguna relación con eso. Con miejemplo, quería hacerles ver qué es lo importante en la vida.Mi primera cátedra fue en la Universidad Spellman de Atlanta, Georgia, en los años delmovimiento de derechos civiles. Ahí enseñé siete años, y me incorporé rápidamente en elmovimiento. Vi que tenía que cumplir mi papel como maestro tanto en lo que hacía fueradel aula como en lo que enseñaba en ella.
 
RL:
 A People's History of the United States
(Historia popular de Estados Unidos) es probablemente el más conocido de tus libros. Le ha abierto los ojos a muchísima gente nosolo por sus conclusiones sino también por su manera de abordar la historia. ¿Qué quieredecir para ti "historia popular"?HZ: Dos cosas principalmente. Primero, el contenido de la historia, que es muy diferentea la historia tradicional, ya que escribo sobre la gente que la historia tradicional por logeneral ignora. Por ejemplo, el gran "milagro económico" de Estados Unidos que se dioentre la guerra de Secesión y la I Guerra Mundial, cuando Estados Unidos entró a ser unagigantesca potencia industrial... eso es algo que se presenta como un gran y magníficotriunfo.Pero lo que esa historia tradicional excluye (y esto es algo que vi claramente en lalicenciatura y en mis estudios de posgrado) es la participación de los trabajadores.¿Quiénes trabajaron en las refinerías de Rockefeller? ¿Quiénes sentaron los rieles delferrocarril transcontinental? ¿Quiénes fueron los chinos e irlandeses que murieronsentando los rieles? ¿Y qué de las muchachas costureras de Nueva Inglaterra queempezaban a trabajar cuando tenían 12 años y morían a los 25? Todos ellos han sidoexcluidos de la historia tradicional y yo quería incluirlos.Lo segundo es una cuestión de punto de vista, ver la historia desde un punto de vistadiferente; no únicamente en el sentido académico, sino de ver la historia de EstadosUnidos desde el punto de vista de la gente que no tiene voz, de los oprimidos y desde el punto de vista de la gente cuyas luchas no ha registrado la historia.Por eso decidí contar la historia de Colón desde el punto de vista de los indígenas.RL: Que no es lo común.HZ: Quería contar la historia de la guerra con México no solo desde el punto de vista delos soldados estadounidenses que no sabían lo que hacían ni adónde iban (muchos eraninmigrantes necesitados de dinero y atención). No solo quería contarla desde el punto devista de los soldados, algo que he hecho con todas las guerras, sino también desde el punto de vista del "enemigo", en este caso desde el punto de vista de los mexicanos. Lo"lindo" que fue que les robaran la mitad de su territorio y que sufrieran atrocidades.Quería contar la historia de Estados Unidos desde el punto de vista de la mujer, del pueblo negro, de los indígenas, de los obreros y de los radicales.Desde el momento en que tomé esa decisión, supe que sería una historia diferente. Notengo ninguna duda de que la razón por la cual tanta gente ha leído mi libro (lo cual,dicho sea de paso, fue una sorpresa para mí y mucho más para la casa editorial) es que ellector se da cuenta inmediatamente de que presento la historia de Estados Unidos desdeun punto de vista muy diferente.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->