Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
37Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Chesterton - Manalive

Chesterton - Manalive

Ratings: (0)|Views: 1,196 |Likes:
Published by idelcarril74

More info:

Published by: idelcarril74 on Nov 17, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/16/2013

pdf

text

original

 
Hombrevida
Gilbert K.Chesterton
1
 
ECLESIASTÉS
1.Hay un pecado: decir que es gris una hoja verde— Y se estremece el sol ante el ultraje;Una blasfemia existe: el implorar la muerte,Pues sólo Dios conoce lo que la muerte vale;V un credo: no se olvidan de crecer las manzanasen los manzanos, nunca, pase lo que nos pase;Hay una cosa necesaria: todo;—El resto es vanidad de vanidades.G. K. Chesterton, 1900. - Traducción literal de N. Montes de Oca2.Hay un solo pecado: pensar que el Sol no existe;una sola blasfemia: que la Verdad es triste;un peligro temible realmente:tener mancas las manos de la mente.Sacrilegios hay uno tan sólo: hacerse grandes,matar igual que Herodes al niño-dios en mí,ir en avión al cono de las Andespara vivir ángel frustrado allí.Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodoy no tocar el vino por no soltar verdades.Sólo una cosa hay necesaria: Todo.El resto es vanidad de vanidades.G. K. Ch. en trad más libre de J. del Rey.2
 
PRIMERA PARTELOS ENIGMAS DE INOCENCIO SMITHCAPÍTULO PRIMERO
Como llegó el gran viento a la Casa del Faro
Se levantó un fuerte viento en el oeste, como una ola de desenfrenadafelicidad, y marchó hacia oriente por sobre Inglaterra, arrastrando consigo elhelado perfume de las selvas y la fría borrachera del mar. En miles de rinconesconfortó al hombre como una bebida y lo sorprendió como un sopapo. Porentre follajes y enredaderas, en las piezas más íntimas de casas intrincadas,surgió a manera de explosión doméstica, y, desparramando por el suelo lospapeles de algún profesor, los hacía tanto más preciosos cuanto más fugitivos;o apagando la vela a cuya luz un muchacho leía "
La Isla del Tesoro
", lo sumíaen tinieblas pavorosas. Pero por todas partes llevó drama a vidas pocodramáticas y paseó por el mundo la trompeta de la crisis. Más de una madreafanada en algún estrecho patio interior había mirado cinco camisas enanas enel alambre del tendedero como quien mira una especie de tragedia mezquinay nauseabunda; era como si hubiera colgado a sus cinco hijos. Vino el viento, yquedaron infladas, dando pataditas, como si de un salto cinco diablillos gordosse hubieran metido dentro; y ella, en los fondos de la subconciencia oprimida,recordó vagamente aquellas burdas comedias del tiempo de sus abueloscuando todavía moraban los elfos en las viviendas de los hombres. Más de unamuchacha inadvertida en un oscuro jardín tapiado se tiró sobre la hamaca conel mismo gesto intolerante con que hubiera podido tirarse al Támesis; y aquelviento rasgó el muro ondulante de los bosques y alzó la hamaca como unglobo, haciendo ver a la joven formas de nubes curiosas allá lejos y cuadros dealegres pueblitos allá abajo, como si navegara por el cielo en un bote dehadas. Más de un empleado o cura polvoriento, trillando una calle telescópicade álamos, pensaba por centésima vez que parecían penachos de un cochenebre; cuando esta enera invisible los cogió y los agitó y los batióalrededor de su cabeza como una guirnalda o como un saludo de alasseráficas. Había algo en él aún más inspirado y autorizado que el viejo vientodel refrán
1
; porque éste era el viento bueno que a nadie le sopla daño.La racha voladora hirió a Londres justo donde empieza a escalar las alturas delnorte, terraza sobre terraza, escarpada como Edimburgo. Alrededor de estesitio, cabalmente, un poeta, ebrio quizá, miró azorado hacia todas estas callesencaminadas rumbo al firmamento, y (pensando confusamente enventisqueros y en montañeses ensogados) le dio el nombre de Chalet Suizo delque nunca ha podido librarse. A una etapa determinada de esta ascensión, unaterraza de casas altas y grises, desocupadas en su mayoa y casi tan
1
Refrán inglés: "No existe viento tan malo que no le sople a alguien algún bien".
3

Activity (37)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Jorge Raul liked this
cominami liked this
mendozavicho liked this
Dartagnan Zanela liked this
montespan liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->