Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Milagro de La Lluvia y Los Julianos

El Milagro de La Lluvia y Los Julianos

Ratings: (0)|Views: 10 |Likes:
Published by Babilonia Cruz

More info:

Published by: Babilonia Cruz on May 28, 2014
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/28/2014

pdf

text

original

 
EL
'MILAGRO
E
LA
LLUVIA', LOS JULIANOS
ET
Lil
ÁLVARO
FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ
Granada
Severa literary sources refer to a well-known "rain miracle" which allowed Marcus Aurelius' army a magnificent victory over the Germanic tribes in the 170s A.D. in the Danubian
limes.
Different versions ascribed the prodigy to the Christians
of
the 12th Legion
of
Melitene, Arnuphis the Egyptian, the Emperor's
numen
or the Chaldeans. The Christian authors too k advantage
of
the rumour to reassert their loyalty to the Emperor in their apologetic works, basing themselves on a (false) letter written by Marcus Aurelius which proved that the Christians took part in the incident.
Entre las noticias más interesantes acerca de la legendaria biografía de los enigmáticos Julianos, el Caldeo
y
el Teúrgo, se encuentra aquélla que nos informa de que uno de estos personajes protagonizó el 'milagro de la lluvia', ocurrido a principios de la década del 170 d.C. en el
limes
del Danubio, que permitió una portentosa victoria de las tropas de Marco Aurelio sobre las tribus germánicas. Las abundantes referencias al prodigio, o lo que quiera que fuese, tanto en escritos paganos como cristianos, creemos, no dan lugar a que podamos negar la historicidad, si bien un tanto camaleónica, del suceso. Debido a la dispar información de las distintas fuentes, se ha originado una gran controversia tanto sobre las circunstancias en que tuvo lugar el memorable suceso como acerca de la cuestión, que retomarnos en esta investigación, de quién pudo ser el responsable primordial del milagro
1
Agradezco
al
profesor
José
Luis
Calvo
Martínez (Universidad
de
Granada) su cordial invitación
a
participar en
esta
naciente
revista.
f
Emest
RENAN
Marc-Aurele et
l
fin du monde antique
París,
1882, pp.
273
ss;
Adolf
VoN
HARNACK
Sitzungsberichte der Preussischen Akademie
(1894) 835-882; Alfred
VoN
DOMASZEWSKI
Das Regenwunder der Marc
Aurel-Saule ,
RhM
49
(1894) 612-619;
Johannes
GEFFCKEN
Neue Jahrbücher für Philologie und Paedagogik
MHNH
2 (2002) 97-110.
 
98
ÁLVARO
FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ
El texto del que partimos es la conocida noticia de la
Suda
que vincula a Juliano el Teúrgo con dicho prodigio. Alguna vez se ha conjeturado que el relato remonta probablemente a los escritos no conservados del neoplatónico Proclo (412-485) que transmitían las creencias caldeo-teúrgicas
2:
'Iou>..wvós,
ó
Toü
1TpOAEX8ÉvTOS
uLós,
yqovws
ÉTil.
MápKou
AvTwv[vou
TOÜ
~aaLAÉWS .
Eypmj;E
Kal.
auTOS'
8EoupyLKá,
TEAEaTLKá,
Aóyw
8L' ÉmJ)v·
Kal.
a>..Aa
oaa
TfjS'
TOLUÚTT)S
É1TLGTTÍJlllS
KpÚ<j>La
TuyxávouaLV.
OTL
TOÜTÓV
<j>aaL
8[tj;EL
1TOTE
KQJlVÓVTWV TWV
Pw¡.w[wv,
É~a(<j>VT)S
1TOLfjaaL
VÉ<j>r¡
TE
ayEp8fjvm
(o<j>w8r¡
KaL
OJl~pov
ci<j>E1vm
Aá~pov
éÍJla
~povTa1s
TE
Kal.
aÉA.aaLv
ÉTiaAA~AOLS
Kal.
TOÜTO
ao<j>(q
nvl. Épyáaaa8m
lou>..wvóv.
oL
j>aaLV
Apvou<j>Lv,
TOV
AtyúTinov
<j>LAóao<j>ov,
TOÜTO
1TE1TOLT)KÉvm TO
8auJláaLOv.
Sud.
L
434
Adler).
Sin duda, el informe suscita en el lector dos interrogantes esenciales: qué acontecimiento histórico refiere el suceso que se menciona,
y
quién fue el verdadero autor del prodigio: ¿Juliano el Teúrgo o Arnufis el egipcio?
La
primera cuestión recibe una respuesta unánime en las fuentes antiguas, si bien los detalles de la renombrada operación militar no parecen haber quedado definitivamente resueltos. Ciertamente, numerosos testimonios
de
ellos daremos cuenta en las páginas que siguen-describen un prodigio meteorológico ocurrido en una de las campañas de Marco Aurelio contra una confederación de tribus germánicas integrada principalmente por marcomanos
y
cuados (algunos textos hablan también de sármatas o yáziges). En efecto, Marco Aurelio se mantuvo en guerra contra marcomanos y cuados durante los años 169-174. El testimonio más significativo que refiere el enfrentamiento es la propia
Columna Antonina,
alzada para conmemoración de la gloriosa victoria final. Sin embargo, los beligerantes bárbaros violentaron una vez más las fronteras del imperio y forzaron una segunda gran campaña militar en el período 177-180. Entonces, los marcomanos osaron llegar hasta las mismas puertas de Aquilea, y el general Paterno hubo de sofocar las intenciones invasoras con el freno de una derrota en el año 178. Así las cosas, parece que debamos ubicar bajo una de estas dos campañas, seguramente la primera, el prodigio que rememora la
Suda.
(1898) 253
ss.; Arthur Bemard CooK,
Zeus: a study
in
ancient religion,
III, Cambridge,
1940,
pp.
324
ss; Willen
ZWIKKER,
Studien zur Marcussiiule,
Amsterdam,
1941,
pp.
206-226;
J.
GUEY,
La date de la 'pluie miraculeuse'
(172
ap.
J.-C.) et la colonne Aurélienne.
1 ,
MEFR,
60 (1948) 105-127;
La date de la 'pluie miraculeuse'
(172
ap.
J.-C.) et la colonne Aurélienne. II ,
MEFR,
61
(1949) 93-118;
Encore la 'pluie miraculeuse'. Mage et dieu ,
RPh,
22 (1948) 16-62;
M.
SORDI,
Le
monete
di M.
Aurelio con Mercurio e la 'pioggia miracolossa ',
AIIN,
5-6 (1958) 41-55;
Z.
RusrN, Weather miracles under Marcus Aurelius ,
Athenaeum,
57 (1979) 357-380;
Garth
FowoEN,
Pagan Versions
ofthe
Rain Miracle
of
A.D.
172 ,
Historia,
36 (1987) 83-95; O.
SALOMIES,
A note on the establishment of the date of the rain miracle under Marcus Aurelius ,
Arctos,
24 (1990) 107-112.
LEWY-TARDIEU,
1978,
p.
4,
n.
2.
 
El
milagro
de la
lluvia , los
Julianos
et alii
99
Rubin observó el testimonio de Dión Casio según el cual los ejércitos aclamaron a Marco Aurelio por séptima vez con motivo del triunfo, y propuso el verano del 174 como fecha de la proeza
3.
En busca de nuevas evidencias, investigó un documento esta vez no literario: el milagroso éxito de las tropas imperiales fue representado en el lienzo XVI de la
Columna Antonina
4
Los especialistas han fechado los acontecimientos que narran sus relieves en el año 171, de modo que he aquí otra posible datación para el prodigio. Sin embargo, la figura alegórica que se muestra en la referida escena no reviste los rasgos característicos de ningún dios en particular,
y,
consecuentemente, el relieve no aporta dato alguno que arroje luz sobre el
quid
de la autoría. Como ilustra la
Suda,
las fuentes no se muestran unánimes a la hora de designar al autor del milagro. Los documentos más antiguos que dan fe del hecho evidencian ya desde época muy temprana -diríamos, recién ocurrido el
prodigio-
el interés de unos y otros, paganos y cristianos,
por
adjudicarse la palma de la autoría, concediéndola bien a unos legionarios adoradores de Cristo, a cierto egipcio, al
numen
del propio emperador, o a los caldeos. es que, en el fondo, estas divergencias no hacen sino testimoniar encubiertamente la rivalidad que hubo entre las que fueron principales opciones religiosas de una época. Los primeros testimonios sobre el acontecimiento datan de
la
segunda mitad del siglo II, y tal vez no deberíamos pasar por alto que ese período se conoce precisamente como
el
siglo de los apologistas .
En
este tiempo encontramos una primera referencia al evento en Claudio Apolinario, obispo de Hierápolis que adquirió fama
por
sus polémicas contra paganos y heréticos.
El
texto que conserva la noticia, debido verosímilmente a su carácter fragmentario, no hace mención explícita de los cristianos, mas la evidente cita de Eusebio indica que Apolinario ya les atribuyó el prestigioso milagro
5.
Seguramente, el fragmento pertenece a
la
Apología
6
que el frigio dedicó a Marco Aurelio hacia el año 177, donde, presumiblemente, la noticia de que los cristianos habían salvado con sus súplicas a las tropas del emperador debió de ser muy aprovechable para
la
argumentación apologética. Según Apolinario, el suceso dio pie a que el Emperador impusiera a la legión responsable el apelativo Fulminadora
keraunobólos),
sobrenombre que, desde entonces, portaría orgullosa la tropa en memoria de tan portentosa actuación. Bajo la rúbrica de Tertuliano (c. 160-c. 230) hallamos otros dos testimonios tempranos en pro de la actuación cristiana. Convertido a la nueva religión en Roma allá
RUBIN,
1979,
p.
359
D
.C.,
LXXI 10, 4.4-5.1
BOISSEVAIN).
f
Giovanni
BECATII,
Colonna di Marco Aurelio,
Milano,
1957.
Clau. Ap.,
Fr.
1
[apud
Eus.,
HE,
V
5,
4.1-4
BARDY]
.
Vid
texto
en
n.
12.
f
Eus.,
H
IV 26,
1;
27, 1
BARDY;
Geo.
Sync.,
Chron.
430.24-25
MOSSHAMMER.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->