Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
271Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Importancia de la filosofía

Importancia de la filosofía

Ratings:

4.58

(26)
|Views: 284,586|Likes:
Published by Jotbe Bustamante
Importancia de la filosofía
Importancia de la filosofía

More info:

Published by: Jotbe Bustamante on Mar 13, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

07/30/2013

pdf

text

original

 
TEMA 3IMPORTANCIA DE LA FILOSOFÍA
El por qué de la filosofía
Árbol de sangre, el hombre siente, piensa,florece y da frutos insólitos: palabras .. Se enlazan lo sentido y lo pensado,tocamos las ideas: son cuerpos y son números .OCTAVIO PAZ
¿Tiene sentido empeñarse
hoy,
a
finalesdel siglo
XX o comienzos del
XXI,
enmantener la filosofía como una asignatu-ra más del bachillerato? ¿Se trata de unamera supervivencia del pasado, que losconservadores ensalzan por su prestigiotradicional pero que los progresistas y las personas prácticas deben mirar con justificada impaciencia? ¿Pueden los jóvenes, adolescentes más bien, niñosincluso, sacar algo en limpio de lo que asu edad debe resultarles un galimatías?¿No se limitarán en el mejor de los casosa memorizar unas cuantas rmulas pedantes que luego repetin como papagayos? Quizá la filosofía interese aunos pocos, a los que tienen vocaciónfilosófica, si es que tal cosa aún existe, pero ésos ya tendrán en cualquier casotiempo de descubrirla más adelante. En-t
onces,
¿por qué imponérsela a
todos
en laeducación secundaria? ¿No es una pérdida de tiempo caprichosa yreaccionaria, dado lo sobrecargado de los programas actuales de bachillerato
?
Lo curioso es que los primerosadversarios de la filosofía lereprochaban precisamente ser «cosa deniño, adecuada como pasatiempo:formativo en los primeros años pero im- propia de adultos hechosyderechos.Por ejemplo, Calicles, que pretenderebatir la opinión de Sócrates de que«es mejor padecer una injusticia quecausarla». Sen Calicles, lo ver-daderamente justo, digan lo que quieranlas leyes, es que los s fuertes seimpongan a los débiles, los que valenmás a los que valen menos y loscapaces a los incapaces. La ley dirá quees peor cometer una injusticia quesufrirla pero lo natural es considera peor sufrirla que cometerla. Lo demásson tiquismiquis filosóficos, para losque guarda el ya adulto Calicles todo sudesprecio: «La filosofía es ciertamente,amigo Sócrates, una ocupación grata, siuno
 
se dedica a ella con mesura en losaños juveniles, pero cuando se atiende aella más tiempo del debido es la ruinade los hombres.» Calicles no ve nada demalo aparentemente en enseñafilosofía a los jóvenes aunque considerael vicio de filosofar un pecado ruinosocuando ya se ha crecido. Digo«aparentemente» porque no podemosolvidar que Sócrates fue condenado a beber la cicuta acusado de corromper alos jóvenes seducndolos con su pensamiento y su palabra. A fin decuentas, si la filosofía desapareciese deltodo, para chicos y grandes, el enérgicoCalicles -partidario de la razón del másfuerte- no se llevaría gran disgusto...Si se quieren resumir todos losreproches contra la filosofía en cuatro palabras, bastan éstas:
no
 
 sirve paranada.
Los filósofos se empeñan en saber más que nadie de todo lo imaginableaunque en realidad no son s quecharlatanes amigos de la vacua palabrería. Y entonces, ¿quién sabe de
 
verdad lo que hay que saber sobre elmundo y la sociedad? Pues loscientíficos, los técnicos, losespecialistas, los que son capaces de dar 
informaciones
válidas sobre la realidad.
En el fondo los filósofos, se empeñan enhablar de lo que no saben: el propiocrates lo reconoa así, cuando dijo«sólo sé que no sé nada», Si no sabe nada,¿para qué vamos a escucharlo, seamos jóvenes o maduros? Lo que tenemos quehacer es aprender de los que saben, no delos que no saben. Sobre todo hoy en día,cuando las ciencias han adelantado tanto yya sabemos cómo funcionan; la mayoría delas cosas... y cómo hacer funcionar otrasinventadas por científicos aplicados.Así pues, en la época actual, la de losgrandes descubrimientos cnicos, en elmundo del microchip y del acelerador de parculas, en el reino de Internet y latelevisión digital... ¿qinformación podemos recibir de la filosofía? La únicarespuesta que nos resignaremos a dar es laque hubiera probablemente ofrecido el propio Sócrates: ninguna. Nos informan lasciencias de la naturaleza, los técnicos, los periódicos, algunos programas detelevisión... pero no hay información«filosófica», Según señaOrtega, antescitado, la filosofía es incompatible con las
noticias
y la información está hecha denoticias. Muy bien, pero ¿es informaciónlo único que buscamos para entendernosmejor a nosotros mismos y lo que nosrodea? Supongamos que recibimos unanoticia cualquiera, ésta por ejemplo: unnúmero
 x
de personas muere diariamentede hambre en todo el mundo. Y nosotros,recibida la información, preguntamos (o
nos
 preguntamos) qué debemos pensar detal suceso. Recabaremos opiniones,algunas de las cuales nos, dirán que talesmuertes se deben a desajustes en el ciclomacroeconómico global, otras hablarán dela superpoblación del planeta, algunosclamarán contra el injusto reparto de los bienes entre posesores y desposeídos, oinvocan la voluntad de Dios, o lafatalidad del destino... Y no faltará alguna persona sencilla y cándida, nuestro porteroo el quiosquero que nos vende la prensa, para comentar: «¡En qué mundo vivimos!»Entonces nosotros, como un eco, perocambiando la exclamación por lainterrogación, nos preguntaremos: «Eso:¿en qué mundo vivimos?» No hay respuesta científica paraesta última pregunta, porqueevidentemente no nos conformaremoscon respuestas como «vivimos en el planeta Tierra», «vivimos precisamenteen un mundo en el que
 x
 personasmueren diariamente de hambre», nisiquiera con que se nos diga que«vivimos en un mundo muy injusto» o«un mundo maldito por Dios a causa delos pecados de los humanos» (¿por quées injusto lo que pasa?, ¿en qué consistela maldición divina
y
quién la certifica?,etc.). En una palabra, no queremos másinformacn sobre lo que pasa sinosaber qué
 significa
la información que te-nemos, cómo debemos interpretada
y
relacionarla con otras informacionesanteriores o simultáneas, qué suponetoda ella en la consideración general dela realidad en que vivimos, cómo podemos o debemos comportarnos en lasituación así establecida. Éstas son, precisamente las preguntas a las queatiende lo que vamos a llamar filosofía.Digamos que se dan tres nivelesdistintos de entendimiento:
a)
la
información,
que nos presentalos hechos y los mecanismos primariosde lo que sucede.
b)
el
conocimiento,
que reflexionasobre la información recibida, jerarquiza su importancia significativa
y
 busca principios generales paraordenarlac) la
 sabiduría,
que vincula elconocimiento con las opciones vitales ovalores que podemos elegir, intentando
 
establecer cómo vivir mejor de acuerdocon lo que sabemos.Creo que la ciencia se mueve entre elnivel a
 )
y el
b)
de conocimiento, mientrasque la filosofía opera entre el
b)
y el c
 ).
Demodo que no hay información propiamentefilosófica, pero sí puede habeconocimiento filosófico
y
nos gustaríallegar a que hubiese también sabiduríafilofica ¿Es posible lograr tal cosa?Sobre todo: ¿se puede
enseñar tal 
cosa?Busquemos otra perspectiva a partir de un nuevo ejemplo o, por decirlo conmás exactitud, utilizando una metáfora.Imaginemos que nos situamos en elmuseo del Prado frente a u
no
de suscuadros más célebres,
 El jarn de lasdelicias
de Hieronymus Bosch,- llamadoEl Bosco. ¿Qué formas de
entendimiento
 podemos tener de esa obra maestra? Cabeen primer lugar que realicemos un análisissico-qmico de la textura del lienzoempleado por el pintor, de la composiciónde los diversos pigmentos que sobre él seextienden o incluso que utilicemos losrayos X para localizar rastros de otrasimágenes o esbozos ocultos bajo la pintura principal. A fin de cuentas, el cuadro es unobjeto material, una cosa entre las demáscosas que puede ser pesada, medida,analizada, desmenuzada, etc. Pero tambiénes, sin duda, una superficie donde pomedio de colores y formas se representancierto número de figuras. De modo que para entender el cuadro tambn caberealizar el inventario completo de todos los personajes
y
escenas que aparecen en él,sean personas, animales, engendrosdemoníacos, vegetales, cosas, etc., asícomo dejar constancia de su distribuciónen cada uno de los tres cuerpos del tríptico.Sin embargo, tantos muñecos y maravillasno son meramente gratuitos ni aparecieronun día porque sí sobre la superficie de latela. Otra manera de entender la obra
será
dejar constancia de que su autor (al que loscontemporáneos también se referían con elnombre de Jeroen Van Aeken) nació en1450 y murió en 1516. Fue un destacado pintor de la escuela flamenca, cuyo estilodirecto, rápido y de tonos delicados marcael final de la pintura medieval. Los temasque representa, sin embargo, pertenecen almundo religioso y simbólico de la EdadMedia, aunque interpretado con granlibertad subjetiva. Una labor paciente puede desentrañar -o intentar desentrañar-el contenido alegórico de muchas de susimágenes según la iconografía de la época;el resto bien podría ser elucidado deacuerdo con la hermenéutica onírica del psicoanálisis de Freud. Por otra parte,
 El  jardín de las delicias
es una obra del periodo medio en la producción del artista,como
 Las tentaciones
de s
an Antonioconservadas
en el Museo de Lisboa, antesde que cambiase la escala derepresentación y la disposicn de lasfiguras en sus cuadros posteriores, etc.
Aún podríamos imaginar otra vía para entender el cuadro, una perspectivaque no ignorase, ni descartase ningunade las anteriores pero que pretendieraabarcarlas juntamente en la medida de lo posible, aspirando a comprenderlo en su
totalidad.
Desde este punto de vista másambicioso;
 El jardín de las de las delicias e
sun objeto material pero tambn untestimonio histórico, una lecciónmitológica, una sátira de las ambicioneshumanas y una expresión plástica de la personalidad más recóndita de su autor.Sobre todo, es algo profundamentesignificativo que nos interpela
 personalmente
a cada uno de quienes lovemos tantos siglos después de que fuera pintado, que se refiera a cuanto sabemos,fantaseamos o deseamos de la realidad yque nos remite a las des formassimbólicas o arsticas de habitar elmundo, a cuanto nos hace pensar, reír ocantar; a la condición vital quecompartimos todos los humanos tantovivos como muertos o aún no nacidos...Esta última perspectiva, que nos lleva

Activity (271)

You've already reviewed this. Edit your review.
Bryan Añazco added this note|
filosofia
1 hundred thousand reads
Gabrelius liked this
Dary Iguaran added this note|
cual es la importansia de la filosofia
Elias Gaa liked this
Jessenia Bonete liked this
bibitoro liked this
Jesus Santamaria liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->