Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
9Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
AFECTIVIDAD Y FORMACIÓN

AFECTIVIDAD Y FORMACIÓN

Ratings:

5.0

(4)
|Views: 1,683|Likes:
Published by Lucelly

More info:

Published by: Lucelly on Mar 13, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/23/2013

pdf

text

original

 
1
AFECTIVIDAD Y FORMACIÓN
Fr. Eric de Clermont-Tonerre
 
Maestro de novicios durante ocho años, fui después Prior Provincial de la Provinciade Francia (París) durante 4 años y medio. En la actualidad, desde hace un año,soy prior provincial de la nueva provincia de Francia, resultado de la unión de lasprovincias de París y de Lyon. Mi intervención está, por tanto, situada en Europa yFrancia. No conozco otros contextos. Tampoco soy un especialista. Mi objetivo seva a limitar a proponer algunas reflexiones, no siempre muy elaboradas. Siesperáis recetas o soluciones para la formación de los hermanos, seguramentequedaréis decepcionados.
1.- Siete observaciones.
 
1.1.-
En muchos institutos religiosos, y también en nuestra provincia dominicana,asistimos a crisis muy profundas y a veces a salidas de frailes, las cuales se sitúana menudo alrededor de la profesión solemne o en torno a la ordenación (antes odespués). Estas crisis para mí son signo del difícil paso a la edad adulta y a unacierta madurez humana que la caracteriza. Me parece que están relacionadas, -pero volveré sobre estas cuestiones más tarde en mi exposición -, con lo querepresenta la etapa decisiva de la salida de la formación inicial y del estatuto deestudiante, y con el hecho de afrontar una soledad diferente y a menudo mayor,aquella que los frailes encuentran al final de sus estudios y al principio de su vidacomo jóvenes sacerdotes.Una de las razones, entre otras, que pueden explicar estas crisis - las cualesconsidero como normales y beneficiosas, aunque sean peligrosas- es la lentamaduración de los jóvenes de hoy: éstos necesitan tiempo para pasar a la edadadulta, aunque no siempre lo parezca, sobre todo, porque en muchos aspectos los jóvenes son también, con la misma edad, más maduros que en otras épocas.Hace unos años apareció en Francia un libro sobre esta cuestión; su título erasignificativo:
Las interminables adolescencias
. Ahora bien, nuestro largo sistemade formación mantiene al fraile en un estatuto de estudiante durante siete u ochoaños, mientras que cuando entra en la Orden con una cierta edad, ya lleva variosaños de estudios superiores. ¿No contribuye este sistema de formación, en ciertoscasos, a que la maduración humana vaya más lenta? Nuestros frailes hacen susopciones muy tarde. La opción por la vida religiosa no siempre se asumepsicológicamente como una opción de la edad adulta, porque no conduceinmediatamente a un nuevo estatuto en la sociedad, sino que mantiene al fraileen cierta posición: está en formación, es todavía estudiante.
1.2.-
Me parece que hay un gran silencio en nuestras comunidades sobrelas cuestiones afectivas. No sé si esto se verifica en otros lugares como ocurre enFrancia. El hecho de que no hablemos o de que hablemos poco de estos temas,que no reflexionemos juntos sobre estos temas, tiene una cierta explicación. Perome pregunto si no hay un gran déficit de reflexión y, en consecuencia, un gran
 
2
vacío para aquéllos que están encargados de la formación de los hermanos. Labuena acogida que muchos frailes han mostrado ante la última carta a la Ordende fr. Timothy Radcliffe, se explica en este contexto. ¡Se atreve a hablar de estostemas!¿Hay en nuestros programas de formación, además de cursos o seminariossobre la moral sexual, una reflexión seria sobre la sexualidad, el deseo, el placer,el crecimiento humano y afectivo, sobre la maduración - siempre relativa ysiempre a desarrollar en las diferentes edades de la vida, sobre el celibato·, y estoteniendo en cuenta nuestra situación específica de célibes, que deben vivir lacontinencia, y que han prometido vivir las relaciones humanas con un amorverdadero y casto? Quizá sería importante que intercambiáramos las experienciasque tenemos en nuestras provincias sobre estas cuestiones, la reflexión comúnsobre la formación (inicial o permanente). El enorme silencio en estos temas, alcual se añade un cierto silencio sobre las crisis de las que hablaba en el número1.1, conlleva una gran soledad para los frailes que se sitúan ante las cuestionesque se les plantean.
1.3.-
La ausencia de una reflexión común y de intercambios sobre lasexualidad y sobre la maduración afectiva está, en mi opinión, completamenteligada a la ausencia de reflexión común y de intercambio sobre la muerte. Sigoimpresionado por un comentario de fr. Damián Byrne al final de la visita canónicaque hizo hace algunos os a la Provincia de Francia. Nos dea: "Me heencontrado un gran número de frailes mayores, sin embargo no les he oído hablarde la muerte". No obstante, nosotros utilizamos precisamente esta palabracuando hacemos nuestra profesión de obediencia
usque ad mortem
(hasta lamuerte), y sabemos que esta fórmula caracteriza la vida de Jesús, de quien elEvangelio nos dice claramente que enfrentó la muerte. Pienso igualmente en laantífona
Media vita, in morte sumus
. La maduración esmuy unida a laexperiencia personal de la muerte, es decir, a la integración de la muerte (de lapropia muerte) en su visión de la vida y de la propia vida. Quiero hablar de estaexperiencia que necesitamos hacer, de una manera u otra, ya que la vida es undon, nos ha sido dada y no la controlamos, ya que somos mortales.La experiencia de nuestra condición mortal, comienza a través de las etapasde nuestra vida que nos conducen a "hacer ciertos duelo", por ejemplo, asumirciertas pruebas de salud o limitaciones personales, pruebas afectivas dolorosaspor las elecciones que implican, rupturas de relaciones que proceden de unanueva asignación·, en definitiva tener que asumir el riesgo que comporta todaelección importante en la propia existencia o todo acontecimiento que nos afectaíntimamente. La maduración personal, ¿no pasa por la capacidad de hacerelecciones, de descartar otras posibilidades hasta entonces abiertas, y por lacapacidad de asumir los riesgos que estas elecciones implican?
1.4.-
El contexto social y eclesial se caracteriza por una fuerte crisis de identidado de las identidades. Por un lado, sabemos que existe una gran incertidumbresobre la identidad de la vida religiosa, sobre la identidad del sacerdote ennuestras sociedades, porque las formas de vida y las imágenes que la sociedad
 
3
nos envía desde el exterior, han evolucionado mucho y al mismo tiempo hay pocapresión social para que esas identidades estén más caracterizadas y se puedanpercibir, distinguir mejor. Por otro lado, existe una fuerte presión social en lo quese refiere a la identidad sexual y a la identidad profesional, aunque a causa de laevolución de las costumbres y del paro, estos dos campos de identificación, (lasexualidad y la profesión), estén también caracterizados por la incertidumbre.Como consecuencia de todo ello, creo que los procesos de identificaciónnecesarios para la maduración humana y afectiva son a menudo demasiadocaóticos. Por ello vemos aparecer, en el desarrollo de las personas, ciertosacentos, esto es, focalizaciones, bien sea sobre la identidad religiosa, sobre laidentidad sexual, o sobre la identidad profesional (tal actividad apostólica, o acaso tal campo de estudio o los estudios en general), insistencias o campos queabsorben todas sus preocupaciones.
1.5.-
Una gran proporción de hermanos que entran en la Orden, en nuestro caso,están marcados por el tema de la homofilia o de la homosexualidad (dependiendode los términos que prefiramos emplear). Podríamos distinguir, por una parte, loshermanos que tienen una estructuración psicoafectiva homosexual afirmada,habiéndola experimentado ya, que tienen conciencia de su identidad y que aveces desean que se reconozca esta identidad; y por otra, los hermanos aún algoinmaduros a nivel afectivo, un tanto indeterminados en su orientacnpsicoafectiva y en búsqueda de su identidad. Sea lo que sea, y reconociendo queestas afirmaciones de identidad o estas búsquedas de identidad son legítimas, yque forman parte de la maduración necesaria, quisiera destacar dos dificultadesque a menudo nos encontramos. La primera dificultad reside en el hecho de que,como he indicado antes, se puede producir una focalización individual o colectivasobre la cuestión de la identidad sexual, se hable o no abiertamente de ello. Lasegunda dificultad que aparece a menudo como consecuencia de estafocalización es que, en algunas comunidades, puede desarrollarse lo que yo llamo-aunque la expresión quizás no sea acertada- una cultura homófila, caracterizadapor formas de reconocimiento, por modos de estar en relación unos con otros, poracentos particulares en la vida fraterna, que puede ser una fuente de tensiónentre los hermanos y llegar a impedir la libertad de la palabra.
1.6.-
Me parece que sería interesante, - pero, ¿es realizable? -, preguntarnos, encomunidad, qué imagen de mujer tenemos y transmitimos a través de nuestroscomportamientos, a través de nuestra manera de hablar de las mujeres, y enparticular de aquellas que están más cerca de nosotros y de nuestrascomunidades. Debe haber diferencias culturales en función de las regiones delmundo, o según los países. Y hay diferencias también según las personas. Sinembargo, si tomamos distancia para escuchar a los hermanos, para analizar lasactitudes, las reacciones espontáneas, las reflexiones o los discursos, nossorprendería constatar que nuestro universo masculino y eclesiástico transmiteimágenes de la mujer, a veces muy diferentes, que no siempre son sanas en elplano afectivo.

Activity (9)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Lucas Simonutti liked this
Telma Torres liked this
anaximand liked this
Roberto Martinez liked this
MARCOSVELEZ liked this
ramonrui2 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->