Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
23Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
6.1LA ORATORIA ROMANA

6.1LA ORATORIA ROMANA

Ratings: (0)|Views: 2,901 |Likes:
Published by jtsaracho

More info:

Published by: jtsaracho on Nov 21, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/15/2013

pdf

text

original

 
La Oratoria. Cicerón.© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena1
LA ORATORIA ROMANA.
 A pesar de que el estilo oratorio invade toda la literatura latina, es muy escaso el bagaje de discursos de que disponemos como testimonios directos de la elocuenciaromana. Afortunadamente contamos con el caso excepcional de Cicerón. Cicerón es laoratoria romana. Sin él, apenas podrían enhebrarse unas líneas sobre esta parcela de laliteratura latina. Pues no sólo nos faltaría el material eminente e impar de sus discursos,sino también la doctrina básica, los fundamentos teóricos de la elocuencia; y la mayor  parte de las noticias sobre oradores que le precedieron; y apenas existiría la oratoria posterior a él ni las obras teóricas que la fundamentan, pues unas y otras, por seguimiento admirativo o por reacción contrapuesta, dependen umbilicalmente de laoratoria ciceroniana.Tomando, pues, como centro a Cicerón, haremos preceder y seguir el estudio desu obra por sendos apartados referidos respectivamente a la elocuencia anterior y posterior a él.
I.- ANTES DE CICERÓN.
 
I.1.-
La oratoria romana anterior al siglo II a.C. no es prácticamentedesconocida. Cicerón,
 Brutus
53-57:[53]
Quis enim putet aut celeritatem ingeni L. Bruto illi nobilitatis vestrae principi defuisse? qui de matre savianda ex oraculo Apollinis tam acute argutequeconiecerit; qui summam prudentiam simulatione stultitiae texerit; qui potentissimumregem clarissumi regis filium expulerit civitatemque perpetuo dominatu liberatammagistratibus annuis legibus iudiciisque devinxerit; qui collegae suo imperiumabrogaverit, ut e civitate regalis nominis memoriam tolleret: quod certe effici non potuisset, nisi esset oratione persuasum.
 [54]
Videmus item paucis annis post reges exactos, cum plebes prope ripam Anionis ad tertium miliarium consedisset eumque montem, qui Sacer appellatus est,occupavisset, M. Valerium dictatorem dicendo sedavisse discordias, eique ob eam remhonores amplissumos habitos et eum primum ob eam ipsam causam Maxumum esseappellatum. ne L. Valerium quidem Potitum arbitror non aliquid potuisse dicendo, qui post decemviralem invidiam plebem in patres incitatam legibus et contionibus suismitigaverit.
 [55]
 Possumus Appium Claudium suspicari disertum, quia senatum iamiaminclinatum a Pyrrhi pace revocaverit; possumus C. Fabricium, quia sit ad Pyrrhum decaptivis recuperandis missus orator; Ti. Coruncanium, quod ex pontificumcommentariis longe plurumum ingenio valuisse videatur; M'. Curium, quod is tribunus plebis interrege Appio Caeco diserto homine comitia contra leges habente, cum de plebe consulem non accipiebat, patres ante auctores fieri coegerit; quod fuit  permagnum nondum lege Maenia lata.
 [56]
 Licet aliquid etiam de M. Popilli ingenio suspicari, qui cum consul esset eodemque tempore sacrificium publicum cum laena faceret, quod erat flamenCarmentalis, plebei contra patres concitatione et seditione nuntiata, ut erat laenaamictus ita venit in contionem seditionemque cum auctoritate tum oratione sedavit. sed eos oratores habitos esse aut omnino tum ullum eloquentiae praemium fuisse nihil sanemihi legisse videor: tantummodo coniectura ducor ad suspicandum.
 [57]
 Dicitur etiam C. Flaminius, is qui tribunus plebis legem de agro Gallico et  Piceno viritim divi dundo tulerit, qui consul apud Tarsumennum sit interfectus, ad 
 
La Oratoria. Cicerón.© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena2
 populum valuisse dicendo. Q. etiam Maxumus Verrucosus orator habitus est temporibusillis et Q. Metellus, is qui bello Punico secundo cum L. Veturio Philone consul fuit.quem vero exstet et de quo sit memoriae proditum eloquentem fuisse et ita esse habitum, primus est M. Cornelius Cethegus, cuius eloquentiae est auctor et idoneus quidem mea sententia Q. Ennius, praesertim cum et ipse eum audiverit et scribat de mortuo; ex quonulla suspicio est amicitiae causa esse mentitum.
 reseña unos nombres de personajes más o menos nebulosos, a los que "supone"elocuentes, entre los cuales destaca Apio Claudio el Ciego, nombre pionero en laliteratura latina, político, militar, gramático, poeta del que sabemos por el propioCicerón,
Cato Maior 
16:16.
 Ad Appi Claudi senectutem accedebat etiam, ut caecus esset; tamen is, cum sententia senatus inclinaret ad placem cum Pyrrho foedusque faciendum, non dubitavit dicere illa, quae versibus persecutus est Ennius:
 
Quo vobis mentes, rectae quae stare solebant 
 
 Antehac, dementis sese flexere viai?
 
ceteraque gravissime; notum enim vobis carmen est; et tamen ipsius Appi exstat oratio. Atque haec ille egit septimo decimo anno post alterum consulatum, cum inter duosconsulatus anni decem interfuissent, censorque ante superiorem consulatum fuisset; exquo intellegitur Pyrrhi bello grandem sane fuisse; et tamen sic a patribus accepimus.
 que en el año 280 a.C., ya anciano y ciego, pronunció un vibrante discurso ante elsenado, incitándole a no firmar con el rey Pirro una paz desfavorable para los romanos;discurso cuyo comienzo versificó Ennio en sus
 Annales
.
I.2.-
A caballo entre los siglos III-II a.C. vivieron los primeros oradores de losque nos queda algún testimonio, directo o indirecto, de discursos realmente pronunciados. Bastará aludir a tres nombres y a otros tantos discursos, todos pertenecientes al género de las
laudationes funebres
, discursos que solían pronunciar enlos funerales las personas más allegadas al difunto y que se conservaban en los archivosfamiliares como títulos de honor y como documentos recordatorios. Cicerón dice deellos que falseaban la historia, acumulando sobre el difunto honores inexistentes oinmerecidos,
 Brutus
62:[62]
 Et hercules eae quidem exstant: ipsae enim familiae sua quasi ornamentaac monumenta servabant et ad usum, si quis eiusdem generis occidisset, et ad memoriam laudum domesticarum et ad illustrandam nobilitatem suam. quamquam hislaudationibus historia rerum nostrarum est facta mendosior. multa enim scripta sunt ineis quae facta non sunt: falsi triumphi, plures consulatus, genera etiam falsa et ad  plebem transitiones, cum homines humiliores in alienum eiusdem nominis infunderentur  genus; ut si ego me a M'. Tullio esse dicerem, qui patricius cum Ser. Sulpicio consul anno x post exactos reges fuit.
 Q. Fabio Máximo. Se trata del famoso general, cinco veces cónsul y dos vecesdictador, que quebrantó con su táctica dilatoria,
Cunctator 
, las fuerzas de Aníbal enItalia. A finales del siglo III a.C. pronunció un discurso a la muerte de su hijo Quinto.Cicerón y Plutarco elogian su entereza moral y la gravedad de su elocuencia,
Catomaior 
12:
est in manibus laudatio, quam cum legimus, quem philosophum noncontemnimus?
 Q. Cecilio Metelo. Fue pontífice (216 a.C.), cónsul (206 a.C.), dictador (205a.C.); y parece ser el autor del famoso saturnio contra Nevio:
dabunt malum Metelli Naevio poetae
. En el año 221 a.C. pronunció el elogio fúnebre de su padre, del que diceque gozó en vida de "diez felicidades",
decem maximas res optimasque
, ya que fue unguerrero eminente,
 primarium bellatorem
, un óptimo orador,
optimum oratorem
, un
 
La Oratoria. Cicerón.© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena3valeroso general,
 fortissimum imperatorem
, un competente administrador,
auspicio suomaximas res geri
, recibió los más altos honores,
maximo honore ut 
i, destacó por susabiduría,
 summa sapientia esse
, tenía el más alto rango en el senado,
 summum senatorem haberi
, gozó de una gran riqueza honestamente adquirida,
 pecuniammagnam bono modo invenire
, tuvo muchos hijos,
multos liberos relinquere
, y susconciudadanos reconocieron sus méritos
clarissimum in civitate esse
(fr. 2 Malc.).L. Emilio Paulo. Algo más joven que los dos anteriores, vencedor de Perseo enPidna (168 a.C.), dos veces cónsul y padre de Escipión Emiliano. De sus cuatro hijos,dos los cedió en adopción y los otros dos murieron con unos días de intervalo. Deldiscurso fúnebre en honor de estos últimos conservamos un fragmento de granelevación moral, en el que, en medio de su dolor, agradece a los dioses que hayandescargado una gran desgracia sobre su casa en lugar de hacerlo sobre Roma:
cum inmaximo proventu felicitatis nostrae, Quirites, timerem ne quid mali fortuna moliretur, Iovem optimum maximum Iunonenque reginam et Minervam precatus sum ut, si quid adversi populo Romano inmineret, totum in meam domum converteretur. Quapropter bene habet: annuendo enim votis meis id egerunt, ut vos potius meo casu doleatis quamego vestro igemescerem
(fr. 2 Malc.).
I.3.-
Pero es en el siglo II a.C. cuando la oratoria romana se va a consolidar. Yno hay duda que con esta consolidación tiene mucho que ver la influencia griega. Alterminar el siglo III a.C., con el final de la Segunda guerra púnica, los romanos dominanya toda la cuenca occidental del Mediterráneo. Y se vuelven entonces hacia la cuencaoriental para proseguir su expansión. De este modo se acrecientan los contactos conGrecia. Tres hitos especialmente importantes pueden señalarse al respecto: la guerracontra Filipo V de Macedonia (196 a.C.); la guerra contra su sucesor Perseo, derrota enla batalla de Pidna (168 a.C.) tras la cual su vencedor, Emilio Paulo, se trajo a Roma la biblioteca del rey macedonio, que va a contribuir a la formación helénica de su hijoEscipión Emiliano, con grandes repercusiones para la cultura romana; y finalmente, en146 a.C., tras la conquista de Corinto, Grecia se convierte en provincia romana.Se cumple en esta época la afirmación de Horacio:
Graecia capta ferumvictorem cepit 
. A la marcha de las huestes militares de Roma sobre Grecia correspondeuna contramarcha de las huellas culturales de Grecia sobre Roma. En la primera mitaddel siglo II a.C. se produce una avalancha de intelectuales griegos sobre Roma.Recordemos a nuestro propósito la llegada en el año 155 a.C. de Carnéades, Critolao yDiógenes, y la conmoción que produjeron sus discursos en la sociedad romana, sobretodo los de Carnéades, que negaba e impugnaba en un día, con argumentación bientrabada, lo que había defendido el día anterior con argumentos igualmente válidos(Cicerón,
 De Republica
III, 6-7, 12-13, 19-20). Catón logró que se les expulsara, comohabían sido expulsados seis años antes los filósofos y rétores en general. Pero el poso dela retórica quedaba ya bien asentado en Roma.
I.4.-
Por paradójico que pueda parecer, la oratoria romana de este siglo tiene sus principales valedores en dos figuras diametralmente opuestas en mentalidad yformación: Catón y Escipión Emiliano, este último, además, como eje de su "círculo"amical de intelectuales.Catón y Escipión comparten, no obstante, algo que va a cimentar y a conformar la oratoria de este período y que sobrevivirá como tendencia en la oratoria posterior: la"preocupación moral", basada en una filosofía moral de la vida, una
disciplina morum
 sin especulaciones teóricas, que flotaba en el ambiente romano desde antiguo y se había plasmado pronto en la literatura popular, llena de máximas y sentencias morales.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->