Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Notas Insurreccionales- Inter 2 - Re

Notas Insurreccionales- Inter 2 - Re

Ratings: (0)|Views: 0 |Likes:
Published by Communard Apóstata

More info:

Published by: Communard Apóstata on Jun 30, 2014
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/30/2014

pdf

text

original

 
NOTAS
INSURRECCIONALES
Número 2Lima PerúEnero - Febrero 2012
CONTRA Y FUERA DE TODAS LAS ESTRUCTURAS DEL ESTADO Y EL CAPITAL
Contacto: contraloestablecido@hotmail.com 
HOLA (Intento de Editorial)
Las palabras son signos y códigos relacionados que expresan alguna idea.
NOTAS INSURRECCIONALES
 no lo es un conjunto de palabras gramaticalmente organizadas, no sólo buscamos expresar alguna idea, nuestro interés no es limitarnos a decir, a interpretar, a proponer. Estos escritos son parte del combate real que desarrollamos los oprimidos y asalariados a nivel mundial contra el Sistema Capitalistacontra esta sociedad burguesa que tiene al dinero como dios supremo y omnipresente, a la propiedad privada como estructura de segregación social y al trabajo asalariado como célula de nuestra esclavitud !istórica y cotidiana. "or tanto, cuando lean las posiciones intr#nsecas que segregan los art#culos, recuerden que no son invención de un peque$o grupo de %activistas& o intelectuales, sino que son expresión del movimiento real que suprime y subvierte las condiciones de explotación existentes.El Capitalismo no es sólo un sistema económico'pol#tico es también social'ideológico, no es sólo un sistema inmediato es también !istórico, no sólo se encuentra en un pa#s, necesita enraizarse mundialmente (como lo presenciamos en la actualidad). El ataque, la revuelta, la luc!a, la insurrección, la revolución o como lo quieran llamar, tiene que ser necesariamente de una *orma total e integral, cotidiana e !istórica, local e internacional, contra la econom#a, la pol#tica y los dogmas ideológicos.+uestra vida diaria est ordenada y dictaminada de tal *orma, que se nos niega cualquier posibilidad de ir ms all de la ley del mercado, del valor, de la propiedad privada, de la acumulación, de la ganancia, de la pol#tica estatal.
“Todo acto de rebelión o de resistencia es asimilado como una actividad desviada o terrorista. La libertad no existe sino para aquellos que defienden los imperativos mercantiles. A partir de ahora, la verdadera oposición al sistema dominante es totalmente clandestina.” 
1
 Las acciones, la actividad, el que!acer revolucionario y las nuevas relaciones que vamos generando en el camino, tienen que realizarse en contra y *uera de todas las estructuras del Estado y el capital, teniendo como principio la creatividad inmediata y nuestro pasado !istórico.-ace  meses salió el primer n/mero de esta publicación
.
 En este corto periodo de tiempo, gracias a las cr#ticas, re*utaciones y desarrollos de compa$eros y camaradas, !emos podido aclararnos diversas posiciones expresadas en el n/mero anterior como también desarrollarlas, replantearlas y rea*irmarlas pero todo esto, con el *in de la acción prctica, de la acción inmediata e !istórica.
“Charlar  hacer son cosas diferentes, m!s bien anta"ónicas# 
 (0arx).
NOTAS
1
 Jean-François Brient,
De la Servidumbre Moderna
.
 
INSURRECCIONALES
 
“no pretende resolver de manera puramente teórica lo que sólo puede ser obra de nuestra clase reali$ando una verdadera comunidad humana, es decir en el momento que precede a su auto%liberación.” 
1
1entro de este segundo n/mero intentaremos contribuir al esclarecimiento sobre algunos *actores que nos encadenan a la dictadura de la econom#a2 la *unción y papel del Estado, el dinero (como mercanc#a central), las pol#ticas de izquierda, la problemtica de las mineras (en relación al ecologismo), entre otros temas que tenemos que ir aclarndonos para realizar un contundente combate. Es necesario también expresar nuestra total solidaridad con las acciones que, sin importar el nombre que le asienten, atacan la vida alienada y el sistema imperante.
“&ueremos acabar con el capitalismo  eso no se consi"ue simplemente llam!ndose de una forma u otra, como quien invoca un extra'o con(uro.” 
Las ideas revolucionarias no le pertenecen a un grupo o individuo sino a las acciones que !acen posibles las re*lexiones sobre nuestra situación como esclavos modernos y la posibilidad de en*rentar este estado de cosas. "or esa razón, !acemos un llamado a que reproduzcan estos textos si lo ven necesario, que los recorten, desarrollen, modi*iquen, sin tener remordimiento alguno. +osotros !acemos lo mismo cuando nuestro que!acer subversivo nos lo demanda, y si se preguntan por qué !emos citado algunos *ragmentos, el /nico interés es que puedan conocer otros materiales de luc!a !istórica y cotidiana que irrumpen a nivel mundial.
“*eseamos que los materiales que compartimos aqu+, no sólo sirvan para "enerar una identificación con los mismos, sino que  principalmente sean una herramienta para el combate a esta realidad impuesta. os volvemos m!s atrevidos  a"resivos cuando perse"uimos nuestros propios intereses de clase. -sto no descansa en formar un nuevo "obierno, o transformarnos en patrones. uestro inters es terminar con esta forma de vida,   por ende la sociedad que se levanta sobre esta forma de vida. /omos la clase traba(adora que desea abolir el traba(o  las clases. /omos la comunidad de "ente que desea separarse de la comunidad
(mercantil)
 existente. uestro  pro"rama pol+tico es destruir la pol+tica. 0ara alcan$ar eso, tenemos que
1
 Cuaderno de Negación nro.02: Clases Sociales, Argentina, julio 200.
2
 !ru"o #u"tura. $rgano de %ro"aganda nro. 02.
empu(ar a las tendencias subversivas que ho existen a rehacer la sociedad en todas partes. ace tiempo a eso se le conoce como #revolución#.” 
2
"ara *inalizar, unas palabras que sintetizan en cierta medida quienes estn detrs de
NOTAS INSURRECCIONALES
 y qué *in persigue2
“osotros no tenemos nada que venderle a nuestros hermanos de clase, nada con qu seducirlos. o somos un "rup3sculo compitiendo en presti"io e influencia con los dem!s "rup3sculos  partidos que dicen representar a la clase obrera
, (al proletariado)
  que pretenden "obernarla. /omos proletarios que luchan por auto%emanciparse con los medios que tienen a su alcance,  nada m!s.” 
4
¿QUÉ SE ESCONDE DETRÁS DE LA APARIENCIA? (EL DINERO LO ES TODO)
-ace unas semanas atrs, en alguna calle cercana al Centro de Lima, se presentó un !ec!o tan cotidiano, tan consuetudinario y *recuente que sólo atiné a sentir algo de lstima super*icial y *rustracn inducida, como seguramente lo !izo la mayor#a de personas que lo presenciaron.0ientras muc!os y muc!as esperbamos con cansancio y emoción consoladora la llegada de alg/n ómnibus que nos lleve de regreso a la oscuridad gris de %nuestros& !ogares, caminaba despacio, a lo lejos, casi arrastrando sus extremidades, con dirección !acia la muc!edumbre que !ab#amos *ormado, un !ombre de unos setenta a$os. Con ropa muy gastada, mal a*eitado, con l#neas marcadas por el !ambre, el *r#o y la precariedad, se acercaba a nosotros con algo entre los brazos. Colgado en su pec!o, tra#a un peque$o tablero, improvisado con algunos pedazos de madera, que !ac#a las veces de mostrador. S#, se trataba de uno de los tantos vendedores ambulantes que !abitan las grandes urbes capitalinas y ciudades sobrepobladas de la llamada sociedad civilizada. En esta ocasión, el batido anciano intenta intercambiar c!ocolates, galletas, caramelos y una que otra golosina por alguna peque$a unidad monetaria. 3oceaba su interés de intercambio, con cierta mecanización y la mirada algo perdida, %4!# tiene galletas C!aplin, Ca$onazo, 5ringulo, 6le'6le7&.4lgunos cuantos dejaron de observar al vendedor y se concentraron en la comida !ec!a mercanc#a que o*rec#a. Lógicamente, el !ambre buscaba ser saciada, eran casi las 8299 de la noc!e y muc!os sal#an recién del trabajo paradójicamente nadie se anima a concretar la compra y venta, a veces no se
&
 Cuadernos de negación nro.01: 'ra(ajo, Co)unidad, %ol*tica, !uerra, Argentina, 200+.
 Ncleo de ra.
 Autodisolución.
SUMARIO
-ola (:ntento de Editorial).;<ué se esconde detrs de la apariencia= (El dinero lo es todo).La 0aquinaria Estatal.El 4nti'antiimperialismo.>etroalimentación7 >e*lexiones en torno al caso ?ujimori.Capital minero vs. pueblo indignado (ms all de lo evidente).Lengua 4rmada ("oemas).
 
alcanza como darse esos gustos tan extravagantes padecidos por la %raza& proletaria."ero lo que llamó la atención de todos y todas, empujndome a contar esta experiencia, *ue una peque$a ni$a que no pasaba de los cuatro a$os y que se encontraba a*errada a la mano de su !umilde madre. 1e rasgos andinos, desabrigada para la ocasión, miraba y miraba la variedad de productos multicolores que o*rec#a el a$oso ambulante. +o parec#a importarle el lugar donde se encontraba, el ruido de los clxones mezclados con el de los cobradores, el *r#o viento que nos cubr#a, la apariencia del anciano o el cansancio de su peque$o !ermano (acostado en los brazos de su madre) lo /nico que alumbraba su mirada y alimentaba su deseo de *elicidad pasajera eran los bocadillos azucarados. +o aguantó ms que un par de minutos en silencio, en cuanto el vendedor estuvo cerca recurrió a su madre para conseguir7 quiz una galleta7 quiz un c!ocolate7 %mami, mami, cómprame&7 la madre trató de no !acerle caso, de ignorar el golpe a su bolsillo7 %mami, mami7 quiero7&7la madre la jaló suavemente del brazo y la puso detrs de ella, con la ilusión de que la ni$a entienda el signi*icado de ese gesto todo *ue en vano. La ni$a comenzaba a soltar sus peque$as lgrimas, y su petición ten#a una intensidad cada vez mayor. El vendedor despertaba del letargo, se reanimó y se ubicó cerca a la ni$a, volvió a o*recer sus productos, pero esta vez parec#a que le !ablaba directamente a la madre, entendiendo que !ab#a una posibilidad de justi*icar la caminata previa.@+6 5E+A6 "L454B, *ue la respuesta de la madre, aunque se dirig#a con la mirada a la ni$a, sus palabras también se encauzaban al anciano. >ompió dos corazones al instante, lengua armada sin duda. La ni$a no dejaba de llorar, *ue necesaria una peque$a sacudida y un par de palabras cortantes y enérgicas7 El anciano siguió en el limbo por unos instantes, luego vio la oportunidad de escaparse del desagradable intervalo de tiempo, observó un ómnibus con la puerta abierta, esperando pasajeros, subió en el acto a seguir trabajando.0uc!os de los presentes, vieron este suceso como algo penoso, triste por decirlo de alguna manera. "or un lado un !ombre de avanzada edad, caminando sin rumbo *ijo, abusando de su existencia, exponiéndose cerca a la pista, teniendo que atravesar por una situación precaria, de inestabilidad, desperdiciando sus /ltimos a$os, viviendo sólo para sobrevivir por otro lado la peque$a ni$a negada de un dulce, de una golosina que entusiasmar#a su aburrida espera, la pobreza !ec!a realidad. Las miradas, los gestos, el silencio general expresó un acuerdo de juicio impl#cito entre los presentes. "ero, ;qué !ay detrs de todo esto=, ;qué mensaje esencial se esconde bajo la mscara de la lstima= Lo ms resaltante, en nuestro caso, es lo siguiente2 @El dinero lo es todoB 3ivimos en una sociedad subyugada por el capital, por la compra y venta, por el intercambio de mercanc#as7 Las empresas no producen en base a las necesidades de las personas, lo !acen con el *in e interés de ganar ms, de acumular, de obtener ganancias y reproducir su capital.
“La crisis nos confronta con la parado(a fundadora de la sociedad capitalista5 en ella, la producción de bienes servicios no es un fin, sino lo un medio. -l 3nico fin es la multiplicación del dinero, es invertir un euro o un dólar para conse"uir dos.” 
1
Sin dinero no eres nada, no vales, no existes, no sirves, eres un paria, un lumpen. El dinero es el mediador entre los !umanos, todo lo que !acemos est mediatizado por nuestra capacidad de gastar, de comprar, de pagar. Si trabajamos es justamente para obtener dinero, si %robamos& es para lo mismo. +ecesitas dinero para comer, para vestir, para estudiar7 te venden la *elicidad, ;un viaje, una comida, un paseo=, necesitas zapatillas, un pantalón, un polo, movilidad, energ#a, todo est a la venta. "ero parece tan normal, tan nuestro, tan necesario7 la imposición ideológica del sistema imperante trata de !acernos creer que un mundo sin dinero es imposible, que el dinero es producto de la civilización, de la evolución !umana y que nos !ace la vida ms *cil. Este es un mundo donde el trabajo no sirve para nosotros y menos para la sociedad, el trabajo sirve para que el capitalista pueda obtener ms ganancias. %
Las superficies cultivables de la tierra pueden alimentar a toda la población del mundo, mientras los talleres  las f!bricas producen incluso mucho m!s de lo que es necesario, deseable  sustentable. Las miserias del mundo no se deben, como en la -dad 6edia, a cat!strofes naturales, sino m!s bien a una especie de hechi$o que separa a los hombres de sus productos” 
.
5odos estamos obligados a trabajar para no morir, no puedes trabajar sin cobrar dinero morir#as en el intento. El trabajo sirve para crear, directa o indirectamente, el mundo tal y como lo conocemos7 un mundo que no bene*icia a la mayor#a, un mundo gris, desolador, agobiante. 4unque por todos lados nos intentan vender *elicidad, regocijo, paz. Existe una
1
 Ansel) Ja""e.
¿Ya se volvió obsoleto el dinero?
2
 /de).

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->