Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
6Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Cayetano Betancur, El Mundo Circundante Del Hombre y de La Mujer (1943, -44)

Cayetano Betancur, El Mundo Circundante Del Hombre y de La Mujer (1943, -44)

Ratings: (0)|Views: 2,839|Likes:

More info:

Published by: Juan Camilo Betancur Gómez on Nov 29, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

04/30/2013

pdf

text

original

 
EL MUNDO CIRCUNDANTEDEL HOMBRE Y DE LA MUJER
 
EL MUNDO CIRCUNDANTEDEL HOMBRE Y DE LA MUJER
"Je ne méprise presque rien".
LEIBNIZ
El hombre es también el animal que sabe sentir.La sensación es superada por la vida humana hastahacer de ella ese fundamento esencial de toda cultu-ra; sin las sensaciones, o no habría cultura o deberíamos imaginar para los hombres lo que sólo a los án-geles corresponde.Con los sentidos el hombre recoge el universo y loforma a su imagen y semejanza. Por los sentidos elhombre es capaz de simbolizar, de hacer que la vidaen torno presente por doquier significaciones. Lossentidos en estrecha comunión con la inteligencia hacen posible la elevación de la materia a las esferasmás altas del valor. Si no hubiese sentidos, nuestravida sería clara y nítida, sin necesidad de interpre-taciones; nada aparecería en el allende que fueramenester interrogar; pero tampoco en el más acá ha-bría nada que pudiéramos fingir. "En la misma medida en que un hombre es espíritu, escribe Keyser-ling, es su vida, esencialmente comedia. Es comediaexactamente en el sentido que Dante fue el primeroen adscribir a tal palabra. Los hechos no cuentan enla vida propiamente humana más que en la exactamedida en que son significativos." (1).
I)
Meditaciones suramericanas,
pág. 382
(Santiago, Chile) .
 
Es una forma del materialismo la denigración dela vida sensible humana (2); quien en el hombre sóloadvierte la parte baja de su estirpe, no está todavíaelevado a las más altas formas de la cultura. Hay quetener hacia el propio cuerpo la simpatía cordial quepide Keyserling (3). Es ella el signo de un hombresuperior. Quien en el hombre siente aversión hacialo puramente sensible, sólo muestra en esa aparentenostalgia de lo espiritual, que está sumido muy hondamente en la materia y, entonces, su admiración porel espíritu es mera perspectiva de rana, para usar ellenguaje de los pintores. En este sentido tiene razónNietzsche al decir: "En su camino hacia el ángel (pa-ra no emplear una palabra más dura), el hombre seha creado ese estómago enfermizo, y esa lengua saburrosa, que no sólo le han inspirado el hastío del gocey la inocencia del animal, sino que le han hechoinsípida la vida: de suerte que a veces se inclina sobre
(2) Cf.
El otoño de la Edad Media,
J. Huizinga. Tomopág. 207 (Rev. de Occidente, 1930) .(3) "Así como al comprender la contingencia de todas lamorales no se vuelve uno inmoral, sino, por el contrario,ral de una moralidad superior, así también, la generosidad parcon el 'sí mismo' físico no hace complaciente en el sentidola
self-indulgence
inglesa. Generosidad no es nunca debilidadsólo los fuertes pueden ser generosos."El ser humano que ha alcanzado aquella distancia interiorcon relación a su yo gracias a la cual se hacen posibles lacamaradería y la afección irónica, ha llegado al mismo tiemponivel en que se puede realizar, por fin, el único género de
selfcontrol
válido: no el del tirano, el gendarme o el dómine, sinel del amigo de más edad, que lo sabe todo, lo comprende todoy conduce con mano leve a sus menores hacia su propio bien
(La vida íntima,
p. 32-33. Espasa Calpe, 1939.)
sí mismo tapándose la nariz y, con el Papa Inocencio III, escribe con gesto de desaprobación el catálogo de las enfermedades de la naturaleza ("procreación impura, nutrición asquerosa en el seno de lamadre, mala cualidad de la sustancia de que el hombre saca su desarrollo, mal olor, secreción de saliva,de orina y de excrementos") (4).En forma muy distinta a este enojoso mirar la substancia humana, comprendía Aristóteles y tras él Santo Tomás la misión del cuerpo en las funciones dela cultura. Una curiosa página se encuentra en la
 Moral a Eudeno
del filósofo griego, en que muestrala distancia en el ejercicio de los sentidos que va delhombre al animal: "En cuanto a las otras sensaciones agradables, escribe, los animales son casi insensibles respecto de ellas por ejemplo, no gozan ni dela armonía de los sonidos, ni de la belleza de las formas. No hay entre ellos uno que goce al contemplarlas cosas bellas o al oír sonidos armoniosos, fuera dealgún caso prodigioso. Tampoco se advierte en ellosque gocen con los buenos o malos olores, a pesar deque los animales en general tienen la sensibilidadmás delicada que los hombres. Además, debe observarse que no experimentan placer sino con aquellosolores que atraen indirectamente y no por sí mismos;y cuando digo por sí mismos me refiero a los oloresle que gozamos por otro motivo que por la esperan-za o el recuerdo que engendran. Por ejemplo el olorle los alimentos que se pueden comer o beber no nosafecta sino indirectamente. Gozamos, en efecto, con
(4)
Genealogía de la moral,
p. 293-94 (Aguilar, 1932) .
133138

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Forista liked this
Carola Om liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->