Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
12Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
ORIGEN Y DESARROLLO DE LA INDUSTRIA DEL PETR LEO EN ARGENTINA Y LATINOAMERICA

ORIGEN Y DESARROLLO DE LA INDUSTRIA DEL PETR LEO EN ARGENTINA Y LATINOAMERICA

Ratings:

4.5

(2)
|Views: 2,546 |Likes:
Published by PRENDE LA LUZ
En 1958, el gobierno del Dr. Frondizi, con la excusa del autoabastecimiento y de la falta de recursos para revertirlo, con el siempre fácil argumento de la ineficiencia de YPF, otorga innumerables contratos de concesión de exploración y explotación al capital privado extranjero.
(Continua...)
En 1958, el gobierno del Dr. Frondizi, con la excusa del autoabastecimiento y de la falta de recursos para revertirlo, con el siempre fácil argumento de la ineficiencia de YPF, otorga innumerables contratos de concesión de exploración y explotación al capital privado extranjero.
(Continua...)

More info:

Published by: PRENDE LA LUZ on Mar 23, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/18/2012

pdf

text

original

 
ORIGEN Y DESARROLLO DE LA INDUSTRIA DEL PETRÓLEO
Página 1 de 19
 
ORIGEN Y DESARROLLO DE LA INDUSTRIA DEL PETR
ÓLEO EN ARGENTINA Y
LATINOAMERICA
LA SITUACI
ÓN
EN EL PETR
ÓLEO
 
UN POCO DE HISTORIA
 El petr
óleo se conoce desde la época de la conquista española e incluso se explotaba a cielo
abierto para su utilizaci
ón funda
mentalmente en calafateo (protecci
ón de embarcaciones).
 En 1880 se intent
ó su explotación a escala comercial por varios capitalistas nacionales (entre
ellos Jorge Newbery) a fin de sustituir el kerosene procedente de Inglaterra. Este intento que sibien tuvo efectiva ejecuci
ón quedó trunco cuando los importadores, estrechamente vinculados
con los concesionarios ingleses de los ferrocarriles lograron paralizar el proyecto recurriendo ala fijaci
ón de fletes diferenciales que hacían muy costoso el transporte
del destilado desde Saltaal principal centro de consumo que era Buenos Aires.El descubrimiento comercial de 1907 en Comodoro Rivadavia, (sur de Argentina) en formasupuestamente ocasional, provoc
ó que el gobierno conservador de esa fecha decretara la
creaci
ón de un área poligonal alrededor del pozo descubridor, de manera de impedir la
explotaci
ón de esa área por el capital privado, reservándose al Estado su participación
exclusiva. Es evidente que el gobierno conoc
ía las dificultades que podría acarrearle
al pa
ís
permitir la libre competencia, a
ún en contra de sus propios principios liberales.
 Al descubrimiento de C. Rivadavia se sucedieron los de Plaza Huincul (Neuqu
én), Mendoza y
Salta, pero
éstos no fueron fortuitos, sino que se debieron a estudios prev
ios llevados a cabopor eminentes profesionales de la Direcci
ón Nacional de Geología y Minería, responsable en
ese entonces de la actividad petrolera.A partir del gobierno conservador de facto del General Uriburu, comienzan a hacer su entradalos capitales extranjeros, logrando concesiones, algunas muy importantes, en los entoncesterritorios nacionales de Chubut y Neuqu
én, se apropian además indebidamente de los
yacimientos salte
ños, no sin antes lograr el desplazamiento del gobernador que intentó poner 
l
ímites a las pretensiones de la Standard Oil Co. (SOC), quien de esa forma extendió el
yacimiento boliviano de Aguas Blancas al territorio salte
ño, atravesando la frontera.
 El gobierno de Per
ón, si bien no revierte la situación, al menos acota la actividad
y semonopoliza la exploraci
ón, explotación, transporte, refinación y comercialización del petróleo.
La creaci
ón de Gas del Estado permite al gobierno extender la utilización del gas y sus licuados
a miles de ciudadanos. Debemos rescatar que esa empresa, hoy desaparecida, fue modelo ensu g
énero y superó en eficiencia a Gaz de France, la estatal francesa del gas considerada la
m
ás importante en su tipo en el mundo y cuyo modelo de organización fue la base para la
creaci
ón de su similar argentina.
 El discutido contrato con la California Oil Co en las postrimer
ías del gobierno peronista (1954)
fue un alarmante intento por parte de esta compa
ñía no solo de acceder a los territorios de
Santa Cruz y Tierra del Fuego con fines petroleros, sino adem
ás de gozar de
privilegios deextraterritorialidad, lo que significaba la ocupaci
ón lisa y llana de una parte de nuestro territorio
por una empresa norteamericana. El Gral. Per
ón ante la oposición del público anuló las
tratativas, no sin antes sufrir el ataque de los propiciadores de este tipo de contratosacus
ándolo de traidor a la patria.
 
EL COMIENZO DEL DESPOJO
En 1958, el gobierno del Dr. Frondizi, con la excusa del autoabastecimiento y de la falta derecursos para revertirlo, con el siempre f
ácil argumento de la ine
ficiencia de YPF, otorgainnumerables contratos de concesi
ón de exploración y explotación al capital privado extranjero.
A trav
és de la explotación indiscriminada a que dio lugar este sistema, los yacimientos de
 
ORIGEN Y DESARROLLO DE LA INDUSTRIA DEL PETRÓLEO
Página 2 de 19
 Ca
ñadón Seco en Santa Cruz tuvieron el privi
legio de ser los peor explotados del pa
ís. Estas
compa
ñías no solo no descubrieron ningún yacimiento sino que en varios casos hicieron
desaparecer la informaci
ón técnica obtenida antes de retirarse de la actividad. Por su parte,
YPF debi
ó gastar sumas mill
onarias para reparar en parte el da
ño sufrido. Se logró el
autoabastecimiento pero a un costo muy elevado. Por otra parte, debemos recordar quesimult
áneamente y por efecto del Plan Larkin,(plan de cierre de ramales ferroviarios que
asesor
ó el equipo de un
experto en dise
ño de transporte ferroviario, que participó de la
reconstrucci
ón europea de post guerra, cuyo apellido era Larkin y fue contratado por el gobierno
de Frondizi) , se cerraron miles de kil
ómetros de vías férreas permitiendo de esta forma el
acceso al mercado del transporte de empresas automotores y cumplir con las exigencias de laGeneral Motors para radicarse en el pa
ís y fabricar motores para camiones y sobre todoómnibus. En esta misma fecha comienzan a aparecer las llamadas " compañías de
servicios"que reemplazan, a costos superiores, a las actividades secundarias que realizaba YPF.A trav
és de jugosos contratos por estas operaciones periféricas, muchos de ellos logrados con
la complicidad de funcionarios del gobierno de turno, logran incorporar a su patrimonioimportantes sumas con las cuales alimentan diversos negocios, entre ellos los financieros.Durante el
último gobierno peronista (1974), el sindicato único del sector,(SUPE), otrora
defensor de YPF y de la soberan
ía nacional a ultranz
a, se adue
ña prácticamente de las
decisiones internas de la empresa al imponer sin resistencias a los funcionarios del momento,todos ellos sostenidos por la voluntad del l
íder del sindicato. De esa forma los ingresos
indiscriminados de personal se convierten en rutina. Actividades no esenciales pasan a serprestados directamente por la empresa a costos exorbitantes, favoreciendo adem
ás cadenas de
corrupci
ón interna y externa.
 Con la irrupci
ón del gobierno militar en 1976, se inaugura el verdadero proceso d
e vaciamientode YPF que culmina con el gobierno que presid
ía el Dr. Menem.
 El sistema consisti
ó en implementar, tras sucesivos decretos, la privatización periférica de
numerosos servicios, el despido y la persecuci
ón de agentes que por sus antecedentes po
d
ían
ser un obst
áculo para el plan. Consecuentemente, se procede a la adjudicación directa de
importantes yacimientos en explotaci
ón sin compensación alguna. De esta manera, se procede
a favorecer los intereses de antiguas compa
ñías de servicios como BRIDA
S y PEREZCOMPANC tras la posesi
ón por concesiones que hacia el final del gobierno militar en 1983
sumaban 21. A ellos se agregaban los otorgados durante el gobierno militar de Ongan
ía a estas
mismas empresas y el adjudicado a Pan American durante la gesti
ón de Frondizi que
representaba el 50 % de la producci
ón de Chubut, además de la excepción total de impuestos
internos y externos.En 1980, por ingenuidad, se acept
ó comprar a precio internacional todo el petróleo excedente
que por encima de una curva b
ási
ca de producci
ón podían extraer los permisionarios
superficiales transformados en poderosas compa
ñías petroleras. Al precio pactado debía
agregarse luego el peaje por el uso de sus conductos y variables FOB y CIF( aranceles que sepagan por el transporte mar
ítimo de petróleo; FOB: en puerto de origen y CIF: en puerto de
arribo.) seg
ún los puntos de entrega, como si se tratara de una verdadera importación de crudo.
A
éstas de por sí desfavorables condiciones para el Tesoro Nacional, que mientras negaba
presupuesto a YPF otorgaba verdaderos privilegios a estas compa
ñías, a lo que se suma el
hecho de pagar el precio internacional no solo el excedente sino toda la producci
ón de estas
compa
ñías. A pesar de las denuncias efectuadas ante los poderes públicos éstas
 jam
ás fueron
investigadas e incluso se acept
ó renegociar los precios a partir de 1983, por supuesto hacia
arriba.A partir de la dictadura militar se hizo frecuente la aparici
ón de los contratos de perforación,
terminaci
ón y reparación de pozos, a precios
muy superiores a los costos que por igual tarearealizaba YPF e incluso con notorias deficiencias t
écnicas. Los contratos, además, favorecían
 
ORIGEN Y DESARROLLO DE LA INDUSTRIA DEL PETRÓLEO
Página 3 de 19
 notoriamente a las empresas privadas en caso de conflictos entre partes. De esta forma sesumaron otras compa
ñías
a la actividad, en muchos casos verdaderas improvisadas. La excusapara facilitar este tipo de contratos era la falta de equipos para cumplir con los planes detrabajo, otra, y muy frecuentemente utilizada, era la negativa por parte del Departamento deEstado de EE.UU. de conceder permisos de venta de equipos perforadores a YPF. Lo concreto,y esto se comprob
ó en numerosas oportunidades, era que cuando las compañías necesitaban
"hacer caja" para el cumplimiento de sus obligaciones financieras, obligaban a YPF a trav
és deórdenes emanadas de la Secretaría de Energía para agregar planes adicionales de perforación
por contrato, sistemas de "llave en mano", pozos intermedios, etc. lo que terminaba trastocandolos planes originalmente previstos provocando en YPF un exceso de producci
ón que en muchas
oportunidades, por falta de dep
ósitos adecuados se colocaba la producción en tierra con las
consecuentes p
érdidas por evaporación. Tampoco podía YPF exportar excedentes pues no se
le otorgaba el permiso correspondiente. Estos sistemas de producci
ón provocaron la pérdida de
energ
ía en muchos yacimientos e incluso la duplicación innecesaria de la extracción.
 De esta forma surgi
ó otra alternativa, la obligación de YPF de vender crudo subsidiado a las
compa
ñías refinadoras
privadas a un precio inferior a los costos de producci
ón.
 En s
íntesis, el vaciamiento de YPF durante la dictadura militar iniciada en 1976 consistió
b
ásicamente en:
 a) Endeudar externamente a YPF por un monto de 4500 millones de d
ólares, a cambio de lo
cual solo recibi
ó una parte en pesos desvalorizados.
 b) Obligar a YPF a comprar su propio petr
óleo a los concesionarios a un precio superior a sus
propios costos de extracci
ón.
 c) Subvencionar a las refinadoras privadas percibiendo por la venta del crudo un precio inferiora sus costos de producci
ón.
 d) Obligarla a privatizar sectores por los cuales debi
ó afrontar costos muy superiores a los
propios.e) Entregar yacimientos en concesi
ón pagando cánones ridículos por los gastos de exploración
y explotaci
ón e i
ncluso con todo el equipamiento en funcionamiento ( bater
ías, motores,
bombeos, tanques, etc.).f) Obligarla por decreto a no cubrir los puestos t
écnicos vacantes
 g) Como contraparte, obligarla a incluir en su planta permanente al personal de empresascerradas (caso de General Motors )h) Designar en tareas de alta conducci
ón a empresarios vinculados a compañías de la
competencia o ligados a ella.i) Mantener los salarios de sus cuadros t
écnicos lo más bajos posibles, provocando un
verdadero
éxodo de profes
ionales a las empresas privadas emergentes. j) Utilizar los medios de difusi
ón para crear en la opinión pública una imagen de YPF de
despilfarro, ineficiencia y privilegios.k) Aumentar permanentemente las retenciones a los subproductos por el fisco.l) Impedirle vender a precios rentables ( precios pol
íticos).
 m) Impedirle la compra de insumos esenciales oblig
ándola a la contratación de servicios.
 n) Impedirle por decreto a hacer propaganda de sus productos en aras de la sobriedad quedebe demostrar el Estado.
ñ) La obligación imperativa a los funcionarios a firmar contratos perjudiciales contra los
intereses de la empresa estatal.Esta " pol
ítica empresaria" como fue definida en su momento, llevó a YPF en las postrimerías
de la dictadura militar a un d
éfic
it operativo de 400 millones de d
ólares, con un patrimonio neto
negativo.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->