Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
13Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
NIETZSCHE Y EL PORVENIR DE LA EDUCACIÓN

NIETZSCHE Y EL PORVENIR DE LA EDUCACIÓN

Ratings: (0)|Views: 2,196|Likes:
Published by karmazutro

More info:

Published by: karmazutro on Dec 01, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/02/2013

pdf

text

original

 
NIETZSCHE Y EL PORVENIR DE LA EDUCACIÓNYamile Delgado de SmithResumen
Lo reflexivo, artístico y el necesario reencuentro con lo clásico como vías para superarla gran pesadez de la modernidad, de cuyos fundamentos se nutrió la educación,constituyen el fundamento de la tesis de Nietzsche sobre el porvenir de la educación entanto ella es el escenario donde es posible consolidar la libertad, la autonomía y elretorno a la reflexión en tanto permite reconectar al hombre en el arte, en el vivir, enuna búsqueda permanente con la vida, con la cultura.
Palabras claves: Nietzsche, educación, cultura.Abstract
The reflexive, artistic and necesarry encounter with the classic thing as means toovercome the great heaviness of modernity, whose principles nourished education,constitute the basis of Nietzsche's thesis on the future of education; since, it is the scenewhere it is possible to consolidate freedom, autonomy, and return to the reflection. As itallows reconnect man to art, to living in a permanent search for life and culture.
Key words: Nietzsche, education, culture.1.- Fundamentaciones previas
La realidad como espacio conformado por la voluntad de poder -energía vital-,encuentra su fundamento en un eterno retorno, en un devenir que se repite a sí mismo,producto de la existencia de elementos finitos, consustanciadores de la vida.La vida entonces, se convierte en el valor supremo, fundadora de los demás valores. Laracionalidad, con la cual se ha querido "interpretar" el sentido de la vida, deviene de unasuerte de artificios éticos, recreadores de imágenes y acciones resignadoras, culposas yenmarcadoras de un conjunto de principios rectores y organizadores de la vida social.La cultura formalizada, se convierte de esta manera, en el instrumento formador delorden social que legitima las acciones y justifica su verdad, haciendo inevitable la cargade lo moral, estructurada sobre la base de códigos cuya valoración y praxis garantizaríanla felicidad y la salvación.Frente a este orden modernizador, donde lo cultural es utilitario, revelador de la miseriahumana Nietzsche irrumpe, cuestiona y recupera para el hombre, su espacio vital, lavida, lo cultural... ¡me refiero a la vida!, lo natural conformadora de un espíritu que setransmuta, valora su existencia, y se libera de las ataduras de las verdades construidaspor la acción del poder, que creo, desarrolló acciones contranatura para hacer prevalecersu acción, como natural y existencial.Sólo en la debilidad del hombre en su ser de vida, que implica debilidad en su poderíovital, le lleva a abandonarse en la construcción representativa de lo moral, aferrarse enel mundo de las cosas, alienando su voluntad, a los designios de otros (La religión, elEstado, la organización).Esta acción de lo social, en el conjunto de representaciones, está revestida de accionesde poder, de autoridad y por consiguiente reproductoras de una suerte de "moral
 
colectiva" universal, que ubica al hombre al servicio de una divinidad redentora, de unEstado supremo, de una praxis organizacional, igualmente construida sobre espacioséticos develadores de las relaciones de poder.El orden social dominante modernizante, reconvierte los espacios de libertad, deautonomía, en espacios de subordinación, reproduciendo la ética valorativa, su conceptode orden a través de sus instituciones básicas.El proceso dialéctico implícito en los dilemas de acción, la lucha permanente de losdiscernimientos, de la construcción de su realidad, nos lleva a la formulación clásica dela pregunta acerca de lo bueno y lo malo, de la felicidad, que Nietzsche, en el aforismo2, El Anticristo responde: ¿Qué es lo bueno? Todo lo que eleva al sentimiento de poder,la voluntad de poder, el poder mismo en el hombre. ¿Qué es malo? Todo lo que procedede la debilidad. ¿Qué es la felicidad? El sentimiento de que el poder crece, de que unaresistencia queda superada. No apaciguamiento, sino más poder; no paz ante todo sinoguerra; no virtud, sino vigor.Se trata entonces de una lucha distante del ser de vida, de lo natural, en tanto no permiteel proceso de metamorfosis del espíritu, planteado en Zaratustra; antes por el contrarioconvierte lo cotidiano, en acto de purificación, sometido a los preceptos de la divinidad,construida sobre la base del sistema de intereses. En el fondo, la necesidad detransvalorizar lo ético, superar el ser cosificado, maltratado y débil, por el reencuentroen lo natural del ser, para vivir en plenitud vital, comienza a convertirse en el retorno alo natural, superando lo "plástico cultural", institucionalizado en un acto dereafirmación del individuo, que junto a los valores naturales, comienza a construir surealidad plena, su autonomía y su libertad.En términos históricos, suponer una superación de la modernidad, por razones químicasa argumentos reconstructivos de una realidad inspiradas en la voluntad de poder, en lonatural, implica en cierta forma, reconocer un eterno retorno, sobre la base de lavoluntad de verdad, desmistificadora de los actos elocuentes de una retórica inducida ymantenida. Se trata, de una química que transforma y permite analizar el sentido real dela historia.Nietzsche en el aforismo 1 (De las cosas primeras y ultimas), Humano, demasiadohumano, refiere que los problemas filosóficos vuelven a presentar hoy en casi todas lasobras la misma forma que hace dos mil años: ¿ Cómo una cosa puede nacer de sucontraria, por ejemplo, lo racional de lo irracional, lo vivo de lo muerto, la lógica delilogismo, la contemplación desinteresada del desear ávido, el vivir para el prójimo delegoísmo, la verdad del error?. La filosofía metafísica se las arregló hasta hoy para orillaresta dificultad negando que lo uno naciese de lo otro y admitiendo para las cosas devalor superior un origen milagroso, la salida del núcleo y de la esencia de la "cosa ensi"....... La filosofía histórica por el contrario, que no se puede concebir en modo algunoseparada de la ciencia natural, el más reciente de todos los métodos filosóficos,descubre en algunos casos particulares que no hay contrarios, excepto en la exageraciónhabitual de la concepción popular o metafísica.... Todo aquello de que tenemosnecesidad, y que puede sernos dado por primera vez, gracias al nivel actual de lasciencias particulares, es una química de las representaciones y de los sentimientosmorales, religiosos, estéticos, así como de todas esas emociones que sentimos en lasgrandes y pequeñas relaciones de la civilización y de la sociedad, incluso en elaislamiento.Orden y progreso, aparecen como los conceptos claves sobre los cuales se construye lamodernidad, donde la centralidad social, se argumenta alrededor del trabajo y loscolectivos sociales surgidos a partir de éste. El propio concepto de trabajo, estructuradosobre la base del castigo, constituye en si una representación, argumentada y sostenida
 
en el trabajo, cuyos rasgos y determinaciones son fortalecidas en el discurso y en lapraxis como una acción derivada de las necesidades, adscribiéndole elementosculturales devenidos de las construcciones formalizadas y normadas en la sociedad.En este orden de ideas, las verdades mantenidas se desvanecen, el Dios muerto de la"Ciencia Jovial" continua merodeando la reconstrucción de las nuevas formas deverdad, de vida, de cultura. La idea de la superación está implícita en el discurso y enlas percepciones de Nietzsche, acerca de la modernidad, y la invitación a la creación deuna filosofía de la mañana, que al despertar a los virtuosos, que han "evaluado" suacción del día y duermen en la "paz de la conciencia" permitan una visión refinada yoportuna del nuevo hombre. En el aforismo 2 (acerca del hombre superior) de la obraAsí hablaba Zaratustra, encontramos lo siguiente... ¡Ante Dios!... ¡Pero ahora ese Diosha muerto! Hombres superiores: vuestro mayor peligro ha sido ese Dios. Habéisresucitado desde que él yace en la tumba. Solamente ahora vuelve el gran mediodía.¿Ahora el hombre superior llega a hacerse amo? ¿ Habéis comprendido estas palabras,hermanos míos? Estáis asustados, ¿Se apodera el vértigo de vuestros corazones? ¿Seabre aquí el abismo para vosotros? ¿Ladra contra vosotros el perro del infierno? ¡Puesbien! ¡Vamos! Solamente ahora va a partir la montaña del porvenir humano. Dios hamuerto: ahora queremos nosotros que viva el superhombre.La superación de la modernidad, supone la aceptación de la finitud, para entender que elhombre es dueño de su destino y se libera de la desesperación, del pecado, de la falsailusión devenida del progreso, de las resignaciones y de los principios societalesconstruidos por lo racional.
2.- Nietzsche y el Porvenir de la Educación
Por definición podríamos aceptar la generosa idea de que la institución universitaria esespacio de cultura, en tanto facilita, libera y conduce los procesos de consolidación de lalibertad, la autonomía y el retorno a la reflexión, en tanto hace de la filosofía, de lainiciación en el arte y la búsqueda de lo clásico unos instrumentos que reconectan alhombre con el vivir, con su ser. Sin embargo, al decir de Nietzsche, ¿ Qué ha pasado enla Universidad, paradigma de cultura que ha devenido en una suerte de "militante"activo de la modernidad, donde se desecha lo auto afirmante y cultural por unaformalización del saber, generando expectativas, vinculadas al estado de necesidad y noal trabajo noble, del reencuentro, del pensamiento con los elementos nobles de un nuevoespacio de dignificación de la discusión y el acercamiento a lo importante devenido delmundo de vida, del reencuentro con lo armónico y natural?Es de notar, que éstas formulaciones generales, constituyen el hilo conductor de undialogo socrático, en el encanto J: un bosque teniendo, como escenario al final delcamino al río Rin, que le permite a Nietzsche con la "ayuda" de un filósofo deconstruirlos espacios educativos, para intentar observar con los elementos de la praxisacadémica, si efectivamente las instituciones educativas son verdaderasrepresentaciones de la cultura, sobre cuyos hombros, recae la tarea de la formación delhombre (Sobre el porvenir de las instituciones educativas. Cinco conferencias).La discusión sobre el tapete, adquiere para el caso de las instituciones de educaciónsuperior, un valor extraordinario, por cuanto desde una visión separada de la concepciónmoderna, como la ofrece Nietzsche, es posible ubicar en el centro de la discusión lo quepodríamos denominar los aspectos claves de la transformación, que no es otra cosa quefortalecer el compromiso de las instituciones universitarias con lo cultural, y de éstacomo instancia conformadora de una nueva ciudadanía, que desmitificando loestandarizado, escolarizado, prevea el reencuentro de lo académico como una instancia

Activity (13)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Daniel Gutierrez liked this
Mariano García liked this
Vale Garay liked this
Cher Isse liked this
Antonio Flores liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->