Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
FRIEDRICH NIETZSCHE: DE LA POÉTICA DE LA VIDA A LA POÉTICA DEL ARTE

FRIEDRICH NIETZSCHE: DE LA POÉTICA DE LA VIDA A LA POÉTICA DEL ARTE

Ratings: (0)|Views: 292|Likes:
Published by karmazutro

More info:

Published by: karmazutro on Dec 01, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/09/2011

pdf

text

original

 
FRIEDRICH NIETZSCHE: DE LA POÉTICA DE LA VIDA A LA POÉTICADEL ARTEMaría Consuelo Suárez de BianchiResumen
Dentro de la diversidad de aspectos que Nietzsche aborda en su vasta obra, la vida y elarte ocupan un lugar especial. La constante reiteración en sus textos así lo confirman.De allí, el interés de indagar en este motivo, de descifrar la manera particular deabordarlos, su postura, su pensamiento a fin de configurar, a partir de ellos, una poéticade la vida, una poética del arte. Centraremos la investigación en tres textosfundamentales: El Origen de la Tragedia (1872), Humano Humano, Demasiado (1878)y Hecce Homo (1908).
Palabras claves: Arte, poesía, vida.Abstract
Within the diversity of aspects that Nietzsche approaches in its vast work, life and arttakes up a special place. The constant reiteration in his texts confirms it. Because of theinterest in investigating its reason, of figuring out the particular way of approachingthem, its attitude, his thought in order to form, from them, a poetic one of life, a poeticone of the art. We will center the investigatinn in three fundamental texts: The Origin of the Tragedy (1872), Human, Human, Too much (1878) and Hecce Homo (1908)
Key words: art, poetry, life
Los textos de Friedrich Nietzsche son una invitación a la reflexión. La provocación unaconstante, el cuestionamiento, ineludible. Abrir las páginas de cualquiera de sus textoses adentrarnos en una aventura intelectual en la cual la interrogación forma parte de lalectura. La diversidad de aspectos que ofrece al lector, supone una multiplicidad deideas a confrontar. Difícil resulta no discrepar. Más difícil todavía enumerar lasinquietudes que sus textos suelen suscitar.Su obra, inclasificable al igual que su autor, zigzaguea de la filosofía, a la poesía, de lapoesía a la estética, de la estética a la política, de la política a la moral y así, sucesiva yfragmentariamente. Pensador riguroso anticonvencional, no formula una doctrinaestructurada, pero cada uno de sus textos, supone una posición crítica en relación con supropia época.Para él, el orden y los valores de la burguesía son sinónimos de mediocridad, la culturaes una farsa, el cristianismo, doctrina de débiles que nos llena de culpas y nos haenseñado a "despreciar los instintos más fundamentales de la vida". (Niezstche. EcceHomo. p.156.)Ve en los valores de la tradición el origen de la decadencia del mundo moderno, de allí su crítica corrosiva y la necesidad de un cambio. Cambio que se anuncia con elZaratustra al presentar al Superhombre como el hombre nuevo, el que asume la voluntadde poder, el que surge de la destrucción de los valores caducos, el ideal; comenzando unnuevo ciclo en el eterno retorno.El eterno retorno de lo mismo, la repetición de la sucesión cíclica, resultado del desgastede las fuerzas creadoras, junto con la voluntad de poder como esencia de lo real, del ser,como determinación encaminada hacia el poder actuante, la muerte de Dios y el
 
Superhombre constituyen entre otras, la médula del pensamiento nietzscheano enoposición al pensamiento imperante de su tiempo.Con estos planteamientos, Nietzsche hace del hombre una afirmación. El mundo es undevenir, nada es eterno e inmutable, pero el hombre ha de arrojarse en ese devenir, noevadirse.La vida no es más que un aspecto concreto de la voluntad de poder. Muerto Dios, laesperanza en una vida ultraterrena también muere. Debe el hombre volverse a la tierra, asu vida, asumir la voluntad de poder.La vida es para Nietzsche motivo de constante reflexión. Desde su texto inicial ElOrigen de la Tragedia (1872), éste es uno de los aspectos más reiterados en su vastaobra. Con gran asiduidad, en el tono fragmentario que caracteriza su estilo, a manera deritornelo, Nietzsche vuelve al tema, ampliándolo, redimensionándolo. Con cadaaforismo la vida cobra vida en sus libros. Desde la amplitud con que es contempladapudiera decirse que en sus textos en forma dispersa, diseminada, se encuentra unapoética de la vida.Al hablar de poética no nos referimos a normas construidas por una escuela literaria oreglas prácticas cuyo empleo es obligatorio, sino más bien al " Peculiar modo creativode un autor" a las "Peculiaridades constructivas y temáticas de un género ". (Platas Ana.2000. p.663). De lo que se trata entonces, es de descifrar esa manera particular que tieneNietzsche de tratar la vida, conocer su postura, acercarnos a su pensamiento.En El Origen de la Tragedia al señalar que el cristianismo impone una moral hostil a lavida que hace verla como algo indigno de ser apetecido, fija su posición, al indicar quesu libro se levanta como un instinto defensor de la vida, y declararse inventor de unanueva doctrina: 1 a Dionisíaca.La muerte, sin embargo, no está exenta de la vida, "debemos darnos cuenta que todo loque nace tiene que estar dispuesto a un ocaso doloroso". (p.146). Morir no esdesaparecer, es sumergirse en el origen. Es un constante devenir. La vida es el comienzode la muerte y la muerte es el comienzo de una nueva vida.Ya estamos en presencia de una dimensión nueva de la vida, no sólo por su oposición alcristianismo, sino por la posibilidad de integrar la muerte a la vida de una maneranatural, sin dramatismo. En última instancia, el dramatismo estaría en el reconocimientode esa dualidad como rasgo esencial del hombre: somos vida y por lo tanto muerte.Con este texto Nitzsche se abre a una filosofía vitalista, a la cual acudiráconstantemente; sin embargo, se podría afirmar que es en su libro posterior Humano,Demasiado Humano (1878) donde desarrolla con amplitud el tema. Dedica esta obra alos "espíritus libres", " los compañeros y fantasmas con los que se bromea y se ríe,cuando se tiene ganas de bromear y de reir, y a quienes se envía al diablo cuando seponen cargantes" (Humano, Demasiado Humano. Prefacio. P.589) y al hacerlo, la tildade "libro de desaliento y entusiasmo", no obstante esta apreciación, el texto resultasumamente alentador si se considera que Nietzsche, al reflexionar constantemente sobreel hombre, su naturaleza, el amor, la moral etc., no hace más que invitarnos a recorrerese inmenso espacio que existe entre lo que somos y lo que creemos ser. Entre la vida yla apariencia de la vida.En cada una de las diversas secciones que componen el texto, a través del aforismo ydel fragmento, Nietzsche, aborda una variedad de aspectos que vistos en conjuntopodrían conformar una suerte de decálogo o manifiesto sobre como vivir mejor, ya quecomo él lo señala " hay una ciencia, ciencia de vivir, para administrarse a sí mismo, pormucho tiempo, la salud a pequeñas dosis". (p. 592 ).La mentira, la sed de venganza, el desprecio, la moral, el cristianismo, la injusticia, elamor, la libertad, el lenguaje, el arte, la vida, la muerte, son sólo algunos de los aspectos
 
sobre los cuales él centra su reflexión. La crítica, no está exenta por supuesto y esprecisamente de allí, de donde proviene su sabiduría y su enseñanza. No dice cómodebemos hacer las cosas, pero al cuestionar y criticar la forma general y común dehacerlo, vale decir, la establecida y aceptada por la sociedad, nos hace pensar en lavalidez de lo que hacemos y algo aún mejor ¿cómo hacerlo?.Al aludir a una serie de elementos que suelen ser perjudiciales para el hombre, alcriticarlos no hace más que reafirmar la vida. A lo que se aspira entonces, es areencontrarnos con ella de la manera más sencilla y reconfortante, a fin de cuentas paraél "la vida es ligera ". (Ecce Homo. P.75). En esa aspiración a una vida más serena, másrelajada, más natural, se observa algo de misticismo, entendido no como religiosidadsino como espiritualidad.Desde su primer texto vida y muerte forman una unidad, Humano, Demasiado Humanono escapa a ésto. Si bien es cierto que la exaltación de la vida constituye el eje centraldel texto, la muerte como unidad indisoluble de ésta, también se hace presente, pero vacobrando matices diferentes.Establece si se quiere, diferencias en las formas de morir y de acuerdo a ello, tienen unavaloración y un sentido diferente. Así, la muerte por ejecución es más repugnante queun asesinato (De las cosas Primeras y últimas. Aforismo n4 7o.P. 640 ), el suicidio es,en un anciano decidido, una forma más digna de dar término a sus días que una vidallena de enfermedades. (De las cosas Primeras y Ultimas. Aforismo n° 80. P.643 ) o enel tono lírico que caracteriza a algunos de sus aforismos como en el n4 68, aforismo decierre del texto, intitulado El viajero, la muerte es presentada metafóricamente. La vidaes vista como un viaje en el cual, en su andar un día el viajero no encontrará las puertasde su ciudad abierta y " tal vez entonces la noche espantosa descienda sobre él como unsegundo desierto sobre el desierto, y su corazón se sentirá cansado de viajar." (p.863),para ese entonces, cuando sea la muerte quien abra nuestra puerta " Hay que abandonarla vida, como Ulises abandonó a Nausicaa: con más gratitud que amor". (Más Allá delBien y del Mal. Aforismo n2 98. p. 459 )Coincidencial o paradójicamente en su texto final, Hecce Homo (1908), Nietzsche a loscuarenta y cuatro años de edad y según los críticos enajenado, vuelve al punto de inicio.Mediante la autocrítica al contemplar su obra, la vida como tema se retoma y se amplía.Al igual que en Humano, Demasiado Humano habla de los sentimientos de venganza,del odio, del resentimiento como "venenos", como elementos perjudiciales para la vidadel hombre en tanto que "ocasionan un rápido desgaste de energía nerviosa, un aumentomorboso de secreciones perjudiciales, de bilis en el estómago por ejemplo" (P.49).En esta autocrítica redimensiona la vida al presentarnos, ahora, una serie de ideas queapuntan a una higiene de ésta, que más allá de lo espiritual, toca aspectos como laalimentación, las bebidas, el lugar, el clima y hasta las diversiones; en sus palabras, toca" las cosas pequeñas es, decir, las cuestiones fundamentales de la propia vida" (p.74)A partir de sus experiencias, establece una relación entre estos elementos y elcomportamiento humano, que no por interesante deja de ser un poco ligero y hastagracioso algunas veces. Es el caso del café, cuando nos dice que no se debe tomarporque oscurece las ideas o cuando al hablar de los hábitos alimenticios de losalemanes, señala que el espíritu alemán es fruto de una indigestión. ¿Humor, ligereza,locura? No importa.Lo importante en todo caso es que en las condiciones en que haya sido, Nietzsche haretomado la vida y al hacerlo, ha completado su poética; nuevamente ha exaltado lavida, la ha redimensionado. Se ha afirmado como vitalista, tal vez en el momento menosindicado. ¿Es esto una contradicción? A lo mejor no.

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
jasial liked this
naialive liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->