Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Una Gramatica Glandular

Una Gramatica Glandular

Ratings: (0)|Views: 8|Likes:

¿Han oído alguna vez que el verbo es controlado por la hipófisis? ¿Que al decir “Yo”, vibra la epífisis? ¿Que toda interjección produce adrenalina generada por las suprarrenales y que puede ocurrir, también, lo contrario, incluso con los adverbios? ¿Que los adjetivos son controlados por el páncreas?
¿Que las gónadas generan la necesidad de uso sintagmático y paradigmático de las conjunciones? ¿Que las preposiciones tienen que ver con el timo? ¿Y que todos los substantivos son resultados lingüísticos de los procesos glandulares de la tiroides?


¿Han oído alguna vez que el verbo es controlado por la hipófisis? ¿Que al decir “Yo”, vibra la epífisis? ¿Que toda interjección produce adrenalina generada por las suprarrenales y que puede ocurrir, también, lo contrario, incluso con los adverbios? ¿Que los adjetivos son controlados por el páncreas?
¿Que las gónadas generan la necesidad de uso sintagmático y paradigmático de las conjunciones? ¿Que las preposiciones tienen que ver con el timo? ¿Y que todos los substantivos son resultados lingüísticos de los procesos glandulares de la tiroides?

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Daniel Medvedov - ELKENOS ABE on Aug 15, 2014
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/15/2014

pdf

text

original

 
 Daniel Medvedov
LA SINTAXIS GLANDULAR
PRONOMBRE
EPÍFISIS
 
VERBO
HIPÓFISIS
 ARTÍCULO
PARATIROIDES
SUSTANTIVO
TIROIDES
 
PREPOSICIÓN
 
TIMO
 
ADJETIVO
PÁNCREAS
 
ADVERBIO
SUPRARRENALES
INTERJECCIÓN
CONJUNCIÓN
GÓNADAS
 
 MADRID 2009
 
 ¿Han oído alguna vez que el verbo es controlado por la hipófisis? ¿Que al decir “Yo”, vibra la epífisis? ¿Que toda interjección produce adrenalina generada por las suprarrenales  y que puede ocurrir, también, lo contrario, incluso con los adverbios? ¿Que los adjetivos son controlados por el páncreas? ¿Que las gónadas generan la necesidad de uso sintagmático y  paradigmático de las conjunciones? ¿Que las preposiciones tienen que ver con el timo? ¿Y que todos los substantivos son resultados lingüísticos de los procesos glandulares de la tiroides? Suena curioso, pero no es una broma literaria. Aunque anecdótico, el presente texto explica a cualquiera que pueda estar interesado en estas materias, las inferencias que han llevado a la conclusión del título. Antes de ir al laboratorio, por cierto, lugar de los laboratoristas, hay que estar bastante tiempo en el oratorio de si mismo.  Las diferencias entre las lenguas naturales se presentan como variantes derivadas de la complejidad de los procesos  glandulares, hormonales, metabólicos y por ende, fisiológicos. Si analizamos en detalle los dominios fisiológicos de las  glándulas endocrinas descubriremos que hay una extensa y  profunda analogía entre el lenguaje y los procesos endocrinos.  Durante mi práctica clínica, como médico de medicina del deporte (desde 1979 soy miembro Correspondiente de la Sociedad Médica de Cirugía de la Mano, de Venezuela, Miembro de la Alliance Medicale Internationale de París, y Consejero de  Honor (1981) del Instituto de Medicina China de Taipei, China), he observado trastornos de lenguaje en niños y personas adultas  y mayores que tenían ciertos problemas relacionados con las  glándulas endocrinas.  No hay nada extraño en la aseveración que asigna a las  glándulas endocrinas un nexo estrecho con el mundo de la  sintaxis gramatical.
 
  Además, hay una estrecha relación entre el código genético  y el código lingüístico, tanto en el número de operadores que codifican la información – sesenta y cuatro
codones
 genéticos y  sesenta y cuatro
odones
lingüísticos – como en la designación real de las bases nitrogenadas, que actualmente poseen nombres arbitrarios, A de adenina, T de thymina, G de guanina, C de citosina y U de uracilo.
El nombre real de las bases empalma con las cinco vocales cardinales, A, E, I, O, U (en honor a la simplicidad he omitido tanto la descripción fonológica - /a/, /e/, /i/, /o/, /u/ - como la fonética - [a ], [e], [i], [o], [u]). Las vocales son de naturaleza alcalina y las consonantes generan un aumento de la acidez en la saliva. Para sostener el equilibrio
base-ácido
 del
pH
en la saliva, y de hecho en el organismo entero, cada vocal tiene una consonante correspondiente - M, G, L, D, B - respectivamente. Esta discusión es motivo de una teoría genética y  bioquímica del lenguaje, publicada por el que escribe, en 1984, y  presentada en las Jornadas de Investigación de la Universidad Central de Venezuela, universidad donde he sido profesor por más de diez años y en cuya Escuela de Medicina he estudiado. Temo que, a pesar de que detesto hacerlo, debo agregar estas informaciones, como por ejemplo el hecho de haber sido doctorando de la Universitat Pompeu Fabra en Barcelona, desde 2001 hasta 2004, para cerrar la boca a los que osan preguntarse si tengo algo que decir en tales materias. Los detalles de los estudios son irrelevantes, y a la larga no interesan a nadie, pero es bueno insistir en el hecho de que la visión genética y biológica del lenguaje no es un tema nuevo en la lingüística, aunque suene algo extravagante. Sin el Código Universal de las Lenguas, hoy día no se puede avanzar tecnológicamente hasta el estado insinuado por el ordenador
HAL
 de la Odisea Espacial 2001. Actualmente, nuestros ordenadores y la lingüística misma se encuentran en una zona de ignorancia equivalente a la época medieval de las sangrías médicas.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->