Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
79Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
DERECHO PENAL Y CONTROL SOCIAL

DERECHO PENAL Y CONTROL SOCIAL

Ratings:

4.8

(10)
|Views: 23,176 |Likes:
Published by caryna

More info:

Published by: caryna on Apr 11, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/08/2013

pdf

text

original

 
 1 
DERECHO PENAL Y CONTROL SOCIAL
1
Con especial referencia a la sociedad colombiana 
Hoover Wadith Ruiz Rengifo 
.
1.
El derecho penal como mecanismo de control 
.
El derecho penal expresa de modo más intenso que otras materias jurídicas la soberanía nacional, soberanía a la que sólo se renuncia condisgusto, aunque esta renuncia sea meramente parcial, y de estemodo—al menos en amplios sectores—el derecho penal se presentacomo un derecho político
3
. Desde este cariz, es unánime el criterio queel fenómeno criminal no es algo puramente individual o social sino enprimer lugar como una construcción desde el control
4
. Es aquí dondecobra importancia el avance de la Criminología crítica
5
en cuanto al
1
Este trabajo aparecerá publicado en el libro Homenaje al Profesor Alessandro Baratta quecoordina la Universidad de Salamanca-CISE.
2
Abogado. Especialista en Derecho Penal. Ha publicado los siguientes trabajos:
Equitipicidad, culpabilidad, Preterintención y subrogados penales”, “Control de legalidad de las medidas de aseguramiento, Detención domiciliaria, Testaferrato, y auxiliares en la Litis”,“El anónimo como forma ilegal de activar la jurisdicción penal”, “Sobre la exaltación del deber de probidad funcionarial como bien jurídico en el delito de peculado a costa del garantismo penal. En el libro Criminalidad organizada y delincuencia económica, Estudios Homenaje al profesor Herney Hoyos Garcés 
”. Ha realizado estudios de investigación en: el
Max Planck 
 
Institut Fur Auslandisches und internacionales Strafrecht 
de la ciudadalemana de Friburgo de Brisgovia, en el Istituto Giuridico “Antonio Cicu” del`Universitàdi Bologna, y en la Università degli Studi di Modena e Regio Emilia (Italia); Doctorando-Universidad de Salamanca_ España.
3
TIEDEMAN, Klaus. La armonización del derecho penal en los estados miembros de laUnión europea. Traducción de Manuel Cancio Meliá. Cuadernos de conferencias yartículos No. 17. Universidad Externado de Colombia. Centro de Investigaciones deDerecho penal y filosofía del derecho. 1999. p. 7. La misma idea del autor alemán en
L`europeizzazione del diritto penale 
en Rivi. It. di Diri. , e Proc., pen., nuova serie-annoXLI, Milano, 1998, p. 3, traducción a cargo de Anna Valentina Bernardi, y en pagina 8 elautor alemán reclama la peculiar forma de integración <sectorial> derivada del Estatutode Roma (15 de junio-17 de julio 1998) institutivo de una jurisdicción internacionalpermanente, la Corte Penal Internacional. En este sentido, anota TOMAS Y VALIENTE,Francisco.
El derecho penal de la monarquía absoluta (siglos XVI, XVII y XVIII).
Tecnos.2ª.edición 1992. p. 24: quien califica de normal característica de todo derecho penalconsistente en ser reflejo de la estructura sociopolítica de una época y pieza activapara la conservación de la misma”.
4
Puede verse a BUSTOS RAMÍREZ, Juan.
Control social y sistema penal 
, PPU. 1987 en elprólogo.
5
Aunque desde finales de los años ochenta se dice que la criminología crítica se havenido en crisis, pues la visión del delito como violación de derechos humanos es uncambio radical de esta línea de pensamiento. Cfr. SILVA SÁNCHEZ, Jesús María.
Lexpansión del derecho penal. Aspectos de 
 
la política criminal en las sociedades post industriales.
Segunda edición, revisada y ampliada. 2001. notas de pie página 150. Laconcepción de crisis se cimenta fundamentalmente en el hecho que la criminología deizquierda considera que la lucha de clases entre los ricos y pobres es la fuente de tododelito en las sociedades capitalistas como las nuestras, pero este modelo tradicional deconcepción ha sido cambiado como consecuencia de movimientos feministas,asociaciones ecologistas, asociaciones antidiscriminatorias, en general ONG en contrade violaciones de derechos humanos en nuestras sociedades. El inconveniente es comoadvierte SILVA que “en este punto no parece prestarse demasiada atención al hecho deque tales demandas de criminalización, por cierto, en buena medida atendidas, resultaninadecuadas, vulneratorias de principios generales del Derecho Penal (así, las que serefieren a la criminalización de la pura expresión de ideas) o incluso contraproducentes.Es significativo que se subraye incluso la contribución que la criminología crítica—
 
 2 
cambio de paradigma 
al postular en reestructurar la sociedad más quereinsertar en ella al individuo, esto es, de su objeto etiológico (elparadigma etiológico entendido como la búsqueda de las causasindividuales del comportamiento criminal
6
, ha fracasado como
antes abanderada del abolicionismo—ha presentado a los nuevos procesos decriminalización”. Sobre la contribución del feminismo: control social y constitución deun sujeto de género, puede verse a MELOSI, Darío.
Statu, controllo sociale, devianza.
Teorie criminologiche e società tra Europa e Statu Uniti. Ed
itori Paravia Bruno Mondadori,2002. Milano,
--traducción libre del autor—pp. 207-212: “También el tema de la condiciónfemenina y de una dimensión de género comenzaron en este período a hacer ingreso alinterior del debate criminológico. Al inicio se puso el proceso de introducir la mujer al mundolaboral y del mundo masculino en general, a veces como consecuencia del aumento de lapresencia femenina también en el contexto penal, una hipótesis perseguida con fuerza deRita Simón (1975) y Freda Adler (1975) en los años setenta. Un estudio de carácter empíricotiene demostrado, sin embargo, que el fenómeno, no parece haber tenido lugar, cuantomenos su largo periodo (Feeley e Little, 1991). Bajo la influencia de la literatura de origenfeminista se ha destacado la importancia de un sistema de dominación `patriarcal`, bien elsentido de un ocultalmiento de la forma de comportamiento criminal que tiene como víctima lamujer, bien en el intento de perpetuar un sistema de control social y por lo tanto dedesviación en gran parte relegado al ámbito doméstico o de cualquier manera pre-penal. Larelevancia de la presencia femenina sería por consiguiente socialmente oscura desde elpunto de vista del proceso, bien de victimización bien de criminalización (Daly e Chesney-Lind, 1988)”. En otro giro distinto al de petición de punición, sino más bien de igualdad, comouno de los temas cruciales en la relación sexo y poder a la que se ha visto sometida ladenominada crisis de la política contemporánea, en tanto en cuanto, todos los movimientofeminista de hoy luchan por el reparto de poder entre varones y mujeres, al constatarse quela democracia es patriarcal, en contra de la búsqueda de una democracia más representativay legítima. ROSA COBO, afirma que el feminismo cuestiona la legitimidad de una democraciaen la que la mayoría de sus instituciones representativas excluye a las mujeres, nolegalmente pero sí de hecho. Por eso afirma que el debate crucial del feminismo del siglo XXy XXI es el de la paridad, llegando a afirmar, por todo esto, que el feminismo es una de lasmanifestaciones más significativas de la reflexividad de la modernidad. Vid. COBO, Rosa.
Democracia paritaria y sujeto político feminista.
En “el derecho de una democraciacosmopolita. Anales de la cátedra de Francisco Suárez (acfs) no. 36, 2002. Universidad deGranada, p, 30 y 34. Quedó consignado en el X Curso de Cuestiones Actuales deCriminología-Perspectivas del delito, organizado por Ciencias de la Seguridad CISE de laUniversidad de Salamanca entre los días 21 de marzo hasta el 12 de abril de 2003, que eltérmino “violencia de género” hace alusión a la violencia que soportan las mujeres por partede los hombres y se dice que el concepto se construyó sobre el trabajo que en 1935 realizóMargaret “
Sex and Temperament in the Three Primitive Societies 
”, aunque fue a partir de1968 cuando la tradición feminista Norteamericana comenzó a utilizar la diferenciación entresexo y género, partiendo así de la Gender Theory. En este sentido ha quedado consignado enla Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Beijing del 4 al 15 de septiembrede 1995 en donde se fijan las estrategias y medidas prácticas Modelo para la eliminación dela violencia contra la mujer en el campo de la prevención del delito y la justicia penal, cuyo“objeto es disuadir y sancionar a los responsables de la violencia contra la mujer en todassus formas e incorporar una perspectiva de género en las políticas y programas de justiciapenal”. Sobre esto, señala PONTI que los extremismo maximalistas de izquierda de lacriminología critica tienen hoy, solamente un valor histórico; reconoce, eso si, que lacriminología critica fue el filón mas radical de la sociología criminal surgida entre los años 70y 80, y dice que fue una escuela que por la Criminología del disenso representó la expresiónmas extremista: en una perspectiva ideológica rígidamente marxista, en la que la criminalidadviene intensa no como hecho social sino como hecho político. Señala este autor que el méritode esta escuela es haber dado impulso a un movimiento para la descarcelación y lahumanización de la pena, que deberá mas tarde traducirse en programas reformistas másrealísticos de reduccionismo de la pena carcelaria., Cfr. PONTI, Gianluigi.
Compendio di Criminología. Quarta edizione.
Rafaelo Cortina editore, Milano, 1999., pp. 171-174.
6
Desde que en 1857 apareció el término “Criminología” en la revista inglesa
Saturday Review 
(aunque la utilización del término se ha atribuido tradicionalmente alantropólogo francés Topinard), e incluso, desde los orígenes de las ciencias humanas,el hombre ha estado empeñado en la búsqueda de las causas del delito, hasta los añossetenta, en donde se produce su verdadera revolución teórica, debido al cambio deparadigma que hemos mencionado arriba, esto es, del etiológico al del control. Sobreesto, VARONA MARTINEZ, Gema.
La mediación reparadora como estrategia de control social. Una perspectiva criminológica.
Estudios de Derecho Penal, dirigidos por Carlos
 
 3 
explicación de la criminalidad en general) pasa al estudio del controlsocial con su mejor forma el derecho penal, que por cierto es la mismadogmática la que confirma este cambio de paradigma al reconocer elcarácter político del delito, pero por criterios expositivos es buenoprecisar que no se trata de abandonar el objeto de estudio del delito yel delincuente (Criminología clásica), como tampoco centrarseúnicamente en el estudio de los mecanismos de control social (nuevaCriminología) que permitiría del mismo modo no estudiar los delitos, losdelincuentes y la víctima, que hoy por hoy se habla de su
redescubrimiento 
,
acentuado mayormente después del 11 deseptiembre al ocupar la atención de la política criminal de satisfacer yreparar los intereses de la víctima en lugar de la búsqueda de losefectos preventivos-generales para el autor y la Sociedad. Estaconsideración
de observación 
se dejaba venir ante la clarísima relacióndirecta entre la forma de Estado y el carácter de la pena con la que secastigan a los ciudadanos
8
, tanto es así que del concepto de pena quese tenga será la concepción del derecho penal a regir, no cabe duda. Elcrimen es parte
integral 
de nuestra sociedad, o como dice
Jeschec 
kparafraseando al profesor
Beristain 
, de modo más específico, la penaprivativa de la libertad es imprescindible por lo menos en el momentoactual; no es posible imaginar una sociedad sin crimen, es la prístinarealidad, tanto es así que el nivel cultural y la evolución de los pueblosse miden “por la naturaleza y la severidad de los castigos”
9
, pues la
María Romeo Casabona. Editorial Comares. Granada, 1998. p.5-6 en la Introducción deltexto.
7
Puede verse el trabajo de GARCIA- PABLOS, Antonio. “
La resocialización de la víctima 
:
víctima, sistema legal y política criminal” 
. En el libro Homenaje a Beristain, p. 195.Sobre el tema de la víctima, SCHNEIDER, Hans Joachim.
“La posición jurídica de la víctima del delito 
 
en el derecho y en el proceso penal 
.
Nuevos desarrollos en la Política criminal de los Estados 
 
Unidos, de la República Federal de Alemania 
,
deConsejo de Europa y de Naciones Unidas, p.
381. Asimismo RUIZ RENGIFO, HooverWadith.
El anónimo como forma ilegal de activar la 
 
 jurisdicción penal 
. Edicionesjurídicas Gustavo Ibáñez. 1999, p. 43, nota de pie de página No. 27 en donde expresa.“La temática de la victimología adquiere gran énfasis a partir de 1979 cuando se creó enMünster la Sociedad Mundial de Victimología, en la que participara BERISTAIN. En esedesarrollo no podemos dejar de nombrar al profesor GUNTHER KAISER (quien fueracodirector con Jescheck del Instituto Max Planck de derecho penal extranjero einternacional (1973), quien con sus trabajos otorga protagonismo a la víctima desde ladenuncia, pero sin menospreciar las garantías del delincuente. Pues bien, lavictimología ya es una verdadera ciencia; incluso hoy se habla de una victimo-dogmática, la idea clara de que esta crea nuevos derechos humanos”. También, puedeverse ESER, Albin.
Temas de derecho penal y procesal penal. “Sobre la exaltación del bien jurídico a costa de la víctima”,
Idemsa, editorial Moreno, Lima, Perú, septiembre de1998. y en general, hoy ya la bibliografía es abundante. MIGUEL ANGEL NÚÑEZ PAZ-FRANCISCO ALONSO PEREZA.
Nociones de Criminología.
Prólogo: Prof. Dr. AntonioBeristain. Cólex, 2002.p. 166 “El estudio sistematizado de los diferentes problemas queplantea la condición de víctima no se ha llevado a cabo hasta fecha relativamentereciente, siendo a partir de la Segunda Guerra Mundial cuando la Criminología se decidea prestar atención al segundo término del binomio delincuente-víctima, y a examinar deforma ordenada y sistemática las relaciones interdependientes entre ambos. Aunqueparezca paradójico, tanto la Criminología como el Derecho Penal han volcado susesfuerzos de forma exclusiva en el delincuente, abandonando el estudio de la víctima,que sólo ha merecido de la sociedad un sentimiento: compasión”.
8
BUSTOS RAMÍREZ, Juan. “Pena y Estado”, ob, cit, p. 53-58
9
También, DRAPKIN, Israel. Delitos y penas en su perspectiva histórica”. Modestasacotaciones a la filosofía penal., en CRIMINOLOGÍA Y DERECHO PENAL AL SERVICIODE LA PERSONA en el libro Homenaje Antonio Beristain, compilado por José Luis de laCuesta, Iñaki Dendaluze y Enrique Echeburrúa, Instituto Vasco de Criminología,

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->