Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
48Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Habermas y la ética discursiva como plantemiento filosófico de la post modernidad

Habermas y la ética discursiva como plantemiento filosófico de la post modernidad

Ratings: (0)|Views: 7,122|Likes:

More info:

Published by: Bryan Alejandro Colán Hernández on Jan 13, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/01/2013

pdf

text

original

 
Ética del discurso: el impulso comunicativo de Habermas
Desde hace ya poco menos de un siglo, la lucha por descifrar como entender lanormativa moral para una mejor convivencia social ha pasado a ser un temaimportante dentro de la delimitación de lo moderno y lo post – moderno. Estasituación que se ve en la superación de la modernidad y su racionalismorequiere de una observación rigurosa para el alcance ético y deontológico.En una lucha por lo instintivo y lo racional, habermas ve reflejada una moralcognoscitivista, desprendida de los preceptos de Kant y su ética formal. Estepresente ensayo resaltará la importancia del imperativo categórico dentro de laética del discurso como la argumentación de lo moral y la acción comunicativaque parte de la racionalidad, legado de la modernidad que se intenta superar mediante la complementacn de los significados morales de Kant y lasconjeturas hegelianas.Para Habermas, Kant es fundamental en la medida que trata de launiversalidad de la moral, esto porque, está seguro de que tienen que existir normas que no rijan solo a nivel cultural, sino que sean principios universales yestén consensuadas a nivel mundial por todas las culturas existentes. Para elloHabermas se dio cuenta de que la ética kantiana encerraba algunos vacíos quelogró demostrar con los argumentos hegelianos, tales como
1
:A la conjetura de Hegel en contra del formalismo de la ética de kant:
“como el imperativo categórico exige abstraer de todo contenido determinadode las máximas de acción y de los deberes, la aplicación de ese principio moral no tiene más remedio que conducir a juicios tautológicos”.
Sabemos pues que los juicios tautológicos dentro de la acción moral sonimposibles ya que la dinámica cultural dentro de la sociedad ejerce máximas deacción y deberes distintos. Sería más fácil trabajar con juicios meramente
1
Habermas Jurgen (1981) “Aclaraciones a la ética del discurso”, editorial Taurus. Pág. 34 – 35.
 
tautológicos que no procedan a refutaciones, pero un juicio a pesar de poseer racionalidad no logra tener la ansiada tautología.A la conjetura de Hegel en contra del universalismo abstracto de la ética dekant:
“como el imperativo categórico exige separar lo universal de lo particular, los juicios lidos conforme a tal principio tienen que resultar insensibles a lanaturaleza particular y al contexto del problema que en cada caso se pretendesolucionar y, por ende, permanecer externos al caso particular”.
Es pues, una clara razón por la que se tiene que reconocer los juicios moralesque esn sujetos a un determinado contexto, limitado de tiempo ycircunstancialmente finito, en donde el robar puede ser una necesidad. El juegode las excepciones en la moral hace que esta se debilite y sea relativa, más nicon el propio imperativo caterico se decide que hacer con los casosparticulares.A la conjetura de Hegel en contra de la impotencia del simple deber:
“como el imperativo categórico exige una rigurosa separación entre el ser y el deber-ser, ese principio moral no puede ofrecer indicación alguna acerca decómo poner por obra las ideas morales” 
Las ideas morales necesitan tender una relación entre lo que “es” y lo que“debe ser”, esto no como relación causa y consecuencia sino como lógica deplanteamientos en donde la argumentación de lo que “deber ser” debe de partir de lo que “es”, lo real, lo propio. En este caso Hegel y Kant se dieron cuentaque el imperativo categórico a pesar de regir universalmente tiene limitacionesaplicativas muy notorias en lo práctico.
 
A la objeción de Hegel contra el terrorismo de la pura intención:
“como el imperativo categórico establece un corte entre las exigencias purasde la razón práctica y el proceso de formación del espíritu y las concrecioneshistóricas de ese proceso, no puede menos de sugerir a los abogados de unavisión moralizante del mundo una política que se pone por meta la realizaciónde la razón y que, por motivo de la consecución de fines más altos, acabaaceptando y dando por buenas acciones inmorales” 
.Algunas modificaciones de las morales establecidas a nivel mundial, no puedentraducirse como un atentado a la formación del espíritu, por el contrario, unaactualización o formalización de una norma moral con intenciones productivasmejoran la calidad de vida de cualquier individuo en el planeta. El problemaestá en quién modifique las normas, en ese caso las acciones que conducenintereses propios deben ser realizadas como intereses colectivos y noindividuales.Por otro lado, cuando hablamos de buscar la verdad de lo bueno, Habermas seestá refiriendo a una validez, esto porque la moral formalista de Kant atribuyevalidez al consenso y porque la racionalidad del consenso no llega a lacategoría de verdad. Está moral formalista espera que los afectados puedanestar a favor para incrementar el grado de validez y hacerse, comoconsecuencia de lo anterior, más legal.Entendamos pues que el universalismo, no solo obedece ha los alcancesintuitivos sino a la aprobación de todos en conjunto. Por ello las normas al ser sometidas a una prueba de detección etnocéntrica determinan los hechos por la razón y no a los hechos de la razón. Los hechos de la razón no existen comofactum, solo es especulable en la medida que la argumentación de las normassean de una experiencia similar pasada. Se requiere de hechos porque los juicios se dan por los hechos y por ellos se puede ser imparcial, esto lo llamaríaHabermas “punto de vista moral”, al que se le hace necesario empezar por una“posición original”, puesto que según John Rawls, los acuerdos existentespueden resultar, con el uso de la racionalidad, más equitativos.

Activity (48)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Cecilia Fc liked this
Luz Su Sou liked this
Eduardo Alvarez liked this
Ely del Pilar liked this
Dayana Del Rio liked this
Eliana Macias liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->