Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
19Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Anonimo - La Cancion de Rolando

Anonimo - La Cancion de Rolando

Ratings:

4.67

(6)
|Views: 9,544 |Likes:
Published by shuimalfoy

More info:

Published by: shuimalfoy on Apr 14, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/15/2013

pdf

text

original

 
AnónimoLA CANCIÓN DE ROLANDO
(c. 1100)ADVERTENCIA DEL TRADUCTOR JOSEPH BÉDIER,
que realizó la versión moderna de
La Chanson de Roland,
es también autor deun erudito prólogo que encabeza la edición francesa de la obra, y (que no reproducimos poconsiderarlo de limitado valor para el lector de habla castellana, ya que se refiere sobre todo al aspecto lingüístico del poema. Sin embargo, conviene destacar en él algunos elementos de interés general. Bédier, notable estudioso, ha dedicado largos años a su labor de investigación, cuyosresultados ha publicado en un volumen de comentarios de
La Chanson de Roland.
Según su autorizadaopinión, el único manuscrito que ha conservado la belleza integral del célebre poema es el que lleva el número
23
del fondo Digby de la Biblioteca Bodleyana de Oxford, al cual se ha remitido para sustrabajos. Este manuscrito, que reúne 4002 versos, y está firmado "Turoldus" es, nos dice Bédier, obrade un copista anglo-normando que realizó la transcripción hacia 1170. Siempre según Bédier, el poetadebió escribir 
La Chanson de Roland
hacia 1100. Queda la incógnita del idioma o dialecto en que fuecompuesto el poema, y que ha dado lugar a varias teorías, adaptada cada una de ellas a una versióndistinta de la obra, Joseph Bédier, que ha examinado detenidamente los demás manuscritos,cotejándolos con el oxoniense, llega, a la conclusión terminante de que este último es el únicovaledero. En apoyo de su aserto, nos
 
hace notar que cuando se presenta una discrepancia entre laversión de Oxford y alguna de las demás versiones, es siempre notorio el error, de la última, error que, por otra parte, repiten los manuscritos posteriores. De ahí que éstos no puedan ser considerados comotranscripciones directas del original, sino como copias de documentos que han sufrido alteraciones ymodificaciones. Queda de este modo establecido que la presente traducción castellana ha sido hecha sobre un texto a todas luces fidedigno.Considerando que uno de los mayores atractivos de la obra estriba en su noble simplicidad, nohemos querido sobrecargar esta edición con notas y comentarios que dificultan la lectura. Por elloconsignamos a modo de advertencia algunos detalles técnicos que favorecen su comprensión.Uno de los problemas que se han presentado en el curso de la traducción ha sido la equivalencia delos nombres propios y de lugar.Siguiendo el parecer del Prof. D. Ramón Menéndez Pidal, cuyo consejo agradecemos, hemostranscrito sin modificaciones o, según los casos, dando a las palabras una grafía en consonancia conla fonética española, todos los nombres propios de filiación incierta o simplemente imaginarios. Así losvocablos "Marbrise y Marbrose", que otros traductores interpretan como Mallorca y Menorca
 
(hipótesis que el mismo texto torna dudosa), conservan el poético apelativo que les dio el autor  primitivo de la Canción. Por otra parte, cuando es evidente la identificación del término francés con personas o lugares cuyos nombres son conocidos en castellano, hemos traducido siempre de acuerdocon los más severos criterios. Es así como nos hemos valido, para nuestro propósito, de lasnomenclaturas tradicionales de los antiguos romances carolingios, que también utilizaron Angel J 
.
 Batistessa y Benjamín James, este último respaldado por la autoridad del Prof. Menéndez Pidal. Finalmente, en ciertos pasajes del poema señalados entre corchetes, ofrecemos una interpretación personal del texto primitivo en francés arcaico que Joseph Bédier no ha "traducido" al lenguajemoderno, limitándose a marcarlo con puntos suspensivos. Hemos optado por esta solución, que el rigor crítico de Bédier rechaza, a fin de no romper el hilo de la narración. (Tal ocurre, por ejemplo, en la pág. 36 
 
del presente volumen, en la que el texto comprendido entre corchetes corresponde al verso 602del original primitivo:
"Puis si cumencet a venir ses tresors",
de aparente significado, en nuestraopinión.) En cuanto al lenguaje empleado en la versión castellana, hemos procurado acercarnos lo más posible al de nuestras canciones de gesta y romances, utilizando para los saludos y las frasescaracterísticas expresiones y giros propios de la época. El mismo criterio ha imperado para designar las piezas principales del atavío y de las armas, para las cuales se ha tenido en cuenta la terminologíaantigua. Establecidos estos elementos de juicio, sólo nos resta ahora remitirnos a la opinión del lector, paraquien, en última instancia, se han conjugado los esfuerzos del cantor anónimo, de su intérpretemoderno, Joseph Bédier, y de su traductor en idioma español, quien de este modo rinde su modestotributo a esta joya de la poesía universal.
E. M.
2
 
IEL REY CARLOS, nuestro emperador, el Grande, siete años enteros permaneció en España: hasta elmar conquistó la altiva tierra. Ni un solo castillo le resiste ya, ni queda por forzar muralla, ni ciudad,salvo Zaragoza, que está en una montaña. La tiene el rey Marsil, que a Dios no quiere. Sirve a Mahoma yle reza a Apolo. No podrá remediarlo: lo alcanzará el infortunio.IIEL REY MARSIL se encuentra en Zaragoza. Se ha ido hacia un vergel, bajo la sombra. En unaterraza de mármoles azules se reclina; son más de veinte mil en torno a él. Llama a sus condes y a susduques: —Oíd, señores, qué azote nos abruma. El emperador Carlos, de Francia, la dulce, a nuestro paísviene, a confundirnos. No tengo ejército que pueda darle batalla; para vencer a su gente, no es de talla lamía. Aconsejadme, pues, hombres juiciosos, ¡guardadme de la muerte y la deshonra! No hay infiel que conteste una palabra, salvo Blancandrín, del castillo de Vallehondo.IIIENTRE los infieles, Blancandrín es juicioso: por su valor, buen caballero; por su nobleza, buenconsejero de su señor. Le dice al rey: —¡Nada temáis! Enviad a Carlos, orgulloso y altivo, palabras de servicio fiel y de gran amistad. Ledaréis osos, y leones y perros, setecientos camellos y mil azores mudados, cuatrocientas muías, cargadasde oro y plata y cincuenta carros, con los que podrá formar un cortejo: con largueza pagará así a susmercenarios. Mandadle decir que combatió bastante en esta tierra; que a Aquisgrán, en Francia, deberíavolverse, que allí lo seguiréis, en la fiesta de San Miguel, que recibiréis la ley de los cristianos; que osconvertiréis en su vasallo, para honra y para bien. ¿Quiere rehenes?, pues bien, mandémosle diez oveinte, para darle confianza. Enviemos a los hijos de nuestras esposas: así perezca, yo le entregaré el
3

Activity (19)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Orlando Hanssen liked this
Orlando Hanssen liked this
Paolita Maz Na added this note
super lindotahh todooHh
Alma Vasquez liked this
Xavi Bermudez liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->