Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Orar Desde La Vida (Benito Spoletini

Orar Desde La Vida (Benito Spoletini

Ratings: (0)|Views: 172|Likes:
Published by atalaya12

More info:

Published by: atalaya12 on Jan 19, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/27/2010

pdf

text

original

 
Orar desde la Vida
Presentación.Presentación.
“¿Qué sería de la Iglesia sin su oración?, ¿Qué sería del cristianismo, si no enseñara alos hombres cómo pueden comunicarse con Dios? ¿Un humanismo filantrópico? ¿Unasociología meramente temporal?”.Releyéndolas, con la perspectiva que les da el tiempo, estas palabras evocan laIglesia de los “Hechos de los Apóstoles”: una Iglesia que nace de la oración (Hch. 1,14) y que en los momentos de tempestad y persecución ora incesantemente (Hch. 12,5). Su misma misión evangelizadora se sostenía y se sigue alimentando de la oración.Basta recordar a san Pablo, “hombre de acción y de temperamento viril y concreto,que es al mismo tiempo un místico, un contemplativo que busca y encuentra en laoración la fuente y la energía para la acción”.
1
Surge, entonces, la pregunta: ¿Por qué, a pesar de tantas iniciativas y esfuerzos, lacrisis de la oración no sólo persiste sino que parece agravarse?Para superar la crisis entonces, debemos volver a familiarizarnos con valoresolvidados o ignorados por demasiado tiempo: la humildad, es decir el sentido creaturalante el Dios “siempre mayor”, el sentido de la gratuidad que nos hace comprender quetodo lo bueno nos viene del Padre Dios (St. 1, 17), que todo es fruto de una amorosaProvidencia y que “todo es gracia”; el sentido del servicio a los hermanos queencuentra en la oración el momento privilegiado para un efectivo contacto con Diosque nos impulsa a inclinarnos amorosamente sobre los demás; el sentido del rigor.En esta luz adquieren todo su significado las palabras del convertido inglés RobertHug Benson: “El hombre necesita adora para no embrutecerse”.“Orar desde la vida”, es establecer un diálogo permanente con Dios “desde nuestrapobreza”, desde nuestra situación de pecado y de injusticia para derivar de esediálogo la luz, la fuerza y la paciencia que nos ayuden a descernir objetivos, medios ycircunstancias para la acción concreta.
I.Convertirse a la oración en un mundo secularizado.
 A.La crisis de la oración en nuestro ambiente.
1.Peligro y oportunidad.
En esta forma, la crisis, si bien nos pone en
 peligro
de perder las riquezas espiritualesdel pasado, nos brinda tambn la
oportunidad 
de recuperarlas purificadas ytransmitirlas así a las nuevas generaciones.
2.Elementos condicionantes.
Tres categorías de condicionamientos
hacen hoy más difícil 
la oración que en elpasado:
Elementos socio-culturales:
son aquellos que configuran la situación queestá modelando una nueva imagen del mundo, del hombre y de la misma religión.Tales son: el secularismo, el pluralismo ideológico, la pérdida del sentido de lavida, etc. estos y otros factores repercuten negativamente en la vida de laspersonas y de las comunidades, impidiendo una atención
veraz y profunda a losvalores del espíritu.
Elementos ambientales-personales:
son los que han “condicionado” la vidade muchos en sus años de formación: métodos, fórmulas y hasta los contenidosdoctrinales: oración de tipo utilitarista, sentido mágico de la misma.
1
P. ROSSANO,
 II Nuovo Testamento,
vol. II Ed. Paoline, Roma 1977
 
Orar desde la Vida
Elementos religiosos:
 
estamos, pues, en pleno secularismo, es decir: ya nose cree en Dios; Dios está ausente; Dios no tiene sentido, no se habla más de Él ;no nos es necesario para organizar el mundo.Hay quien habla hoy incluso de un ateísmo cristilógico: lo que a la postre vacía,además de muchas otras cosas, la “mediación orante” de Cristo (Hb. 7, 25).
3.Consecuencia para la oración.
Se acepta prácticamente el punto de vista marxista de la “religión opio del pueblo” yasí: se considera la oración como evasión y tiempo perdido; se quiere buscar a Diosen el prójimo; se aspira a sustituirla con la actividad.En un clima así, prevalece todo lo que es
eficiencia y cálculo
y se llega a extremos“despersonalizantes”.
B.La conversión a la oración.
1.Superación de los condicionamientos.
Esta superación podemos realizarla en una
doble dirección:
Un proceso que incluya: la asimilación creadora de las formas de laoración; la transposición (intercalación) de las mismas a la cultura actual; larecuperación de los valores religiosos auténticos.
Y esto en base a precisos puntos de referencia: el Cristo de Evangelio,como Maestro único de oración; el sentir la Iglesia de hoy, lo que conlleva unsincero discernimiento sobre nuestra oración. Si se tratase de Religiosos, tendríanque medirse con el espíritu y el ejemplo del fundador.
2.Una conversión de “actos concretos”.
A partir de ese proceso y de esas orientaciones, hay que poner en marcha una seriede superaciones y recuperaciones. Me limito a enumerar algunos aspectosfundamentales:
Superar el “complejo de la secularización” y del ateísmo reinante,
medianteun humilde y confiado
reacercamiento al “misterio” 
: recordando con la Biblia queDios es “un Dios escondido” (Is. 45, 15), que “a Dios nadie lo ha visto” (Jn. 1, 18),pero el Hijo lo revela a quien quiere.
Superar el miedo a confrontarse con Dios:
él es “el Santo” (Is. 6, 1-8); elSeparado, el Distinto, el Todopoderoso (Is. 1, 4; Ex. 3, 5; Ap. 4, 8; Lc. 5, 8-11; Is.40, 18-25), el “totalmente Otro”. Pero es también “el Padre”, revelado por Jesús ycon el cuál él se identifica (Cfr Jn. 14, 19), y nos enseña a orarlo como “Padrenuestro, que está en los cielos” (Mt. 6, 9ss).
Superar los resabios(desazón)del formulismo,
del sentido mágico de laoración y sobre todo,
esas separaciones entre oración y vida,
oración y actividad,oración y compromiso(que hacía del cristiano un ser dividido y amorfo),
medianteuna síntesis vivencial 
que se manifieste en el testimonio cotidiano.
Esta conversión no es una simple vuelta al pasado, sino que debereformular una escala cristiana de valores que incluya: la revalorización del silencioy de la reflexión que facilite la maduración del “yo” personal y del “nosotros”comunitario.
Recupera el sentido de la “gratitud”.
Para el hombre actual, lleno de símismo, autosuficiencia, por sus conquistas científico-técnicas, es de sumaimportancia volver a sentir su condición creatural y que “todo es gracia”.

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
fegaorme liked this
cobatilla liked this
amontoyaruiz liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->