Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
26Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Movimiento estudiantil: de la política a lo político; de las organizaciones a la multitud.

Movimiento estudiantil: de la política a lo político; de las organizaciones a la multitud.

Ratings: (0)|Views: 2,853 |Likes:
Esta ponencia busca indagar determinados aspectos de la relación existente entre movimiento estudiantil, política y militancia política, tomando como unidad de análisis a distintas organizaciones estudiantiles de la UNLP, en diferentas instancias de conflicto político; pensados a luz de algunas herramientas y conecptos teóricos.
Esta ponencia busca indagar determinados aspectos de la relación existente entre movimiento estudiantil, política y militancia política, tomando como unidad de análisis a distintas organizaciones estudiantiles de la UNLP, en diferentas instancias de conflicto político; pensados a luz de algunas herramientas y conecptos teóricos.

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/14/2013

pdf

text

original

 
“Movimiento estudiantil: de la política a lo político; de las organizaciones a la multitud.”*Prof. Alejandro Fernández PlastinoUNLP / CONICETDNI 26.250.615aleferplas@gmail.comResumen
Esta ponencia busca indagar determinados aspectos de la relación existente entre movimientoestudiantil, potica y militancia potica, tomando como unidad de análisis a distintasorganizaciones estudiantiles de la UNLP, en diferentas instancias de conflicto político; pensados aluz de algunas herramientas y conecptos teóricos.Los ejes a analizar atañen a sus orientaciones, actividades y representaciones políticas, enlos planos facultativo, universitario y nacional, en el proceso por el cual en determinadoscontextos, por un lado, irrumpe lo político como situación antagónica en que se reconfigura en unsentido positivo “lo estudiantil”, dotándolo de sentido y significación frente a un enemigo externoo interno; y otros momentos en los que situaciones de normalidad institucional repliega a la política a sus actores más activos (militantes), reconfigurando la acción colectiva del movimientoestudiantil. En esa dinámica, reflexionaremos acerca de si los canales de circulación política pueden pensarse como “política viral”, en tanto redes de subjetivacíón que más que respoder ainstancias organizativas se aproximan a una lógica de “multitud”.En ese proceso, intentaremos observar cómo se configura y delimita el criterio amigo /enemigo (tomado de Schmitt) en cada situación; si en la elaboración discursiva el elementoantagónico es un actor externo o interno; y qué actores dotan de sentido a las subjetividades en elmovimiento estudiantil.Vale aclarar, asimismo, que para ello partiremos de la clásica distinción entre la política y lo político. Siguiendo a Chantal Mouffe, entenderemos la primera como el nivel óntico de las prácticas de la política convencional, instituidas; mientras que por lo político entenderemos el nivelontológico de lo instituyente en un contexto de antagonismos en que el “ellos” pone en riesgo laidentidad de un “nosotros”.
Introducción.
La mayor parte de la bibliografía existente en nuestro país referida a los estudiantes universitariosse inscribe en el análisis social o socioeconómico. Numerosos trabajos se han explayado sobre la
* Presentado en las Primeras Jornadas Debates Actuales de la Teoría Política Contemporánea. 2010.
 
condición social de los estudiantes, su procedencia, estructura etaria, hábitos, pautas de consumo einserción laboral
1
.Sin embargo, son relativamente escasos los trabajos que refieren a la esfera política delmovimiento estudiantil. La mayoría de los aportes en este sentido parecen coincidir en señalar como características centrales a un estudiantado universitario apolítico, escéptico y desmovilizado, producto de los tiempos de descreimiento que se han impuesto como visión del mundo desde ladécada del ochenta / noventa. Así, el estudiante medio de hoy sería un “estudiante consumidor”, perteneciente a un “estudiantado atomizado” y a la “generación de los descuentos”, en la que lasidentidades colectivas que motorizaban la lucha potica han caído en detrimento de laindividualización atomizada del estudiante que sólo se erige ante reclamos reivindicativos deintereses inmediatos. Esta línea de producciones suele tener como punto de referencia o parangónal movimiento estudiantil de los años ´60 y principios de los ´70, en los que el clima de militanciay agitación política eran muy marcados
2
.Otros trabajos han evitado caer en comparaciones de épocas y priorizaron elementos dedistinto orden. En un trabajo ya clásico, Urresti esgrime que: “
más que comparar generacioneshay que comparar sociedades en las que conviven generaciones diferentes (…) para comprender qué pasa con los jóvenes de hoy, más que pedirles o juzgarlos por aquello que hacen o no hacenrespecto de los jóvenes de generaciones anteriores, es comprenderlos en su relación con la situación histórica y social que les toca vivir, pues más que de un actor se trata de un emergente
3
.A pesar de lo cual, hay una gran carencia de investigaciones que aborden la problemática desdeeste ángulo, es decir, tanto desde la dinámica política interna universitaria, como de su relación yarticulación con otros elementos situados por fuera de la propia órbita de las casas de estudio.Otros trabajos apuntan a que el campo político del movimiento estudiantil encuentra unagran parte de su población politizada aunque despartidizada, y una minoría militante con granvinculación, articulación o dependencia de las estructuras políticas partidarias de nivel nacional.
1
Ver: ABAD, Miguel, “Las políticas de juventud desde la perspectiva de la relación entre convivencia, ciudadanía ynueva condición juvenil”, en: Ú
ltima década
nº16, cidpa viña del mar, marzo 2002, pp. 119-155.BALARDINI, Sergio (coordinador), La participación social y política de los jóvenes en el horizonte delnuevo siglo
 
, CLACSO Primera edición, Buenos aires, 2000.TOER, Mario, El perfil de los estudiantes de la UBA
 
 ,
EUDEBA, Buenos Aires 1998.
2
En los congresos nacionales referidos al movimiento estudiantil, la mayoría de los trabajos abordan este período.Ver, por ejemplo, MILLAN, Mariano,
 El movimiento estudiantil argentino en la actualidad. Notas para unainvestigación
”. STURNIOLO, Silvina, “La imposición de un discurso único y el lenguaje de la resistenciauniversitaria en la ultima dictadura militar (1976 - 1983)”. BONAVENA, Pablo Augusto, “
 El movimiento estudiantil dela provincia de Misiones. 1967/1973
”. Todos ellos publicados en las Primeras Jornadas de Reflexión y estudio sobre elmovimiento estudiantil argentino, Buenos Aires, noviembre de 2006.
 
3
URRESTI, Marcelo,
 Paradigmas de participacn juvenil: un balance histórico
, en: http:/168.96.200.17/ar/libros/cyg/juventud/urresti.pdf.
* Presentado en las Primeras Jornadas Debates Actuales de la Teoría Política Contemporánea. 2010.
 
Según este punto de vista, al ser éstas las instancias en que se definen los lineamientos políticos,su aplicación (muchas veces mecanicista), colisiona con las necesidades, realidades y particularidades de cada ámbito universitario, produciendo un desfase de intereses así como unacreciente merma de estas mismas organizaciones políticas
4
. Entendiendo, además, que la crisis derepresentación que encuentran los partidos políticos tradicionales en la Argentina (Sidicaro; 2003),tiene su correlato en los ámbitos universitarios: el consenso que décadas pasadas lograran este tipode organizaciones políticas (a las que aquí nos referiremos como “convencionales”) hoy hamermado considerablemente. Existe una renuencia a participar de estructuras políticas organizadasque explica también que las emergentes “agrupaciones independientes” no logren canalizar ese potencial político disperso. No obstante estas consideraciones, conflictos recientes y latentes como los de laUniversidad de Comahue, La Plata y Buenos Aires, en el caso de la elección de Rector —en queuna parte de la dirigencia estudiantil y uno de los candidatos se cuestionaban mutuamente surepresentatividad y condiciones de gobernabilidad—, nos revela un problema en boga y lanecesidad de profundizar los estudios sociológicos que aborden dicha problemática también desdela teoría política, en pos de contribuir a su explicación.
La Reforma Universitaria como momento político instituyente
En una primera aproximacón, tomaremos como modelo teórico el enfoque de Carl Schmitt sobre ladistinción entre lo político y la política, y el criterio amigo / enemigo, para realizar un esbozo delos fundamentos sobre los que se basa la configuración actual del campo universitario.La concepción de lo político como momento fundacional e instituyente, escindidoanalíticamente de “la política”, es iniciada por Schmitt
en
El concepto de lo político
(1932). Si bien este autor sia principalmente a lo potico en el planointernacional mientras que la política obedece a la administración del ordennacional, la impronta de su elaboración teórica —que es lo que aquí nosimporta—
es seguida (aunque no exenta de críticas que no analizaremos aquí) por autores comoChantal Mouffe, Castoriadis, Lefort, Ernesto Laclau,
 Jacques Ranciere, ente otros,quienes han pensado la constitución y dinámica del Orden Social en esa clave.
A grandes rasgos, podríamos decir que esta visión postula la existencia de un determinadoorden constituído sobre la base de aplacar el antagonismo inherente que en su seno conlleva,
4
POLISZUK, Sandra, “
 Producción de sentidos en los jóvenes y nuevas formas de subjetividad política
”, presentadoen el 2º Encuentro Nacional sobre investigadores en juventudes, La Plata, Septiembre de 2007.
* Presentado en las Primeras Jornadas Debates Actuales de la Teoría Política Contemporánea. 2010.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->