Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Supervivencia de una Cosmogonía Prehispánica en el Sur del Tolima - Colombia

Supervivencia de una Cosmogonía Prehispánica en el Sur del Tolima - Colombia

Ratings: (0)|Views: 965 |Likes:
Por: César Velandia y Elizabeth Silva de Velandia. Estudio y trabajo de campo sobre la pervivencia de una cosmovisión prehispánica en una sociedad indígena actual.
Por: César Velandia y Elizabeth Silva de Velandia. Estudio y trabajo de campo sobre la pervivencia de una cosmovisión prehispánica en una sociedad indígena actual.

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: César Augusto Velandia Jagua on Jan 21, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/16/2013

pdf

text

original

 
1
SUPERVIVENCIA DE UNA COSMOGONÍA PREHISPÁNICA EN EL SUR DELTOLIMA
 A la memoria de
Escolástico Ducuara
, Caudillo de los Indígenas en el sur del Tolimay Gobernador del Cabildo en la Comunidad de Yaguara II, Llanos del Yarí 
 –
Caquetá
.
César Augusto Velandia JaguaElizabeth Silva de Velandia
"...Soñando un poco venimos a saber que toda tranquilidad es aguadurmiente. Hay un agua dormida en el fondo de toda memoria. Y en eluniverso, el agua durmiente es una masa de tranquilidad. En el aguadurmiente el mundo reposa. Ante el agua durmiente, el soñador se adhiereal reposo del mundo..." [G. Bachelard,
Item 
"Ensoñación y cosmos" en LaPoética de la Ensoñación, p.295-6]"...El agua es el más mitológico de los elementos..." [Charles Kerényi
apud 
 G. Bachelard en La Poética de la Ensoñación, p.266]
1. INTRODUCCIÓN
El estudio sobre los hechos y problemas de la cultura y, más concretamente,sobre las culturas indígenas en Colombia es relativamente nuevo; pero, a pesardel significativo aporte de los investigadores de campo (limitados sobre todo por laescasez de recursos) que, desde las perspectivas de la Etnografía, la AntropologíaSocial y la Etnolingüística, han contribuido a restarle a las sociedades indígenassu ámbito de rareza, el conocimiento de sus culturas está en el mejor de los casosrestringido a la descripción puntual de hechos y casos aislados.Estas recopilaciones de información primaria, a veces refundidas con ciertasgeneralidades producidas a tenor de estudios o descripciones del Folklorecampesino, si bien han contribuido a la fijación documentada de la tradición oral,debido a la carencia de un rigor metodológico y conceptual para su interpretación,han llevado a producir una confusión de categorías, al punto de relacionar de lamisma manera los conceptos de mito, leyenda, historia, cuento, narración y asituarlos indistintamente dentro de las nociones de "la tradición popular", "lonuestro", "nuestras raíces", "la memoria histórica", "la idiosincracia", "la identidad";con lo cual no es posible establecer las necesarias distinciones entre los hechosde cultura producidos históricamente por diversos sectores, clases, grupossociales o etnias.De tal manera, los hechos de cultura que configuran la historicidad de los sectoressociales reconocibles como "populares", o como "campesinos" e "indígenas", sontratados bajo conceptos y planteamientos económicos, políticos y sociológicosinadecuados para dar cuenta de la diversidad real que constituye la sociedad y la
 
2
cultura en Colombia. Además, es frecuente que tales perspectivas de lassociedades indígenas supervivientes, se encuentren enmarcadas desde losintereses de empresas o movimientos salvacionistas de carácter religioso opolítico.Hicimos la propuesta de trabajar el asunto en las comunidades indígenas del Surdel Tolima porque, a pesar de su relativa cercanía geográfica a los centros demanejo del Estado, las desconocemos como portadoras de una cultura original yaque, debido a su mayor contacto con los centros urbanos y porque a lo largo decinco siglos han sufrido con mayor énfasis los embates civilizatorios de lasociedad dominante, de ordinario las consideramos como los restos de unasociedad desaparecida. Sin embargo, estas comunidades reclaman aún sucarácter y condición de supervivientes de las sociedades indígenas asentadas,para el momento de la conquista, en el territorio del Alto Magdalena, yespecíficamente en los reductos del que fuera alguna vez el "Gran Resguardo deOrtega y Chaparral".Sin embargo, el carácter indígena de dichas comunidades está puesto endiscusión, con muy diversos argumentos, por los terratenientes y caciquespolíticos regionales, pues, los derechos contemplados en favor del usufructocolectivo de la tierra por parte de comunidades indígenas desde la Constitución de1886, favorece la reclamación legal y la vindicación histórica de sus tierrasusurpadas. De modo que el recurso más expedito consiste en negar, desde lasinstancias burocráticas, el carácter indígena de tales comunidades y por tanto elfuero que las asiste.De otra parte, los estudios de la cultura pasan por serias dificultades a la hora deasumir la complejidad de la circunstancia histórica de las sociedades indígenas --ode las minorías étnicas en general-- y sobre todo ante la ineludible contradicciónque comporta nuestra condición de sociedad dominante. La más relevanteconsiste en la casi incapacidad para reconocer que la sociedad colombiana es elproducto de la articulación histórica de una gran diversidad de estructuras socialesy por lo tanto de distintas formas culturales, debido a la participación y conjunciónen el mismo proceso de varias etnias, y que, por lo tanto, lo que se puedareconocer como
la cultura
en Colombia, es la unidad histórica de una diversidadestructural.Las dificultades para abordar analíticamente las expresiones culturales de lascomunidades indígenas en el Sur del Tolima estriban en que, al hecho decompartir una cultura ágrafa, pues la mayor parte de la población es analfabeta, seagrega el de que como resultado de su articulación contradictoria con la sociedaddominante, carecen de una lengua propia, que perdieron mediante el proceso deaculturación y particularmente, como consecuencia de la acción evangelizadorasobre las comunidades sojuzgadas. Esta circunstancia, la esgrimen algunosanalistas como argumento suficiente para negar su condición de cultura distinta yen particular su carácter indígena.
 
3
Cuando hemos planteado que se trata de una "cultura ágrafa", queremos señalartambién el hecho de que la perspectiva de su propia gestión cultural y de suhistoria carece, fuera de la documentación producida por la administración colonialy por los organismos de la nación-estado dominante, de documentos escritossobre su tradición. Esta, supervive en la forma de una "memoria" apoyada por losreferentes documentales coloniales y por la información recogida por lasorganizaciones políticas indígenas, apenas desde los tiempos de Quintín LameChantre, es decir, en el lapso de los últimos cincuenta años. Por lo tanto, de suhistoria existe sólo una versión unilateral: la que se ha escrito bajo la visión de lasociedad dominante. Y respecto de su cultura, ésta aparece en la forma desupersticiones articuladas con las expresiones marginales del campesinado, bajola etiqueta genérica de Folklore regional.Sin embargo, varios investigadores refieren en trabajos de carácter etnográfico yetnohistórico (Faust, 1986:7 y 1990:45), (Velandia, 1993:16), (Velandia y Buitrago,1994:49 ss.), (Faust y Hofer, 1994:91) cómo los indígenas del Sur del Tolimaexplican de una manera singular los elementos de su ordenación cósmica pues, apesar del consecuente sincretismo con la cosmovisión judeo-cristiana, sondistinguibles los referentes estructurales de otra cosmogonía o, por lo menos,unos elementos que no corresponden a la mitopoética judeo-cristiana. Dichainformación ha sido obtenida en un proceso de varios años de observaciónetnográfica y de contacto con las comunidades indígenas y ha servido de apoyopara la explicación de sus modelos imaginarios que se hallan implicados en lossistemas de ordenación social, como en el caso del sistema médico estudiado porFranz Faust (1986, 1990).Las observaciones hechas por estos investigadores, nos llevaron a plantear laposibilidad de rastrear y describir específicamente los elementos cosmológicoscon el fin de proponer un modelo analítico que permitiera racionalizar el modo desu articulación en una estructura mitopoética. Para este propósito, la indagacióndebía ubicarse en sus manifestaciones y expresiones lingüísticas en las cuales, apesar de no estar referidas en la lengua ancestral, se pudiera ubicar el juego derelaciones en el que subyace una visión particular de su propio mundo, pues eraposible presumir que la estructura mitopoética original se encontrara articuladacon la estructura mitopoética de la tradición judeo-cristiana. Otra estrategia de labúsqueda, debía orientarse hacia las formas rituales consuetudinarias o quesuponen una actitud ritual, como es el caso de los procedimientos curativosdefinidos genéricamente como medicina tradicional, pues, conocemos cómo enotras sociedades, las prácticas médicas (como también las costumbres culinarias)están estrechamente relacionadas con las expresiones mitopoéticas (Faust, 1986:7-ss.)Considerando que cada cultura (no "cada sociedad" pues varias sociedadespueden compartir la misma base cultural) elabora una explicación cosmogónicaespecífica y que, por lo tanto, la distingue de otras culturas, podíamos hacer lassiguientes preguntas: 1) Cómo es posible que, a pesar de haber perdido la lenguaportadora de la cultura original, supervivan en su cultura actual las formas y

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->