Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
2Activity
P. 1
Un Yanki en La Corte Del Rey Arturo - Mark Twain

Un Yanki en La Corte Del Rey Arturo - Mark Twain

Ratings: (0)|Views: 141 |Likes:
Published by jvlmg
"Un Yanki en La Corte Del Rey Arturo" (1889)

de

Mark Twain (http://es.wikipedia.org/wiki/Mark_Twain)

Formato propio en DIN A5 que permite imprimir fácilmente dos páginas por cara en un DIN A4.
"Un Yanki en La Corte Del Rey Arturo" (1889)

de

Mark Twain (http://es.wikipedia.org/wiki/Mark_Twain)

Formato propio en DIN A5 que permite imprimir fácilmente dos páginas por cara en un DIN A4.

More info:

Published by: jvlmg on Jan 22, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/29/2012

pdf

text

original

 
U
     
A

 Mark Twain
 
M

T

2
 
U
      
A

Prefacio
Las despiadadas leyes y costumbres que se mencionanen este relato son históricas, y los episodios que se utilizanpara ilustrarlas también son históricos. Esto no quiere decirque tales leyes y costumbres existieran en Inglaterra en elsiglo vi, no; sólo quiero decir que, dado que existieron en lacivilización inglesa y en otras civilizaciones de épocas mu-cho más recientes, se puede concluir sin temor a incurrir enuna calumnia que también estaban vigentes en el siglo vi.Hay buenas razones para inferir que, cuando en esos remo-tos tiempos no existía alguna de estas leyes o costumbres,su lugar era ocupado, y de manera muy eficiente, por unamucho peor.La cuestión de la existencia o no existencia del derechodivino de los reyes no tiene respuesta en este libro. Resul-tó ser demasiado dificil. Que el primer gobernante de unanación debe ser una persona de carácter excelso y habi-lidad extraordinaria es manifiesto e indiscutible, que sólola Deidad podría elegir a ese primer gobernante certera einfaliblemente es también manifiesto e indiscutible, por lotanto, resulta inevitable deducir que, como se pretende, esla Deidad quien hace la elección. Quiero decir, hasta que elautor de este libro encontró los Pompadour y Lady Castle-maine y algunos otros gobernantes de este tipo. Era tan3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->