Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
10Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Manual Moral (Parte 2)

Manual Moral (Parte 2)

Ratings: (0)|Views: 2,705|Likes:
Published by juan capistrano
SEGUNDA PARTE: TRATADOS VI a IX
PECADO, LEY, CONCIENCIA Y sinderesis,
GRACIA Y CONCLUSIÓN
SEGUNDA PARTE: TRATADOS VI a IX
PECADO, LEY, CONCIENCIA Y sinderesis,
GRACIA Y CONCLUSIÓN

More info:

Published by: juan capistrano on Jan 24, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/17/2013

pdf

text

original

 
P. MIGUEL ÁNGEL FUENTES, I.V.E.
 
CONSEGUIR LA VIDA ETERNA 
 (Mt 19,16) 
LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALESDE LA TEOLOGÍA MORAL CATÓLICA 
 
SEGUNDA PARTE
: TRATADOS VI a IX PECADO, LEY, CONCIENCIA Y SINDÉRESIS,GRACIA Y CONCLUSIÓNEVE, San Rafael2005
 
164
 
 
 
CAPÍTULO 6
EL PECADO
En el itinerario de la creatura racional hacia Dios mediante sus actos, ésta encuentra el obstáculo delpecado. El vicio y el pecado, introducidos en el mundo por la falta original cometida por Adán, sepresentan en la Teología moral católica como la posibilidad que tiene la creatura racional de desviarsedel camino que la reconduce a su fin último. No ocupa, por lo tanto un lugar central, en el sentido deestructurante de la síntesis del obrar humano en su movimiento finalizante. Ya hemos repetido más deuna vez que el eje organizador, al menos en la Moral del Aquinate, es ejercido por la Bienaventuranza.Pero es precisamente respecto de ésta que el pecado se presenta como término alternativo, proponiendocomo fin último una realidad diversa de Dios.La perspectiva católica se mueve entre dos errores opuestos: por un lado la confusión oidentificación entre moral y casuística
y, por otro, una moral sin pecado. La primera centraliza elestudio de la moral sobre los diversos pecados que puede cometer el hombre; la segunda, ignora ominimiza el concepto ético del pecado.
I. EL PECADO EN LAS FUENTES BIBLICAS
 
1. EL PECADO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
 La superioridad de la religión de Israel sobre sus vecinas del Antiguo Oriente apareceparticularmente en el concepto de
culpa
. Todas las antiguas religiones conocen de un modo u otro, enmayor o menor intensidad, dicha noción, pero Israel la elabora con rasgos característicos. El pecadobíblico tiene un acento más religioso que moral. Es decir, que se acentúa más que la
deformidad en sí 
,
646
La casuística nació como una necesidad práctica para la ejercitación de los futuros confesores. Mediante elplanteamiento de casos particulares de confesión, se adquiría experiencia en la aplicación de los principios generales a loscasos particulares. Lamentablemente, en cierto momento histórico, el estudio de los principios fue prácticamente reemplazadopor la particularidad de las coyunturas concretas. Es a causa de este indebido reemplazo que la casuística se ha convertido enun concepto peyorativo. De todos modos, si bien hay que evitar dicho peligro, el estudio de los principios de la moral debeser completado con la ejemplificación de la realidad concreta que ellos iluminan (particularmente en la formación de futurosconfesores y directores de conciencia), de lo contrario, la formación moral permanecería en una abstracción desencarnada.
647
Cf. AA.VV.,
 Il peccato
, Ed. Ares, Roma, 1959, dirigido por P. Palazzini (este importantísimo estudio enciclopédicosobre el pecado ha sido publicado en castellano por partes; el tema que nos ocupa ahora se encuentra en: AA.VV.,
El pecadoen las fuentes cristianas primitivas
, Rialp, Madrid, 1963; cf. asimismo, Lyonnet, S.,
 De peccato et redemptione
, Romae,1957; Deman T.,
Péché 
, D.T.C., t. XII, col. 140-245.
648
Cf. Spadafora F.,
 Il peccato nel Vecchio Testamento
, en: AAVV, Il peccato, op. cit., 32-48; Mariani B.,
 Il peccatorituale nel Vecchio Testamento
, ibid., 49-68; Garcia Trapiello, G.,
El problema del mal en el Antiguo Testamento
, Herder,Barcelona, 1977; Spicq, C.,
Connaissance et Morale dans la Bible
, Ed. Universitaires Fribourg-Du Cerf Paris, esp. cap. II.
165
 
 
la
deformidad respecto de Dios
. El pecado en la Sagrada Escritura no tiene nada en común con “elerror” de los Griegos, ni se restringe a la violación de un mandato. Sea cual fuere su objeto o materia,se trata esencialmente de una ofensa contra Dios. En efecto, en la Revelación el pecado es siemprepresentado como una ruptura de la relación con Dios. Por ejemplo se dice que: el pecador abandona aDios y se aleja de Él
; maquina contra Dios
; rechaza al Dios que lo hizo
. En consecuencia:Yahveh rehusa su favor
; Dios vela su rostro
; manifiesta su cólera
.Este concepto se interioriza en el Pueblo elegido por dos razones fundamentales: la esencia de lamisma religión de Israel y la alta idea de la Justicia divina.
La esencia de la religión de Israel
. El pueblo elegido tiene conciencia de que la esencia de sureligión radica en la
Alianza
con Yahveh; ya sea entre Abraham y Yahveh, entre Moisés y Yahveh oentre David y Yahveh. Esto significa que Dios siempre toma la iniciativa: es una elección y vocaciónlibre, formulada con compromisos recíprocos: por un lado Dios elige libremente, por otro el elegidoacepta libremente la elección, finalmente, se proponen premios o castigos según que sea fiel o no a talpacto
. Esto lleva a sensibilizar de modo particularmente acentuado toda relación con Dios, tanto larelación de amistad y protección, cuanto la lejanía y enemistad.
El alto concepto de Yahveh y de su justicia
. La concepción de la Justicia divina adquiere unacento sumamente particular en el Pueblo elegido. El dios o los dioses de los pueblos circunvecinosson dioses nacionales y exclusivos que actúan en favor de su pueblo llegando hasta derogar toda leymoral para favorecer a su propio pueblo; se transporta al dios tribal un egoísmo nacional casi sagrado:no hay ley que proteja a los que están fuera de su pueblo. Sin embargo, el Dios de Israel, sin dejar deser nacional, no obra contra la justicia, no la falsea; protege a su pueblo sin quebrantar la Ley moral.Incluso introduce algo inconcebible en la mentalidad de la época, a saber, la realidad de un Dios que sehace vengador de los extranjeros inocentes asesinados por los israelitas. Tal es el caso de Urías, elhitita, cuyo crimen Dios venga contra su propio ungido David
; lo mismo se diga del crimen contralos gabaonitas
. Este alto concepto aumenta la gravedad de una ofensa consciente.Todo esto explica la fina percepción que tuvo el Judaísmo del pecado como desobediencia a lavoluntad divina. La expresión más profundamente religiosa del pecado en el Antiguo Testamento es lacontenida en el Salmo 51: “Yo reconozco mi maldad y mi pecado está siempre ante mí. Contra tí sólopequé e hice lo que es malo a tus ojos”. El Salmista deplora la ofensa a Dios; el pecado es lo malo a losojos de Yahveh, lo que a Él desagrada. Esto demuestra la clara relación del pecado respecto de Dios ylo presenta como una rebelión.De este modo, el pecado es el mal por excelencia. Si se examina el medio centenar de términosmediante los cuales el Antiguo Testamento expresa la noción de culpa, podría observarse que ésta:-Es una fuerza destructiva, punto de partida de calamidades y desastres
.-Es nada y mentira; conduce al caos, a la vanidad, al vacío
.-Es lo inverso del bien, que es vida, verdad, rectitud; por tanto, el pecado es una deficiencia, un malpaso
, una desviación
, una transgresión
, una perversión
663
.
649
Jr 2,13: “Doble mal ha hecho mi pueblo: a mí me dejaron...”; Jr 17,13: “Todos los que te abandonan seránavergonzados, y los que se apartan de ti, en la tierra serán escritos, por haber abandonado el manantial de aguas vivas,Yahveh”.
650
Os 7,15: “Ellos contra mí maquinan el mal”.
651
Dt 32,18: “Diste al olvido a Dios tu Hacedor”.
652
Jr 15,6: “Tú me has abandonado –oráculo de Yahveh– de espaldas te has ido. Pues yo extiendo mi mano sobre ti y tedestruyo. Estoy cansado de apiadarme...”.
653
Dt 32,20: “Esconderé de ellos mi Rostro”; Job 13,24: “¿Por qué tu rostro ocultas y me tienes por enemigo tuyo?”.
654
Mi 7,9: “La cólera de Yahveh soportaré”; Job 10,17: “Contra mí tu hostilidad renuevas, redoblas tu saña contra mí; sintregua me asaltan tus tropas de relevo”.
655
Cf. Ex 24,1-8; Jos 1,1-18.
656
Cf. 2 Sam 11-12.
657
Cf. 2 Sam 21,1.9.
658
Cf. Jue 20,13; Sal 94,23; Prov 14,32.
659
Cf. Deut 13,14; Is 57,11; Jer 3,10; Os 7,13.
166
 

Activity (10)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
alexmag liked this
alexmag liked this
fgocos liked this
2009jab liked this
nelidalado liked this
Sasa liked this
davidm1453 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->