Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
10Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
decrecimiento-materiales de reflexiónCGT

decrecimiento-materiales de reflexiónCGT

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 151 |Likes:
Published by juanberasa

More info:

Published by: juanberasa on Feb 01, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/10/2012

pdf

text

original

 
DECRECIMIENTO:
CAMINO HACIA LA SOSTENIBILIDAD
No es posible el crecimiento continuo en un planeta limitado. Cada vez es más claro que estamos superandomuchos límites ambientales, por lo que la única estrategia que parece viable a medio y largo plazo es la del decre-cimiento. No hablamos de un concepto en negativo, sería algo así como cuando un río se desborda y todos desea-mos que ‘decrezca’ para que las aguas vuelvan a su cauce. Cuanto antes seamos conscientes de la necesidad dedesprendernos de un modo de vida inviable, mejor para todos y para el planeta.
Cuando parece socialmente aceptada la grave crisisambiental a la que estamos sometiendo a nuestroentorno, el desarrollo sostenible resulta la receta mágicaque nos permitirá seguir viviendo como lo hacemos sinhacer daño al planeta.Pero, ¿esto es posible? Los avisos del Club de Romaen 1972 sobre los límites del crecimiento parecieronexagerados a algunos, pero lo cierto es que fue elprimer aviso: un crecimiento económico continuo noes factible en un planeta limitado.Ha llovido mucho desde entonces, este informe se haactualizado 20 y 30 años después y las tendencias
parecen conrmarse, estamos en una situación
ecológica realmente delicada.El informe Brundtland en 1987 y más tarde la Cumbrede Río en 1992 lanzaron el término
desarrollo sostenible 
como un camino que permitía seguir avanzando y a lavez respetar los límites ambientales.Algunos autores ven desde su inicio que el desarrollosostenible está sirviendo para mantener la fe en elcrecimiento en los países industrializados [1], otrosdetectan que se trata de una conjunción imposible: eldesarrollo nunca podrá ser sostenible.Así, según Ernest García llega un punto en que el
desarrollo ya no aporta más benecios y se vuelve
perjudicial. El “concepto de desarrollo sostenible
es cientícamente inconstruible, culturalmente
desorientador y políticamente engañoso” [2].La realidad es que el uso del término
sostenible 
se hageneralizado, se aplica ahora a cualquier proyecto,aparece cada vez con más frecuencia en boca degestores, políticos, constructores, profesores… Vacíode contenido, el inicialmente bienvenido
desarrollo sostenible 
, empieza a quedar escaso para denir la
respuesta al reto frente al que nos encontramos.Mientras todo esto ocurre, seguimos recibiendo datosalarmantes sobre el devenir de nuestro planeta y “lastendencias en nuestra sociedad actual caminan ensentido contrario: un nivel de consumo en continuoaumento, una diferencia cada vez más grande entrelos países desarrollados y los países empobrecidos…(en 1960 la brecha entre el 20% más rico y el 80% máspobre del planeta era de 1 a 30, mientras que ahora esde 1 a 80)” [3].“Algunos datos sobre la huella ecológica resultan muyilustrativos: desde el año 1990 estamos viviendo porencima de la capacidad de carga del planeta. En el año2003, debido al crecimiento económico, se superó lacapacidad de regeneración del planeta en un 25%” [4].Los países delNorte vivimos derrochando los recursos que la naturalezaconservó durante millones de años, haciendo disminuircada vez más la biodiversidad e impidiendo el acceso
 
igualitario de la población a estos bienes. La crisisecológica se hace patente en el agotamiento de losrecursos naturales (materias primas y combustiblesfósiles), en la destrucción y fragmentación de losecosistemas y en el desbordamiento en cuanto aniveles de contaminación de los sumideros; al ritmode consumo actual nos queda petróleo para 40años, uranio para 70… y los efectos globales de lacontaminación cada vez son más alarmantes: cambioclimático, etc.
No hay futuro eN el crecimieNto
Pese a ello la sociedad sigue impermeable a la
realidad evidente: vivimos en un mundo nito, en el
cual la falacia del crecimiento continuo es imposible.No hay camino en el crecimiento y cuanto antes nosdemos cuenta de ello, mejor. Es importante conseguirque se entienda el mensaje, evitar que se perviertael lenguaje, intentar que no se nos utilice para seguirmanteniendo esta absurda huida hacia delante.Es en este contexto de emergencia planetaria enel que cobra sentido hablar de
decrecimiento 
. Y enesta situación cabe preguntarse si el decrecimientopuede ser un nuevo paradigma para el movimientoecologista.La palabra
decrecimiento 
parece más adecuada queel término
desarrollo sostenible 
porque su signicado
es claro: sólo hay un camino posible, vivir con menos,y el reto está ahora mismo en “vivir mejor con menos”[5]. El futuro está por hacer y es urgente cambiarese imaginario común en el que los que vivimos contodos los lujos deseamos más y los que no los tienendesean ser como nosotros.Mantener las políticas propias del crecimiento(economía de escala, competitividad y urgencia) másallá del clímax produce el deterioro de las condiciones
de vida y diculta la posibilidad de un descenso
ordenado. En cambio, la aplicación de principios másadecuados a una situación de recursos limitados
(escala reducida, eciencia, cooperación, durabilidad)
puede hacer que el descenso sea compatible con un
nivel suciente de bienestar [6 y 7].
La historia nos demuestra que las crisis económicas
engendran conictos sangrantes, que ponen en
riesgo las democracias. Por ello es interesante quese planteen nuevas propuestas, que la apuestapor el
decrecimiento sostenible 
sea asumidademocráticamente y empiece pronto, para evitarque aprovechando esta situación puedan aparecertotalitarismos.
orígeNes de la idea de decrecimieNto
La idea de crecimiento está unida a los planteamientosde la economía convencional y hace referenciaexclusivamente a parámetros económicos: laseconomías sanas deben aumentar su PIB al menosun 3% anual, y esto es necesario para mantener elbienestar, el empleo…Algunos economistas atisbaron la inconsistenciaecológica de estas teorías del crecimiento:planteándonos un crecimiento del 2%, ¡en el año2050 estaríamos 30 veces más allá de un escenarioviable!, mientras que un decrecimiento sostenible del5%, que cuide el bienestar y la calidad de vida delas personas, nos situaría en un planeta
durable 
[8].
En un mundo nito, cada vez que producimos, por
ejemplo, un coche, reducimos las posibilidades desupervivencia de nuestros descendientes. El preciodel crecimiento en la actualidad, son menos vidas enel futuro [9].La idea del decrecimiento nace de pensadores críticoscon el desarrollo y con la sociedad de consumo, entreellos Ivan Illich, André Gorz, Cornelius Castoriaduso Francois Partant, incluyendo en esta crítica la delfracaso del desarrollo en el
Tercer Mundo 
, con autorescomo Vandana Shiva, Arturo Escobar, etc.Del mismo modo, dentro del campo de la economía,tras el informe del Club de Roma aparecen vocescríticas al modelo de crecimiento. Herman Daly,economista norteamericano que recibió el Nobelalternativo en 1996, propone la idea de que esposible una economía estable, con unas condicionesestacionarias de población y capital, el crecimiento0 [10].Georgescu Roegen, pionero del decrecimiento,mostró sus dudas respectó al crecimiento cero y elestado estacionario. Este economista rumano, padrede la
bioeconomía 
, introduce en la ciencia económicaaportaciones de la física y de la biología. Desde lafísica la aportación más importante es la consideracióndel 2º Principio de la Termodinámica, según el cualun sistema tiende a aumentar su entropía, la energíatiende a disiparse, con lo cual se evidencia que cada
2
vez vamos a tener más problemas para conseguirla(él amplia este concepto a la materia, diciendoque los recursos materiales que al principio estánconcentrados también tienden a presentarse en formamás degradada, disipándose).Desde la biología aporta un conocimiento delfuncionamiento de la biosfera y sus límites a la visióneconómica.Según Georgescu Roegen, la termodinámica ilustra lainsostenibilidad ecológica de la economía neoclásica,el carácter ilusorio del crecimiento ilimitado. Añade queel
crecimiento 
, la gran obsesión de los economistascapitalistas y marxistas, tiene que acabar, la preguntaes cuándo. Suapuesta por la bioeconomía intenta situar a la economíaen el sitio que le corresponde, como un subsistemade la biosfera. Ya en los años 70 hace propuestas queen aquel tiempo resultaban muy premonitorias: dejarde fabricar armamento para matarnos a nosotrosmismos, ajustar la población mundial a la cantidad depersonas que podrían alimentarse en el planeta conagricultura ecológica, permitir la libre circulación depersonas entre países sin ningún tipo de restricción,etc. [11]Así pues, el termino decrecimiento no es nuevo.Empieza a tomar fuerza como movimiento en Franciaen los años 90, donde diversos autores trabajan ensu desarrollo teórico: Latouche, Cheynet, Schneider,Aryés… La revista del colectivo ecologista Silence le
dedica ya un monográco en 1993 y otro más reciente
en 2002. En Francia toma forma incluso un partidopolítico, que se presenta a las últimas elecciones,el PPLD (Partido por el Decrecimiento). En Parísen 2002 la asociación Ligne d’Horizon organiza elencuentro: Deshacer el Desarrollo, Rehacer el Mundo.El periódico semanal
La Décroissance 
alcanza unatirada de 50.000 ejemplares, y en el año 2003 el libro
Objectif décroissance 
marca un hito [12]. Este mismoaño se crea el Institut d’Études Économiques pourla Décroissance Soutenable, del que es presidente
 
3
Pero el término decrecimiento no es fácilmenteaceptado. Al tiempo que aparece, se empiezana escuchar voces críticas por sus connotaciones
negativas 
y porque parece contradictorio que ahorase plantee decrecer también a los países en los que lamayoría de la población no ha llegado a conocer ni losmínimos derechos básicos, tales como alimentación,agua potable, vivienda digna… Además, según lasvoces críticas el decrecimiento nos traería desempleoy otros problemas sociales.Es interesante aquí recordar la diferencia entrecrecimiento y desarrollo, entendiéndose quedesarrollo es un término más amplio que no sóloincluye un aumento del bienestar material, sinotambién acceso a la salud y a la cultura, a unamayor felicidad. Así, el decrecimiento material, el
no crecimiento 
del PIB, puede ser desarrollo, puede serun crecimiento relacional, convivencial y experiencial.El propio Latouche utiliza una metáfora para explicarque el decrecimiento no tiene porque ser negativo:igual que cuando un río se desborda todos deseamosque
decrezca 
y cese la crecida, que las aguas vuelvana su cauce, lo mismo ocurre con la insostenibilidadde la situación actual. Decrecer no es, entonces, algonegativo, sino algo necesario.Por otro lado, las críticas que hacen referencia a quelos habitantes de los países desarrollados del Norte (ylas elites privilegiadas del Sur) no tienen derecho paraexigir a los países del Sur que
decrezcan 
, parece que no
han profundizado sucientemente en las propuestas
del decrecimiento. La propuesta
decrecentista 
esque los países del Sur sigan su propio camino yque no imiten nuestro modelo de desarrollo que semuestra poco válido para proporcionar bienestar a laspersonas en armonía con la naturaleza.En realidad el decrecimiento pretende “aprender aproducir valor y felicidad, pero reduciendo la utilizaciónde materia y energía”. Se pretende salir de un modelo
económico que nos hace dependientes, redenir la
idea de riqueza, entendiéndola como satisfacciónmoral, intelectual, estética, como un empleo creativodel ocio… De ahí el lema del congreso realizado enParís en 2002: “Deshacer el desarrollo, rehacer elmundo”.El propio Latouche ha vivido en África y aporta sus
reexiones sobre el fracaso al querer implantar allí el
modelo de desarrollo occidental, indicando que enÁfrica existe un funcionamiento paralelo
aeconómico 
,basado en lo social, las relaciones con la familia, lasamistades, la religión, los vecinos, la obligación deSerge Latouche, que es actualmente
la cara visible 
del decrecimiento.Al mismo tiempo este movimiento empieza suandadura en Italia, con la publicación
La decrescita 
.Poco a poco se desarrolla el cuerpo teórico, y almismo tiempo surgen en distintos países variadasiniciativas sociales de consumidores críticos queconvergen en el camino: organizaciones de trueque,cooperativas agroecológicas… El Estado españoles rico en experiencias alternativas en esta línea,citaremos como ejemplos la aportación crítica delcolectivo ConsumeHastaMorir, de Ecologistas enAcción [13], así como grupos más organizadosen torno al decrecimiento, como la Entesa pelDecreixement en Catalunya, que en marzo de 2007organizó las jornadas Desfer el Creixement, Referel Món [14]. Además existen importantes corrientes
de opinión que quedan reejadas en los foros de las
webs 
de Crisis Energética y del Observatori de la CrisiEnergètica i les Alternatives de Societat, OCEAS [15].
dificultades para eNteNderel decrecimieNto
Para entender el decrecimiento es necesario salir delparadigma económico dominante y ser consciente deque se han sobrepasado los límites del planeta.
Cada vez resulta más claro que la ecacia económica
no sirve para resolver los problemas ambientales,además hemos de tener en cuenta el efecto rebote:aunque disminuye el impacto en el consumo derecursos por unidad de producto, en términosabsolutos este consumo sigue incrementándose.Se fabrican coches de bajo consumo y gasolinasin plomo, pero aumenta el número de coches, dekilómetros recorridos y de autopistas; se generalizael uso de bombillas y electrodomésticos de bajoconsumo, pero aumenta el gasto eléctrico y el númerode electrodomésticos por familia.Según Latouche no hay que entender el decrecimientocomo una alternativa concreta al modelo actual,sino una llamada de atención sobre los riesgosde la situación que vivimos, un eslogan que agitaconciencias, un grito por el cambio. Se plantea eldecrecimiento como un paraguas donde poderempezar a deshacer el imaginario común de que elcrecimiento es necesario para seguir adelante, unespacio donde desarrollar experiencias alternativas.Y es tarea de todos y todasllenarlo de contenido, decidir como debe ser lasociedad del futuro.dar y compartir, recibir y devolver, etc. las prácticasmilenarias de negociación, donación, regateo,intercambio [16].

Activity (10)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
CGT Catalunya liked this
illich1789 liked this
Helena Gonzalez liked this
angostoa3428 liked this
marparrao liked this
pirimpompito liked this
alvaromichin liked this
chavezlauri1 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->