Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
48Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Procesos Inquisitivo Acusatorio y Mixto

Procesos Inquisitivo Acusatorio y Mixto

Ratings: (0)|Views: 14,402 |Likes:

More info:

Published by: Angel Virgilio Ferreira Centeno on Feb 03, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/14/2013

pdf

text

original

 
Los tres sistemas procesales, inquisitivo, acusatorio y mixto.Objetivos de la investigación.- Profundizar en el estudio se los tres sistemasen el Derecho Procesal Penal, ya que aunque está contemplado en nuestraConstitucn Federal, respecto al proceso penal acusatorio, no se haenfocado el ámbito académico e investigativo en realizar material hacia elabogado común, que le sea de utilidad para comprender el gran cambio enel sistema de aplicación y administración de justicia penal en México.Justificación.- Son de suma importancia los tres sistemas en el DerechoProcesal Penal, pero sobre todo el sistema acusatorio, el cual es novedosoen nuestro medio y provoca que busquemos información para saber de losnuevos juicios orales que ya en algunas entidades federativas como NuevoLeón y Chihuahua se practican.Hipótesis.- Se demostrará si el sistema acusatorio presenta mas bondadeso no en lo atinente a ahorro de recursos y tiempos, sobretodo, en relacióncon los sistemas mixto e inquisitivo.Muestra.- Se procedió a analizar varios expedientes penales con variosdelitos, para lograr que la investigación se acerque a la realidad de nuestrosdías.Resultados.- Se concluye que el sistema acusatorio genera scertidumbre y confianza en la comunidad en relación con los sistemas mixtoe inquisitivo.Introducción.- Una transformación de la administración e impartición de justiciasiempre implica alguna modificación en el núcleo mismo de la organización de lospoderes del Estado. En este sentido, la sanción de nuevos preceptos de laConstitución Federal implica la voluntad firme de rediseñar las bases de laestructura política de la convivencia democrática. Esta nueva decisión fundacionaldebe, para ser realmente eficiente y operativa, extender sus efectos hacía todoslos ámbitos del orden jurídico, si no quiere quedar convertida en letra muerta, enuna mera expresión de deseos, o en una utopía finalmente desesperanzadora.Así, la reforma buscó fundamentalmente en tres líneas directrices: a) el diseño deuna función judicial que asegure y garantice la independencia de los jueces frente
 
al caso concreto; b) la búsqueda de la operatividad de todas aquellas cláusulasconstitucionales relativas a los derechos fundamentales de las personas sindisminuir la eficiencia del servicio judicial en materia penal, esencial también paraasegurar los derechos humanos de las personas y la paz social; y c) el aumentode la participación de los ciudadanos en la administración de justicia penal.Directrices, éstas se explican así:A) No existe, en realidad, una independencia judicial efectiva si la justicia notiene un verdadero protagonismo en la solución de los conflictos sociales; esto es,que no existirá una verdadera consolidación del sistema democrático hasta quelos ciudadanos no recuperen la confianza en su administración de justicia. Y paraque ello ocurra, es necesario volver a definir totalmente el papel de los jueces enel proceso penal, de modo que ellos cumplan acabadamente el preceptoconstitucional de “juzgar y promover la ejecución de lo juzgado” sin interferenciaajena alguna y sin asumir tareas que lo alejan de su misión específica de juzgar.B) La Constitución que actualmente nos rige muestra una notablepreocupación por garantizar los derechos fundamentales de las personas, como elprincipal camino para preservar la dignidad humana. Si esta preocupación no setorna operativa, es decir, no modifica realmente el sentido y el contenido de lasrelaciones sociales, quedará convertida en una burla o falsificación, que hará másprofunda y más grotesca cada violación a los derechos humanos. Muchos de esosderechos fundamentales se relacionan con el proceso penal, ya sea comoderechos y facultades que él debe prever, o como límites absolutos al poder penaldel Estado y a su capacidad de persecución penal. En ambos sentidos la reformase preocupa especialmente por generar mecanismos concretos para el ejercicioefectivo de esos derechos o facultades, así como ha establecido reglas claraspara la continua valoración de aquellos actos que hayan sido realizados conviolación de esas garantías básicas.No obstante, un sistema que se quedara allí, en disminuir o erradicar laarbitrariedad que importa el procedimiento penal actual para la dignidad de laspersonas, podría ser, a la vez, un sistema ineficiente. Tambn la dignidadpersonal y la paz social como valor necesitan de un sistema judicial eficiente, que
 
garantice la solución de los conflictos sociales, en este caso, los de relevanciapenal, sin arbitrariedad y con el menor sacrificio posible por parte de susprotagonistas y de la sociedad en su conjunto. A ello tiende también la reformamediante múltiple instituciones como, por ejemplo, un sistema más ágil y dinámicopara preparar la acción pública, sin disminución en relación con las garantíasciudadanas y la participación importante de la víctima en la solución del conflicto.C) Por último, la reforma ha puesto énfasis en el aumento de la participaciónciudadana en la administración de justicia. Ello se pretendía lografundamentalmente, en dos ámbitos diferentes: por una parte, la reforma secomplementaría con una Ley secundaria que establezca un sistema acusatorio, ypor otra parte, se aumento considerablemente las facultades y funciones de lavíctima (conciliación), de modo tal que ella pueda ser uno de los protagonistasprincipales del procedimiento. Se acepta así, a las modernas tendencias delderecho penal, que buscan otorgarle a quien ha sufrido el daño ocasionado por eldelito la posibilidad de influir o determinar la solución que el Estado le dará a eseconflicto, devolviéndole, así, al menos parte de los derechos de reacción frente ala ofensa, que le fueron expropiados al nacer el sistema moderno de la pena y lapersecución penal estatal, como medio de control social.Estas tres líneas fundamentales que hemos destacado no desmerecen enlo más mínimo los principios fundamentales de oralidad, publicidad, inmediación yconcentración, que son los pilares que estructuran el proceso penal que sepropone y que constituyen la base de la adecuación de la justicia penal a lareforma de la Constitución y a un sistema republicano y democrático de gobierno.Desarrollo.Capítulo IEl Sistema Inquisitivo.Las fuentes del modelo inquisitivo de enjuiciamiento criminal pueden ser rastreadas en la tardía Edad Media en Europa y, más precisamente, en laregulación eclesiástica de lo que ha sido denominada como la Inquisición. Elcontexto político en que este sistema se desarrolló fue en el de la expansión de la

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->