Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Transformacion de la Accion Colectiva en America Latina - Garreton

La Transformacion de la Accion Colectiva en America Latina - Garreton

Ratings:

4.0

(1)
|Views: 57|Likes:
Published by vick sage

More info:

Published by: vick sage on Feb 04, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/15/2013

pdf

text

original

 
REVISTA DE LA CEPAL 76
ABRIL 2002LA TRANSFORMACION DE LA ACCION COLECTIVA EN AMERICA LATINA
MANUEL ANTONIO GARRETON M.
7
 
ABRIL 2002
La transformaci
ó
n de
la acci
ó
n colectiva
en Am
é
rica Latina
Manuel Antonio Garret
ó
n M.
 Departamento de Sociolog
í 
aUniversidad de Chilemagarret@uchile.cl
Asistimos al desaparecimiento del paradigma clásico que veíaen la posición estructural el elemento determinante en la con-formación de la acción colectiva y de los actores sociales. Pro-ducto de los cambios estructurales y culturales en el mundo yla región —la transformación de la débil sociedad industrial deEstado nacional en Latinoamérica y la desarticulación de lasrelaciones clásicas entre Estado y sociedad— la acción colec-tiva tiende a configurarse principalmente a través de cuatroejes: la democratización política; la democratización social olucha contra la exclusión y por la ciudadanía; la reconstruc-ción y reinserción de las economías nacionales o la refor-mulación del modelo de desarrollo económico, y la redefi-nición de un modelo de modernidad. Ello da origen a actoressociales más fluctuantes, más ligados a lo sociocultural que alo político-económico y más centrados en reivindicaciones porcalidades de vida y por inclusión que en proyectos de cambiosocial global.
REVISTA DE LA CEPAL 76
 
REVISTA DE LA CEPAL 76
ABRIL 2002LA TRANSFORMACION DE LA ACCION COLECTIVA EN AMERICA LATINA
MANUEL ANTONIO GARRETON M.
8
I
Las orientaciones anal
í 
ticas
Durante décadas predominó un paradigma teórico ypráctico de la acción colectiva y los actores socialesen la región, concordante con los paradigmas predo-minantes de las ciencias sociales a escala mundial. Esteafirmaba, primero, una unidad o correspondencia en-tre estructura y actor; segundo, el predomino de laestructura sobre el actor, y tercero, la existencia de uneje central provisto por las estructuras y los procesosemanados de ellas, que actuaba como principio cons-titutivo de toda acción colectiva y de la conformaciónde actores sociales.Es decir, el paradigma clásico, téorico y prácti-co, en relación a los actores sociales y a la accióncolectiva privilegiaba la dimensión estructural. Este erael componente “duro” de la sociedad, en tanto el actory la acción colectiva eran el componente “blando”.Existe la convicción generalizada que este para-digma ya no da cuenta de la realidad actual. Ello por-que, por un lado, en el mundo de hoy se han produci-do enormes transformaciones estructurales y cultura-les que nos enfrentan a un tipo societal distinto. Porotro lado, han aparecido nuevas formas de acción so-cial y nuevos actores, al mismo tiempo que se trans-formaban las pautas de acción de los actores socialesclásicos. Si desde el análisis de los actores y las for-mas de acción colectiva el vuelco del paradigma clá-sico tiene varios hitos,
1
desde el punto de vista de losfenómenos sociales mismos, los movimientos de de-rechos humanos y los movimientos democráticos bajolas dictaduras, movimientos étnicos como los deChiapas o las redes de organizaciones sociales y ex-periencias de barriales de ciudadanía en Perú, por ci-tar ejemplos emblemáticos, nos parecen marcar unadistancia con el paradigma de acción colectiva que he-mos denominado clásico, aunque incorporan yredefinen muchos de sus elementos, lo que es más claroaún en el Movimiento de los Sin Tierra de Brasil.En lo que sigue intentaremos una esquematizaciónde algunas de las orientaciones analíticas que contri-buyen a configurar un posible paradigma en ciernessobre actores y acción colectiva en América Latina.
2
Se trata de ir más allá de un determinismo estructuralde tipo universal y de superar la visión de una corre-lación esencialista y abstracta, definida de una vez parasiempre, entre economía, política, cultura y sociedad,es decir, la idea de que a un sistema económico dadocorresponde necesariamente una determinada formapolítica o cultural o viceversa.Así, en una sociedad determinada es posible dis-cernir niveles o dimensiones y esferas o ámbitos de laacción social. Respecto de los primeros, imbricadosentre sí aunque con autonomía unos de otros, ellos son:los comportamientos individuales y las relacionesinterpersonales que definen los llamados “mundos dela vida”, los niveles organizacional e institucional quecorresponden al mundo de las instrumentalidades, y ladimensión histórico-estructural, de proyectos y contra-proyectos, que definen lo que algunos llaman la“historicidad”.
3
Respecto de las esferas o ámbitos deacción, ellas corresponden al modo de satisfacer lasnecesidades materiales de la sociedad, lo que se llamaeconomía; a las fórmulas e instituciones de conviven-cia, conflictos, estratificación o jerarquización que de-finen la estructura u organización social en un sentidoamplio; a la configuración de las relaciones de poderreferidas a la conducción general de la sociedad, lo quese denomina política; y a los modelos éticos y de co-nocimiento y su aplicación, las visiones del tiempo yla naturaleza, la representación simbólica y la socia-lización, que es lo que llamamos cultura. El esquema
 
Este artículo está basado en
Cambios sociales, actores y acci
ó
ncolectiva
(Garretón, 2001b). En él hemos hecho uso abundante demateriales elaborados en otras publicaciones, especialmente “So-cial movements and the process of democratization. A generalframework” (Garretón, 1995b). En dos libros recientemente publi-cados (Garretón, 2000a y 2000b) se condensan muchos de los tra-bajos que hemos retomado aquí.
1
El más importante y decisorio es el trabajo de Alain Tourainesobre actores sociales y sistema político. La primera formulaciónsistemática en
 Actores sociales y sistemas pol
í 
ticos en Am
é 
rica Latina
(Touraine, 1987) fue luego desarrollada en
Pol
í 
tica y socie-dad en Am
é 
rica Latina
(Touraine, 1989). En esta misma línea, unadécada antes, Zermeño (1987) publicó
 M 
é 
 xico: una democraciaut 
ó
 pica. El movimiento estudiantil del 68.
2
Estas ideas se encuentran dispersas en diversos trabajos del autor,en especial “A new socio-historical ‘problématique’ and sociologicalperspective” (Garretón, 1998),
Hacia una nueva era pol
í 
tica. Estu-dio sobre las democratizaciones
(Garretón, 1995a) y “¿En qué so-ciedad vivi(re)mos? Tipos societales y desarrollo en el cambio desiglo” (Garretón, 1997a). La más reciente formulación, de la quetomamos aquí algunos elementos, fue
Pol
í 
tica y sociedad entre dos
é 
 pocas. Am
é 
rica Latina en el cambio de siglo
(Garretón, 2000a).
3
Hemos reelaborado el esquema propuesto hace casi tres décadaspor Touraine (1973).
 
REVISTA DE LA CEPAL 76
ABRIL 2002LA TRANSFORMACION DE LA ACCION COLECTIVA EN AMERICA LATINA
MANUEL ANTONIO GARRETON M.
9
de determinaciones entre estas esferas y dimensioneses flexible, cambiante e histórico.Asimismo, una sociedad determinada se define apartir de la particular configuración de las relacionesentre i) Estado, ii) régimen y partidos políticos, yiii) sociedad civil o base social. Esta relación históri-camente acotada es lo que permite hablar de una ma-triz sociopolítica. El concepto de matriz sociopolíticao matriz de constitución de la sociedad alude a la rela-ción entre Estado, o momento de la unidad y direcciónde la sociedad; sistema de representación o estructurapolítico-partidaria, que es el momento de agregación dedemandas globales y de reivindicaciones políticas de lossujetos y actores sociales, y la base socioeconómica ycultural de éstos, que constituye el momento de parti-cipación y diversidad de la sociedad civil. La media-ción institucional entre estos elementos es lo que lla-mamos el régimen político.La perspectiva indicada hace recaer el peso delanálisis en los actores, su constitución e interacción.Cuando hablamos de actor sujeto,
4
nos referimos a losportadores, con base material o cultural, de acciónindividual o colectiva que apelan a principios deestructuración, conservación o cambio de la sociedad,que tienen una cierta densidad histórica, que se defi-nen en términos de identidad, alteridad y contexto, quese involucran en los proyectos y contraproyectos, y enlos que hay una tensión nunca resuelta entre el sujetoo principio constitutivo y trascendente de una determi-nada acción histórica y la particularidad y materiali-dad del actor que lo invoca. No todo lo que se mueveo actúa en una sociedad es un actor en el sentido so-ciológico del término, podríamos llamarlo simplementeagente. Tampoco todo lo que llamamos actor es siem-pre portador de una alta densidad histórica.De modo que puede definirse una doble matriz deactores
 
en una sociedad determinada. Una es la matrizsociopolítica o constituyente
 
o gestatriz de sujetos yque se refiere a las relaciones mediadas por el régimenpolítico entre Estado, representación y base socioeco-nómica y cultural. La otra es la matriz configurativadeactores sociales en la que cada uno de ellos ocupa unaposición en las dimensiones o niveles y en las esferaso ámbitos mencionados más arriba.Al referirnos a procesos políticos de lucha y cam-bio social, el tema de los actores sociales se recubre conel de los movimientos sociales, definidos como accio-nes colectivas con alguna estabilidad en el tiempo yalgún nivel de organización, orientados al cambio oconservación de la sociedad o de alguna esfera de ella.La idea de Movimiento Social tiende a oscilar entre dospolos: la respuesta coyuntural a una determinada situa-ción o problema y la encarnación del sentido de la his-toria y el cambio social. Desde nuestra perspectiva,ambos polos pueden ser vistos como dos dimensionesde los movimientos sociales. Por un lado, el MovimientoSocial (mayúsculas, singular) orientado al nivel históri-co-estructural de una determinada sociedad y definien-do su conflicto central. Por otro lado, movimientos so-ciales (plural, minúsculas), que son actores concretos quese mueven en los campos de los mundos de la vida yde las instrumentalidades, organizacional o institucional,orientados hacia metas específicas y con relaciones pro-blemáticas, que se definen en cada sociedad y momento,con el Movimiento Social Central. Los movimientossociales son un tipo de acción colectiva y no el único, ydeben ser distinguidos al menos de otras dos formas deacción colectiva importantes en sociedades en cambio,como son las demandas y las movilizaciones.
5
4
Sobre la problemática del actor sujeto, véase Touraine (1984 y2000). También Dubet y Wieworka (1995).
5
Véase una definición y clasificación de los movimientos socialesen Touraine (1997). Otras visiones en Gohn (1997) y Touraine(1989). Una concepción alejada de la que se plantea aquí es la deMcAdam, McCarthy y Zald (1998).
6
Sobre la denominación nacional-popular, véase Germani (1965) yTouraine (1989). De esta última tomaremos algunas de sus carac-terizaciones. La denominación de matriz Estado-céntrica se encuentraen Cavarozzi (1996) y mi propia definición en, entre otros, Garretón(1995 a y b).
II
La acci
ó
n colectiva en la matriz cl
á
sica
En términos generales, podemos decir que la matrizsociopolítica latinoamericana, que denominaremos in-distintamente clásica, político-céntrica o nacional po-pular,
6
y que prevaleció desde la década de los treintahasta los setenta, con variaciones acordes con los perío-dos y los países, se constituyó por la fusión de diferentes

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->