Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
42Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los movimientos sociales, el capitalismo y el conflicto político contemporáneo

Los movimientos sociales, el capitalismo y el conflicto político contemporáneo

Ratings: (0)|Views: 5,247 |Likes:
En la caracterización del fenómeno del conflicto político que se da en los últimos
tiempos en América Latina no se pude dejar de observar el impacto que el capitalismo de
fin del siglo XX provocó en la estructura social. En este sentido hay dos aspectos
importantes que se relacionan con la instauración de modelos neoliberales en la región
de América Latina, en general.
En la caracterización del fenómeno del conflicto político que se da en los últimos
tiempos en América Latina no se pude dejar de observar el impacto que el capitalismo de
fin del siglo XX provocó en la estructura social. En este sentido hay dos aspectos
importantes que se relacionan con la instauración de modelos neoliberales en la región
de América Latina, en general.

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/07/2013

pdf

text

original

 
Los movimientos sociales, el capitalismo y el conflicto políticocontemporáneo
1
 Nicolás Mazzella
2
1. Las transformaciones estructurales en América Latina como impacto delneoliberalismo
En la caracterización del fenómeno del conflicto político que se da en los últimostiempos en América Latina no se pude dejar de observar el impacto que el capitalismo defin del siglo XX provocó en la estructura social. En este sentido hay
dos aspectosimportantes que se relacionan con la instauración de modelos neoliberales en la región
de América Latina, en general.En primer lugar, se da la desarticulación del modelo societal-económico estado-céntrico bienestarista. Este modelo, que dominó la escena desde los años ‘40, tuvo susimplicancias en lo económico y en lo que tiene que ver con las relaciones sociales. En loeconómico, con la implantación del neoliberalismo, el Estado dejó de ser el proveedor  principal de servicios sociales, dejando ese lugar a la asignación por medio del mercado.
Elmercado
tiene otra lógica de asignación de los recursos, a diferencia del Estado. En elmercado priman la competencia descarnada en pos de maximizar ganancias “a cualquier  precio”. Las consecuencias de ello son que, como en el mercado la competencia es entreactores desiguales, los que parten con ventaja terminan ganando más aún con respecto delos que parten en desventaja. Los desaventajados resultan ser la gran mayoría de la población, los asalariados, “los que tienen que trabajar para vivir” según Antunes (Antunes,2001). Esto provoca una gran “polarización social” (Samir Amin, 2001), haciendo que paraAmérica Latina, el resultado de ello se pueda ver en datos del PNUD, analizados por JorgeHintze, que busca establecer los niveles de pobreza y desigualdad socioeconómica enAmérica Latina, actualmente. Según Hintze, el veinte por ciento de los habitantes más ricosde nuestra región tienen un ingreso casi 18 veces
(17,8)
superior al del veinte por ciento de
1
Este trabajo se he realizado en colaboración con el proyecto de investigación titulado "
 Producción de sentidos en jóvenes de Viedma - Patagones y nuevas formas de subjetivación política
" que se desarrolla en elCentro Universitario de Viedma - Universidad Nacional del Comahue.Presentado en las Primeras Jornadas Debates Actuales de la Teoría Política Contemporánea, Bs. As. 2010
2
Lic. en Cs. Políticas. Docente e investigador, Univ. Nac. del Comahue.
1
 
los ciudadanos más pobres, siendo que en el promedio mundial esta relación es de 6,4 a 1 y, por ejemplo, las regiones que le siguen a América Latina son América del Norte (8,6 a 1) yÁfrica (8,2 a 1) (Hintze, 2004).
Esto hace que América Latina sea la región másdesigual del planeta
.Con respecto a todos estos cambios operados en la caída del modelo estado-céntrico, el “mundo del trabajo” también ha sufrido cambios. En efecto, luego del apogeodel modelo “keynesiano-fordista” desde aproximadamente 1940 hasta 1980, donde la principal relación laboral era aquella en la que el “obrero” cumplía una tarea en undeterminado tiempo y en un lugar fijo y a cambio se le deba una paga (salario), pasamos ala actualidad en donde ese modelo entra en declive, sobre todo en lo tocante al
tiempo
enque realiza sus tareas, el cual se flexibiliza, y el
lugar
dónde las realiza también. Tambiénse “flexibiliza” la posibilidad de trabajar a cambio de una paga, lo que significa en realidadque aumentó el
desempleo
,
 
 producto de los cambios estructurales del capitalismo.Pero sin embargo, la esencia del modo de producción capitalista sigue vigente, esdecir las relaciones de produccn siguen siendo de
explotación
. La acumulacióncapitalista sigue y aún se ha exacerbado, solo que reconstituida en nuevas formas. El problema que muchas veces se suscita con la incomprensión de esto tal vez resida en que enla actualidad el circuito de la explotación de la fuerza de trabajo por parte del capital se hacomplejizado y ha alcanzado dimensiones internacionales tales que el modelo marxistaoriginal
puede servir de punto de partida
para entender el modelo de explotacióncapitalista, pero de ninguna manera puede explicar por sí solo el modelo de explotación tancomplejo como el que se desarrolla a comienzos del siglo XXI.El nuevo modelo de explotación de la fuerza de trabajo que se da hoy procede,como se dijo, de un quiebre dado a partir de los años ’70, ante el avance del capitalismosobre el Estado de Bienestar keynesiano, que rompe un “compromiso” entre la clase obreray el capital (Przeworski, 1988; Nun, 2000), por el cual éste daba ciertos beneficios socialesa aquella a cambio de una “paz social”
3
, es decir detener el rumbo “revolucionario”inexorable que tenía la clase obrera por esos años
4
.
3
Claus Offe es otro autor que describe bien la crisis del Estado de Bienestar Keynesiano en su libro
Contradicciones en el Estado de Bienestar 
”, dada, desde lo económico, a partir de la tendencial tasadecreciente de la ganancia capitalista, ya descripta por Marx,
4
El siglo XX, hasta los años ’70, marca un punto de inflexión en los procesos de revoluciones socialistas yanti-imperialistas.
2
 
En términos de conjunto el sistema capitalista hoy ahorra en costos de sueldos deobreros y trabajadores en general, aumentando la desocupación y la subocupación, y dandocomo resultado también un aumento del trabajo “autónomo”. Esto sin duda deteriora elnivel de vida de, como dice Antunes, la
clase-que-vive-del-trabajo
(Antunes, 2005). Estaclase social, todaa inmersa en la idea de un mundo keynesiano-fordista-estadobenefactor”, tiene como primera reacción ante su malestar la protesta desarticulada ymuchas veces sólo catártica, impotente también por no comprender los cambios que elsistema capaitalista a operado en los últimos años. Como plantea Vakaloulis, al establecer las características de los movimientos sociales actuales, que hay elementos que soncausantes de ello:
 La fuerza del economicismo, que se reproduce como una ideología espontánea y que aparece como un límite insuperable del imaginario social; la percepcióncasi mitológica del poder absoluto de los mercados; el atraso existente en el análisis y comprensión de los fenómenos de la globalización influyen en la posibilidad de que el conflicto social sirva a la formulación de un proyecto”
(Vakaloulis, 2000, p. 162)
.
 A esto Vakaloulis le agrega la
caída
de experiencias políticas concretas comofueron los “socialismos reales”, lo cual deja un imaginario social que inconscientemente parece no vislumbrar horizontes políticos viables.Como segundo aspecto importante, relacionado con la instauración de los modelosneoliberales en América Latina, es toda la operación ideológica social que se perpetró enLatinoamérica imponiendo nuevas formas de pensar las relaciones sociales por parte de losmismos sujetos sociales. La referencia es principalmente a que la sociedad empieza a ser imbuida, más que nada por los medios de comunicación, ya desde los años de la debacle delmodelo “estado-céntrico” en los años 70s, con un discurso anti-estatista y mercantilista, queresalta la eficiencia del mercado como asignador de recursos frente a un Estado deficitario,cuestión que lleva subliminalmente, y muchas veces explícitamente, a la exaltación delactuar individual y competitivamente (el mercado) en detrimento de la acción colectiva (elEstado)
5
.Todo esto fue acompañado y apuntalado en variadas ocasiones, por medio de la
5
En este caso nos referimos al Estado tal como lo define Ralph Miliband, en cuanto “sistema del Estado”, elcual es “un cierto número de instituciones particulares que ejercen influencias entre sí”, lo cual según esteautor significa también no confundir Estado con Gobierno. (Miliband, 1997: p. 50). Más precisamente, lareferencia en este caso es la del Estado de Bienestar generador de políticas sociales “universalistas”.
3

Activity (42)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Magdaluz Guedez liked this
kelljoh823 liked this
Yuya Pte liked this
laurobrodri liked this
Juan Pazos liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->