Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
22Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Grito de Lares, Grito de Puerto Rico

Grito de Lares, Grito de Puerto Rico

Ratings: (0)|Views: 17,109|Likes:
Published by ortizfeliciano

More info:

Published by: ortizfeliciano on Feb 13, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/07/2013

pdf

text

original

 
 
Grito de Lares, Grito de Puerto Rico. Rev. 08/09/09Introducción.La conmemoración del Grito de Lares es, antes que otra cosa, tradición viva ycompromiso militante dentro del proceso social de los independentistas. De hecho una delas instancias en que se ordena el arresto de Albizu Campos es que un discurso durantedicha fecha viola las condiciones opresivas de la Ley de la Mordaza.En este compendio queremos regresar a los eventos originarios y plantear someramentelas causas y razones que dan vida a este movimiento. Suponemos de entrada que muchasde esas razones se refieren directa o indirectamente a las circunstancias actuales quevivimos en la isla.La lucha libertaria en Puerto Rico: primeras manifestaciones e inicios.Puerto Rico tuvo sus movimientos precursores emancipadores casi desde los inicios de sudesarrollo colonial. La rebelión de los vecinos de San Germán, Ponce y Coamo de 1702-1711, desacataron al Gobierno y afirmaron la autoridad de los cabildos.Desde 1795, el sistema esclavista comenzó a ser desafiado por los esclavos en el modelode las revoluciones raciales de afirmación africana de Haití. En 1797, aparecieron unos pasquines clandestinos en la capital. En ellos se hablaba de la independencia y de los"hermanos caraqueños" como aliados en la misma causa. La primera expresión delseparatismo criollo también había mostrado sus señas.A comienzos del siglo XIX, en la coyuntura histórica de la invasión y ocupación deEspaña por parte de la Francia del emperador Napoleón Bonaparte, en Puerto Rico seorganizó un movimiento revolucionario con sede en la Villa de San Germán, encabezado por la élite criolla, para lograr la independencia. La llegada de tropas de España y larepresión del liderato frustraron ese intento. Hubo otras tentativas revolucionarias en1823 y en 1838.Las rebeliones de esclavos eran frecuentes, especialmente las de las haciendas azucarerasde Toa Baja, en 1843. Temeroso de que se siguiera el camino de los esclavos deMartinica, que se habían sublevado en esos años, el Gobernador de Puerto Rico promulgóen 1848 un Código Negro, que acentuó la represión.Puerto Rico en el siglo XIX.Durante la primera mitad del siglo XIX Puerto Rico se convirtió en una colonia azucarerade importancia mundial. Para entonces Cuba y Puerto Rico eran los últimos bastiones deEspaña en América. A lo largo del siglo XIX, los puertorriqueños se agruparon en variastendencias políticas: la conservadora, sostenedora de la dominación española; lareformista, que promovía el gobierno con mayor participación criolla y cambios
 
 
económicos favorables a la Isla; y la independentista, que luchaba por lasoberanía plena puertorriqueña.El 4 de mayo de 1809 se celebran en Puerto Rico las primeras elecciones de su historia para escoger un diputado que representara a la Isla en la Junta de Gobierno del Reino.Saldrá electo Ramón Power y Giralt quien en 1812 llegará a ser primer vicepresidente delas Cortes de Cádiz. En esta época las tendencias políticas en la Isla, que no eran partidosya que éstos no se formaron hasta la decada del 70, eran: el liberalismo que promovía para la Isla un gobierno propio con las mismas prerrogativas políticas y económicas quecualquier provincia española y por ende ser una de ellas, el conservadurismo que defendíael status de administración colonial de siempre con los destinos regidos totalmente desdela Madre Patria y el separatismo que, siguiendo el ejemplo dado por otras colonias,optaba por la soberanía.Desde 1809 hasta 1836 predomina en las elecciones la tendencia liberal y sus candidatosrepresentarán a la Isla en las cortes españolas.Entre 1815 y 1837, se afirmó el absolutismo en España. A pesar de los retornos al ordenconstitucional de 1821-1822 y de 1837, el autoritarismo monárquico se hizo de unespacio firme en el orden español liquidando las posibilidades de un régimen liberal paralas islas. Aquellos fueron también años de maduración de la primera generación deseparatistas puertorriqueños de origen criollo y de afirmación de un abolicionismo deraíces afro-puertorriqueñas en este territorio. En 1837, se cerró aquel ciclo de reformas ycambios tras la segunda caída del liberalismo en la península.Desde 1837 hasta 1869 las provincias de ultramar se regirán por un régimen especial sinrepresentación en Cortes. Los independentistas, son una tendencia en incremento por el problema de la esclavitud tras la abolición en los Estados Unidos en 1865, la esclavitudcontinuaba siendo legal únicamente en Brasil, Cuba y Puerto Rico. En 1869 vuelven laselecciones para represantantes a Cortes y entre ese año y el de 1873 se dividirán loscargos entre liberales y conservadores.En 1866-67, los comisionados liberales reformistas e independentistas José Julián Acosta,Francisco Mariano Quiñones y Segundo Ruiz Belvis denunciaron el despotismo colonialy formularon peticiones de consenso económicas: libertad de comercio, y fomentoagrícola industrial; sociales: abolición de la esclavitud y del sistema de la libreta de jornaleros; y políticas: descentralización administrativa y mayor gobierno propio ante unaJunta Informativa de Madrid.El gobierno imperial ignoró las demandas, incumplió las viejas promesas de “LeyesEspeciales” de carácter autonómico (la promesa de que las islas serían gobernadas por Leyes Especiales en atención a sus diferencias nunca se cumplió), impuso mayoresimpuestos a la colonia y el Gobernador español, usando de pretexto un motín de soldadosen junio de 1867, ordenó el arresto de prominentes liberales.
 
 
Entre las causas que motivaron esta revuelta (el Grito de Lares) se cuentan la indiferenciadel gobierno peninsular a las demandas de reforma de los puertorriqueños… [e]n lugar demostrarse conciliador, intentaba resolver la situación con mayor represión, destierros ycárcel.La situación social era aun peor que la política. Los puertorriqueños eran discriminados,no teniendo acceso a cargos en el gobierno.La población de la Isla -en su mayoría, jornaleros, esclavos negros y hacendados de lamontaña- estaban muy descontentos con el Régimen de la Libreta. Este sistema regulador les permitía a los patronos utilizar directrices más severas de trabajo. Si algún miembrode la población desafiaba la autoridad o no cumplía con la ley, se castigaba con severidad.La tensión que el Gobierno había creado causó gran malestar.En cuanto a los trabajadores, estos se hallaban económicamente explotados y nodisfrutaban de sus derechos políticos, sociales y laborales…. [e]n el plano laboral lashuelgas estaban prohibidas y se consideraban ilegales, y el despido era una instituciónaceptada por la administración colonial, por lo cual, los hacendados comúnmente hacíandespidos arbitrarios de sus trabajadores jornaleros, o de sus peones o agregados,Tarde en la noche del 23 de septiembre, ante el ejército rebelde de alrededor deseiscientos hombres congregados en su hacienda, el general Manuel Rojas…[e]n sudiscurso revolucionario, como ha documentado la historiadora Olga Jiménez, … “sedirigió a las tropas que estaban afuera y les habló… las contribuciones exorbitantes, de lacorrupción de los funcionarios y del deber de ponerle fin a tal régimen de tiranía”.Vemos que los anhelos libertarios venían acompañados ( y precedidos) por profundosdeseos de reinvindicaciones económicas.Los peones en esta situación se exponían a una triple explotación:1) debían pagar al hacendado altos intereses usurarios por el préstamo que se les habíaotorgado, lo cual representaba una obligación financiera del peón ante su patrono;2) al peón establecerse con su familia en las tierras de su amo, sí la tenía alojada en un bohío próximo a la vivienda del hacendado, éste periódicamente empleaba al trabajador oa su mujer, en distintos oficios u ocupaciones de su finca, es decir, en diversas laboresfuera de su jornada obligatoria de trabajo en el cafetal, o usándolo como mandadero, oaprovechándose gratuitamente del trabajo de los hijos y de la mujer del agregado, que eraempleaba casi siempre en los oficios domésticos de la vivienda del hacendado; y,3) la explotación que afectaba al “agregao” en el desempeño de sus funciones de peón o jornalero, en sus rutinarias labores propias del trabajo de campo: podas regulares de losárboles, desyerbo, recolección de café, etc.Salud, hambre y muertes.Como sabemos la realidad social tiene implicaciones directas en la calidad de la vida de

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->