Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Carta de Un Viejo a Un Joven

Carta de Un Viejo a Un Joven

Ratings: (0)|Views: 16|Likes:
Published by CAP
Texto del escritor portugués Ramalho Ortigão.
Texto del escritor portugués Ramalho Ortigão.

More info:

Published by: CAP on Feb 15, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/23/2010

pdf

text

original

 
CARTA DE UN VIEJO A UN JOVEN
Esta es una carta dirigida por Ramalho Ortigão a João do Amaral y publicada en el diario
La Restauración
. Estáfechada en la localidad de Cascais, el 7 de septiembre de1914. Ramalho Ortigão, aunque mayor, había sidocompañero de generación de Eça de Queirós y de Oliveira Martins. En el texto se puede apreciar la posición política de su autor en torno al tema de la “decadencia” en la cual esfácil advertir anticipos del autoritarismo y el antiliberalismomuy en boga, tiempo después, en los años veinte y treinta.
Mi joven camarada y amigo: Ud. me pide un artículopara su diario
La Restauración
. Le agradezco ese pedido yme apresuro a satisfacerlo, porque lo considero un testimoniode solidaridad y de simpatía prestado por su valerosa ycombativa generación, que es la generación de mis nietos, ala generación encanecida y ya retirada a la que yopertenezco.La orientación mental de la juventud contemporánea,comparada con la orientación de los jóvenes de mi tiempo,establece entre nuestras respectivas inteligencias unadiferencia de nivel que cambia el eje del respeto en lasociedad en la que vivimos, obligando a la
élite
de los viejos ainclinarse rendidamente frente a la
élite
de los jóvenes.Frente a la batalla de sentimientos y de ideas en elconflicto portugués de nuestros días entiendo que cabe al alade los veteranos el deber marcial de presentar sus antiguasarmas ante esa nueva ala de enamorados, que no luchan yapor el perecible prestigio de su dama, sino por la bellezainmortal de su convicción, y no luchan en combate fortuito,de torneo de gala, sino en pugnas regulares y sucesivas en lasque cotidianamente arriesgan sus intereses, su libertad y suvida los redactores de los modernos diarios monárquicos y losde publicaciones periódicas de tan considerable importanciafilosófica y educativa como
Lusitania
,
Nación Portuguesa
,
 Aquí de El-Rei
,
Cuadernos de Mariotte
,
 Alma Portuguesa
,
Crónica Política
,
Entrevista
, etc.La innegable superioridad de esa pléyade estudiosaconsiste en haber presentido admirablemente la necesidad
 
más elevada de la reeducación integral del puebloportugués.Combatir sólo el analfabetismo del pueblo por medio deescuelas primarias y de escuelas infantiles sin religión y sin Dios,no es salvar a una civilización, es destruirla en su base por medio de la pedantería de la incompetencia, de lamaterialización de los sentimientos y del envenenamiento delas ideas. ¿Quién ignora hoy que fue la persecución religiosa yel dominio mental de la escuela laica lo que dividió yfraccionó el alma de la nación en Francia? ¿Quién es el queen ese tan amado, tan generoso y tan atribulado país no vehoy objetivarse prácticamente el profético aforismo de LeBon: “¡Es, sobre todo, después de destruidos los dioses que sereconoce su utilidad!”¡Cuán conmovedor y elucidativo es comparar nuestrasmodernas instituciones con el cuadro de la evolución de laTercera República francesa aún hace poco delineado por Paul Bourget, el eminente pensador de quien dijo AnatoleFrance: “Él es el más filósofo de todos nosotros”.¡Cómo no cotejar —escribía muy recientementeBourget— el programa de la Tercera República, idealizadopor tantos patriotas sinceros, con el cuadro de nuestrapresente decadencia! Un parlamento tan impotente comodeshonrado, costumbres públicas día a día más degradadas;la persecución religiosa alternativamente más brutal y máshipócrita; un cuerpo de maestros envenenando a las nuevasgeneraciones, esa reserva viva del futuro por medio de unaenseñanza de dimisión colectiva y de nefasta utopía; elejército sistemáticamente corrompido por la política,humillado en trabajos de baja política, debilitado por laoferta electoral, a punto de que los jefes más respetadosdesaparecen para no ser cómplices de un atentado continuocontra la defensa nacional; la guerra social incesantementepresta a reventar en episodios sangrientos; la anarquía moralprecediendo y anunciando a la anarquía civil yadministrativa, cuyos pródromos son sensibles por doquier... Enfin, ¿para que prolongar este paralelo entre la República talcomo funciona, como no podría dejar de funcionar, y laRepública como la soñaron nuestros mejores antepasados?
 
En Portugal somos hoy un pueblo terriblementemaleducado por la inepta pedagogía que nos intoxicadesde principios del siglo XIX hasta nuestros días.El marqués de Pombal tuvo la previsión de esta crisiscuando con ocasión de la expulsión de los jesuitas trató deexplicar que la aniquilación de la Compañía de Jesús nocercenaría la educación nacional porque los eruditossacerdotes de la Congregación del Oratorio sustituiríanventajosamente como educadores a los jesuitas expulsados.Con la influencia intelectual de los oratorianos,introductores del espíritu crítico de Port Royal en la renovaciónde la mentalidad portuguesa, condice realmente eladvenimiento de uno de los períodos más brillantes denuestra erudición.Sin embargo, más tarde vinieron los revolucionariosliberales del ’34, que condenaron, despojaron y expulsaron alos sacerdotes de la Congregación del Oratorio comoPombal había despojado y expulsado a los sacerdotes de laCompañía de Jesús.La obra liberal de 1834 —es necesario no perder nuncade vista— fue completamente semejante a la obrarepublicana de 1910. En los hombres de esas dos invasiones esidéntico el espíritu de violencia, anarquía y extorsión. Noobstante se da entre unos y otros una considerable diferenciade capacidad.Los del 34, entre los que se encontraban Herculano,Garrett y Castilho, eran oriundos de la Academia de Historia,de la librería de las Necesidades y del Colegio San Roque.Habían tenido por maestros o por compañeros deestudio a hombres tales como Antonio Caetano de Sousa,autor de la
Historia Genealógica
; Barbosa Machado, autor dela Biblioteca Lusitana; Bluteau y los colaboradores de suVocabulario; Santa Rosa de Viterbo, autor de
Elucidario
; JoãoPedro Ribeiro, el admirable erudito iniciador de los altosestudios de nuestra historia y precursos de Herculano; AntonioCaetano do Amaral, infatigable investigador de la Historia dela Lusitania; Don Fray Caetano Brandão, seguramente elespíritu más elevado y el alma más hermosa que dio el sigloXVIII en Portugal; el padre Cenáculo, el más prodigiososembrador de bibliotecas; el padre Antonio Pereira de

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->