Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La urgente necesidad de la política y de los políticos carlistas. Festividad Inmaculada 2009

La urgente necesidad de la política y de los políticos carlistas. Festividad Inmaculada 2009

Ratings: (0)|Views: 64|Likes:
Published by Carlistas

More info:

Published by: Carlistas on Feb 16, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/16/2010

pdf

text

original

 
La urgente necesidad de la política y de los políticos carlistas
por José Fermín Garralda ArizcunQueridos amigos:Mi agradecimiento. Muchas gracias en nombre de la Junta Regional Carlista por haberacudido a la llamada. Sobre todo los que habéis venido de fuera de Pamplona a pesar delos inconvenientes de la nieve, el frío y sobre todo el hielo.¿Qué decir de esta Fiesta? Hace 33 años, un grupo de jóvenes carlistas (Javier , Iñigo ,Pedro Manuel, yo mismo y varias bonitas margaritas cuyo nombre omito por ser estocuestión de años…) retomamos la tradicional fiesta que la Juventud Carlista dePamplona celebraba a la Inmaculada Concepción. Nos inspiraron en ello don Ignacio deOrbe, Teófilo Andueza, Felipe, Santiago y Miguel. Sí; la Inmaculada, que es la patronade la juventud carlista, quiere a los jóvenes limpios de corazón, generosos, fuertes yentregados. A Dios gracias y en un plis-plas nuestros hijos ya están aquí.Los políticos en el Carlismo. Sabemos que en la Comunión Carlista no sólo hayheroísmo de guerra, sino que también hay políticos. Durante muchísimos años elCarlismo se desenvolvió con éxito en la vida civil, la prensa y las instituciones socialesy políticas. Por eso, también debemos identificar el Carlismo con el trabajo yresponsabilidad del día a día, silencioso, sin aparente brillo pero fructífero.Hubo muchos políticos carlistas ayer, políticos que hoy serian necesarios para liberar ala sociedad del liberalismo corruptor y descristianizador, de los políticos liberales osocialistas, que una vez más los hechos han demostrado que son primos hermanos.Los políticos carlistas, enemigos de la partitocracia y siempre al servicio del biencomún, formaron una pléyade entre diputados a Cortes, diputados forales, alcaldes yconcejales de Pamplona y toda Navarra. También hay algunos senadores del Reino.Abarcaban desde Pamplona y las cuatro cabezas de Merindad restantes hasta el últimoconcejal del más pequeño pueblo.Os van a repartir un plastificado con la imagen de algunos de ellos. Citar nada más losdiputados a Cortes sería largísimo y lo omito. ¿Y los diputados forales y concejales yalcaldes?En Navarro Villoslada saludamos a los representantes de los carlistas navarros aCortes, en calidad de diputados o senadores, tales como Cándido Nocedal (1865, 1872),Gabino Tejado (1865), Aparisi Guijarro (1865 aunque al final optó por Valencia), JoséMª Múzquiz (1867), Luis Echeverría (1871), Joaquín Múzquiz (1869, 1871), EusebioMúzquiz (1872), Pascual García Falces (1869), Cruz Ochoa de Zabalegui (1869, 1871,1872),Joaquín Ochoa de Olza (1869), Nicasio Zabalza (1869), Manuel Echeverría(1869), Mauricio Bobadilla (1869), Cesáreo Sanz López (1871, 1872), Demetrio Iribas(1871, 1872), Romualdo Sanz y Escartin (1891, 1893, 1896, 1898 y 1901), JuanVázquez de Mella (1893, 1903, 1905, 1907 y 1914), Miguel Irigary (1896), JoaquínLlorens (1901), Enrique Gil Robles (1903), Javier Bretón (1893), los dos condes deRodezno (1905, y don Tomás en 1910, 1933, 1936, siendo senador en 1923), EduardoCastillo Piñeiro (1907), Bartolomé Feliú y Pérez (1910, 1914), Lorenzo Sanz yFernández (1910), seguidos de un largo etcétera. Les sucedieron Esteban Bilbao y Eguía
1
 
(1920), Joaquín Baleztena Ascárate (1920 y 1923), Javier Martínez de Morentín (1933 y1936), Luis Arellano (1933 y 1936), Jesús Elizalde (1936), entre otros, y, más tarde,Auxilio Goñi (1967), José Ángel Zubiaur (1967) y Jaime del Burgo Torres (1965).Dos políticos muy especiales.Hoy quiero recordar especialmente a dos políticos carlistas muy unidos a Navarra. Paraencontrarlos no hace falta ir al pasado.Uno de ellos vive entre nosotros, aunque tiene una avanzada edad. Estuvo en lasinstituciones navarras y fue procurador de Cortes Se trata de José Ángel Zubiaur. Haceunos pocos días hablé con él por teléfono y le dije que le iba a nombrar hoy. Le pareciómuy bien y mostró su agradecimiento. Zubiaur fue voluntario en la Cruzada con aitaTeodoro y Javier Nagore. Ya sabéis que Nagore fue presidente de la CTC de Navarratras 1986. Pues bien, Zubiaur fue diputado foral, y procurador a Cortes en 1967 comoAuxilio Goñi, y antes Jaime del Burgo Torres. Con Goñi votó su negativa a la sucesiónde don Juan Carlos delante del propio Franco. Buen profesional, brillante orador yescritor, asistió muchas veces a Montejurra, apartándose del javierismo al conocer eldesvío de don Hugo Carlos de Parma. Aplaudo de nuestro querido Zubiaur lo que fue sularga trayectoria carlista. Un nieto suyo iba a estar entre nosotros pero no ha podidovenir.El otro político carlista que voy a recordar falleció el pasado mes de septiembre.Aunque no ocupó cargos políticos en las instituciones del Estado, sin embargo, accedióa la más alta magistratura. Me refiero a don Juan Casañas Balcells, que tan próximoestuvo a don Mauricio de Sivatte. Su trabajo en Unión Carlista y por la unidad de loscarlistas en 1986 fue decisivo. Estuvo decidido a cortar el nudo gordiano –así se lo oí-que dividía a los carlistas, y supo cómo hacerlo. Recuerdo también que, hace muchosaños, en una Fiesta como hoy, dijo en sus palabras pronunciadas en el restauranteBidasoa hoy desaparecido: “Porque no sabemos quien es el Rey. Lo que sí sabemos –era antes de 1986- es quien no lo es”. La necesidad de la buena política. Nuestrorecuerdo hace presente los Principios a seguir y el ideal de servicio propios de loscarlistas de ayer. Era una Política cristiana. Huía de la corrupción como de la peste.Repartía los bienes de la tierra entre los naturales. Gobernaba con limitaciones y consejode las fuerzas vivas del país. Afirmaba que si el país está pobre deben vivir pobrementelos ministros y hasta el rey. Así lo dijo el gran Carlos VII, y así lo decimos nosotros.Hacemos todo ello presente cuando hoy trabajamos por la salvaguardia y regeneraciónde la sociedad, y cuando nos empeñamos en hacer posible la necesaria existencia depolíticos católicos y tradicionales, esto es, carlistas. Del nombre “carlista” estamosplenamente orgullosos, como otros lo están de unos tales Cánovas, Alfonso, Marx,Pablo Iglesias, Stalin, Arana y otros por el estilo. El nombre “carlista” no tienecomplejos, identifica y es honrado, es popular y tiene arraigo, y nos protege de todacorrupción, aventura, desorientación y cualquier clase de claudicaciones.Como se ha dicho ante el monumento a Navarro Villoslada: el mayor enemigo de laPolítica es el liberalismo, la actual forma de hacer política, los partidos con mando y lospolíticos del actual candelero.Se necesitan políticos, pero no carreras políticas ni partitocracias. Políticos católicos ytradicionales. Políticos con mandato imperativo, juicio de residencia e
2

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->