Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los Funerales Del Presidente Orlando Urdaneta

Los Funerales Del Presidente Orlando Urdaneta

Ratings: (0)|Views: 397|Likes:
Published by kimba_3

More info:

Published by: kimba_3 on Feb 19, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/18/2013

pdf

text

original

 
"Orlando Urdaneta es un gran actor capaz de alcanzar todos losmatices en la escena, ya sea en la televisión, el cine o el teatro. Esolo saben todos los latinoamericanos, pero muy especialmente losvenezolanos. Lo que no es tan conocida es su faceta de escritor:Urdaneta también es un notable escritor, dotado con un enormesentido del humor y una imaginación desbordada queinevitablemente atrapa al lector, tanto por la forma como por lahistoria que narra. Este breve libro lo demuestra con creces". Carlos Alberto Montaner
Los Funerales del Presidente .
 
LOS FUNERALES DEL PRESIDENTE (CUENTO)
 
por Orlando UrdanetaA mi valientes amigos Josué(+), Vargas y Brazón
 
Los funerales del presidente jamás serían olvidados. Pero nadie como yo, parallevar ese recuerdo, como una permanente obsesión, como una constante
 
derrotista. Una sensación de fracaso que no me abandonó en momento alguno. Nopara dormir, no para divertirme, no para comer ni para hacer mis otras cosas. Nohabía cielo azul, ni paseo. No había hora, ni desahogo. No había cama, sexo, juerga, risa, donde no se atravesara. Y no era el esperado y tan deseado deceso, delZar de la Pantalla Oficialista. No.Era, y pregúntenme porqué, el recuerdo de la danza de la sombra. De las sombras.Las miles de sombras. Las formas y figuras que su irregular dinámica proyectabaen el suelo. Como coreografiada por un Lindsay Kemp, tapa amarilla, millares depersonas, por la estrechez del corredor, signado por las lluvias, se obligaban atransitar de una en fondo, dentro del viejo camposanto. Así se arrastraban esasmanchas oscuras y ondulantes. Como lenguas moradas de diferentes grises seacostaban con pereza sobre las irregularidades del terreno. Subían por lasextremidades truncas, bajaban por las cabezas decapitadas, hacían perfectoequilibrio al borde de un ala y se metían dentro de la cavidad de una pavesagigante, olvidada de llama hacía mucho tiempo. Allí albergaban o desaparecíanpos segundos como para descansar antes de reiniciar su reptar dolido.Pero en todo momento sin adelantarse. Sin empujar, como acostumbraban hacerloa las entradas del mercado popular, para arrebatar las mejores ofertas a quienesse quedaban atrás. En esta ocasión no. No. En esta solemne ocasión, su tránsito eralento. Respetuosas sombras seguidas, rítmicamente, de sombras respetuosas que asu vez adelantaban con lentitud a otras respetuosas sombras. Mantenían su tempo.Cansosas. Luctuosas. Siempre, cinco pasos detrás de los perros.Una digna representació n de la brigada canina miliciana, ¨Comandante Nevado¨que portando un brazalete negro en su pata delantera izquierda, conformaba laprimera delegación detrás del Féretro Presidencial.Marchaban al paso… quierd… quierd… quierderechaizquier d… jadeaban ylamían con prusiano rigor castrense. Con respetuosa actitud funeraria, la sangreque aun manaba por las rendijas del cajón.Esto seria reseñado en prensa nacional, en la internacional. En los libros demedicina y en las más prestigiosas revistas del exclusivo mundillo de magazinespor suscripción de los coleccionistas y amantes de la cultura canina. Una urna deprimerísima calidad, diseñada a pedido, por Máximo Carnales con incrustacionesen laca de Romulo Perez. La variable era, según el ministro de salud, que, comoningún muerto sangraba, no había permitido ver antes, que los sarcófagos, en sus juntas o uniones, esquinas y remaches, no sellan, herméticamente, como blindajes.Que dejan claros, o luces, como las llamó un arquitecto restaurador, por las cuales,hoy, desfilaban los cordoncillos de sangre. Y según las inclinaciones, hacia uno yotro lado, producidas por las cuestas escarpadas de las antiguas tumbas y por lasincomodidades del terreno, por mucho que quisieran meterle el hombro, eraimposible mantener la horizontalidad. El Arquithectural Digest de ese bimestrededicaría un bizarro estudio socio-geológico a la topografía provocada, por lostrozos de los destrozos. Verdaderos escombros eran ahora los mausoleos dericachonas oligarquías. Todo había sido tirado abajo por los fieles del proceso.
 
El encendido discurso de un mediodía domingo, bastó a éstos cialómanos delrégimen, para asaltar con furia la afrentosa presencia, de los cuerpos presentes, olo que de ellos quedara presente. Todo fue tirado abajo. Porque en tan ricaarquitectura mortuoria, cualquier mármol parecía de rico. Y ante la duda,arremeter, era la orden. Parthenón en dos era el entorno. El nuevo paisaje dearoma ateniense, no lucía feo a la distancia. Creaban , las ahora ruinas, unasabultadas lomas que luego de hacerse casi irremontablemente empinadas, casiinalcanzables en su cima, descendían, de pronto. Abruptamente. Sumado a esto, elefecto erosivo del agua de lluvia que descendía como nevera en quebrada por losescarpados mutilamientos marmóreos, obligando así a todos, a una ruta. Una sola.Con esa severidad dictatorial y totalitaria de la madre naturaleza. Todo,empeorado por el último invierno. Este, tan devastador, que había sido bautizadocomo, El aguacero, Licenciado Rondón.Si. Por una decisión del honorable Congreso se había ordenado a la Dirección deAnemométría y Percipitaciones ¨Misión Rabo de Nube¨, del ObservatorioRevolucionario Nacional, señalar con los nombres de conocidos oligarcas,escritores, periodistas y demás traidores al proceso, a las tempestades másdevastadoras. El pueblo pues, habría de recordar con dolor, la destrucciónproducida por el Eugenio Mendoza, el horror del Pocaterra o los destrozos delZuloaga III. Todas sus desgracias con nombre y apellido. De amos del valle porsupuesto.Las entrepiernas de un David enterrado por el deslave del cementerio a causa delas últimas lluvias, un tropezón con el sombrero alado, de algún Mercuriodecapitado, y mal enterrado, resbalar sobre una mohosa teta de cualquier Ateneaque se asomaba del entrebarro, pasando de allí a pisar las nalgas de algunaVictoria de Samotracia, caída bajo la iracundia de la turba que, ese día, se dejóllevar por el efervescente discurso, en la misa del rencor semanal, a la que loshabía habituado el Emancipador de los Pobres. O como le llamara un conocidoanimador de televisión y político accidental, Comunero del Bienestar del Pueblo yTraficante de Destinos.Esa frase que entonces hiciera famosa el, por algunos llamado, Sátrapa “
que nodescansen en paz esos millonarios… sobre la tierra del pueblo. Porqué ellos no puedendescansar en paz… La muerte es el sueño de los justos…. De modo que ellos no tienenderecho a dormir, sobre el suelo, liberado por este bravo pueblo, para construir la patria de todos. La Gloria de nuestros libertadores… Esos fueron enterrados allí cuando el país era de unos pocos… de unos amos... Ahora todo es de todos… Ahora somos amos todos…
A estas alturas, de la historia y de la cuesta, una parte de los cargadores, que sealternaban por minutos para que cada uno tuviera ese honor, se detiene. Lageografía embarrialada de las entrecriptas, no les permitió seguir manteniendo, laposición relativamente horizontal del Cajón en Jefe. Se vieron obligados a inclinarel Cadáver del Señor Comandante Presidente, lo que provocó que por algunasrendijas, que ya destilaban sangre, se dispararan, tipo sprinkler o sistema de riego,unos chirretes púrpura que salpicaron los ojos de algunos cargadores. Esto agitómás a los perros que se atrevieron a romper formación y enturbiando el protocolo,

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Novoe71 liked this
mariaeugeniapoo liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->