Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Un Encargo Insignificante El día de Los

Un Encargo Insignificante El día de Los

Ratings: (0)|Views: 112 |Likes:
Published by juanluisleonguaina

More info:

Published by: juanluisleonguaina on Feb 20, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/04/2012

pdf

text

original

 
Un encargo insignificante
El día de los encargos era uno de los más esperados por todos los niñosen clase. Se celebraba durante la primera semana del curso, y ese día cadaniño y cada niña recibía un encargo del que debía hacerse responsable duranteese o. Como con todas las cosas, haa encargos más o menosinteresantes, y los niños se hacían ilusiones con recibir uno de los mejores. A lahora de repartirlos, la maestra tenía muy en cuenta quiénes habían sido losalumnos más responsables del año anterior, y éstos eran los que con másilusión esperaban aquel día. Y entre ellos destacaba Rita, una niña amable ytranquila, que el año anterior había cumplido a la perfección cuanto la maestrale había encomendado. Todos sabían que era la favorita para recibir el granencargo: cuidar del perro de la clase.Pero aquel año, la sorpresa fue mayúscula. Cada uno recibió alguno delos encargos habituales, como preparar los libros o la radio para las clases,avisar de la hora, limpiar la pizarra o cuidar alguna de las mascotas. Pero elencargo de Rita fue muy diferente: una cajita con arena y una hormiga. Yaunque la profesora insistió muchísimo en que era una hormiga muy especial,Rita no dejó de sentirse desilusionada.La mayoría de sus compañeros lo sintió mucho por ella, y lecompadecían y comentaban con ella la injusticia de aquella asignación. Inclusosu propio padre se enfadó muchísimo con la profesora, y animó a Rita a nohacer caso de la insignificante mascotilla en señal de protesta. Pero Rita, quequería mucho a su profesora, prefería mostrarle su error haciendo algo especialcon aquel encargo tan poco interesante:- Convertiré este pequeño encargo en algo grande -decía Rita.Así que Rita investigó sobre su hormiga: aprendió sobre las distintasespecies y estudió todo lo referente a sus hábitat y costumbres, y adaptó supequeña cajita para que fuera perfecta. Cuidaba con mimo toda la comida quele daba, y realmente la hormiga llegó a crecer bastante más de lo que ningunohubiera esperado...Un día de primavera, mientras estaban en el aula, se abrió la puerta yaparecun señor con aspecto de ser alguien importante. La profesorainterrumpió la clase con gran alegría y dijo:
 
- Este es el doctor Martínez. Ha venido a contarnos una noticiaestupenda ¿verdad?- Efectivamente. Hoy se han publicado los resultados del concurso, yesta clase ha sido seleccionada para acompañarme este verano a un viaje por la selva tropical, donde investigaremos todo tipo de insectos. De entre todas lasescuelas de la región, sin duda es aquí donde mejor habéis sabido cuidar ladelicada hormiga gigante que se os encomendó. ¡Felicidades! ¡Seréis unosayudantes estupendos!.Ese día todo fue fiesta y alegría en el colegio: todos felicitaban a lamaestra por su idea de apuntarles al concurso, y a Rita por haber sido tanpaciente y responsable. Muchos aprendieron que para recibir las tareas másimportantes, hay que saber ser responsable con las más pequeñas, pero sinduda la que más disfrutó fue Rita, quien repetía para sus adentros
"convertiréese pequeño encargo en algo grande" 
.
 
El pajarito perezoso
Había una vez un pajarito simpático, pero muy, muy perezoso. Todos losdías, a la hora de levantarse, había que estar llamándole mil veces hasta quepor fin se levantaba; y cuando había que hacer alguna tarea, lo retrasaba todohasta que ya casi no quedaba tiempo para hacerlo. Todos le advertíanconstantemente:
- ¡eres un perezoso! No se puede estar siempre dejando todo para últimahora...- Bah, pero si no pasa nada.-
respondía el pajarito-
Sólo tardo un poquito másque los demás en hacer las cosas
Los pajarillos pasaron todo el verano volando y jugando, y cuandocomenzó el otoño y empezó a sentirse el frío, todos comenzaron lospreparativos para el gran viaje a un país más cálido. Pero nuestro pajarito,siempre perezoso, lo iba dejando todo para más adelante, seguro de que ledaría tiempo a preparar el viaje. Hasta que un día, cuando se levantó, ya noquedaba nadie.Como todos los días, varios amigos habían tratado de despertarle, peroél había respondido medio dormido que ya se levantaría más tarde, y habíaseguido descansando durante mucho tiempo. Ese día tocaba comenzar el granviaje, y las normas eran claras y conocidas por todos: todo debía estar preparado, porque eran miles de pájaros y no se podía esperar a nadie.Entonces el pajarillo, que no sabría hacer sólo aquel larguísimo viaje,comprendió que por ser tan perezoso le tocaría pasar solo aquel largo y fríoinvierno.Al principio estuvo llorando muchísimo rato, pero luego pensó que igualque había hecho las cosas muy mal, también podría hacerlas muy bien, y sindejar tiempo a la pereza, se puso a preparar todo a conciencia para poder aguantar solito el frío del invierno. Primero buscó durante días el lugar másprotegido del frío, y allí, entre unas rocas, construyó su nuevo nido, que reforzócon ramas, piedras y hojas; luego trabajó sin descanso para llenarlo de frutas ybayas, de forma que no le faltase comida para aguantar todo el invierno, yfinalmente hasta creó una pequeña piscina dentro del nido para poder almacenar agua. Y cuando vio que el nido estaba perfectamente preparado, élmismo se entrenó para aguantar sin apenas comer ni beber agua, para poder permanecer en su nido sin salir durante todo el tiempo que durasen las nievesmás severas.Y aunque parezca increíble, todos aquellos preparativos permitieron alpajarito sobrevivir al invierno. Eso sí, tuvo que sufrir muchísimo y no dejó ni undía de arrepentirse por haber sido tan perezoso.Así que, cuando al llegar la primavera sus antiguos amigos regresaron de sugran viaje, todos se alegraron sorprendidísimos de encontrar al pajarito vivo, yles parecía mentira que aquel pajarito holgazán y perezoso hubiera podidopreparar aquel magnífico nido y resistir él solito. Y cuando comprobaron que yano quedaba ni un poquitín de pereza en su pequeño cuerpo, y que se habíaconvertido en el más previsor y trabajador de la colonia, todos estuvieron deacuerdo en encargarle la organización del gran viaje para el siguiente año.Y todo estuvo tan bien hecho y tan bien preparado, que hasta tuvierontiempo para inventar un despertador especial, y ya nunca más ningún pajarito,por muy perezoso que fuera, tuvo que volver a pasar solo el invierno.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->