Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Carta de Seattle

Carta de Seattle

Ratings: (0)|Views: 715|Likes:
Published by mmrecioregidor
Carta de Seattle, manifiesto contra la destrucción del medio ambiente.
Carta de Seattle, manifiesto contra la destrucción del medio ambiente.

More info:

Published by: mmrecioregidor on Feb 21, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

05/16/2012

pdf

text

original

 
Carta del Jefe SeattleCarta del Jefe Seattle
En el año 1854 el jefe indio Noah Sealth respondió de unaforma muy especial a la propuesta del presidente FranklinPierce para crear una reserva india y acabar con losenfrentamientos entre indios y blancos. Suponía el despojode las tierras indias. En el año 1855 se firmó el tratado dePoint Elliot, con el que se consumaba el despojo de lastierras a los nativos indios. Noah Sealth, con su respuesta alpresidente, creó el primer manifiesto en defensa del medioambiente y la naturaleza que ha perdurado en el tiempo. El jefe indio murió el 7 de junio de 1866 a la edad de 80 años.Su memoria ha quedado en el tiempo y sus palabrascontinúan vigentes.El Gran Jefe de Washington manda palabras, quiere comprar nuestras tierras.El Gran Jefe también nos envía palabras de amistad y buena voluntad. Esto esamable por su parte, puesto que nosotros sabemos que él tiene pocanecesidad de nuestra amistad. Pero tendremos en cuenta su oferta puessabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco vendcon sus pistolas ytomará nuestras tierras. El Gran Jefe de Washington puede contar con lapalabra del gran Jefe Seattle como pueden nuestros hermanos blancos contarcon el retorno de las estaciones. Mis palabras son como las estrellas, nadaocultan.¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aun el calor de la tierra?Dicha idea nos es desconocida.Si no somos dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿cómopodrán ustedes comprarlos?Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante mata depino, cada grano de arena en las playas, cada gota de rocío en los bosques,cada altozano y hasta el sonido de cada insecto es sagrado a la memoria y elpasado de mi pueblo.La savia que circula por las venas de los árboles lleva consigo las memorias delos pieles rojas. Los muertos del hombre blanco olvidan su país de origencuando emprenden sus paseos entre las estrellas; en cambio, nuestros
 
muertos nunca pueden olvidar esta bondadosa tierra, puesto que es la madrede los pieles rojas.Somos parte de la tierra y asimismo ella es parte de nosotros. Las floresperfumadas son nuestras hermanas; el venado, el caballo, la gran águila;estos son nuestros hermanos. Las escarpadas peñas, los húmedos prados, elcalor del cuerpo del caballo y el hombre, todos pertenecemos a la mismafamilia.Por todo ello, cuando el Gran Jefe de Washington nos envía el mensaje de quequiere comprar nuestras tierras, nos esta pidiendo demasiado. También elGran Jefe nos dice que nos reservará un lugar en el que podamos vivirconfortablemente entre nosotros. El se convertirá en nuestro padre y nosotrosen sus hijos.Por ello consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Ello no es fácil,ya que esta tierra es sagrada para nosotros. El agua cristalina que corre porlos ríos y arroyuelos no es solamente agua, sino que también representa lasangre de nuestros antepasados.Si les vendemos tierras, deben recordar que es sagrada, y a la vez debenenseñar a sus hijos que es sagrada y que cada reflejo fantasmagórico en lasclaras aguas de los lagos cuenta los sucesos y memorias de las vidas denuestras gentes.El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre. Los ríos son nuestroshermanos y sacian nuestra sed, son portadores de nuestras canoas yalimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras ustedes debenrecordar y enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos ytambién los suyos, y por lo tanto, deben tratarlos con la misma dulzura conque se trata a un hermano.Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. El nosabe distinguir entre un pedazo de tierra y otro, ya que es un extraño quellega de noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana,sino su enemiga y una vez conquistada sigue su camino, dejando atrás latumba de sus padres sin importarle. Le secuestra la tierra de sus hijos.Tampoco le importa. Tanto la tumba de sus padres, como el patrimonio de sushijos son olvidados. Trata a su madre, la Tierra, y a su hermano, elfirmamento, como objetos que se compran, se explotan y se venden como
 
ovejas o cuentas de colores. Su apetito devorara la tierra dejando atrás soloun desierto.No sé, pero nuestro modo de vida es diferente al de ustedes. La sola vista desus ciudades apena los ojos del piel roja. Pero quizás sea porque el piel roja esun salvaje y no comprende nada. No existe un lugar tranquilo en las ciudadesdel hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar como se abren las hojas de losárboles en primavera o como aletean los insectos. Pero quizá también estodebe ser porque soy un salvaje que no comprende nada. El ruido pareceinsultar nuestros oídos. Y, después de todo, ¿para que sirve la vida, si elhombre no puede escuchar el grito solitario del chotacabras ni las discusionesnocturnas de las ranas al borde de un estanque? Soy un piel roja y nadaentiendo. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficiede un estanque, así como el olor de ese mismo viento purificado por la lluviadel mediodía o perfumado con aromas de pinos.El aire tiene un valor inestimable para el piel roja, ya que todos los serescomparten un mismo aliento - la bestia, el árbol, el hombre, todos respiramosel mismo aire. El hombre blanco no parece consciente del aire que respira;como un moribundo que agoniza durante muchos días es insensible al hedor.Pero si les vendemos nuestras tierras deben recordar que el aire no esinestimable, que el aire comparte su espíritu con la vida que sostiene. El vientoque dio a nuestros abuelos el primer soplo de vida, también recibe sus últimossuspiros. Y si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben conservarlas comocosa aparte y sagrada, como un lugar donde hasta el hombre blanco puedasaborear el viento perfumado por las flores de las praderas.Por ello consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimosaceptarla, yo pondré condiciones: El hombre blanco debe tratar a los animalesde esta tierra como a sus hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otromodo de vida. He visto a miles de búfalos pudriéndose en las praderas,muertos a tiros por el hombre blanco desde un tren en marcha. Soy un salvajey no comprendo como una maquina humeante puede importar mas que elbúfalo al que nosotros matamos solo para sobrevivir.¿Que seria del hombre sin los animales? Si todos fueran exterminados, elhombre también moriría de una gran soledad espiritual; porque lo que le

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->