Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Democracia y DDHH en Venezuela - Informe CIDH

Democracia y DDHH en Venezuela - Informe CIDH

Ratings: (0)|Views: 219 |Likes:
Published by kuimbae
Resumen Ejecutivo del Informe 2009 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre Venezuela
Resumen Ejecutivo del Informe 2009 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre Venezuela

More info:

Categories:Types, Research, Law
Published by: kuimbae on Feb 26, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/06/2013

pdf

text

original

 
 
DEMOCRACIA Y DERECHOS HUMANOS EN VENEZUELA
 
RESUMEN EJECUTIVO
 1. El informe
Democracia y Derechos Humanos en Venezuela
se realiza encumplimiento del mandato de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en adelante “la Comisión Interamericana”, “la Comisión” o “CIDH”) de promover la observancia y ladefensa de los derechos humanos en los países miembros de la Organización de los EstadosAmericanos (OEA). La Comisión considera que la falta de anuencia de la República Bolivarianade Venezuela (en adelante “Venezuela” o “el Estado”) para que la Comisión lleve a cabo unavisita
in loco
al país no justifica que la CIDH deje de analizar la situación de derechos humanosen Venezuela.2. La última visita de la Comisión a Venezuela se llevó a cabo en mayo de 2002,luego del quiebre institucional que tuvo lugar en abril del mismo año. A partir de esa visita, endiciembre de 2003 la Comisión publicó el
Informe sobre la Situación de los Derechos Humanosen Venezuela
en el que emitió una serie de recomendaciones. Desde entonces, a fin de darseguimiento a sus recomendaciones, así como de recabar información de primera mano sobrela situación actual de los derechos humanos en Venezuela, la Comisión ha realizado una seriede gestiones para solicitar al Estado su anuencia para realizar una visita de observación. Hastala fecha, el Estado se ha negado a permitir una visita de la CIDH a Venezuela, lo cual no sóloafecta las facultades asignadas a la Comisión como órgano principal de la OEA para lapromoción y protección de los derechos humanos, sino que además debilita gravemente elsistema de protección creado por los Estados Miembros de la Organización.3. En el informe
Democracia y Derechos Humanos en Venezuela
la Comisiónanaliza la evolución de los derechos humanos en el Estado a partir de información recibidadurante los últimos años a través de sus diversos mecanismos de protección, como son elsistema de casos, la celebración de audiencias, la adopción de medidas cautelares, la solicitudde medidas provisionales a la Corte, la inclusión en el capítulo IV de sus informes anuales y laemisn de comunicados de prensa. Asimismo, la Comisión fundamenta su análisis eninformación enviada por el Estado de Venezuela en atención a solicitudes de la Comisión, en larespuesta del Estado al cuestionario sobre la situación de derechos humanos en Venezuelarecibida en agosto de 2009, en información aportada por el Estado a la Comisión en el marcode sus audiencias, así como también en información pública disponible.4. A lo largo de este informe, la Comisión identifica aspectos que restringen elpleno goce de los derechos humanos reconocidos en la Convención Americana sobre DerechosHumanos. Entre otros, la CIDH analiza una serie de condiciones que evidencian la falta de unaefectiva separación e independencia de los poderes públicos en Venezuela. La Comisióntambién refiere que en Venezuela no se ha garantizado a todas las personas el pleno ejercicio
 
de sus derechos con independencia de su posición frente a las políticas del gobierno. LaComisión encuentra además que se está utilizando el poder punitivo del Estado para intimidaro sancionar a personas en virtud de su opinión política. El informe de la Comisión estableceque en Venezuela no existen las condiciones para que los defensores de derechos humanos ylos periodistas ejerzan libremente su labor. Asimismo, la CIDH determina la existencia de unpatrón de impunidad en los casos de violencia, que afecta de manera particular a loscomunicadores sociales, los defensores de derechos humanos, los sindicalistas, las personasque participan en manifestaciones blicas, las personas privadas de su libertad, loscampesinos, los pueblos indígenas y las mujeres.5. La Comisión empieza por analizar cómo se ha impedido el goce efectivo de losderechos políticos en Venezuela, derechos que por su esencia propician el fortalecimiento de lademocracia y el pluralismo político. El informe de la CIDH da cuenta de que en Venezuela sehan creado mecanismos para restringir las oportunidades de acceso al poder de los candidatosdisidentes del gobierno. Esto se llevó a cabo a través de resoluciones administrativas de laContraloría General de la República mediante las cuales 260 personas, en gran parte de laoposición al gobierno, fueron inhabilitadas para optar a cargos públicos. La Comisión observaque estas inhabilitaciones para el ejercicio de la función pública no fueron establecidas envirtud de una condena penal y se impusieron sin que exista un procedimiento previo, encontravención con los estándares de la Convención Americana.6. Asimismo, la Comisión nota en su informe cómo el Estado ha adelantadoacciones para limitar algunas de las competencias de autoridades electas por voto popular conel fin de reducir el alcance de las funciones públicas de miembros de la oposición. En susobservaciones al presente informe el Estado indicó que las modificaciones realizadas a losinstrumentos legales que rigen las facultades y el ámbito de competencia de gobernadores yalcaldes se iban a producir fuese quien fuese electo en el 2008 y están vigentes también paralas autoridades del partido de gobierno. No obstante, la CIDH da cuenta de cómo a través deuna serie de reformas legales las autoridades de la oposicn han visto reducidas suscompetencias de forma tal que no pueden ejercer legítimamente el mandato para el cualfueron elegidas.7. La CIDH también identifica en el presente informe una preocupante tendencia acastigar, intimidar y agredir a personas a manera de represalia por haber hecho público sudisenso con las políticas oficiales. Esta tendencia afecta tanto a las autoridades de la oposicióncomo a ciudadanos que han ejercido su derecho a expresar su disconformidad con las políticasadelantadas por el gobierno. Las represalias se realizan tanto a través de actos estatales comode actos de acoso y violencia provenientes de personas civiles que actúan al margen de la leycomo grupos de choque. La Comisión nota con preocupación que se ha llegado al extremo deiniciar procedimientos penales contra disidentes, acusándolos de delitos comunes con miras aprivarlos de su libertad en virtud de su posición política. 8. En el mismo sentido, la Comisión identifica un tendencia al uso de figuraspenales para sancionar a personas que ejercen su derecho a manifestar o protestar en contrade las políticas oficiales. Información recibida por la Comisión señala que en los últimos cincoaños más de 2.200 personas han sido sometidas a procesos penales por hechos relacionadoscon su participación en manifestaciones públicas. Así, la CIDH observa que en Venezuela seestá restringiendo el derecho a manifestar a través de la aplicación de sanciones contenidas ennormas emitidas durante el gobierno del Presidente Chávez, acusando a los manifestantes porla comisión de delitos tales como cierre de vías públicas, resistencia a la autoridad, daños a lapropiedad blica, obstrucción activa de las funciones de las instituciones legalmenteconstituidas, ultraje a funcionario público, instigación y asociación para delinquir, instigaciónpública a la desobediencia de leyes, agavillamiento, restricción de la libertad del trabajo,incumplimiento al régimen especial de zonas de seguridad, entre otros. En su informe, laComisión da cuenta de casos de personas que están enfrentando procesos penales por los quepodrían ser condenados a más de veinte años de prisión, por hechos relacionados con suparticipación en manifestaciones contra el gobierno. En sus observaciones al presente informe
 
el Estado afirmó que cada vez que los sectores de la oposición al gobierno pretendan alterar elorden público violando las leyes de la República serán sometidos a juicio, sin que esto puedaser interpretado como una restricción del ejercicio del derecho a la manifestación pacífica, niuna criminalización a la legítima movilización y protesta social. A juicio de la Comisión, estapráctica constituye una restricción a los derechos de reunión y de libertad de expresióngarantizados en la Convención Americana, cuyo libre ejercicio es necesario para el buenfuncionamiento del sistema democrático inclusivo de todos los sectores de la sociedad.9. Al mismo tiempo, la CIDH nota que en el ejercicio del derecho a manifestarpacíficamente en Venezuela se producen con frecuencia violaciones a vida y a la integridadpersonal, que en muchos casos son consecuencia del uso excesivo de la fuerza estatal, así como de las acciones de grupos de choque. Según información recibida por la Comisión, sóloentre enero y agosto de 2009 habrían fallecido 6 personas en el marco de manifestacionespúblicas, cuatro de ellas por la actuación de los cuerpos de seguridad del Estado. Esta situaciónresulta de particular preocupación para la CIDH en tanto la represión y el uso excesivo desanciones penales para criminalizar la protesta tienen por efecto amedrentar a quienes deseanejercer este medio de participación en la vida pública para reclamar por sus derechos. De suparte, en sus observaciones al presente informe, el Estado expresó que el aumento en elnúmero de manifestaciones reprimidas se debe a que se ha producido un mayor número demanifestaciones ilegales. 10. El informe de la Comisión también hace referencia a aspectos que afectan laindependencia e imparcialidad del poder judicial en Venezuela. La CIDH reitera lo señalado enocasiones anteriores respecto a que las normas de designación, destitución y suspensión de losmagistrados contenidas en la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia carecen deprevisiones adecuadas para evitar que otros poderes del Estado puedan afectar laindependencia del Tribunal Supremo, o que escasas mayorías circunstanciales decidan lacomposición de éste.11. La Comisión mira también con preocupación la ausencia de concursos públicospara acceder a los cargos de jueces y fiscales, de forma tal que estos operadores de justiciacontinúan siendo nombrados de manera discrecional sin que se hayan realizado concursos deoposición. Al no haber sido nombrados por medio de un concurso público, los jueces y fiscalesson de libre nombramiento y remoción, lo que afecta seriamente su independencia paraadoptar decisiones. Asimismo, la CIDH observa que a través del Programa Especial para laRegularización de la Titularidad, se ha otorgado la titularidad a jueces que habían sidonombrados provisionalmente, todo ello sin que medie un concurso público de oposición.12. Además de las falencias en el proceso de nombramiento, la Comisión observaque en Venezuela los jueces y fiscales no gozan de la estabilidad en el cargo indispensablepara garantizar su independencia frente a los cambios políticos o de gobierno. Y es queademás de ser de libre nombramiento y remoción, se han promulgado una serie de normasque permiten un alto grado de subjetividad al momento de juzgar la conducta de losmagistrados en el marco de procedimientos disciplinarios. Incluso el Código de Ética del JuezVenezolano y la Jueza Venezolana, aprobado en agosto de 2009, contiene normas que, debidoa su amplitud o vaguedad, permiten una amplia discreción de los órganos disciplinarios que juzgan la conducta de los jueces.13. Más aún, a pesar de que la Constitución de 1999 estableció que la legislaciónreferida al sistema judicial sería aprobada dentro del primer año luego de la instalación de laAsamblea Nacional, transcurrida una década lo que continúa vigente es el Régimen deTransición del Poder Público creado para permitir la vigencia inmediata de la Constitución. Envirtud de este régimen transicional se creó la Comisión de Funcionamiento y Reestructuracióndel Sistema Judicial, que desde entonces ha ejercido facultades disciplinarias para remover alos miembros del poder judicial. Dicha Comisión, además de ser un órgano excepcional, nogoza de las debidas garantías para asegurar la independencia de sus decisiones puesto quetambién sus miembros pueden ser nombrados o removidos por la sola discreción de la Sala

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->