Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Tratado de Melquisedec: Descubrir y Realizar Su

Tratado de Melquisedec: Descubrir y Realizar Su

Ratings: (0)|Views: 5|Likes:
Published by marfego

More info:

Published by: marfego on Feb 27, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/23/2012

pdf

text

original

 
Tratado de Melquisedec: Descubrir y realizar su razón de ser
 _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
 
1/52
Recopilado en el oasis deDAR AL-RAHMANPor:Alain HOUEL.PARIS, 2001
 
Tratado de Melquisedec: Descubrir y realizar su raz
ó
n de ser
 _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
 
2/52
1
 
A mis hijos e hijas paraque se desprendan de labruma del olvido.Traducido por:
Margarita Mosquera Zapata
1
(NT) A falta de la bella figura puesta en este lugar, por el autor, encontré, en dibujos de ESCHER(colección escaneada y personal) . “ASCENDING”.
 
Tratado de Melquisedec: Descubrir y realizar su raz
ó
n de ser
 _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
 
3/52
 PRÓLOGO
 A una aventura por los caminos escarpados caminos de la, siempre humana,b
ú
squeda, el autor, a la vez que expone su cosmovisi
ó
n, introduce a sus lectores,presentando, como en las carreras, pistas, puntos de apoyo, a partir de los cuales,encontrar el deseo propio, cl
í 
max previo a la acci
ó
n, acci
ó
n, imposible entonces, deeludir.Al nacer, el ser humano trae, en esencia, la tarea a realizar. Co-creador del universo,el ser humano, as
í 
pensado, es causa y efecto de su postura frente a los hechos queinterpreta como su realidad. Tal que, tomando conciencia de su deseo, influye en larealidad, m
á
s que, dejarse moldear por esta.El secreto no est
á
en la raz
ó
n, es magia. La felicidad del hacer, en la aventura que seha elegido de entre las muchas aventuras que est
á
n en el coraz
ó
n, es el alimento parael caminante, y la visi
ó
n que se tiene del tesoro, es la br
ú
 jula para el camino. No haylugar a donde ir, para hacer su raz
ó
n de ser. El lugar es el camino mismo, el hacer.Y..., no hay aventura, feliz, posible, si la alegr
í 
a no es el b
á
culo del caminante.As
í 
, pues, recorremos las ense
ñ
anzas del desierto, de la experiencia de los hombresde las arenas, los de las caravanas y los del sol, ellos, quienes fundan la posibilidad devida en todo rinc
ó
n del universo, al sobrepasar las dificultades m
á
ximas y ser felices:amar, vivir bien, respetar las leyes creadas por su entorno para convivir mejor unoscon otros, y recrear las ense
ñ
anzas de los ancestros.La magia no est
á
en maestro alguno, sino en el reto de trabajar sobre y contra simismo. El reto es contra uno mismo. Cualquier reto entonces es tan v
á
lido como otro.Al encuentro del drag
ó
n, entonces, no significa otra cosa que a la caza de sus miedosy a vencer los obst
á
culos que impiden el lograr nuestro aporte al universo.No hay m
á
s AMO que el DESEO, ni mas MAESTRO que la VIDA, sin embargoquien desee, puede acercarse a aquellos que han como t
ú
elegido el camino de lasabidur
í 
a, y si cumple con las condiciones de benevolencia y logro de lo que tu hasdeseado, s
í 
guelos. Mientras m
á
s ancianos, mejor, pues, m
á
s camino han recorrido.Estos, hombres o mujeres, sabias, que hay a tu lado, y que te codeas con ellos aunqueno los reconozcas, pueden guiarte. No obstante, el camino no es f 
á
cil, ellos estar
á
ngustosos de verte volar con tus propias alas, y si pretendes quedarte a su lado, teechar
á
n.Las ense
ñ
anzas de la sabidur
í 
a de los hombres del sol, pues, son ta
ñ
idas paranosotros, desde el oasis Dar Al-Rahman por su autor Alain Houel en su texto Tratadode Melquisedec.
 
Margarita Mosquera
 

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->