Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
10Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Fiódor Mijáilovich Dostoievski - El pequeño heroe

Fiódor Mijáilovich Dostoievski - El pequeño heroe

Ratings: (0)|Views: 1,142 |Likes:
Published by seodgetizac

More info:

Published by: seodgetizac on Mar 02, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/19/2013

pdf

text

original

 
1
 
EDORDOSTOIEWSKI
 
lpequeñohéroe
 
.
 Tenía yo entonces algo menos de once años En julio me
 
dieron permiso para pasar una temporada en una finca de las
 , —,
cercanías de Moscú con un pariente mío T quien a la sazón
 , ..., ;
tenía en ella a cincuenta invitados acaso más no recuerdo
 . .
no los conté Todo era barullo y regocijo Aquello parecía un
 
pasatiempo que había empezado con propósito de no terminar
 .
 jamás Se hubiera dicho que nuestro anfitrión había dado
 , ,
palabra de derrochar cuanto antes su enorme hacienda y en
 , ,
efecto no hace mucho tiempo logró confirmar esa conjetura
 , , ,
esto es lo despilfarró todo hasta la última viruta hasta la
 , .
última pavesa hasta quedarse absolutamente sin nada A cada
 .
momento llegaban nuevos invitados Moscú estaba a dos
 , ,
pasos a la vista de modo que los que se iban dejaban
 , .
sencillamente el sitio a otros y la jarana seguía su curso Las
 
diversiones se sucedían sin interrupción y no cabía prever
 .
cuándo terminaría el jolgorio Unas veces era una excursn a
 , ;
caballo por los alrededores en grandes grupos otras era una
 ;
vuelta por los pinares o un paseo en barca por el río jiras
 , ,
campestres comidas al aire libre cenas en la vasta terraza de
 ,
la casa adornada de tres hileras de flores exquisitas que
 ,
saturaban con su aroma el aire fresco de la noche bajo una
 . ,
iluminación deslumbrante Con ayuda de ésta nuestras damas
 , ,
de por sí bonitas casi todas parean n más encantadoras
 ,
con el semblante animado por las impresiones del a con los
 ,
ojos relampagueantes con el rápido tiroteo de sus
 
conversaciones rebosantes de una risa sonora como el tañer
 ; , , ;
de una campana danza música canto si el cielo estaba
 ,
encapotado se organizaban
 
tableaux vivant
, ,
charadas
 ; .
adivinanzas se hacía teatro casero Aparecían gentes que
 , ,
hablaban por los codos que contaban historietas que decían
 .
agudezas
.
Algunas caras se perfilaban tidamente en primer plano Ni
 
que decir tiene que la maledicencia y la murmuración estaban
 ,
a la orden del día pues sin ellas el mundo no da vueltas y
 , ,
millones de personas se morirían como moscas de
 . ,
aburrimiento Ahora bien yo con mis once os no me cuidaba
 , ,
entonces de esas gentes atraído por cosas muy diferentes y
 .
si me percataba de algo no era ciertamente de todo Pero s
 .
tarde hubo algún detalle que recordar Sólo el aspecto
 :
luminoso del cuadro se alclaro ante mis ojos infantiles la
 , , ..., ,
animacn general el brillo el ruido todo ello nunca visto ni
 
 
2
,
do por mí hasta entonces me hizo tal impresn que en los
 
primeros días me sentí aturdido y mi pequeña cabeza me
 .
daba vueltas
, ,
Pero hablo de mis once años y en efecto era un niño sólo
 .
un niño Muchas de aquellas bellísimas mujeres no pensaban
 , , .
todaa al acariciarme en ponerse al nivel de mis os Ahora
 ,
bien me sentía dominado por cierta sensación que ¡cosa
 !— .
rara a mí mismo me era incomprensible Algo susurraba ya
 , , ,
en mi corazón algo hasta entonces desconocido misterioso
 
que lo haa arder y latir como asustado y que a menudo me
 .
cubría el rostro de rubor intempestivo De vez en cuando me
 
avergonzaba y hasta me ofendía ante la variedad de mis
 .
privilegios infantiles Otras veces sentía una especie de
 
asombro que me obligaba a meterme donde no pudiera ser
 ,
visto para recobrar el aliento y como para recordar alguna
 , : , ,
cosa recordar qué habría sido aquello que por lo visto haa
 
recordado muy bien hasta entonces y había olvidado de
 ,
repente pero sin lo cual no poa presentarme en ninguna
 .
parte y sencillamente me era imposible vivir
,
Acabé por pensar que ocultaba algo de los ojos de todos
 ,
pero por nada del mundo se lo hubiera revelado a nadie
 ,
porque me daba a mí personaje misculo una vergüenza
 .
horrible Pronto llega sentirme solo en medio del remolino
 . ,
que me rodeaba Otros niños había allí pero todos eran o
 , , ,
mucho menores o mucho mayores que yo y por lo demás no
 . ,
me interesaban Por supuesto nada me habría ocurrido de no
 .
haberme hallado en situación tan excepcional Para esas
 
belsimas damas yo no era todavía sino una criatura pequeña
 ,
y borrosa a quien a veces les gustaba acariciar y con quien
 . , ,
poan jugar como con un muñeco Una de ellas en particular
 
rubia encantadora de abundantes y espléndidos cabellos
 
como jamás los he vuelto a ver y como seguramente no los
 —, .
veré jamás parecía haber jurado no dejarme en paz Me
 ,
traía desasosegado y le divertía la risa que estallaba a
 ,
nuestro alrededor risa que provocaba a cada instante con las
 
picardías agudas y extravagantes de que me haa objeto y
 .
que le causaban enorme regocijo De seguro que sus
 « ».
compañeras de colegio la llamarían la guasona Era
 
extraordinariamente hermosa y en su hermosura haa algo
 .
que saltaba inmediatamente a la vista Ni que decir tiene que
 ,
en nada se parea a esas rubias pequas y midas blancas
 
como plumón de ave y tiernas como ratoncitos blancos o
 .
como hijas de pastores protestantes No era alta de cuerpo y
 ,
sí algo llena de carnes pero con líneas faciales finas y
 
 
3
.
agradables y encantadoramente dibujadas Algo haa en ese
 ; ,
rostro que fulguraba como un relámpago más n toda ella
 ; , . ,
era como el fuego vivaz fugaz y ligera De susgrandes ojos
 , ;
muy abiertos parecían saltar chispas centelleaban como
 , ,
diamantes y nunca cambiaré ojos como ésos azules y
 , ,
chispeantes por otros negros aunque sean s negros que
 . ,
los más negros de una andaluza mi rubia vaa tanto como
 
esa célebre morena a quien cantó un conocido y excelente
 ,
poeta quien por añadidura juró a toda Castilla en versos
 
magníficos que estaba dispuesto a romperse los huesos si se
 
le permitía tocar con la punta del dedo la mantilla de su
 .
beldad Añádase a esto que mi beldad éra la más jovial de
 , ,
todas las beldades del mundo la más ruidosamente jocosa
 ,
traviesa como una chicuela a pesar de que llevaba casada
 . ,
cinco os La risa no desaparea de sus labios frescos como
 
una rosa mañanera que con el primer rayo del sol acaba de
 
abrir su perfumado capullo carmesí en el que n brillan unas
 .
gruesas y frías gotas de rocío
 
Recuerdo que al a siguiente de mi llegada se organiuna
 . , ,
funcn teatral de aficionados La sala estaba como se dice de
 ; ;
bote en bote no había un asiento libre y como por algún
 , .
motivo llegué tarde tuve que presenciar el espectáculo de pie
 , ,
Lo festivo de la representacn sin embargo me arrastraba
 ,
poco a poco hacia delante y sin darme cuenta fui abriéndome
 , ,
paso hasta las primeras filas donde me instalé por fin de
 
codos en el respaldo de una butaca en que estaba sentada
 . , .
una dama Era mi rubia pero todavía no nos conocíamos Y he
 
aquí que casi por casualidad me puse a contemplar sus
 , , , ,
hombros de una prodigiosa redondez seductores abultados
 ,
blancos como la espuma de la leche aunque a en realidad
 
lo mismo me daba entonces mirar los maravillosos hombros
 
de una mujer que la cofia con cintas coloradas que cubría las
 .
canas de una señora respetable que estaba en primera fila Al
 ,
lado de la rubia se hallaba una sorita más que madura de
 , ,
ésas que como después he podido observar se colocan
 ,
siempre lo s cerca posible de mujeres venes y hermosas
 
sobre todo de las que se complacen en rodearse de gente
 . .
moza Pero ahora no se trata de eso Se trata de que esa
 ,
señorita notó mis miradas se inclinó hacia su vecina y con
 .
risita contenida le dijo algo al oído La vecina se volvió de
 ,
pronto y recuerdo que sus ojos centellearon de tal modo en la
 , ,
penumbra al posarse en mí que yo cogido de sorpresa di un
 . .
respingo como si me hubiera quemado La beldad se rió

Activity (10)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Cristian Meza liked this
Jesus Martinez liked this
izarro liked this
Azorín liked this
OlgaGlezOrd liked this
bicho0 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->