Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Globalización y Tendencias Actuales de Integración Económica

Globalización y Tendencias Actuales de Integración Económica

Ratings: (0)|Views: 16,603|Likes:
Published by Eudes Zambrano

More info:

Published by: Eudes Zambrano on Mar 03, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/25/2013

pdf

text

original

 
1
GLOBALIZACIÓN Y TENDENCIAS ACTUALES DE INTEGRACIÓN ECONÖMICA REGIONALMULTILATERALESEudes Zambrano
Mérida-VenezuelaTlf. 0414-7456065E-mail: zambranoae4@hotmail.com
Resumen
Las transformaciones de la sofisticada economía mundial ha conectado a la gente y a laseconomías a través de las fronteras resumidas en el extendido proceso de la globalización. Pero elmanejo provincial de las relaciones hemisféricas del libre comercio amenaza con socavar losavances del capitalismo democrático. Una implicación espacial de la globalización es que no es unproceso homogéneo. Todo lo contrario, es fuertemente heterogéneo y presenta elementoscontradictorios, donde el libre juego de las fuerzas del mercado conduce inexorablemente a laintensificación de las desigualdades regionales. De esta forma, la progresiva mundialización de laeconomía, requiere una nueva geografía política a escala del sistema internacional de Estados.También existe creciente evidencia de que necesitamos nuevos conceptos y teorías para darcuenta de las nuevas realidades vinculadas a la organización espacial. Más allá del dominio de lasmacrointerpretaciones referidas a los cambios en los modos de producción del sistema económicomundial se extienden esas nuevas realidades que requieren nuevas construcciones conceptualesajustadas a la complejidad de las mismas. La nueva geografía económica ha proporcionado,precisamente, conceptos claves que son utilizados para explicar esta (re)territorialización deldesarrollo. En las esferas del comercio internacional, también operan estos mecanismos deaglomeración, y la falta de transparencia en los procesos negociadores en el marco de los grandesactores del mercado mundial estaría modificando el mapa del tejido inter e intraregional del mismo.Desde esta visión, este es el recorrido que se quiere esbozar en este trabajo, haciendo énfasis enel contexto latinoamericano.
Palabras Claves
: Globalización, comercio internacional, integración económica,tendencias espaciales, mercado mundial.
INTRODUCCIÓN
La tónica dominante de los análisis del sistema económico mundial más divulgados cumple lapremisa del criterio “funcionalismo neoclásico”, orientada hacia el dualismo estructural: el sistemacapitalista basa su supervivencia y crecimiento en la continuidad de una relación de carácterdesigual(1).Sin entrar en el presente trabajo en la consideración de orden teórico sobre la evolución de estemodelo de desarrollo económico, tal como viene siendo estudiado en la vasta literaturaespecializada al respecto, incorporaremos en nuestra discusión los elementos manifiestos en lamedida en que pueden ser aprehendidos dentro de una visión global, como nacidos de procesosmucho más densos, asociados a la naturaleza misma de la globalización.Es claro que con la progresiva mundialización de la economía una implicación avasallante de dichoproceso es el incremento de la brecha de desigualdad en el desarrollo económico de países oregiones, caracterizada por el hecho de que mientras mayor sea la apertura comercial de un
 
2
determinado país, menor será su concentración productiva regional, porque en la medida en que laeconomía se vincula al mercado internacional, la demanda interna deviene menos importante(Livas-Eliozondo y Krugman, citados por Moncayo Jiménez, 2003). Otra constatación interesantees que, a nivel general, diferentes autores concuerdan en que el número de países en desarrollo,como zona de recepción de la inversión directa internacional, tiende a reducirse, particularmenteen el último trienio de los noventa (Sánchez, citado por Pulido, 2004), o sea, con la globalización.Nos encontramos ante esta realidad donde, en la medida en que los profundos procesos dereestructuración a escala mundial son a la vez causa ( al menos parcialmente) y consecuencia delas transformaciones en los espacios subnacionales, la atención que se presta a las tendenciashacia la globalización es cada vez mayor. Pero, paradogicamente -observa Walfe, 1997; citado porMoncayo Jiménez, 2003--, las nuevas teorías se focalizan en la importancia de los factores ycondiciones vinculados al territorio. Los geógrafos se han interesado por esas relaciones entre lolocal y lo global, a través de los vínculos teóricos que la geografía económica ha establecido conalgunas escuelas clásicas y poskeynesianas, junto con la marxista de la dirección racional y laorganizacional (esos desarrollos se pueden ver en Economic Geography, 1992; Scott, 1988;Sheppard y Barnes, 1990 y otros, citados por Martín, 2004). Sin embargo, varias de esasinterpretaciones se han volcado en la forma de modelos de “época” o de “transición” (como en elcaso de los modelos del posfordismo, que son los más influyentes en la nueva estructura cognitivade la geografía económica), que tienen poco que decir actualmente acerca de la constitucióngeográfica de las nuevas realidades a escala global, nacional, regional o local.En este sentido, y a pesar de que la nueva geografía económica provee conceptos como“aglomeración acumulativa”, “economías externas” y “ventajas comparativas” que son utilizadospara explicar, por ejemplo, la conversión de un área agrícola en un pujante polo de inversióntecnológica; o la especialización regional de una determinada región industrial, una mejorcomprensión de los factores determinantes del comercio internacional –que para Kraugman (citado por Moncayo Jiménez, 2003), es un caso especial de geografía económica- es necesaria.Al margen del debate conceptual sobre la pertinencia o viabilidad de las políticas industriales o delos modelos desarrollados por la geografía económica –que para Bonnet (2003), presentan unperfil metodológico signado por un profundo determinismo-, la articulación en torno a un marcoteórico coherente desde el punto de vista geográfico, que incorpore las nuevas configuraciones nosólo de la geografía del comercio sino también la geografía del capital-dinero, de la información, delos servicios, de la producción, de las tecnologías, todas de igual importancia, se ha hechourgente. Para Ron Martín (2004), es particularmente notoria la ausencia de una estructuraanalítico-geográfica convincente que articule diferentes escalas materiales y conceptuales, enestos tiempos en los que la transnacionalización y la internacionalización desorganizan,rápidamente, nuestras nociones convencionales de escala geográfica, y hacen cada vez másambigua la clasificación funcional del espacio económico mundial en sus diferentes niveles.Esta es la lectura geográfica, de tipo exploratorio (referencias documentales, periodísticas einformación On line), que se quiere esbozar en este trabajo, cuyo objetivo fundamental espresentar las tendencias territoriales actuales que se están generando en torno a las propuestasde integración económica multilaterales en Latinoamérica y el mundo.
ANTECEDENTES
El sistema económico prevaleciente hasta la II Guerra Mundial era un sistema capitalista demercado centrado en la dimensión estatal y estrechamente regulado por los países desarrollados.A partir de los mediados del decenio de los setenta, los objetivos que habían asegurado la defensa
2
 
3
y mejoramiento de la rentabilidad, condujeron progresivamente a una desaceleración marcada dela productividad, lo cual se traduce en una crisis del mecanismo de regulación monopólico que diolugar a un nuevo régimen con otros principios, conocido –bajo el ropaje de la escuelaregulacionista francesa (Alain Lipietz, Royer Boyer y Georges Benko)- como post-fordismo(Moncayo Jiménez, 2003).Uno de los cambios inmediatos (aunque también provisional), referido por Nubis Pulido (2004), hasido el de la transferencia de las actividades productivas hacia países con bajos salarios y débilprotección social. De esta manera, los EEUU dirigen sus inversiones hacia América Latina(especialmente México) y el Sureste Asiático, la CEE hacia el Este Europeo, y el Japón hacia susáreas próximas. Esta estrategia, resalta la autora, aceleró la internacionalización de la produccióny de los mercados.De esta forma, el modelo evoluciona hacia unas economías nacionales cada vez más abiertas,sustentadas sobre las grandes empresas transnacionales (financieras y productivas), y laactuación económica se realiza siguiendo un criterio de competitividad a nivel mundial, es decir, loque importa es la situación de las empresas con respecto a los mercados mundiales y no a nivelde país y su demanda interna. Se pasa –o se quiere pasar-- de países con una coherenciaeconómica nacional a una economía competitiva a nivel mundial.La globalización como fenómeno histórico-diacrónico surge en los años noventa, pero su eclosiónvenía siendo gestada desde los años setenta –cuando el mundo capitalista vive profundas crisis--y ochenta, como un proceso de transformaciones y ajustes económicos estructurales, impulsadopor las sociedades avanzadas, que llevan, a los países desarrollados, nada menos que a unanueva revolución industrial y tecnológica (con el desarrollo de la informática, la ingeniería genéticay aeroespacial, aunque es en el sector de las finanzas y las comunicaciones donde la globalizaciónse ha hecho sentir más fuertemente). Mientras que, en los países en desarrollo, se aplica unapolítica de ajustes macroeconómicos, basada en la puesta en práctica de reformas neoliberalesguiadas por organismos internacionales como el FMI, el BM y el BID.
 
Desde esta perspectiva global, los criterios de rentabilidad de las firmas, competitividad yeficiencia, orientan la distribución mundial de las inversiones y definen los lugares de su ubicacióny concentración espacial. Los niveles de inversión a su vez se relacionan con las tasas decrecimiento, por lo que constituye un factor relevante en cualquier economía (Pulido, 2004), dondeel comando capital-dinero constituye una suerte de punta de lanza, de ariete, de la globalizacióncapitalista. Los restantes procesos de la globalización, considera Bonnet (2003), se desenvuelvena partir de las condiciones de explotación y subordinación impuestas por este comando del capital-dinero. Los canales a través de los cuales se produce esta interacción son, por ende, el comercio,la tecnología, los flujos de capital y las condiciones políticas y sociales.Vayamos ahora a nuestro ámbito con las peculiaridades propias que le son inherentes: losprocesos de apertura multilateralistas, y los procesos, aparentemente contradictorios, deintegración económica regionales. El proceso de integración económica es el conjunto de accionesque buscan aproximar o unificar las economías de los países miembros. Tal proceso es fruto deacuerdos internacionales que tienen por objetivo normar y acrecentar, a través de competenciasdelegadas al plano supranacional, las relaciones económicas intra e interregionales. Así, losorganismos comunitarios multilaterales tienen facultades para legislar en ciertas materias demanera común (arancelarias, comercio exterior, inversiones extranjeras, etc.) y con primacía frentea las normas internas de los países miembros.Antes de 1980 (
Figura 1
) sólo se tenían algunos ensayos de integración económica regionalen

Activity (0)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Bethzabeth Jhoja liked this
muy buen articulo
David Rodriguez liked this
,muy bueno !
Anjela Ramirez liked this
Eudes Zambrano liked this
Toño Ramos P liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->