Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword or section
Like this
1Activity
×

Table Of Contents

0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Revista Sayenco

Revista Sayenco

Ratings: (0)|Views: 378|Likes:
Published by laszlosanglot
LOS NUEVE MONSTRUOS
Y, desgraciadamente,
el dolor crece en el mundo a cada rato,
crece a treinta minutos por segundo, paso a paso,
y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces
y la condición del martirio, carnívora, voraz,
es el dolor dos veces
y la función de la yerba purísima, el dolor
dos veces
y el bien de ser, dolernos doblemente.
Jamás, hombres humanos,
hubo tanto dolor en el pecho, en la solapa, en la cartera,
en el vaso, en la carnicería, en la aritmética!
Jamás tanto cariño doloroso,
jamás tanta cerca arremetió lo lejos,
jamás el fuego nunca
jugó mejor su rol de frío muerto!
Jamás, señor ministro de salud, fue la salud
más mortal
y la migraña extrajo tanta frente de la frente!
Y el mueble tuvo en su cajón, dolor,
el corazón, en su cajón, dolor,
la lagartija, en su cajón, dolor.
Crece la desdicha, hermanos hombres,
más pronto que la máquina, a diez máquinas, y crece
con la res de Rousseau, con nuestras barbas;
crece el mal por razones que ignoramos
y es una inundación con propios líquidos,
con propio barro y propia nube sólida!
Invierte el sufrimiento posiciones, da función
en que el humor acuoso es vertical
al pavimento,
el ojo es visto y esta oreja oída,
y esta oreja da nueve campanadas a la hora
del rayo, y nueve carcajadas
a la hora del trigo, y nueve sones hembras
a la hora del llanto, y nueve cánticos
a la hora del hambre y nueve truenos
y nueve látigos, menos un grito.
El dolor nos agarra, hermanos hombres,
por detrás, de perfil,
y nos aloca en los cinemas,
nos clava en los gramófonos,
nos desclava en los lechos, cae perpendicularmente
a nuestros boletos, a nuestras cartas;
y es muy grave sufrir, puede uno orar...
Pues de resultas
del dolor, hay algunos
que nacen, otros crecen, otros mueren,
y otros que nacen y no mueren, otros
que sin haber nacido, mueren, y otros
que no nacen ni mueren (son los más).
Y también de resultas
del sufrimiento, estoy triste
hasta la cabeza, y más triste hasta el tobillo,
de ver al pan, crucificado, al nabo,
ensangrentado,
llorando, a la cebolla,
al cereal, en general, harina,
a la sal, hecha polvo, al agua, huyendo,
al vino, un ecce-homo,
tan pálida a la nieve, al sol tan ardido¹!
¡Cómo, hermanos humanos,
no deciros que ya no puedo y
ya no puedo con tanto cajón,
tanto minuto, tanta
lagartija y tanta
inversión, tanto lejos y tanta sed de sed!
Señor Ministro de Salud: ¿qué hacer?
¡Ah! desgraciadamente, hombre humanos,
hay, hermanos, muchísimo que hacer.

César Vallejo
LOS NUEVE MONSTRUOS
Y, desgraciadamente,
el dolor crece en el mundo a cada rato,
crece a treinta minutos por segundo, paso a paso,
y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces
y la condición del martirio, carnívora, voraz,
es el dolor dos veces
y la función de la yerba purísima, el dolor
dos veces
y el bien de ser, dolernos doblemente.
Jamás, hombres humanos,
hubo tanto dolor en el pecho, en la solapa, en la cartera,
en el vaso, en la carnicería, en la aritmética!
Jamás tanto cariño doloroso,
jamás tanta cerca arremetió lo lejos,
jamás el fuego nunca
jugó mejor su rol de frío muerto!
Jamás, señor ministro de salud, fue la salud
más mortal
y la migraña extrajo tanta frente de la frente!
Y el mueble tuvo en su cajón, dolor,
el corazón, en su cajón, dolor,
la lagartija, en su cajón, dolor.
Crece la desdicha, hermanos hombres,
más pronto que la máquina, a diez máquinas, y crece
con la res de Rousseau, con nuestras barbas;
crece el mal por razones que ignoramos
y es una inundación con propios líquidos,
con propio barro y propia nube sólida!
Invierte el sufrimiento posiciones, da función
en que el humor acuoso es vertical
al pavimento,
el ojo es visto y esta oreja oída,
y esta oreja da nueve campanadas a la hora
del rayo, y nueve carcajadas
a la hora del trigo, y nueve sones hembras
a la hora del llanto, y nueve cánticos
a la hora del hambre y nueve truenos
y nueve látigos, menos un grito.
El dolor nos agarra, hermanos hombres,
por detrás, de perfil,
y nos aloca en los cinemas,
nos clava en los gramófonos,
nos desclava en los lechos, cae perpendicularmente
a nuestros boletos, a nuestras cartas;
y es muy grave sufrir, puede uno orar...
Pues de resultas
del dolor, hay algunos
que nacen, otros crecen, otros mueren,
y otros que nacen y no mueren, otros
que sin haber nacido, mueren, y otros
que no nacen ni mueren (son los más).
Y también de resultas
del sufrimiento, estoy triste
hasta la cabeza, y más triste hasta el tobillo,
de ver al pan, crucificado, al nabo,
ensangrentado,
llorando, a la cebolla,
al cereal, en general, harina,
a la sal, hecha polvo, al agua, huyendo,
al vino, un ecce-homo,
tan pálida a la nieve, al sol tan ardido¹!
¡Cómo, hermanos humanos,
no deciros que ya no puedo y
ya no puedo con tanto cajón,
tanto minuto, tanta
lagartija y tanta
inversión, tanto lejos y tanta sed de sed!
Señor Ministro de Salud: ¿qué hacer?
¡Ah! desgraciadamente, hombre humanos,
hay, hermanos, muchísimo que hacer.

César Vallejo

More info:

Published by: laszlosanglot on Mar 06, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

10/24/2011

pdf

text

original

 
 
SAYENCO
LICEO GABRIELA MISTRAL DE TEMUCO
Gabriela Mistral Eugenia CaamañoElicura Chihuailaf F. J. Irazoki Eli Tolaretxipi Cristina Cambareri Felipe Fuentes GarcíaSara Castelar LorcaBenjamín LeónSergio Oiarzabal  Aitor FrancosÓscar DistéfanoÓscar Alberdi  Angélica Culébrica Antolín Amador Vicky Sáez  Alejandra Yáñez VaneléisMaría José Riveros InannaTxaro Sierra Josetxo Ordóñez  Javier Arnáiz William ShakespeareCe Edwinski 6 palabrasGerardo AranedaConsuelo Martínez  Javier Aguirre Ortiz Karina Campos Abdón Corral Taller de Lenguaje Artes PlásticasTaller SayencoCésar VallejoPablo Neruda
¡FUERZACHILE!  TEMUCO 2010
 
2
 
PRESENTACIÓN
 
Esta revista que ojalá despierte tu atención es el fruto de muchas manos y muchos ojos quequisieran repartirse por muchos ojos y manos. Es un fruto brotado de la tierra, así nos gustaverlo. Con el oído pegado a ella, y también mirando al cielo, como necesitaba hacerloGabriela Mistralpara que sus poemas remontaran el vuelo, escriben, crean, pintan, cada una de las plumas (a veces pinceles o sprays) que aquí se reúnen. Algunas son jóvenes, principiantes, perotambién por eso audaces, sorprendentes. No te dejarán impasibles ni los poemas visuales deltaller de lenguaje entretenido, ni las ilustraciones de artes plásticas, ni el lirismo ecológico de
Vicky Sáez 
, ni los cuentos con un toque de realismo mágico -
 Alejandra Yáñez 
- o de telenovela – 
 Karina Campos
. Otras tienen más horas de vuelo, y están acostumbradas a la altura: el gran poeta mapucheElicura Chihuailaf , recientemente homenajeado en la Universidad deSalamanca, nos envió un hermoso poema con su saludo Azul, que acogemos con emoción.Francisco Javier Irazoki, hondo maestro desprendido, nos sorprende adivinando en elmecanismo de un reloj la naturaleza insólita del tiempo.Eli Tolaretxipi, desde un sueño real,lúcida alucinada, hunde su mano en la verdad doliente más allá de los ciegos filósofos. DeCristina Cambareri, gran poeta de lo minúsculo, rescatamos unas sonrientes, brillantesgreguerías.Felipe Fuentes García,lírico exacto, profesor grande de humildad, nos lanza desde Alicante un mensajero aleo de íntimas palomas. Sara Castelar Lorca, esencial poeta andaluza que participó en las jornadas literarias que hermanaron en Vicuña a la gran chilena con eltambién premio Nobel Juan Ramón Jiménez, nos envía la crónica de tan importante eventomistraliano y una evocación –e invocación- plena de lirismo encabezada y cerrada por una cita bien conocida de las estudiantes del Liceo Gabriela Mistral de Temuco: “todas íbamos a ser reinas”. El poeta de CoquimboBenjamín León,que presidiera las referidas jornadas mistralianas, extrae de su memoria huesos helados de hambre. Óscar Distéfano,artista guaraní, nos ahoga en una ola de sed, para después llover sobre la ausencia.Sergio Oiarzabal,poeta de raza, uno de los más leídos del momento, comparte con nosotros su alta fiebre.Aitor Francos,  finalista del premio Adonais, nos remite poemas acuáticos de experto navegante.Óscar Alberdi suspira oscurecido como gaviota tierra adentro.Antolín Amador  nos regala desde su Madrid una breve batalla de amor urbanita. Para Vaneléisla felicidad es
enormemente pequeña
.
 Josetxo Ordóñe
, navarro afincado en Barcelona, nos describe con intensidad la hondaexperiencia, como testigo cercanísimo, de un parto natural –sin anestesia-, en Europa cada vezmás practicado, aprendido por su mujer Mireia de las mujeres “de la ancha América” durantesus años de vida común en Perú. Aprovechamos la generosidad de
Txaro Sierra
, profe dealegría, para seguir tejiendo con ella más palabras y más vida.Javier Arnáiz nos envía unos endecasílabos a su compañera, emocionales y reflexivos.Ce Edwinski nos descubre a una mujer  de buenos aires seductores.
 Ramón Gómez de la Serna
nos anuncia que el6 va a tener familia.
Consuelo Martínez 
, que participó en su día en el taller, nos demuestra que sigue escribiendo,escribiendo, escribiendo. La misteriosa
 Inanna
nos envía misteriosas, redondas palabras.Abdón Corral, un movimentado monumento.
Gabriela Mistral
y
William Shakespeare
han sido los únicos cuyo consentimiento para participar en la revista ha sido tácito. El de los demás ha sido explícito.Con especial emoción incluímos también un poema de
 Eugenia Caamaño
, que en su díafundara el taller Sayenco y hoy sigue viva en el recuerdo de quienes la conocieron y en su palabra poética, leve y voladora. Con este número de Sayenco queremos rendirle un pequeñohomenaje. Buena parte de las ilustraciones proceden, justo es decirlo, de los murales –algunos diríangraffiti- que hoy decoran la plaza de armas de Temuco.
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->