Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
13Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Parabola de La Higuera

Parabola de La Higuera

Ratings: (0)|Views: 8,832|Likes:
Published by Daniel Albarran
parabola de la higuera, higos, uvas, viñedo, viñador
parabola de la higuera, higos, uvas, viñedo, viñador

More info:

Published by: Daniel Albarran on Mar 18, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/01/2013

pdf

text

original

 
La parábola de la higuera
Autor: P. Daniel Albarrán( ver b log) El otro día, en la lectura del Evangelio del domingo, leíamos la parábola de la higuera. Y en elanálisis que hacíamos del contenido de la parábola hicimos unos descubrimientos muy sorprendentes, partiendo de la aplicación de la búsqueda de los opuestos y de la aplicación de las contradicciones,contenidos en esa parábola.Dice el texto:
 Entonces les contó esta parábola: «Un hombre tenía una higuera plantada en su viñedo, perocuando fue a buscar fruto en ella, no encontró nada. Así que le dijo al viñador: “Mira, ya hacetres anos que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no he encontrado nada. ¡Córtala! ¿Paraqué ha de ocupar terreno?” “Señor – le contestó el viñador –, déjela todavía por un año más, para que yo pueda cavar a su alrededor y echarle abono. Así tal vez en delante de fruto; si no,la cortaré.”»
(Lucas 13:6-9). En esta parábola, decíamos ese domingo, hay algunas contradicciones que nos van a ayudar acomprender muchas cosas útiles para la vida. Para empezar es importante precisar que al decir que haycontradicciones, se trata de un método de estudio y de análisis, y no de cerrarnos herméticamente alcontenido y a la enseñanza implícitas en el texto que se analice. Ya se usó por Aristóteles, y hoy se usaen matemáticas, como método de trabajo, dando resultados maravillosos. Pero no sólo porque se use enfórmulas y se aplique en la práctica, sino porque es notorio que en la parábola de la higuera hayaparentes contradicciones. No por eso es para escandalizarse. Al contrario, es para adentrarnos yfascinarnos de los hallazgos en su contenido.Los primeros datos contradictorios en la parábola son. Dice: “
Un hombre tenía una higuera plantada en su viñedo, pero cuando fue a buscar fruto en ella, no encontró nada.
¿Dónde está la contradicción? En que en los viñedos lo que se cultiva son uvas. Y es lógico quesi se va a buscar a un viñedo los frutos, éstos tengan que ser uvas. Por otro lado, los que trabajan en elviñedo, es decir, los viñadores, estén preocupados por las uvas. No de otra cosa.Que en ese viñedo haya una mata de higos, no es lo más importante para los viñadores, sino lasuvas. De manera que el dueño de la finca si fue a buscar higos, era lógico que no los encontrara, ya quelos viñadores cuidaban y se esmeraban era por las uvas. A lo mejor, ni se habrían percatado de la
 
existencia de la higuera. Con toda seguridad la higuera habría dado frutos en tiempos de cosecha dehigos, y quizás, los viñadores ni se habrían dado cuenta de ello.Es clarita la primera contradicción.La segunda es que, cuando fue a buscar fruto en la mata de higos, no encontró. No está lacontradicción en que no hubiera higos, sino en que, quizás, fue a buscar higos en tiempos en que lamata no estaba dando frutos. Tal vez, el dueño de la finca fue a buscar higos en destiempo. Es decir, entiempo en que no era tiempo de cosecha de higos. Por eso, no encontró frutos en la mata. No se le puede pedir a la naturaleza lo que ella por su ciclo normal no produce. Tal vez, el error estaba en eldueño de la finca, que se equivocó en la fecha en que fue a buscar higos.Por otro lado, respecto a la segunda contradicción es que los viñadores como no eran sinoviñadores y no higueros o cuidadores de higos, lo lógico era que estuviesen muy pendientes de lasmatas de uva. De manera, que si sabían que el dueño iba a venir a la finca, lo más natural era que ellostuviesen todo el cuidado posible de que las matas de uvas estuvieran esplendorosas y bonitas, para queel dueño se sintiera satisfecho de la inversión que había hecho al tener viñedos.En esa contradicción puede pensarse que la higuera no es responsable de no estar dando frutos adestiempos, sino en que el dueño fue cuando no era el tiempo oportuno. ¿Dónde está el error? Parecieraque en el dueño y no en la higuera.La otra contradicción, y que sería la tercera, es que el dueño llevaba tres años empeñado en lomismo. Llevaba tres años yendo a buscar frutos en la higuera. ¿Si el tiempo de higos es en febrero ymarzo, por decir algo como referencia relacional, por qué no va encontrar frutos si va en otro tiempoque es el indicado? Por lógica nunca los va a conseguir. ¿Dónde está, entonces, la contradicción?Quizás en el destiempo del fruto de la higuera y la venida del dueño de la finca. Todo a su debidotiempo… Está más que clarito.Debe sumarse a ese detalle, el hecho de que si la mata de higo era “macho” o “hembra”, ya quesi era macho, nunca iba a dar fruto. En el caso de las tres veces que fue el dueño a recoger higos, ¿nofue capaz de darse cuenta si era capaz la mata de dar o no higos? Elemental ese detalle a tener en altaconsideración.Pero, la gran contradicción en el desarrollo y contenido de la parábola es que el dueño de lafinca tomó la determinación de cortar la mata de higo. Así lo dice el texto: “
¡Córtala! ¿Para qué ha deocupar terreno?
”. Ciertamente, era el dueño y podía disponer. Pero, ¿y los detalles elementales que sedeberían tener en cuenta para tal decisión?Y, no solo con eso, hasta en la decisión que había tomado el dueño de la finca, hay otracontradicción, y es que el viñador le refuta, diciendo: “
Señor – le contestó el viñador –, déjela todavía por un año más, para que yo pueda cavar a su alrededor y echarle abono. Así tal vez en delante de fruto; si no, la cortaré.
” Fue contrariado llevándole la contraria en la decisión. O sea, que el dueño fuerefutado, y fue desautorizado por el empleado. Otra contradicción…
 
Ahora bienEn ese llevar la contraria por parte del viñador queda implícito unreconocimiento. Y es que el viñador reconoce de inmediato que no le ha dedicado tiempo suficiente ala mata de higos. No era su trabajo, sino de viñador. No tenía por qué dar razón de la higuera. Tal vez,ni se había dado cuenta de ella. Tal vez, sí habría dado frutos en el tiempo oportuno. Pero, cabría la pregunta: ¿Qué hace una mata de higos en un viñedo? Más aún: ¿son compatibles la higuera y elviñedo? ¿Pueden crecer juntos en un mismo suelo, al mismo tiempo? ¿No absorberá el viñedo todo elterreno y sus componentes químicos naturales del suelo, y la higuera quedará estéril porque no es posible crecer junto a las uvas? ¿Sabría eso el dueño de la finca? Porque el hecho de que fuese el dueñoy que hubiese invertido en el viñedo, no significa que fuese un experto en esos menesteres agrícolas,tanto de la especie de las uvas, como de los higos… Parece lógico…Entonces, las contradicciones se ven claritas en la parábola de la higuera.¿Qué estará queriendo decir esta maravillosa parábola? En seguida se contestará que se trata dela conversión. De hecho, ese es el contexto de la parábola, leída en el tercer domingo de la Cuaresma, yese es el antes, cuando el evangelista nos cuenta que Jesús les preguntó en forma de reproche a los quefueron a contarle que Herodes había mandado a matar a unos galileos que estaban haciendo sussacrificios en el templo. Dice el evangelio de ese día:
 En aquella ocasión algunos que habían llegado le contaron a Jesús cómo Pilato había dadomuerte a unos galileos cuando ellos ofrecían sus sacrificios. Jesús les respondió: «¿Piensanustedes que esos galileos, por haber sufrido así, eran más pecadores que todos los demás? ¡Lesdigo que no! De la misma manera, todos ustedes perecerán, a menos que se arrepientan. ¿O piensan que por la torre de Siloé eran más culpables que todos los demás habitantes de Jerusalén? ¡Les digo que no! De la misma manera, todos ustedes perecerán, a menos que searrepientan.» (Lucas 13:1-5)
 Ese es el contexto y el “
a propósito”
de la parábola, pues de inmediato viene colocada la parábola, toda ella llena de contradicciones. Y tenía que estar llena de contradicciones ya que en elmismo contexto que nos las presentan está lleno, igualmente, de contradicciones. Ya que Jesús, por lomenos en el estilo del evangelista, dice una cosa, y enseguida se contradice en eso que quiere refutar.Veamos: el motivo es que hay unos galileos que fueron asesinados. Eso es lo que le cuentan a Jesús.Entonces, Jesús dice que no crean que fueron asesinados porque eran más pecadores que todos losdemás galileos, primero, y después que los demás habitantes de Jerusalén, en la segunda referencia.Pues no. No eran más pecadores.Hasta ahí todo va bien, en esa relación. Pero viene la contradicción… al decir que a todos les vaa pasar lo mismo, si no se arrepienten… O sea, que sí eran pecadores. Al igual que los que fueron allevarle la noticia en cuestión. Hay allí una contradicción: ¿Por fin… eran o no pecadores? Entonces,

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->