Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Contratos Reales Talep

Contratos Reales Talep

Ratings: (0)|Views: 415|Likes:
Published by vamosderecho
derecho civil, derecho de los contratos
derecho civil, derecho de los contratos

More info:

Published by: vamosderecho on Mar 21, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/23/2013

pdf

text

original

 
UNIVERSIDAD PEDRO DE VALDIVIAD° CIVIL IV (Contratos ) 2007
CONTRATOS REALESEl préstamo en general.-
En general, el préstamo es un contrato en que una de las partesentrega una cosa a otra, confiriéndole el derecho e servirse de ella, con cargo de restitución.Pero son diversas las maneras de servir se de las cosas. Unas veces, el uso destruye lacosa; otras veces, no altera su sustancia.Si quien recibe el préstamo adquiere sólo el derecho de servirse de la cosa, de modo que noaltere su sustancia y debe restituir la cosa misma que recibió, el contrato es un
 préstamo deuso o comodato
. El prestamista conserva el dominio de la cosa y el prestatario es deudor deuna especie o cuerpo cierto.Al contrario, si el que recibe el préstamo puede hacer la cosa un uso que no es susceptiblede renovarse, que la destruye, y no debe restituir la cosa misma sino otra semejante, elcontrato es de
mutuo o préstamo de consumo
. El prestamista transfiere el dominio alprestatario y éste se convierte en deudor de una obligación de género.Por consiguiente, el préstamo reviste dos formas: el préstamo de uso o comodato, queimpone la obligación de restituir la cosa misma, y el préstamo de consumo mutuo, que obligaa devolver cosas análogas a las recibidas.
1.- EL COMODATO
.
Definición del comodato .-
El art. 2174 define el comodato: “El comodato o préstamo deuso es un contrato en una de las partes entrega a la otra gratuitamente una especie, muebleo raíz, para que haga uso de ella, y con cargo a restituir la misma especie después determinado el uso”.Las partes que invierten en el contrato se denominan comodante y comodatario.
Caracteres y requisitos del contrato.Enunciación.-
Señala la definición legal los caracteres más salientes del comodato opréstamo de uso: es un contrato real, gratuito y unilateral. Añadamos que el comodato es untítulo de mera tenencia.El comodato requiere los elementos generales propios de todo contrato. Interesa solamenteinsistir en la cosa prestada.
1.- El comodato es un contrato real.-
El comodato es un contrato real, porque seperfecciona por la entrega de la cosa prestada ( art. 1443).Este carácter del contrato resulta, en la concepción clásica de los contratos reales, de lanaturaleza misma de las cosas. Engendra una obligación de restituir y no se puede estar obligado a la restitución, sino de lo que se ha recibido previamente.El art. 2174, inc. 2°, dispone expresamente: “Este contrato no se perfecciona sino por latradición de la cosa. (el término tradición no es correcto porque la entrega no se verifica conla intención de transferir el dominio, por una parte, ni adquirirlo, por la otra).
2.- El comodato es un contrato gratuito.-
Pertenece el comodato a la clase de loscontratos gratuitos, carácter que destaca la definición del art. 2174. Solamente se grava elcomodante a favor del comodatario.
1
 
UNIVERSIDAD PEDRO DE VALDIVIAD° CIVIL IV (Contratos ) 2007
La gratuidad de la esencia del comodato. Si se estipula que el comodatario suministrará alcomodante un contraprestación en recompensa del servicio que le brinda, la convencióndegenera en un contrato diverso. En caso que la contraprestación consista en dinero o enuna parte o cuota de los frutos de la cosa, el contrato podrá ser de arriendo.
3.- El comodato es un contrato unilateral.-
El comodato genera obligaciones para una delas partes contratantes: el comodatario, que se obliga a restituir la cosa prestada.El comodante no contrae ninguna obligación. La entrega de la cosa no es una obligación,sino que un requisito del contrato. Antes de la entrega no hay contrato; una vez que seefectúa, el comodatario se encuentra obligado a restituir.
4.- El comodato es un título de mera tenencia.-
El comodato es un título de meratendencia y el comodatario es un mero tenedor.El comodante conserva el dominio de la cosa y todos sus derechos en ella, compatibles conla facultad de gozarla el comodatario. El art. 2176 expresa: “El comodante conserva sobre lacosa prestada todos los derechos que antes tenía, pero no su ejercicio, en cuanto fuereincompatible con el uso concedido al comodatario”El comodante no sólo conserva sus derechos en la cosa; conserva asimismo la posesión. Elart. 725 previene que el poseedor conserva la posesión, “aunque transfiera la tenencia de lacosa, dándola en arriendo, comodato, prenda, depósito, usufructo o a cualquiera otro títulono translaticio de dominio”.
5.- Cosas que pueden ser objeto de un préstamo de uso.-
Las cosas que pueden darseen comodato deben ser, por regla general,
no fungibles
, puesto que el comodatario deberestituir la misma cosa que recibió.La fungibilidad de la cosa depende de la voluntad de las partes. Entre las circunstancias queservirán para colegir esta voluntad, cuando no se haya manifestado en forma expresa, lamás importante es, sin duda, la naturaleza no consumible de la cosa prestada.Se concibe, sin embargo, que la cosa dada en comodato sea consumible. (Pothier señalacomo ejemplo el caso de un cajero que tiene un déficit en su caja y que solicita de un amigouna suma de dinero necesaria para cubrirlo, mientras se verifica una inspección, y con cargode devolver el mismo dinero).De cualquier manera, la cosa prestada puede ser mueble o raíz.
Comodato de la cosa ajena.-
No es menester que el comodante sea dueño de la cosaprestada; puede darse en comodato una cosa respecto de la que se tiene sólo un derecho deusufructo.La cosa puede ser ajena. El contrato, ciertamente, no es posible al dueño y este podrá lacosa. Pero, a la inversa que en la compraventa en que el comprador evicto puede accionar contra el vendedor, el comodatario, por regla general, no tiene acción contra el comodante.La obligación de garantía es propia de los contratos onerosos.En este sentido, el art. 2188 previene: “Si la cosa no perteneciere al comodante y el dueño lareclamare antes de terminar el comodato, no tendrá el comodatario acción de perjuicioscontra el comodante; salvo que éste haya sabido que la cosa era ajena y no lo hayaadvertido al comodatario”.
6.- Prueba del comodato.-
El comodato constituye una calificada excepción a las reglasgenerales que presiden la prueba testimonial.No rigen para su prueba las limitaciones de los arts. 1708 y 1709. El art. 2175 dispone: “Elcontrato de comodato podrá probarse por testigos, cualquiera que sea el valor de la cosaprestada”.
2
 
UNIVERSIDAD PEDRO DE VALDIVIAD° CIVIL IV (Contratos ) 2007
Efectos del comodato.I.- Obligaciones del Comodatario.-
El comodato genera obligaciones sólo para elcomodatario. Estas obligaciones son, sustancialmente, tres:
A).-
conservar la cosa;
B).-
usar de ella en los términos convenidos o según su uso ordinario; y
C).-
restituir la cosa.
A).- Obligación de conservar la cosa.-
El comodatario, como consecuencia de que deberestituir la cosa misma, ha de conservarla y emplear en su conservación el cuidado debido.Puesto que el contrato cede en su exclusivo beneficio, el comodatario es responsable de la
culpa levísima
. Tal es la regla general del art. 1547 y que el art. 2178 corrobora: “elcomodatario es obligado a emplear el mayor cuidado en la conservación de la cosa, yresponde hasta de la culpa levísima”.Pero el art. 2179 establece que el comodatario puede responder de otra clase de culpa: “Sinembargo de lo dispuesto en el art. precedente, si el comodato fuere en pro de ambas partes,no se extenderá la responsabilidad del comodatario sino hasta la culpa leve, y si en pro delcomodante solo, hasta la culpa lata”.El comodato beneficia, por regla general, únicamente al comodatario, pero puede ceder enbeneficio mutuo de las partes o sólo del comodante, circunstancias que alteran las reglas dela prestación de la culpa.Por ejemplo, beneficia a ambas partes el contrato, en que el comodante presta alcomodatario un perro de caza con la obligacn de amaestrarlo; cederá en exclusivobeneficio del comodante, el contrato en que éste presta al comodatario un automóvil paraque realice una gestión que le ha encomendado.
Deterioros de la cosa.
Es responsable el comodatario de la pérdida o deterioro de la cosaque provenga de su culpa, aunque sea levísima.El art. 2178, inc. 2° previene que: “si este deterioro es tal que la cosa no sea ya susceptiblede emplearse en su uso ordinario, podrá el comodante exigir el precio anterior de la cosa,abandonado su propiedad al comodatario”.En cambio el comodatario no es responsable de los deterioros que provienen:
1.-
de lanaturaleza de la cosa,
2.-
del uso legitimo de la misma; y
3.-
de un caso fortuito, salvas lasexcepciones legales.
1.-
No responde el comodatario, pues, del deterioro resultante de la naturaleza de la cosa odel que provenga del uso legítimo.Por de pronto, tales deterioros no son imputables al comodatario; por otra parte, el uso de lascosas naturalmente las deteriora y el comodatario ejercita su derecho mientras las usalegítimamente.
2.-
Tampoco es responsable el comodatario del caso fortuito, con las siguientes excepciones,aplicaciones varias de ellas de los principios generales:
a).-
responde el comodatario “cuandoexpresamente se ha hecho responsable de casos fortuitos” (art. 2178, N°4°)
b).
- Es responsable, asimismo, “cuando el caso fortuito ha sobrevenido por culpa suya,aunque levísima” (art. 2178, N°2°)
c).
- El caso fortuito le impone responsabilidad cuando ha empleado la cosa en un usoindebido o se ha constituido en mora de restituir, “ menos de aparecer o probarse que eldeterioro o pérdida por el caso fortuito habría sobrevenido igualmente sin el uso ilegitimo o lamora”. (art. 2178, N°1°).
d).
- En fin, le cabe responsabilidad al comodatario, “cuando en la alternativa de salvar de unaccidente la cosa prestada o la suya, ha preferido deliberadamente la suya” (art. 2178, N°3°).Las excepciones señaladas son, casi todas, aplicación de las normas generales arts. 1547,inc. 2° y 1673.
3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->