Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
el-dia-de-los-trifidos

el-dia-de-los-trifidos

Ratings: (0)|Views: 176 |Likes:
Published by gerperazzo
El día de los trífidos
John Wyndham
El día de los trífidos
John Wyndham

More info:

Published by: gerperazzo on May 05, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2014

pdf

text

original

 
 
EL DÍA DE LOSTRÍFIDOS
John Wyndham
 
 
John Wyndham
Titulo del original: The Day of the TriffidsTraducción: José Valdivieso© 1951 By John Wyndham© 1974 Ediciones Minotauro S.R.L.Humberto Iº 545 - Buenos AiresEdición digital: NorbertoCórdoba, Agosto 2002
 
 
1 - Comienza el finCuando un día que usted sabe que es miércoles comienza como si fuese domingo, algoanda muy mal en alguna parte.Lo sentí tan pronto como desperté. Y sin embargo, cuando se me aclaró un poco lamente, comencé a dudar. Al fin y al cabo, era muy posible que fuese yo el que estabaequivocado, y no algún otro. Seguí esperando, acicateado por la duda. Pero pronto tuvemi primera prueba objetiva: me pareció oír que un reloj distante daba las ocho. Escuchécon atención y desconfianza. Pronto otro reloj comenzó a emitir unas notas altas y perentorias. Con gran tranquilidad dio ocho indiscutibles campanadas. Entonces supeque pasaba algo raro.Sólo por accidente no asistí al fin del mundo; bueno, el mundo que había conocidodurante treinta años. A casi todos los sobrevivientes les pasó lo mismo. Está en lanaturaleza de las cosas que haya siempre un buen número de enfermos en los hospitales:la ley de los promedios había decidido la semana anterior que yo fuese una de esas personas. Sí eso hubiese ocurrido una semana antes, yo no estaría escribiendo estaslíneas; no estaría aquí.Pero la casualidad no sólo quiso que yo estuviese en el hospital en ese precisomomento, sino también que una venda me cubriese los ojos, y toda la cabeza. Tengo, por tanto, que estar agradecido a quienquiera que sea el que decide la regularidad deesos promedios. Pero aquella mañana yo solo sentía cierto mal humor, preguntándomequé diablos habría ocurrido, pues ya había pasado allí bastante tiempo como para saber que, después de la jefa de enfermeras, lo más sagrado en un hospital era el reloj.Sin reloj, el hospital no marchaba, simplemente. No pasaba un solo segundo sin quealguien lo consultase con respecto a los nacimientos, las muertes, las dosis, las comidas,las luces, las conversaciones, el trabajo, el sueño, el descanso, las visitas, la ropa, ellavado... Y hasta ahora el reloj había decretado, invariablemente, que alguien tenía queempezar a lavarme y asearme tres minutos antes de las siete de la mañana. Esta era unade las razones por las que yo apreciaba tener un cuarto privado. En una sala común todohubiese comenzado innecesariamente una hora antes. Pero aquí, y en este momento,unos irregulares relojes continuaban dando las ocho desde diversos sitios... y nadiehabía aparecido aún.Aunque aquel lavado con la esponja no me agradaba mucho (yo había sugeridoinútilmente que si alguien me llevaba hasta el baño podríamos eliminar ese proceso), sufalta me desconcertaba de veras. Además, la esponja anunciaba normalmente la proximidad del desayuno, y yo ya sentía hambre.Posiblemente eso no me hubiese preocupado tanto cualquier otro día, pero en aquelmiércoles 8 de mayo tenía que ocurrir algo muy importante para mí. Quería terminar deuna vez con aquellas molestias y aquella rutina. Aquella misma mañana me iban aquitar los vendajes.

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Daniel Garrido liked this
lobodelaire liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->