Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
21Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La investigacion de la comunicacion en A.L., Raul Fuentes

La investigacion de la comunicacion en A.L., Raul Fuentes

Ratings:

4.0

(1)
|Views: 1,020|Likes:
Published by Rolando Perez

More info:

Published by: Rolando Perez on Mar 24, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/13/2013

pdf

text

original

 
53
R.Fuentes
Raúl FuentesNavarro
La investigación de
 
la comunicaciónen América Latina:
condiciones yperspectivas para elsiglo XXI
diá
logos
de la comunicación
Profesor investigador del Departamento de Estudios de laComunicación Social de la Universidad de Guadalajara y delDepartamento de Estudios Socioculturales del ITESO.Dirección: Periférico Sur 8585, 45 Tlaquepaque, Jalisco, México.Teléfono: (523) 6693458 Fax: (523) 6693460E-mail:raulfn@prodigy.net.mx
5253
 
diá
logos
de la comunicación
Lainvestigacióndelacomunicación
   R  a   ú   l    F  u  e  n   t  e  s   N  a  v  a  r  r  o
En setiembre de 1974 LuisRamiro Beltrán presentó enLeipzig su célebre recuentosobre «La investigación de lacomunicación en AméricaLatina ¿indagación conanteojeras?» Con base sobretodo en la documentacióncompilada por CIESPAL,Beltrán enumeraba las princi-pales áreas de concentracióntemática, subrayaba las ten-dencias en cuanto a tópicosinvestigados y a resultadosobtenidos en los últimosquince años, y constatabaque:«es obvio que la investigaciónde la comunicación en Amé-rica Latina ha seguido lasorientaciones conceptuales ymetodológicas establecidaspor los investigadores en Eu-ropa y los Estados Unidos. Elefecto de esto, en esencia, hasignificado que algunos estu-dios han enfatizado la com-prensión conceptual por en-cima de la producción de evi-dencias empíricas, mientrasque otros estudios han hechoexactamente lo opuesto»
1
.La influencia predominante ymás duradera era la queBeltrán llamaba «orientacióneuropea clásica» (caracteriza-da como histórica, intuitiva,filosófica, especulativa y es-colástica), presente sobretodo en los estudios de his-toria del periodismo y legis-lación de la comunicación. Ensegundo lugar quedaba la in-fluencia de la «orientaciónnorteamericana» (positivista,empirista, sistemática yfuncionalista), especialmenteen los trabajos de difusión deinnovaciones agrícolas, es-tructura y funciones de losmedios y comunicación edu-cativa, es decir, televisión,radio y audiovisuales grupa-les. Finalmente, la influenciade la «orientación europeamoderna» (semiótica, estruc-turalista) era la más recientey menos fuerte, concentradaen los análisis de contenido.Se detectaban «influenciasmixtas» en las áreas de análi-sis de contenido y efectos dela programación televisiva, yacerca del flujo de noticias ylas influencias extrarregio-nales sobre los sistemas demedios. En cuanto a los enfo-ques metodológicos, Beltránobservaba que «si los estu-dios existentes se clasificaranen descriptivos, explicativosy predictivos, probablemen-te la mayoría quedaría dentrode la primera categoría, algu-nos en la segunda y los me-nos en la tercera» (
op.cit 
. p.24-25). Aunque las «áreas temá-ticas» han variado sustan-cialmente, no puede decirseque en su estructura funda-mental el campo haya cam-biado demasiado, sobre todoen sus alcances teórico-metodológicos.Pero la investigación de la co-municación como prácticasocial se explica también enotras dimensiones. Aquel do-cumento de Beltrán terminasignificativamente con co-mentarios sobre la «mitologíade una ciencia exenta de va-lores» y sobre el «riesgo deldogmatismo». La oposición,en muchos sentidos mani-quea, entre el rigor de la cien-cia y el compromiso políticocon la transformación social,referida directamente a lapolémica entablada pocotiempo antes entre los gruposde investigadores encabeza-dos por Eliseo Verón en Ar-gentina y Armand Mattelarten Chile, da lugar a una pre-gunta crucial, con la queBeltrán remata su recuento:«¿Podrá esto significar que lainvestigación latinoamerica-na de la comunicación estaráalgún día en riesgo de susti-tuir el funcionalismo ideoló-gicamente conservador ymetodológicamente rigurosopor un radicalismo no riguro-so? Sea tan amable el pacien-te lector de responder a esapregunta. Y ojalá esa respues-ta nos dé lúcidas claves sobresi la investigación latinoame-ricana de la comunicación de- jará de ser la búsqueda conanteojeras que a veces pare-ce haber sido... independien-
67
 
55
R.Fuentes
temente del color de lasanteojeras (
op.cit 
. p.40)).En homenaje a Luis RamiroBeltrán, veinticinco años des-pués, y ante una evidentemultiplicación de los colores,modelos, tamaños y orígenesde las anteojeras en uso, pro-pongo en este trabajo algunasinterpretaciones personalesacerca de las inercias e inicia-tivas predominantes en la in-vestigación latinoamericanade la comunicación en losaños noventa, y las conse-cuentes propuestas dereformulación estratégica desus prácticas, en tres planosarticulados: el de la historiadel campo, en que sugierorelecturas y reescrituras queorienten la renovación de lasutopías fundantes; el planopropiamente científico, enque enfatizo la pertinencia deuna metodología comu-nicacional como eje para ar-ticular la teoría y la prácticade la investigación en bús-queda de una mayor consis-tencia epistemológica y unamayor pertinencia ética; y fi-nalmente, en el plano de laconstrucción comunitaria delfuturo, en donde ofrezco unaargumentación sobre las ten-dencias de disolución o con-solidación disciplinaria de losestudios de comunicación.
UNA PROPUESTA PARA RE-LEER Y REESCRIBIR LA HIS-TORIA DEL CAMPO: LA RE-NOVACIÓN DE LA UTOPÍA
En 1992 FELAFACS publicó unlibro titulado
Un campo car-gado de futuro. El estudio dela comunicación en América Latina
en el que, bajo la for-ma de un texto de apoyo parala docencia, intenté trazar losfundamentos para una histo-ria de la investigación latinoa-mericana de la comunicación.Partía entonces, y lo reafirmoahora, del supuesto funda-mental de que «
la construc-ción de mapas
orientadoresante la creciente complejidaddel campo es un prerre-quisito importante para lageneración de opciones pro-fesionales (y académicas)más claras y para el recono-cimiento de los antecedentes,fundamentos y necesidadesde desarrollo del pensamien-to y la acción latinoamerica-nos sobre la comunicación enla última década del sigloXX»
2
.En esos principios de la dé-cada logré, sin gran dificul-tad, reconstruir la «problemá-tica» latinoamericana de lacomunicación y los acerca-mientos a su investigación ypráctica predominantes enlos años sesenta a partir deleje de tensión (teórico-metodológico) entre el desa-rrollo y la dependencia, así como su desplazamiento, enlos años setenta, hacia el ejede tensión (epistemológico-político) entre los criterios decientificidad y la contribu-ción al cambio social. Peroningún esquema de este tipome permitió entonces organi-zar las tensiones del campoen los años ochenta, por loque opté por «abrir el hori-zonte futuro revisando nosólo las temáticas o los apor-tes principales, sino algunasde las dimensiones del cam-po, en cuyas contradicciones,crisis y desarticulaciones ra-dica la
síntesis
actual de lahistoria y las posibilidades detrabajo creativo que son elreto que habrá que enfrentaren los noventa para construiry realizar el futuro imagina-do» (
op.cit 
. p.9-10).En aquel momento que, comolo formuló Jesús Marín Barbe-ro en 1987, seguía exigiendo«aceptar que los tiempos noestán para la síntesis» y queteníamos que «avanzar a tien-tas, sin mapa o con sólo unmapa nocturno... un mapa nopara la fuga sino para el reco-nocimiento de la situacióndesde las mediaciones y lossujetos»
3
, proliferaron las re-visiones autocríticas del pa-sado y las prefiguraciones delfuturo del campo, escritaspor varios de los más impor-tantes investigadores latinoa-mericanos. Muy pocos deesos textos son optimistas oinspiradores de acciones en-tusiastas a pesar del eviden-te crecimiento en tamaño yrelevancia social del campo,en casi todos los países lati-noamericanos.Se habló de los ochenta comouna «década perdida», comosi el diagnóstico de la econo-mía latinoamericana le fueraaplicable automáticamente ala investigación de la comu-nicación. Sin embargo, la ten-sión predominante en losaños noventa pareció estable-cerse sobre el eje del abando-no de las premisas críticas,sea ante la adopción de la «in-evitable vigencia» de las leyes
5455

Activity (21)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Danna Bernal liked this
Samara Saavedra liked this
Samara Saavedra liked this
Alejandro Barros liked this
Brendiiz Mtz liked this
Alejandro Barros liked this
Alejandro Barros liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->