Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
RESEÑA MAQUIVAR

RESEÑA MAQUIVAR

Ratings: (0)|Views: 585 |Likes:
Published by guamini

More info:

Published by: guamini on Mar 25, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/25/2010

pdf

text

original

 
Maquívar, María del Consuelo. “De lo permitido a lo prohibido.Iconografía de la Santísima Trinidad en la Nueva España”. InstitutoNacional de Antropología e Historia, Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa,México, Octubre de 2006.
Por Leontina Etchelecu (USAL, UP)El reciente libro de María del Consuelo Maquívar, fue tema de su tesisdoctoral defendida en 1998, bajo la dirección de la Dra. Elisa Vargaslugo. Supunto de partida fue dar con el origen de unos lienzos que se encontraban en elMuseo de San Carlos, considerados como una rareza dentro de la iconografíanovohispana, por tener como tema la Trinidad antropomorfa.Así la autora aborda uno de los temas más controvertidos que tuvo elcristianismo: el Misterio de la Trinidad, y lo enfoca a través de los caminos de lacristianización de las imágenes, cuyo relato sitúa en las representaciones quehacían los primeros cristianos en los relieves de los sarcófagos (siglo IV) o enlos mosaicos bizantinos.Fue justamente la configuración antropomorfa la que se utilizó paramostrar dos pasajes del Génesis: la creación del primer hombre, y la apariciónde Dios a Abraham, la llamada Teofanía de Mambré, donde Abraham recibe lavisita de tres personajes masculinos, pero se dirige a uno solo de ellos.El libro de Maquívar comienza con un racconto acerca de laconformación de la doctrina de la SantísimaTrinidad a través de la historia delos concilios ecuménicos. Es muy interesante la cronologización que hace detodos ellos, desde el de Nicea del 325, hasta Trento (1545/1563), destacandoen cada uno, lo que a la problemática de la representación y cualidades de lastres personas de la Trinidad se referían.Luego divide la crónica en tres partes: la primera, que denomina “Desdelo permitido”, tomando lo que siempre fue aceptado por la Iglesia, la Trinidadortodoxa; la segunda parte, que llama “Lo Confuso”, donde aborda la Trinidadantropomorfa cuando la Tercera Persona (el Espíritu Santo) es representadacon forma humana; y la tercera parte, llamada “Lo prohibido”, es donde encarala controversial Trinidad trifacial.La iconografía de la Trinidad surge con fuerza en el concilio de Nicea,porque se propuso combatir el Arrianismo que sostenía que la SegundaPersona de la Trinidad había sido creada por Dios Padre. Fue en este conciliodonde se sentaron las bases de la fe católica, y sus verdades quedaroncompiladas en el “Símbolo de Nicea”. Este primer “Credo” surgido de lasdiscusiones del concilio, fue obligatorio para todos los cristianos, imponiéndoloasí el Emperador Constantino.El dogma de la Santísima Trinidad fue siempre motivo de seriasdisquisiciones, siendo la causa de la separación de la iglesia de los cristianosorientales de Bizancio, y la de los cristianos de Roma, conocido como el Cismade Oriente. La llamada “controversia del Filioque” tuvo sus inicios en lasdiscusiones de algunos padres bizantinos que no aceptaban reconocer que elEspíritu Santo procede del Padre y del Hijo. El IV Concilio de Constantinopla(869-870) sancionó a quienes no aceptaron esta verdad y con este hecho seinició la separación definitiva de la Iglesia.
 
Maquívar va jalonando su relato con la incorporación de la iconografíatrinitaria, de los lienzos novohispanos más representativos de este tema. Caberecordar que, una vez zanjada la cuestión de la representación de la SantísimaTrinidad, es a partir de los relatos de los Evangelios y de manera particular enla narración del bautismo de Cristo, que se considera a ese momento cuandose da la primera teofanía de las tres divinas personas.A través de la manualística española, con Francisco Pacheco y AntonioPalomino de Castro, entre otros, se pretendía estandarizar los cánones sobrelo que debían basarse los pintores a la hora de plasmar “trinidades”. Estasimágenes tomaron fuerza y se hicieron muy importantes como herramientas dela evangelización, para echar luz a un misterio difícil de explicar hasta conpalabras.
El Padre con la representación de anciano, para denotar paternidad […] ElHijo en forma de cordero o con las señales de su humanidad santísima […] El EspírituSanto en forma de paloma o con vestimenta de color de fuego, para denotar el deldivino amor, que como impulso y propiedad personal le constituye en su ser relativo”(p.76).
Sobre esta cita de Palomino, Maquívar se cuestiona si este autor noconocía la representación antropomorfa de la Tercera persona, por mencionar“la vestidura del color de fuego”, señalando que además, especificacionescomo la citada son numerosas a lo largo de las obras de los tratadistas.Luego de estas consideraciones sobre lo que debe ser y no ser, y delmodo de representarlas, Maquívar describe las distintas formas que adoptaeste dogma tomando siempre las representaciones novohispanas comoejemplos ilustrativos de su narración.Sobre “Lo permitido”, es donde hace referencia a lo que conocemoscomo “Trinidad Clásica”, o sea lo que no se aparta de lo tradicional, según ellamisma explica, y es básicamente cuando “
El Padre luce como anciano digno,entronizado, ataviado con vestiduras pontificales. Jesucristo se ve como un adulto de 33 años, y suele aparecer a la derecha de El Padre. Por último, y según narra el evangelio el bautismo de Cristo, el Espíritu Santo se representa con una paloma con las alas desplegadas, colocada generalmente entre las figura del Padre y del Hijo” 
(p.66)
 
La autora no se queda en la mera descripción formal de loscomponentes de las pinturas o esculturas novohispanas, sino que desglosacada uno de ellos, trazando una línea cronológica a través de la cual el lectorpodrá advertir los cambios y mutaciones que la representación trinitaria fueadquiriendo a lo largo de la evangelización, en una posible resignificación delos modelos europeos y, que fue acomodándose según quienes fueran losreceptores.En el capítulo “Lo Confuso” desarrolla esta peculiar iconografía de lastres figuras divinas de la Trinidad, como la efigie comúnmente utilizada paraJesucristo, repetida para representar las otras dos personas. Conocida como“Trinidad Antropomorfa” y que, como menciona Maquívar, responde a laTeofanía de Mambré, dentro del Génesis (Gn 18, 1-5). También aquí encuentrareferencias antiguas y señala la representación de un sarcófago del siglo IV,localizado en los cimientos de un altar en la basílica de San Pablo Extramuros.
 
 Termina con el capítulo de “Lo Prohibido”, la llamada Trinidad Trifacial,prohibida desde el siglo XVII por el Papa Urbano VIII, ya que se la relacionabacon los cultos paganos politeístas. Aquí también la autora rastrea sus orígenesque ubica, siguiendo a Germán Pamplona en su
Iconografía de la Santísima Trinidad en el arte medieval (Madrid, 1970),
en
las tres caras o tres cabezas de una divinidad euroasiática de carácter solar y omnividente 
” (p.275). Estatrinidad también conocida como herética, pasó a Europa de la mano de artistascomo Filippo Lippi, que en el siglo XV, pintó a
San Agustín ante la visión de la Trinidad,
representada con tres caras.Lo Prohibido
Anónimo, La santa Faz
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->