Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
20Activity
P. 1
Animus Difamandi

Animus Difamandi

Ratings: (0)|Views: 9,557|Likes:

More info:

Published by: LUIS ANTONIO LLATANCE MENDOZA on Mar 29, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/14/2013

pdf

text

original

 
CRÍTICA A LA EXIGENCIA JURISPRUDENCIAL DEL
 ANIMUS DIFAMANDI  Aporte
: Doctor Iván Meini  ex procurador anti corrupción y docente de la PUCP en materia penal 
 
Sumario
: 1. Introducción. 2. El argumento gramatical como mecanismo de rechazo del
animusdifamandi 
. 3. La naturaleza del delito de difamación y la necesidad de otorgar una adecuadaprotección al bien jurídico protegido como argumento que demuestra la innecesidad de exigir el
animus difamandi.
4. Disfunciones dogmáticas y procesales generadas por el
animus difamandi 
. I.Dogmáticas. II. Procesales. 5. Epílogo.
1.
INTRODUCCIÓN
1. Para imputar responsabilidad penal por la comisión de un delito contra el honor en lamodalidad de difamación, la jurisprudencia exige, de manera prácticamente unánime, lapresencia de un
animus
 
difamandi 
o
infamandi 
. Acorde con ello, la tipicidad subjetiva de estedelito estaría conformada no solo por el hecho de que el sujeto haya actuado dolosamente, estoes, con conocimiento y voluntad de que su comportamiento perturba el honor y/o la reputaciónen cuanto bienes jurídicos protegidos, sino que, además, tiene que haberlo hecho con un ánimoespecífico. Así, se ha dicho que se exige en el sujeto activo una peculiar intención o ánimo, éstees el llamado
animus difamandi 
(1); en cuanto a la tipicidad subjetiva es necesario el dolo y el
animus difamandi 
(2);  requiriendo necesariamente el dolo; además se exige un elementosubjetivo de tipo, concretado en el
animus difamandi 
el
animus difamandi 
que se requiereademás para configurar el delito de difamación(3); se requiere como aspecto subjetivo lapresencia del
animus difamandi 
(4); careciendo además el comportamiento de los agentes delespecial
animus injuriandi 
que exige el tipo penal(5); analizando los elementos del delitoinvestigado (difamación e injuria) como el
animus infamandi 
y el
iniuriandi 
(6).
 
Incluso la CorteSuprema ha calificado a este
animus
como requisito
sine qua non
para la configuración de losdelitos contra el honor(7).La doctrina nacional participa también de este proceder. Y, en esta línea, se ha definido al
animusdifamandi 
como intención, expresada en forma perceptible o inducida de las circunstanciasconcurrentes de lesionar el bien jurídico del honor(8) o simplemente como ánimo especial dedifamar(9).2. En las líneas que siguen pretendo demostrar, en primer lugar, que la difamación, a la luz de lalegislación nacional, no exige ni requiere elemento subjetivo distinto del dolo alguno,
 
satisfaciéndose su tipicidad subjetiva únicamente con el dolo. En segundo lugar, intentaré ponerde relieve las disfunciones dogmáticas y procesales que acarrea la exigencia del
animusdifamandi.
2
.
EL ARGUMENTO GRAMATICAL COMO MECANISMO DE RECHAZO DEL
 ANIMUS DIFAMANDI 
1. Desde hace ya varios decenios, la doctrina jurídico-penal acepta de manera unánime laexistencia de elementos subjetivos del injusto (
subjektive unrechtsmerkmale
). Sudescubrimiento(10) y desarrollo(11) se debió a que, en plena vigencia de corrientes causalistasque concebían al injusto (tipicidad y antijuridicidad) como el aspecto objetivo del delito y a laculpabilidad como el subjetivo, no se pudo obviar el hecho de que en no pocas oportunidades ellegislador incorpora elementos de claro contenido subjetivo en la descripción de la conductaincriminada. Ello obligó a la doctrina a aceptar que, si bien el dolo y la negligencia se concebíancomo formas de culpabilidad ajenas a la tipicidad, en ésta, algunas veces, concurrían elementossubjetivos(12). Estos elementos recibieron la denominación de elementos subjetivos del tipo(
subjektive tatbestandsmerkmale
). El ejemplo, por antonomasia, lo constituye el ánimo de lucrocon el que tiene que realizarse el apoderamiento del bien mueble ajeno para que se pueda hablarde hurto. Este ánimo no requiere ser realizado, pues para la consumación del delito basta con queel sujeto haya actuado con tal ánimo, siendo indiferente que lo materialice o no.Pese a la discusión en torno a si estos elementos subjetivos pertenecen sistemáticamente alinjusto o la culpabilidad no es pacífica(13), su reconocimiento por parte de la doctrina se viofavorecido, en gran parte, por la adopción del concepto de injusto personal, que trajo comoconsecuencia la ubicación del dolo y la imprudencia en la tipicidad(14). De ahí que en laactualidad se hable de elementos del tipo distintos del dolo o de especiales elementos subjetivosdel tipo (
besondere subjektive tatbestandsmerkmale
).De estos datos históricos se desprende claramente que en la tipicidad a veces se incorporanelementos subjetivos que no son abarcados por el dolo, y que a diferencia de éste no tienen en eltipo un elemento objetivo equivalente que abarcar(15). Y fue precisamente esta observación laque obligó a la doctrina a reconocer la existencia de los elementos subjetivos del tipo distintos deldolo: ¿cómo explicar que en la descripción de una conducta delictiva el legislador introduzca en eltipo términos que hacen clara alusión a tendencias, ánimos, finalidades, en definitiva, elementossubjetivos que caracterizan la voluntad de quien actúa al estar referidos a la forma de comisióndel hecho, al objeto sobre el que recae la acción típica o al propio bien jurídico(16), cuyaconsecución no se requiere para la consumación del delito, y que al no proyectarse sobre un
 
elemento objetivo del tipo no pueden formar parte del dolo? Solo se pudo responder estainterrogante admitiendo la existencia de los elementos subjetivos del tipo distintos del dolo.2. Siguiendo la clasificación de Mezger(17), que es la goza de mayor aceptación en la doctrinanacional(18), se puede sostener que los delitos que incorporan en su tipicidad elementossubjetivos distintos del dolo pueden ser, en primer lugar,
 
delitos de intención (
absichtsdelikte
),también denominados
delitos de tendencia interna trascendente
. Éstos se caracterizan por que elelemento subjetivo indica una finalidad que trasciende la realización del tipo, pues el autorpersigue un resultado que debe considerar para cumplir con el tipo pero que no es necesario quealcance para consumar el delito. Debe pues existir una relación de mediación, en virtud de la cualel comportamiento es el medio para alcanzar la intención(19).Estos delitos a su vez se subclasifican en
delitos mutilados de dos actos
, en donde la acción delautor es realizada como medio para poder realizar luego, él mismo, una actividad posterior. Enestos casos la finalidad trasciende el ámbito del dolo, pues donde termina el objeto del dolo(conciencia y voluntad de la acción básica) empieza el elemento subjetivo (fin ulteriortrascendente del ámbito del dolo)(20). Ejemplos: el robo (artículo 188 CP), en la medida en queexige que el agente actúe 
 para
aprovecharse de él (del bien mueble robado); la usurpación(artículo 202.1 CP), pues sanciona al que 
 para
apropiarse de todo o parte de un inmueble,destruye o altera los linderos del mismo; y el proxenetismo (artículo 181 CP), en tanto que sereprime a quien compromete, seduce, o sustrae a una persona
 para
entregarla a otro con elobjeto de practicar relaciones sexuales. Son también delitos de tendencia interna trascendentelos
delitos de resultado cortado
, en los que el autor persigue la consecución de un resultado quedebería producirse sin su intervención. Tal es el caso del delito de abuso de poder económico(artículo 232 CP), que refiere que se tiene que actuar 
con el objeto
de impedir, restringir odistorsionar la libre competencia, o del delito de rebelión que tipifica el artículo 346 CP, puesestablece que el alzamiento en armas ha de ser 
 para
variar la forma de gobierno, deponer algobierno legalmente constituido o suprimir o modificar el régimen constitucional.En segundo lugar, y siempre según la clasificación de Mezger, existen delitos de tendencia(
tendenzdelikte
), conocidos también como delitos de
tendencia interna intensificada
o deelementos de ánimo(21). Éstos no suponen que el autor actúe con una finalidad que trascienda altipo, sino, más bien, que su comportamiento se encuentre dominado por un sentido subjetivoespecífico, que es el que confiere la especial peligrosidad para el bien jurídico(22). Ejemplo deesta clase de delito es el asesinato del artículo 108.3, que demanda que se mate a otro con gran

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->