Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
19Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Éxodo Bíblico en los textos egipcios

El Éxodo Bíblico en los textos egipcios

Ratings: (0)|Views: 20,892|Likes:
Published by pauloarieu
Éxodo Bíblico ,Exodo,Moises,Pentateuco,Exodo,Israel,Egipto,semitas
Éxodo Bíblico ,Exodo,Moises,Pentateuco,Exodo,Israel,Egipto,semitas

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: pauloarieu on Mar 30, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/10/2013

pdf

text

original

 
Prof. Sergio Fuster 04 de Enero de 2004Última actualización el 30 de Septiembre de 2006as relaciones entre el Antiguo Testamento y el país del Nilo siguen representandoun gran misterio histórico para los egiptólogos y biblistas. Los datos recogidos aquí no pretenden ser inéditos, pues han sido abordados por un buen numero deespecialistas, mas sí su enfoque. Tal vez en el pensamiento mágico-religioso sehallen las claves para su mejor comprensión en el marco de la mentalidad mítica delos pueblos de Oriente.Reconstruir el éxodo bíblico a partir de las fuentes egipcias es una tarea muycomplicada. Los testimonios provenientes del antiguo país del Nilo con relación a laexistencia de los israelitas son nulos en la primera mitad del segundo milenio antesde Cristo, con excepción del papiro Anastasi I, donde únicamente encontramos unadescripción geográfica.Hasta el momento, la primera mención que se hace en una inscripción egipcia a laexistencia de Israel como pueblo, es en la estela del faraón Merneptah (hijo deRamses II, 1224-1204 a.C. Dinastía XIX), piedra de basalto negro que data delsiglo XIII a. C., donde se lee: Israel ha sido arrasado y su descendencia no existe.Fragmento Estela de MerneptahEs cierto que muchos han relacionado a los hebreos con él termino
âpiru
(
‘pr.w 
),como aparece con anterioridad en los textos de Amarna (Dinastía XVIII),refiriéndose a un hostil pueblo hurrita; pero esto es dudoso. Sin embargo, la Bibliadesde los primeros capítulos hace alusión a Egipto más de setecientas veces, yasean citas directas o referencias simbólicas.Por lo tanto, para facilitar nuestro estudio, hemos recurrido en parte a lametodología inversa que creemos es inevitable para nuestros objetivos; a saber,ver a Egipto en el Imperio Antiguo y Medio a partir de las mencionestestamentarias y tratar de secuenciarlas con las pruebas documentariasdisponibles.Egipto en el Antiguo TestamentoLos problemas que plantea abordar este tema desde estas dos perspectivas sedeben a razones bien delineadas. En primer lugar, si el origen del pueblo hebreocomo sociedad autónoma y organizada se lo debe a un espectacular escape hacia elLevante, es hasta cierto punto lógico que esté ausente de los registros egipcios.Una derrota tal a su orden político y religioso seguramente fue borradadeliberadamente de sus anales en resguardo de sus divinidades; siendo enconsecuencia recordada detalladamente en la memoria hebrea y descripta en elPentateuco como un acto salvador de su Dios.
 
En segundo lugar, los testimonios arqueológicos son en buena medidafragmentarios, lo que dificulta la reconstrucción de la historia antigua y datacióncronológica de Oriente desde un método sistemático.El principal canal que ha conservado a través del tiempo, es decir, sin interrupción,una
memoria histórica
de este período es sin duda el Antiguo Testamento(Levirani,1995). Esto, por un lado refleja una ventaja, la de seguir la historia egipcia a partirde las narraciones del libro de Génesis y del Éxodo pero, por el otro, plantea unadificultad, ya que el motivo que los reviste es religioso y este es siempre subjetivo.La tarea de conservación bíblica se efectuó por razones mayormente de ordensagrado y, al igual que los textos egipcios, bajo la supervisión de una clasesacerdotal. Como veremos en el presente trabajo, en el relato de la esclavitud yescape de Egipto prevaleció el elemento de supremacías de dioses; es decir, Yahvéen desmedro de los dioses egipcios y sus consecuentes recursos simbólicos quehallan su expresión narrativa en el mito.El origen de Egipto según el GénesisEn la Tabla de las Naciones, como algunos comentaristas prefieren llamar alcapítulo X del Génesis, se menciona el origen entre otros, del mismo Egipto. Dos delos descendientes de Cam, hijo de Noé y sobreviviente del diluvio,fueron
Mizraim
y
Patros.
Uno pobló la zona del delta, el otro la tierra más cercana alas misteriosas fuentes del canal (heb.
SHEOR
, corriente), como los antiguos sereferían al Nilo; esto es, que desde antiguo se reconocía la dualidad en el Bajo y elAlto Egipto.Algunos han querido ver en
Mizraim
al faraón
Menes
fundador de la PrimeraDinastía, mencionado por Manetón, pero dicha identificación es incierta. Sinembargo, es notable que hasta el día de hoy los árabes conozcan a la tierra del Nilocomo
Misr 
o
la tierra de Cam el Negro
. Lo curioso es que los mismos habitantes deEgipto hablaran de su tierra como
Kemet 
(la Negra) o
Tauy 
(las Dos Tierras).Abraham hizo, en algunas oportunidades, visitas al país; por los registros bíblicosparece que tuvo relaciones comerciales, ya que adquirió una sierva egipcia llamadaAgar (Génesis, cap. 12-13). Si bien no hay ninguna evidencia arqueológica de estosepisodios, la situación reinante en Palestina con relación a sus enlaces y susrespectivas rutas comerciales o a los movimientos migratorios semitas, coincidencon los registros egipcios del viaje de Sinuhe y con las descripciones del PapiroAnastasi I.Tiempo después, José es vendido como esclavo a Egipto por comerciantesismaelitas a un hombre importante llamado Potifar, cuya esposa intentó seducirlomientras ministraba en el interior de la casa. Es relevante la evidenciadocumentaria de mujeres ricas en busca de aventuras extramaritales, como lomuestra el Papiro Westcar.En consecuencia, el hebreo es encerrado en prisión y finalmente alcanza un puestode visir ante la corte del faraón por el arte de interpretar sueños y predecir sieteaños de abundancia y otros siete de hambre en
el país bien amado
. Existeevidencia de siete años de escasez en una inscripción sobre un bloque de granito enla isla de Sehail, que data de la Época Ptolemaica aunque la leyenda seguramentees mucho más antigua.La historia de José, tal como la leemos en el Génesis, concuerda a grandes rasgoscon las costumbres egipcias, las viviendas, el funcionamiento penitenciario, el cargode visir o segundo en el reino, coinciden con lo que hoy se sabe del período encuestión.La invasión de los HicsosUn dato que no podemos pasar por alto es lo que menciona Génesis 41: 43, sobreel nombre que recibió José en su ascenso
 , Avrekj 
. Esta expresión es unatransliteración y no se sabe a ciencia cierta su verdadero significado, pero laversión siríaca de la Biblia lo vierte como: Padre gobernante y la Vulgata deJerónimo como: que toda rodilla se doble ante él.El hecho de que así fuera llamado cuando montaba en el carro triunfal del faraón yde que halla recibido el anillo del sello, posiblemente con el emblema del
 
escarabajo - al producirse la invasión de los Hicsos, algunos de sus faraones, cuyosamuletos eran escarabajos, llevaban nombres semitas con el elemento de ladivinidad -, concuerda con lo que dice la obra de Manetón, hoy desaparecida.Esta es rescatada por el historiador judío Flavio Josefo (siglo I d.C.), donderelaciona a los israelitas con los llamados
Hicsos,
que significa gobernantes de lospaíses extranjeros. Es dudosa su procedencia, por lo que se sabe fue una invasiónasiática, que según se cree, sucedió entre las dinastías XIII y XVII y quegobernaron durante unos doscientos años; otros prefieren fecharlos entre lasdinastías XV y XVI.Algunos comentaristas sitúan la entrada de José con el período de los
Hicsos
yaque, según Génesis 47: 20, José llego a ser dueño de casi todo Egipto a excepciónde los bienes del Faraón y de sus sacerdotes. No hay ninguna evidencia bíblicaacerca de que grupos asiáticos estuviesen instalados en el delta antes de la llegadade Israel (Génesis 46: 5, 6).Según los textos hebraicos, la corte real estaba compuesta solo por egipcios, Potifarera uno de ellos. Además, José tuvo que servirles la comida a sus hermanos en unamesa aparte, puesto que los egipcios no podían comer (...) con los hebreos. Estono hubiera sido necesario si los habitantes del palacio hubiesen sido semitas(Génesis 43: 31, 32).L. Archer nos ofrece una teoría interesante. Nos habla de tres grupos: los Israelitas,los egipcios y las hordas invasoras de los
Hicsos
. Para su exposición utiliza el relatode Éxodo 1: 8-10 (Que hemos reproducido en parte) que menciona lo que sucediódespués de la muerte de José. Allí dice:Con el tiempo se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a JoséEste nuevo rey, sin duda era de otra dinastía, bien podría ser ungobernante
Hicsos
, ya que no reconocía al pueblo del difunto José ni el cargo queocupó.
Y procedió a decir a su pueblo: ¡Miren! El pueblo de los hijos de Israel es másnumeroso y poderoso que nosotros.
Es improbable que los israelitas hubieran sido más numerosos que todos loshabitantes de los nomos de Egipto, en cambio, si hubieran sido unas dinastíasinvasoras evidentemente eran un grupo más reducido:
¡Vamos! Tratemosastutamente con ellos, por temor que se multipliquen y tenga que resultar que, encaso de que nos sobrevenga una guerra, entonces ellos ciertamente también seagreguen a los que nos odian y peleen contra nosotros y suban y se vayan del país.
Es posible que si era una dinastía de
Hicsos
temieran que los hebreos se unieran alos egipcios en una posible guerra. Pero desgraciadamente es una etapa muyoscura y la invasión de estos extranjeros no se entiende con claridad. Lasinscripciones de las tumbas nos silencian el hecho.Existen algunas excepciones, como la estela descubierta por A. Mariette en Tanis,en 1863. Al parecer habla de los
Hicsos
y su supuesto dios Set. Asimismo, laTablilla Carnarvon habla de la derrota de este pueblo semita.Además, hay mucha incertidumbre en cuanto a las dinastías que presenciaron losacontecimientos. Pero ¿qué hay de la historia de Moisés y de la migración israelitaregistrada en el libro bíblico del Éxodo? ¿Es factible reconstruirlo a partir dedocumentos egipcios?

Activity (19)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Renato Clavijo liked this
MISSLOLAMORA liked this
Abiatar liked this
hwtn899 liked this
cgcm73 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->