Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
19Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
el avance cientifico de una decada

el avance cientifico de una decada

Ratings:

4.5

(4)
|Views: 14,803 |Likes:
Published by janet_vallejo

More info:

Published by: janet_vallejo on May 12, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/20/2012

pdf

text

original

 
EL AVANCE CIENTÍFICO EN UNA DÉCADA
Para el avance general de la investigación científica en el mundo, referirse a lo que seha conquistado en el transcurso de una década es apenas hacer un corte transversal de unespesor muy reducido. Y, sin embargo, haciendo un examen atento de lo que se ha hechoen diez años, se puede tratar de determinar cuáles son las tendencias que impulsan sudesarrollo y en qué condiciones se ejercen. En el periodo de dos lustros, entre 1948 y1958, se advierte, desde luego, una intensificación y una profusión de los trabajoscientíficos que han impulsado el avance del conocimiento a un ritmo tremendo, el cualcorre parejo con la velocidad a que progresan sus aplicaciones técnicas. Debido a esto,se han mejorado en mucho las condiciones de la vida humana y ha aumentado lainfluencia que tiene la ciencia en todos los aspectos, incluyendo las decisiones decarácter político y alcanzando hasta las formas comunes del pensamiento. En cuanto alas realizaciones más notables que se hicieron es obligado citar cuando menos losnumerosos descubrimientos logrados en la sica de los cleos atómicos, en los procesos que ocurren a temperaturas sumamente bajas y en las interacciones ytransformaciones de las partículas elementales; los importantes trabajos químicos y biológicos sobre hormonas, enzimas, proteínas, alcaloides y moléculas de estructuramuy compleja; las investigaciones acerca de los procesos neurofísiogicos ymetabólicos, las conducentes al descubrimiento de nuevos antibióticos y vacunas, losinjertos de diversos tejidos y la utilizacn transitoria de órganos artificiales; el perfeccionamiento de las pilas y motores atómicos y su empleo para fines pacíficos, laformación de núcleos atómicos por fusión para aprovechar la energía liberada y eldesenvolvimiento de los cohetes y los aviones de retroimpulsión, los muchosconocimientos adquiridos a través de la cooperación internacional durante el AñoGeofísico, el desarrollo de la televisión y el sorprendente avance de las máquinascibernéticas; el comienzo de la conquista del espacio interplanetario por el venturoso
 
lanzamiento de sputniks, con la consiguiente iniciación de la experimentación en elcampo de la astronomía y, por otra parte, los grandes descubrimientos y aportacioneshechos en torno a los problemas relativos al origen y a la evolución de las estrellas ygalaxias; en fin, el insospechado descubrimiento de que la simetría espacial no secumple en la forma que siempre se había considerado, con lo cual se ha planteado lanecesidad de dar una nueva estructura a las teorías físicas establecidas hasta ahora.Dentro de este panorama mundial, nos interesa fijar detenidamente la atención en lasinvestigaciones científicas hechas en México, durante estos diez años, para poder señalar con objetividad el alcance de nuestras aportaciones, el nivel de los trabajos ejecutados,las condiciones en que se efectúan y las posibilidades de intensificar y acrecentar lainvestigación científica en México. Por principio de cuentas, tenemos que en el año de1948 ya se habían formado, en su mayor parte, los institutos y laboratorios deinvestigación que existen actualmente. Sin embargo, algunos de ellos hanaumentado de manera importante sus recursos —tanto en instrumentos como eninvestigadores— y se han creado algunos más, como son: el Instituto Nacional para laInvestigación de los Recursos Minerales, el Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Botánico de Chiapas, los Laboratorios Nacionales de Fomento Industrial, el Centro de Documentación Científica y Técnica, elInstituto Nacional de Cancerología, el Departamento de Investigaciones Médicas delHospital General con carácter autónomo y varias unidades dependientes de la Escuela Nacional de Medicina, el Instituto Nacional de Gastroenterología, el Instituto Nacionalde la Investigacn Cienfica, la Academia Potosina de Ciencias, el Instituto deInvestigaciones Agrícolas de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, el Instituto deCiencia Aplicada de la Universidad Nacional Aunoma de xico, el InstitutoMexicano de Investigaciones Tecnológicas del Banco de México, la Comisión Nacionalde Energía Nuclear, el Instituto Mexicano de Recursos Naturales Renovables y elInstituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México. Además, sefundaron Escuelas de Ciencias en la Universidad de Nuevo León, en la Universidad de
 
Puebla, en el Instituto Tecnológico de Monterrey y en la Universidad de Sinaloa; y,tanto en estas universidades como en otras de provincia y en varias instituciones privadas de la metrópoli, se organizaron algunos nuevos laboratorios de investigacióncientífica. Por tanto, podemos decir que, en la última década, continuó el proceso deformación de las modernas instituciones científicas de investigación y de enseñanza; proceso que empezó propiamente hace 80 años, al fundarse el Observatorio Astronómico Nacional y diez años después el Instituto de Geología, pero que quedó suspendido por largo tiempo y sólo se reanudó hace apenas 30 años, con la autonomía de la Universidad Nacional de México.Desde un punto de vista general, las instituciones científicas mexicanas tienenhabitualmente una buena organización interna; padecen en común deficiencias —aveces, bastante graves— en su equipo de aparatos e instrumentos de trabajo, que sonsiempre modestos, y cuentan con un grupo reducido de investigadores, formado por científicos empeñosos y, muchas veces, de un talento extraordinario. Pero, al mismotiempo, las relaciones entre la mayoría de dichas instituciones son más bien anárquicas,o sencillamente no existen, de lo cual resulta una lamentable falta de coordinación y, enocasiones, una esril repetición de esfuerzos. Esta situacn es motivo de una preocupación cada vez más honda entre los mismos hombres de ciencia, quienesconsideran que, especialmente en un país como México, es indispensable aprovechar enla forma más eficiente con una inteligente organización de conjunto y conforme a unaorientación planeada racionalmente, los recursos disponibles —tanto humanos comoeconómicos— que, al menos durante mucho tiempo más, seguirán siendo escasos conrespecto a nuestras numerosas necesidades. Por desgracia, los intentos que se han hechoen este sentido no han tenido hasta ahora el éxito deseado. El más importante de estosintentos, representado por la fundación del Instituto Nacional de la InvestigaciónCientífica, en 1950, no ha servido para cambiar la situación en la medida que, con unaurgencia cada vez más imperiosa, se requiere. En realidad, en los ocho años que tiene defuncionar el INIC, a los cuales podemos sumar los siete años que duró su antecesora, la

Activity (19)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Saira Velasquez liked this
Pleomax75 liked this
sergio liked this
ampenar liked this
Nenolito Nano liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->