Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
13Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Arte de Contar Cuentos Si Va a La Escuela

El Arte de Contar Cuentos Si Va a La Escuela

Ratings: (0)|Views: 792 |Likes:

More info:

Published by: jairo cuarán collazos on Apr 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/06/2013

pdf

text

original

 
Armando Quintero Laplume
El arte de contar cuentos sí va a la escuela
ÍndicePresentaciónIntroducción: Cinco dedos de una manoCapítulo I: Puertas y ventanas para aprender y aprehenderCapítulo II: Puertas y ventanas para divertirmeCapítulo III: Puertas y ventanas para soñar despiertoCapítulo IV: Puertas y ventanas para encontrarme con el mundoCapítulo V: Puertas y ventanas para reencontrar los viejos tiemposCapítulo VI: El arte de contar cuentos se viste de escolarNotas y textos de apoyoBibliografía básica y apoyos complementarios
Presentación
¿Intentar? Intentar, lo hemos intentado, y de diversas formas y maneras.Lograr, de verdad, verdad, no lo hemos logrado. Comencemos por reconocerque no es fácil sacar a un “buen educador” de sus esquemas y convenciones.Además, el sistema educativo en el que está inmerso - y en el cual muchoseducadores se han encerrado o dejado encerrar -, con su carga administrativay deshumanizadora, lo somete a un ámbito cada vez menos creativo, cada vezmás alejado del vuelo de la imaginación. ¿Será para volverlo cada vez más útila ese propio sistema? ¿O, para ser, como todo útil, lamentablemente utilizado?
 
Conste que no creemos y, por supuesto, menos lo queremos, que loseñalado sea un cómodo justificativo para volver a los educadores cada vezmás convencionales, “repetidores de conocimientos” o meros “administrativosde la educación”. Creemos que es una realidad que se puede modificar o, almenos, alterar. Sin perjudicar las exigencias superiores pero, sin dudas, con lasposibilidades de favorecer su propia formación, y la formación de todos suseducandos, con un mejor modo de enfrentar lo cotidiano del acto educativo.Nuestro trabajo ha estado vinculado al doble oficio que ejercemos: el deeducador y el de artista del maravilloso arte de narrar cuentos “a viva voz y contodo el cuerpo”. Profesiones que hemos elegido de verdad, verdad, más quecomo un título, como un modo de vida. Nuestro modo de vida. Nuestra vida.Estos textos son anotaciones sobre ese doble oficio y, principalmente,reflexiones sobre nuestros actos, experiencias y vivencias en los mismos.Por supuesto, no son verdades absolutas. Son, simplemente, una manoque tendemos, con sus cinco dedos dispuestos y dirigidos a cada educador.Una mano solidaria y, cada vez menos, solitaria. Son sólo aportes para que losexperimenten y adapten a sus realidades, a sus actos, a sus experiencias yvivencias en relación con su medio, sus educandos y con ellos mismos.Seguro, eso sí, que los ayudarán en su doble oficio, que lo tienen. Y nosólo porque el arte de contar cuentos, siempre va a la escuela. Basta observarque todo educador, al no ser un mero repetidor de conocimientos, tiene untexto que aprender, y aprehender, para entregarlo oralmente; con todos loslenguajes posibles; a unos escuchas que “se encantarán” de él y de lo quedice, en un espacio, el aula, que oficiará como cualquier espacio escénico;durante un tiempo previamente establecido y bajo situaciones determinadas.
 
¿O, no? A partir de esto, es seguro que nadie se extrañará cuando nos oigaaseverar: todo educador es un narrador oral de cuentos, aunque, por supuesto,algunos aún necesitan ser conscientes de ello. Por y para ellos hice este libro.
Introducción: Cinco dedos de una mano
Comencemos desde un supuesto cuento: “Había una vez que había, quees como decir ayer, hoy y siempre, un hombre. O, ¿era una mujer? De verdad,verdad, no sabe decir si era un hombre o era una mujer. Lo que sí se sabe, yes lo que importa, era que él o ella caminaba contando cuentos – ¿o diríamosmás bien: volaba y hacía volar a quienes escuchaban?-. Iba por el mundo conlos cinco dedos de su mano tendidas hacia los otros hombres y mujeres,acercándolos, y encontrándolos siempre. Y, sus palabras, llenas de recuerdos,amor, humor, asombros, solidaridades y alegrías abrían puertas y ventanas enlos corazones, los sentidos y los pensamientos de quienes escuchaban,escuchan y escucharán soñando despiertos, siempre, como así ha sido, es yserá por los tiempos de los tiempos…”Y el supuesto, no es tan supuesto, ni tan cuento. Porque el narrar a vivavoz es una tradición milenaria: desde que el hombre es hombre, desde que secomunica a través de la palabra que se dice, antes de la existencia de lapalabra escrita, e independientemente de ella, pero siempre manifestándosecomo fuente de la historia y forma de expresar los sentimientos, las creencias,las vivencias, que es como decir la cultura de y entre los pueblos: forma demanifestar los rasgos característicos, únicos y diferentes, de cada comunidad.Como bien se establece: “...la capacidad comunicativa ha generado a lasagrupaciones humanas. Si no se concibe al hombre sin capacidades

Activity (13)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Miguel Calvillo liked this
Angel Ramirez liked this
psic_faby liked this
Yoselin Sulvaran liked this
Irvin Pereyra liked this
jhon_jul4230 liked this
siropedemaria liked this
Fstein liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->