Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
104Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
ENSEÑABILIDAD Y PEDAGOGÍA

ENSEÑABILIDAD Y PEDAGOGÍA

Ratings:

4.63

(8)
|Views: 25,720 |Likes:
Published by fimunevar
Enseñabilidad y Pedagogia
Enseñabilidad y Pedagogia

More info:

Published by: fimunevar on May 19, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/18/2013

pdf

text

original

 
ENSEÑABILIDAD Y PEDAGOGÍA
Rafael Flórez OchoaLa enseñabilidad es una características derivada del estatuto epistemológico de cadaciencia o disciplina referida a sus rasgos de racionalidad y de sintaxis, de contenidoteórico y experiencial, que distingue el abordaje de sus problemas y condicionaespecíficamente la manera como cada disciplina puede o debe enseñarse
1
. Laenseñabilidad responde a la pregunta sobre
por qué la Matemáticas requierenenseñarse de manera diferente a la Historia.
Naturalmente, entender por qué y cómo una ciencia requiere de una enseñanzaparticular no es la solución todavía de los problemas pedagógico-didácticos sin la cualla enseñanza no puede realizarse. El
diseño didáctico
para una materia específicarequiere fundamentarse en al menos tres dominios de conocimientos imprescindibles:1.Las condiciones de enseñabilidad de cada disciplina2.El enfoque o teoría pedagógica que inspirará el proceso3.La identificación y descripcn de las condiciones sico-socio-culturales queenmarcan la mentalidad del alumno respecto a su aprendizaje de la materia y suformación.Ninguno de estos tres dominios de conocimiento puede confundirse con el otro, nipuede ser ignorado por el maestro cuando se propone diseñar didácticamente laenseñanza de una disciplina o saber particular 
con miras a la formación
de susalumnos. No habrá enseñanza verdaderamente formativa si el profesor experto enuna disciplina no se ocupa y reflexiona al menos intuitivamente sobre
qué se propone
con su enseñanza, cómo es que sus alumnos crecen y avanzan en su formación,cuáles serán las reglas que presidan su relación con los alumnos, cuáles experienciasy contenidos son más jalonadores e importantes para su desarrollo y con qué técnicases mejor enseñar cada contenido según su especificidad. He aquí el enfoque odominio pedagógico imprescindible para la buena enseñanza.Y tampoco habrá verdadera enseñanza mientras el profesor no se dirija a sus alumnosconcretos, mientras no se ocupe de ellos, de sus ideas previas sobre el tema de laenseñanza, de sus expectativas de aprendizaje y de formación, de sus prerrequisitosconceptuales y experiencias previas, de sus obstáculos y prejuicios epistemológicosrespecto de la materia, de sus intereses y motivaciones vitales, individuales, socialesy profesionales. El profesor no enseña a entes abstractos sino a personasindividuales, el que aprende no es un sujeto universal, el aprendizaje es concreto ysubjetivo, y se subordina a cada acción mental individual del alumno. Sureconocimiento configura un tercer dominio sobre las condiciones de aprendizajeespecíficas del alumno que permitirían al profesor planear y diseñar su estrategiadidáctica.En consecuencia, las condiciones de enseñabilidad de una disciplina no se puedenconfundir con su dictica, pues aquellas son anteriores a todo proceso dedidactización.La enseñabilidad de una disciplina se deriva no lo de las condiciones decomunicación que regula la interacción entre los especialistas de la misma comunidadcientífica sino sobre todo de las características propias de su rigor, de su racionalidad,de su secuencia y su lógica interna, de las reglas que constituyen la sintaxis de susproposiciones, de sus grados y niveles de epistemologización, de su lenguaje
1
Flórez, R. (1995) Hacia una Pedagogía del Conocimiento, de McGraw Hill, Santa Fe de Bogotá, cap. V.
 
empírico, en fin, de todos aquellos rasgos que caracterizan la disciplina y a la vezcondicionan, matizan y sugieren el orden, el énfasis, el abordaje y el contenidosustancial y prioritario que provocan la curiosidad y el interés formativo del pedagogodesde la estructura científica misma objeto de enseñanza. Por esto el pedagogo nopodrá formular una didáctica pertinente y específica mientras no domine la ciencia quepretende enseñar.Identificadas las condiciones de enseñabilidad propias de una disciplina por parte delpedagogo (y a la vez experto en la disciplina) él ejercerá su dominio pedagógico sobretales condiciones de dos maneras:Primero, optando por un
enfoque pedagógico
particular que inspirará sus metas deformación y de aprendizaje, que seleccionará, subordinará y jerarquizará los temasprioritarios de la materia según los requerimientos de desarrollo de los alumnos y supotencialidad formativa, que regulará la relación de los alumnos con el profesor y conla tetica de estudio, la secuencia mo abordar los conceptos, etc. Ynaturalmente, el enfoque pedagógico autorizará y/o desautorizará algunas técnicas ytodos de enseñanza sen su coherencia con el enfoque pedagico y supertinencia y adecuación al tema de enseñanza.Como podrá observarse, el enfoque pedagógico que asuma el maestro para enseñar una ciencia no puede reducirse a los procedimientos técnicos que utiliza en la clase.La perspectiva pedagógica es mucho más abarcante e inicia su despliegue perspicazdesde que el profesor identifica las condiciones de enseñabilidad en la disciplina yempieza a utilizarlas como puntos de partida para diseñar el plan de formación de susalumnos. Ello puede implicar diseñar la enseñanza en un orden distinto e inclusocontrario a la del científico, enfatizar unos temas y relegar otros, cuestionar y formular problemas que para que el científico son axiomas o presupuestos triviales o prejuiciosimplícitos, encontrar motivos de reflexión en procedimientos que para el científico sonmeramente técnicos, e incluso activar preguntas en los alumnos que son consideradasimpertinentes en la versión actual y formalizada de la ciencia; incluso la relación entrelos conceptos teóricos y su confirmación empírica podsiempre replantearse yreconsiderarse pedagógicamente, más allá del rigor positivista del investigador, puesde lo que se trata no es de aprenderse los resultados del científico sino formar pensadores competentes de la materia, indagadores, según la opción pedagógica quehaya asumido el profesor.Queda entonces aclarado que este primer nivel de pedagogización no puedeconfundirse ni con las condiciones de enseñabilidad que caracterizan el estatutoepistemológico de cada disciplina, ni puede confundirse con la aplicación didáctica quese ejecuta en la enseñanza real.El segundo nivel de pedagogización ocurre cuando el profesor conocedor de susalumnos concretos y específicos y de su nivel de comprensión de los conceptosrequeridos o afines para entender la materia, consciente de sus necesidades,intereses, motivaciones, expectativas y experiencias previas acamicas y noacadémicas relacionadas con su materia objeto de enseñanza,
se dispone a planear la enseñanza real
no para sujetos universales y abstractos sino
para individuosconcretos y situados aquí y ahora
, y de cuya actividad e interacción estimulada por las propuestas de enseñanza habrá de derivarse un mejor nivel de dominio de lamateria y a la vez un mayor nivel de reflexión, de autonomía y de sensibilidad paraconsigo mismo y el mundo que los rodea.Cuando el profesor identifica a sus alumnos y reconoce sus limitaciones y recursividadindividual ya puede diseñar experiencias, traducir el tema al lenguaje requerido y
 
planear y secuenciar actividades, esmulos y retos que permitan al alumnoindividualmente y con el apoyo del grupo cuestionar sus propias ideas y abrirse a labúsqueda de nuevos caminos de conocimiento, confiado en su propia acción, y en supropia reflexión. El profesor es un diseñador de ayudas oportunas, de preguntas ycuestionamientos que generen el conflicto cognitivo, de secuencias de pasosprevisibles y de mapas de caminos posibles en los que el alumno probablementeencontrará encrucijadas y tomará decisiones más o menos plausibles que el profesor necesita reconocer, no para reemplazar al alumno en su búsqueda sino para darle lamano cuando se encierre en un callejón sin salida. El diseño de actividades,recorridos y ayudas oportunas y pertinentes para el aprendizaje de cada alumno es el
diseño didáctico
, el segundo nivel de pedagogización imprescindible para larealización de la buena enseñanza
2
.Naturalmente, este diseño de la
didáctica específica
para la enseñanza de cadadisciplina a cada grupo de alumnos es la concreción coyuntural y técnica de una teoríao enfoque que inspira e ilumina todo el proceso de enseñanza. Las didácticas sonaplicaciones técnicas cuyo sentido se deriva de una concepción de teoría pedagógica(tradicional, conductista, cognitiva o social). No se puede confundir una teoríapedagógica con su aplicación técnica.Mucho menos conviene confundir la didáctica específica con alguna teoría sicológica osociológica, por contemporáneas que éstas sean, aunque algunos conceptos de estasdisciplinas puedan enriquecer y ser asimilados y aprovechados por alguna pedagogíacognitiva o social, pues la pedagogía es también un
campo intelectual abierto en elque se reconceptualizan aportes de otras disciplinas
3
.Pero lo s importante de la
enseñabilidad
como una propiedad derivada delestatuto epistemológico de cada disciplina es que sus rasgos de racionalidad,comunicabilidad y orden propios permiten configurar una pauta orientadora, una señal“ejemplar” que le suministra el pedagogo un punto de partida y un apoyo disciplinaespecífico para romper con sus recetas, métodos y diseños generales y abstractos dela Didáctica general convencional, y disponerlo a diseñar su enseñanza de maneraespecífica, teniendo en cuenta las peculiaridades de cada temática disciplinar y susrepercusiones para el aprendizaje de alumnos concretos.
INTERESES DE MAESTROS Y ESTUDIANTES
Los conflictos son inevitables en las relaciones humanas, y la relación maestro –estudiante no es la excepción; descubrir al hombre como un ser inmerso en un mundocambiante donde los acontecimientos lo afectan y condicionan su vida.Muchos sucesos de éstos penetran su ser s profundo llegando a tocasentimientos, afecciones, valores. Esto necesita ser percibido de una manera muyparticular que invite a construir y recrear la realidad.Entender al hombre inmerso en el ambiente significa comprenderlo, comprensión quedebe tener en cuenta su integralidad, su totalidad, su ser-ahí.El acto de conocer no está enmarcado simplemente por los patrones de lo real, de laformulación de lo empírico, no se rige únicamente por las reglas de la lógica; en él sehaya implícita la capacidad de imaginar y de inventar.Los griegos aseguraron que el “asombroera la base del conocimiento, es
2
Flórez, R. (1999) Evaluación Pedagógica y Cognición, de McGraw Hill, Santa Fe de Bogotá.
3
Zuluaga, O. Y Echeverri, A. (1990)
El florecimiento de las investigaciones pedagógicas
, en Pedago-gía, Discurso y Poder .Mario Diaz, ed. CORPRODIC, Santa Fe de Bogotá, pgs 175 y ss.

Activity (104)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Jose Botero liked this
Dani Benitez liked this
Patricia Galeano liked this
sigridborja liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->