Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Vivimos en Una Democracia o en Una Dictadura Internacional

Vivimos en Una Democracia o en Una Dictadura Internacional

Ratings: (0)|Views: 29 |Likes:

More info:

Published by: Carlos Herrerav Rozo on Apr 30, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/30/2010

pdf

text

original

 
¿Vivimos en una Democracia o en una dictadura internacional?
La globalización, la aldea global o como quieran llamarla, es un hecho quepadecemos diariamente, no tanto por la trascendencia misma de suexpansión como por lo limitado de su alcance, habida cuenta de que solose ha hecho patente en el sector económico y financiero. Hoy sabemosque no hay islas económicas ni fronteras para las compañíasmultinacionales. Que las islas se reducen al sector social, al hombre queestá cada vez más desprotegido, al vaivén de espurios intereseseconómicos. Los ejemplos, los tenemos por doquier y son incapaces desacudir las conciencias, basta un ejemplo: Las multinacionales de la saludse hacen multimillonarias vendiendo vacunas contra la gripe A. Y hoysabemos que han engañado a todo el mundo y, sin lugar a dudas,comprado a muchos funcionarios de la OMS. Perdónenme pero las cosashay que llamarlas por su nombre y, aquí, como en muchos otros asuntospúblicos, ha habido funcionarios venales.Hoy, más que nunca sabemos, gracias a las nuevas tecnologías de lainformación que, cualquier hecho, por anodino que parezca, que sucedaen cualquier lugar del mundo, tiene repercusiones en todo el globoterrestre. No existe hoy un solo dolor aislado en el mundo, guerra,expolio, sometimiento, esclavitud o tortura de la que no tengamosconocimiento y que no repercuta en nuestras vidas, por ello, no entiendoel silencio cómplice de las multitudes, solo me llegan las volutas de sumiedo y su terror
¿A qué? ¿A seguir marginados? ¿A negarle a sus hijos ya sus nietos el futuro? ¿O, simplemente a negarse a vivir para que otrosvivan de su sudor y dolor, mientras viven ellos permanentementeesclavizados?Hoy, son muchos los países que quisieran seguir viviendo encerrados en supropia realidad, arraigados en sus costumbres vernáculas, porque lasencuentran buenas o porque están habituados a ellas. Ya no puedenhacerlo ni lo podrán a volver a hacer jamás. Hoy ningún país podráresolver sus problemas fuera del concierto de las naciones tanto más siellos son de índole económica: los mas fútiles alimentos de la vida diaria
 
hay que buscarlos en diversas latitudes, la carne en Argentina, el café enColombia, el cacao en África, cereales en Estados Unidos, Flores enHolanda etc. Etc. Es decir que cualquier error de apreciación política nospuede conducir, y
nos ha conducido muchas veces, a una tragediacolectiva. El cambio climático puede servirnos de ejemplo irrecusable.
Entonces, ¿hacia dónde avanzamos? Debemos convencernos de queavanzamos hacia un nuevo orden internacional que no puede ser debloques, como pretenden algunos, con el ánimo de mantener algunascanónigas o convertirse, por mor de la fuerza, en grupos de presión, ointerponiendo razones ideológicas, sociales, raciales e inclusive diferenciasculturales y tribales atribuidas a su cultura y civilización, ni oriente nioccidente, sino de rigurosa integración. Nada es válido ante la realidadque nos avasalla. El mundo de hoy ha dejado de ser internacional y nosencontramos ante una realidad universal. Las soluciones parciales ya noson posibles y las concesiones entre terceros imposibles. El hambre parahoy y el pan para mañana han dejado de existir. Hoy tenemos hambre ymañana también y los crímenes están a la orden del día, todo ello seguiráocurriendo mientras no accedamos a decisiones globales justas yequilibradas. Es lamentable, por decir lo menos, que cuando se reúnen loslíderes mundiales, el de los ocho, el de los veintiuno o el de los cuarentamás preocupados por los resultados de las guerras y los beneficios que deellas se derivan, como simples criminales de guerra, para hablar de PAZ, eintercambiar diálogos intonsos, sin sentido y alejados de la realidad, elmundo que dicen proteger se desborona a sus pies sobre millones decadáveres humanos, mientras crecen de manera exponencial las cuentasbancarias de unos cuantos desaprensivos que medran a su alrededor.¿De qué medios nos podemos valer para lograr esa revolucióninternacional en la que los recursos humanos, las materias primas, elcomercio y la industria y, en general, la riqueza de las naciones estén alservicio del hombre? No hay, a mi modo de ver, sino una sola salida: LaSociedad de Naciones. Este mundo mezquino e interesado solo puede serunificado dentro de un organismo donde quepan todos los Estados enigualdad de condiciones y sin limitaciones de ninguna índole, sin dobleces,donde no exista el voto de exclusión que permita asaltar la buena fe de los
 
demás como está ocurriendo hoy en la ONU. Si no somos capaces deaceptar la democracia en su sentido más prístino jamás conseguiremos unmundo en paz y globalizado. La democracia internacional para que exista y
 pueda ser aplicada ampliamente debe tener como premisa
previa la Ley,que tiene que a su vez, estar por encima de los gobernantes, de losgobiernos y de los gobernados, sujetando su mandato al estrictocumplimiento de sus principios como voluntad inexcusable delconstituyente primario e impidiendo que el miedo y el terrorismo deestado se imponga sobre la conciencia universal. Hoy ,querámoslo o no,vivimos un mudo donde se impone la dictatocracia, es decir, la dictaduraelevada al altar de la democracia gracias a la desinformación de lapoblación, haciendo uso de los medios de comunicación, que orientan elvoto hacia los intereses de aviesos grupos de presión. Por todo ello esnecesario, fundamental diría yo, ampliar la participación ciudadana en lasdecisiones que afecten los intereses comunales, mediante la creación deasociaciones especificas o cabildos locales, cuyas decisiones tengan fuerzade obligatorio cumplimiento para el ejecutivo, despejando con ellocualquier interés foráneo y poniéndole, de contera, freno a la corrupción.Si este paso previo se consolida, si la conciencia política ciudadana sehace cargo de sus responsabilidades para con su futuro y el de las nuevasgeneraciones, el paso al mundo globalizado se dará sin traumatismos enel convencimiento de que la Ley estará, como debe ser, por encima de losgobiernos, los grupos de presión y los intereses financieros.Está demostrado el fracaso de las políticas neo-liberales: la aberrantesituación de los trabajadores de las maquilas, la explotación inmisericordede los trabajadores agrarios, el expolio de los recursos naturales, losdesplazamientos de millones de seres humanos, el cambio de la tenenciade tierras para ser explotadas por las multinacionales del agro , el negociode las semillas transgénicas , la desaparición de las semillas naturales, losmovimientos de capitales financieros sin estar sujetos a ningún control, ladeslocalización de las empresas con el consiguiente crecimiento del paroen los lugares donde se produce, la burbuja inmobiliaria, los asesinatosselectivos, las desapariciones forzadas, las persecuciones sindicales, ladivisión del mundo entre buenos y malos dependiendo de las necesidadesde quien lo decreta, la creciente pauperización de las clases medias y, a

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->