Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Falllo del Tribunal Superior de Honor que Juzgó a Perón

Falllo del Tribunal Superior de Honor que Juzgó a Perón

Ratings: (0)|Views: 32|Likes:
Published by LaSegundaTirania
Falllo del Tribunal Superior de Honor que Juzgó a Perón
Falllo del Tribunal Superior de Honor que Juzgó a Perón

More info:

Categories:Types, Business/Law
Published by: LaSegundaTirania on May 02, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF or read online from Scribd
See more
See less

02/28/2012

pdf

 
Fallo del tribunal Militar que Juzgó a Juan Domingo Perón
Fallo del Tribunal Superior de Honor delEjército Argentino que Juzgó al General Juan Domingo Perón
Impreso en la Argentina
Editorial Miradas
1
 
Fallo del tribunal Militar que Juzgó a Juan Domingo Perón
FALLO DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE HONOR QUE JUZGO AL GENERALPERÓNSíntesis:
Al elevar sus conclusiones el tribunal formuló una serie de consideraciones preliminares, que concretan los conceptos sobre cuya base se ha realizado el examen delos hechos.En las mismas se expone que, constituido para examinar la conducta del general Perón,desde el punto de vista militar, no pudo dejar de tener en cuenta la trascendenciahistórica de su cometido, tanto en lo referente al ejercito como en lo concerniente a laopinión pública del país. También establece el tribunal que al encarar su delicadamisión, lo hizo con la serena ecuanimidad y la reflexiva madurez propias del elevadogrado de los miembros que componen el organismo. Expresa que fue ajeno a toda pasn que no fuera el bien del ejército y que tiene como única inspiracn lasalvaguarda de los valores éticos, inmutables y trascendentes, que reflejan la vida de lainstitución y la conducta de sus integrantes. Además, agrega el tribunal, de esta maneracumple un ineludible imperativo de conciencia, al tiempo que contribua larecuperación de los valores morales del ejército menoscabados a través de largos añosde una accn persistente destinada a debilitar sus fundamentos y encaminada aconvertirla en fuerza incondicional al servicio del régimen ocasional gobernante.Más adelante se expresa que si bien los hechos mencionados, ya en conjunto, yaaisladamente, pudieron motivar en su momento la formación de un tribunal de honor, nodependía de los miembros de la institución disponer el enjuiciamiento de quien a la vezocupaba la primera magistratura del país, por cuyo motivo el ejército no tuvo a sualcance el medio de sancionar actos evidentemente atentatorios a su prestigio. Semanifiesta que es evidente que todo militar tiene el sagrado deber de honrar al ejércitode que forma parte, ajustando en su proceder, cualquiera sean las circunstancias, a lasnormas éticas orgánicas y disciplinarias y a la gloriosa tradición militar argentina.También se estableció que la militancia política en la medida que lo permiten losreglamentos, no exime a miembro alguno del ejército del cumplimiento de dicho deber fundamental, toda vez que la personalidad es absolutamente indivisible.Después expresa el tribunal que, el concepto establecido en los reglamentos militares,todo deber de un miembro de la institución es tanto más sagrado e inexcusable cuantomás alto es el grado que se ostenta y, por consiguiente, mayor la responsabilidadresultante de su incumplimiento. Resulta más imperativo cuando el militar ejerce unafunción pública llevado por la confianza del pueblo, en cuyo caso su conducta debecaracterizarse en mayor grado por el desapego a los bienes materiales y la renuncia atoda ventaja o conveniencia personal en pro del bien supremo de la comunidad,sirviendo de esta manera de ejemplo a la ciudadanía.
2
 
Fallo del tribunal Militar que Juzgó a Juan Domingo Perón
Señala también las virtudes que deben poseer los hombres que llegan a la jerarquía degeneral y que toda transgresión a las normas morales emergentes de la tradición,contenidas explícita o implícitamente en los reglamentos, comporta un desmedro delhonor militar del culpable, quien resulta por esta sola circunstancia encuadrado en las prescripciones que rigen los tribunales de honor, cuyo fin primero y último, según las palabras de San Martín contenidas en el reglamento, es: “Garantizar que los oficiales dehonor no sean confundidos con los malvados.”Se refiere luego el informe del tribunal al caso excepcional sometido a su consideración, por la jerarqa del mismo y la prominente posición que como presidente lecorrespondía, de comandante en jefe de todas las fuerzas armadas, señalándose que elloes motivo suficiente para que la decisión propuesta pueda servir de ejemplo.También el alto cuerpo considera los motivos de la no comparecencia del causante,expresando que resulta evidente la decisión del ex mandatario de no afrontar laresponsabilidad que le podría caber por los actos emergentes de su gobierno, alausentarse del país en circunstancias en que los mismos iban a ser sometidos a unaformal revisión. Expresa que la situación resulta sin precedentes y destaca que la jurisprudencia señala que los tribunales de honor pueden expedirse sin que seaimprescindible la presencia del inculpado; existiendo casos en que acusados citados por dichos tribunales fueron juzgados en rebeldía por no haber comparecido.Además, se establece que, dada la urgencia con que reglamentariamente deben ser solucionadas todas las cuestiones de honor, no puede quedar librado a la voluntad delimputado de presentarse o no el paralizar una resolución que por su trascendenciaafectaría no sólo a cada oficial en particular, sino a todo el cuadro de oficiales y a lainstitución en sí, que tiene en el honor militar la estructura vertebral de tosas susvirtudes.Por otra parte, se manifiesta que sostener una opinión contraria implicaría admitir que laausencia del acusado podría permitir a éste no sólo haber cometido, sino continuar cometiendo actos atentatorios a la moral, sin que pudiera hacerse oír la reprobación dela institución, que es la fundamentalmente afectada. Si bien la situación planteada eneste caso, por la imposibilidad de la comparecencia del causante, no se encuentra prevista en el reglamento de los tribunales de honor, éste prescribe que si el tribunalencontrara dificultades en su funcionamiento por falta de cualquier prescripción de procedimientos, los remediará en la forma que mejor convenga, por simple mayoría devotos. Ante la situación, el tribunal, por unanimidad, resolvió no citar al inculpado yformular sólo aquellos cargos de prueba fehaciente y que, por lo tanto, la declaración deaquel no puede modificarse. Finalmente, el alto tribunal formula los cargos imputadosal causante y que se establecen a continuación:
Cargos imputados al causante
3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->