Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
155Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Fin Del Periodismo

Fin Del Periodismo

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 12,108|Likes:
Published by esteban_schmidt

More info:

Published by: esteban_schmidt on May 13, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

03/20/2014

pdf

text

original

 
El fin del periodismo.(Borradores)Esteban Schmidt
 
1
 Jorge Lanata actualizó su estado:
Lino trajo pizza al camarín y ñam, ñam, fiesta!
Por esa acción muchos de sus empleados de Críticano saben decir qué están haciendo ahora. Esperaban con ansias, conpasión tropical, que el gordo los confirmara como amigos, parasiempre, que les escribiera en su muro,
hola, me gustó tu nota, tu picada
, y nada, nada, ni pelota, sólo unos
qué tal
de vigilante privadoen los pasillos, un
boludo
, un día bueno, si ganaban confianza, yahora se quieren matar, ahora que Jorge confirmó su presencia en elevento
teatro de revistas
se quieren cortar las bolas tristes, viven unaregresión infernal a sus días de crayones cortos en la cartuchera.Gran vergüenza en sus inconscientes vírgenes pero ya a los treintaaños. Porque establezcamos que todos los soldados de Crítica tienenmás o menos treinta. Y sienten, los cronistas sienten. Sienten que sehan unido al grupo
estoooy maaal
, porque querían trabajar en undiario nuevo y prestigioso, loco, en el último de papel, ¡el último!, yhacerlo bien y que les pagaran, que los felicitaran por trabajar ahí, yque todo estuviera bien, que el brillo de cada uno hiciera brillar atodos. Muy lindos deseos en un conjunto de buenos muchachos. ¿Porqué, ahora, esto?, ¿por qué esta burla del patrón? Del que hablarontan bien. Al que tanto abastecieron con admiración. Quierenexplicaciones de este padre lejano y mítico de quien dijeron, tantasveces,
es genial
,
es tan creativo. Con él: ¡se aprende!
Es cierto que hay cosas peores. Se puede estar, a esta mismahora, cartoneando, se puede estar abusando de un menor a estamisma hora, se puede, dentro de un rato, estar destruyendo unaamistad para siempre. Pero, los mundos peores más pequeños, losmundos que se hacen peores cuando se afectan las expectativas,cuando la verdad devuelve otra imagen y hay que aprender a vivirresignados y con bronca, ¡ah!, esos días también hay que pensarlos yhacerlos cantar. Prestemos toda nuestra colaboración para estamarsellesa que nadie quería entonar. Porque, atención, este malestarlo presentan ellos mismos, no inventamos nada. Así lo dicen losperiodistas y jornaleros amigos que nos informan en vivo, en directo,y por gtalk, desde la mismísima sede de la contrarrevolución en lacalle Maipú y Corrientes. Los que nos chatean amargamente por lastardes y nos cuentan su desdicha por el lenguaje de cabaret en latapa para referir siempre a la sexualidad, y porque la firma de loscompañeros no vale nada y porque se termina usando como castigoante una mala nota, el día que te salió mal. Galtieri, el nombre quehan elegido para llamar su jefe de redacción, ordena desde las alturasa sus editores:
 ponele la firma, así se come el garrón
.Cuentan en el chat, nuestros amigos, sus
me quiero ir de acá
,sus dramáticos
no sé a dónde
. Y cuentan las horas que quedan hastael cierre.
Sabés que entro y ya pienso en irme, Estebitan.
A las cincode la tarde alucinan el subte que los devuelva a sus casas a las diez.Al menos, es un chateo pago, les decimos, un chateo con el taxímetro
 
puesto, ¡cúrrenlos todo lo que puedan!, pero ellos ya están espiandoel depósito en otra ventanita del monitor y haciendo planes sobre elfuturo, casarse, en general, las chicas; viajar, las más jovencitas, quees tan importante viajar; entre los varones, armar algo, hacer creceralgo, patear mejor al arco, de sobrepique, ¡por dios!, dale, dale, alángulo, o aparearse todo lo que puedan para compensar la injustaprohibición del incesto. Tales son las cosas que suceden entre susparietales. Lo sabemos por el chat. Lo dicen ellos.En nuestro país, y en el negocio que han elegido, les decimosnosotros, la suma de méritos personales, la escolarización, el riesgo,el sacrificio, y el talento aplicado no van a superar nunca los efectosque se obtienen de sumar silencios y complacencias al espíritu deépoca y a los grandes consensos. Y es por uno de ellos, por habercedido tan blandamente, tan alegremente a uno de ellos que ahora sesienten mal, muchachos. Hablemos, compañeros, de ese consensoque dice, o decía:
Lanata es un genio
. Porque de haber permanecidofirmes en su agenda de clase no propietaria, en su agenda deescolarizados sarmientinos pregunndose cada a si estaanhaciendo un bien a la comunidad con sus notas, promoviendo elprogreso, si sus artículos mejorarían las perspectivas de su clase deno seguir perdiendo participación en la torta ante las clasespropietarias se sentirían mejor y actualizarían su estado a:
¿vieron?
Se unirían al grupo
la vi venir 
.Lo de Lanata, hablemos crueldades, se malinterpretó desde elarranque. Desde el principio de los tiempos, desde que supimos de él.Sabemos que hubo más, pero pocas cosas fueron más emblemáticasque haber pintado un diario de amarillo hace quince años y llamarloAmarillo/12. Eso, de alguna manera, fue condenar a Página/12 comointerlocutor para los asuntos importantes de la Argentina, quequedarían reservados, en el campo de los medios y, por todos losaños siguientes y, quien sabe para toda la vida que aun le quede a losdiarios de papel, en las manos de Clarín y La Nación. Por meternoscon el día consagratorio de la creatividad de Lanata. Pero fue unapavada. Un chiste que no se había hecho nunca, eso sí. El viejo trucode profanar lo sagrado. Que para hacer una revolución, fenómeno.Para hacer quilombo, fenómeno. Pero como máquina, como sistema,no produjo nada y lo banalizó todo. Más o menos lo mismo que hacerteatro de revistas, entretenimiento del más sencillo, hecho con eldiario en la mano, como una canción de León pero con gracia, queestá bien para Pepe Arias, para García Grau --un hombre excepcionalal que se evoca poco y nada—pero, por todo lo que nos dicen por elchat el colectivo de periodistas que Lanata conduce, no quieren queLanata lo haga por cuanto los relativiza, los baja de periodistas aempleados de un cómico. Que los hará, además, y si no renuncian,producir una información que será más valorada cuanto más sirva alos efectos de ser incluida en los monólogos del Maipo. La misma tasade efectividad que se aplicó hace ocho años en la revista 23, sóloque, entonces, a la explotación televisiva de los reportes.Obviamente que los artículos de cualquier joven de Clarín, quese graduó en la maestría en que enseña Lalo Mir, si toman la escala

Activity (155)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Adrián Pertoldi liked this
LeticiaMartin liked this
Alainzhu liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->